webislam

Domingo 16 Febrero 2020 | Al-Ajad 21 Jumada al-Zani 1441
779 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=875

La puja estadounidense por el dominio global

Los ataques del 11 de septiembre de 2001 proporcionaron el nuevo Pearl Harbor descritos como la oportunidad de todos los tiempos

13/01/2003 - Autor: John Pilger - Fuente: www.zmag.org/Spanish
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

John Pilger (Foto loboalpha.com)
John Pilger (Foto loboalpha.com)

La amenaza que representa el terrorismo estadounidense para la seguridad de las naciones y las personas se resume con detalle profético en un documento escrito hace más de dos años y que sólo ha sido revelado recientemente. Según el mencionado documento, lo que EE.UU. necesitaba para dominar a la mayoría de la humanidad y los recursos naturales mundiales era "algún acto catastrófico y catalítico, algo como un nuevo Pearl Harbor". Los ataques del 11 de septiembre de 2001 proporcionaron el "nuevo Pearl Harbor" descritos como "la oportunidad de todos los tiempos". Los extremistas que desde entonces han explotado el 11 de septiembre vienen de la era de Ronald Reagan, cuando se establecieron grupos de extrema derecha y "grupos de expertos" para vengar la "derrota" estadounidense en Vietnam. En la década de los noventa se añadió otra agenda: justificar la negación de un "acuerdo pacífico" posterior a la Guerra Fría. Se formó el Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense (PNAC, siglas en inglés), junto al Instituto de Empresa Estadounidense, el Instituto Hudson y otros más que desde entonces han aunado las ambiciones de la Administración de Reagan con las del actual régimen de Bush.

Uno de los "expertos" de George W. Bush es Richard Perle. Yo entrevisté a Perle cuando éste asesoraba a Reagan. Cuando habló sobre una "guerra total", le taché erróneamente de loco. Recientemente ha utilizado el mismo término para referirse a la "guerra contra el terrorismo" de EE.UU.. "Sin etapas", fue lo que dijo. "Esto es una guerra total. Estamos luchando contra una variedad de enemigos. Hay muchos ahí fuera. Toda esta habladuría de ir primero a por Afganistán, después a por Irak... es totalmente el camino equivocado de proceder. Si dejamos que nuestra visión del mundo siga adelante, la adoptamos en su totalidad y no intentamos concebir una diplomacia inteligente, sino simplemente llevar a cabo una guerra total... nuestros niños cantarán magnas canciones sobre nosotros en años venideros".

Perle es uno de los fundadores del Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense. Otros fundadores son Dick Cheney, ahora vice-presidente, Donald Rumsfeld, secretario de Defensa, Paul Wolfowitz, vice-secretario de Defensa, I. Lewis Libby, jefe del Estado Mayor de Cheney, William J. Bennett, secretario de Educación de Reagan y Zalmay Khalilzad, embajador de Bush en Afganistán. Estos son los modernos cartistas del terrorismo estadounidense. El informe seminal del PNAC, Reconstruyendo las Defensas de EE.UU.: estrategia, fuerzas y recursos para un nuevo siglo, fue un proyecto sobre los objetivos estadounidenses en todos los sentidos menos en el nombre. Hace dos años recomendaba un aumento en el gasto armamentístico de 48 mil millones de dólares para que Washington pudiera "luchar y ganar múltiples y grandes guerras simultáneamente". Y esto ha ocurrido. El proyecto decía que EE.UU. debía desarrollar armas nucleares "revienta-búnkeres" y hacer de la "guerra de las galaxias" una prioridad nacional. Y esto esta ocurriendo. También se dice que en el caso de que Bush tomara el poder Irak debía ser un objetivo. Y así es.

En cuanto a las supuestas "armas de destrucción masiva" de Irak, éstas fueron desestimadas, con mucha palabrería, como la excusa oportuna que realmente es. "Mientras que el conflicto sin resolver con Irak proporciona la justificación inmediata", dice el proyecto, "la necesidad de una presencia sustancial de fuerzas estadounidenses en el Golfo trasciende del asunto del régimen de Sadam Husein". ¿Cómo se ha implementado esta gran estrategia? Una serie de artículos en el Washington Post co-escritos por Bob Woodward, personaje famoso del Watergate, y basados en largas entrevistas con altos cargos de la Administración de Bush, revela cómo se manipuló el 11 de septiembre.

En la mañana del 12 de septiembre de 2001, sin ninguna prueba de quiénes eran los secuestradores, Rumsfeld demandó que EE.UU. atacara a Irak. Según Woodward, Rumsfeld dijo en una reunión del gabinete que Irak debería ser "un objetivo principal del primer asalto en la guerra contra el terrorismo". Irak fue dispensada temporalmente sólo porque Colin Powell, el secretario de Estado, persuadió a Bush de que "la opinión pública tiene que estar preparada antes de que un movimiento contra Irak sea posible". Afganistán fue elegida como opción más moderada. Si la estimación de Jonathan Steele en The Guardian es correcta, alrededor de 20.000 personas en Afganistán pagaron el precio de esta discusión con sus vidas.

