webislam

Domingo 22 Septiembre 2019 | Al-Ajad 22 Muharram 1441
740 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=874

Moscú refuerza sus relaciones con los países del Golfo

Durante los últimos años, Rusia ha comenzado a atraer la atención de los inversores de los estados del Golfo

13/01/2003 - Autor: Yusuf Fernández - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Putin con el Principe Saud Al Faisal en el Kremlin (RFE/RL)
Putin con el Principe Saud Al Faisal en el Kremlin (RFE/RL)

Durante los últimos años, Rusia ha comenzado a atraer la atención de los inversores de los estados del Golfo. Éstos han realizado varios intentos de crear un banco árabe en el