Una y otra vez el 11 de septiembre se describe como una "oportunidad". En la revista New Yorker del pasado abril, el periodista de investigación Nicholas Lemann escribía que la consejera de Bush de más alto cargo, Condoleezza Rice, le había dicho que había reunido a altos cargos del Consejo de Seguridad Nacional para preguntarles "que pensaran en cómo sacar provecho de estas oportunidades", a las que comparó con las de "1945 a 1947": el inicio de la Guerra Fría. Desde el 11 de septiembre EE.UU. ha establecido bases a las puertas de todas las grandes fuentes de combustible fósil, especialmente en Asía Central. La compañía petrolífera Unocal va a construir un oleoducto a través de Afganistán. Bush ha menospreciado el Acuerdo de Kyoto sobre emisión de gases de efecto invernadero, las disposiciones sobre crímenes de guerra de la Corte Penal Internacional y el Tratado de Misiles Antibalísticos. Ha dicho que usará armas nucleares contra estados que no las tienen "si es necesario". Bajo la cubierta de propaganda sobre las supuestas armas de destrucción masiva de Irak, el régimen de Bush está desarrollando nuevas armas de destrucción masiva que violan tratados internacionales sobre guerra biológica y química.

En Los Angeles Times, el analista militar William Arkin describe un ejército secreto creado por Donald Rumsfeld, similar a los que tuvieron Richard Nixon y Henry Kissinger y a los que el congreso declaró ilegales. "Este respaldo de suprema inteligencia" reunirá a "la CIA y la acción de cobertura militar, guerra de información y engaño". Según un documento clasificado elaborado por Rumsfeld, la nueva organización, conocida por el nombre orweliano de Grupo Proactivo de Operaciones Preventivas o P2OG (siglas en inglés) provocará ataques terroristas que requerirán después un "contraataque" de EE.UU. contra los países que "alberguen a los terroristas".

En otras palabras, gente inocente morirá a manos de EE.UU.. Esto es una reminiscencia de la Operación Northwoods, el plan presentado al presidente Kennedy por sus jefes militares para una falsa campaña terrorista (con bombardeos, secuestros, accidentes aéreos y muertes de ciudadanos estadounidenses) como justificación para una invasión de Cuba. Kennedy lo rechazo. Fue asesinado unos meses después. Ahora Rumsfeld ha resucitado Northwoods, pero con recursos impensables en 1963 y sin una potencia rival que les haga ser cautos. Tenéis que recordar una y otra vez que esto no es una fantasía: hombres realmente peligrosos como Perle, Rumsfeld y Cheney tienen poder. El hilo que ronda sus reflexiones es la importancia de los medios: "la tarea prioritaria de subir al barco a reputados periodistas que acepten nuestra postura".

"Nuestra postura" es el código para mentir. Desde luego, como periodista, nunca he conocido una mentira oficial más dominante que la tenemos hoy. Podemos reírnos de las lagunas en el "informe sobre Irak" de Tony Blair y de la torpe mentira de Jack Straw de que Irak ha desarrollado una bomba nuclear (la cual se apresuraron a "explicar" sus secuaces). Pero las mentiras más insidiosas, justificando una guerra no provocada contra Irak y relacionándola con aspirantes a terroristas de los que se dice que están al acecho en todas las estaciones de metro, son normalmente presentadas como noticias. No son noticias, son propaganda negra.

Esta corrupción hace de los periodistas y presentadores meros muñecos de ventrílocuo. Un ataque contra una nación de 22 millones de personas que sufren es tomado por comentaristas liberales como si fuera una asignatura en un seminario académico en la que las piezas se pueden mover sobre un mapa, como solían hacer los antiguos imperialistas.

La cuestión para estos humanitarios no es principalmente la brutalidad de la dominación imperial moderna, sino lo "malo" que es Sadam Husein. No admiten que su decisión de unirse a los que apoyan la guerra oscurece aún más el destino de miles de iraquíes inocentes condenados a esperar en el corredor internacional de la muerte estadounidense. Su doble juego no funcionará. No se puede apoyar la piratería asesina en nombre del humanitarismo. Además, los extremos del fundamentalismo estadounidense al que ahora nos enfrentamos han estado observándonos durante demasiado tiempo como para que las personas de buen sentido y corazón no los reconozcan.

Gracias a Norm Dixon y Chris Floyd
* Traducido por Fran Bastida y revisado por Juan Aballe
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/26602-la_puja_estadounidense_por_el_dominio_global.html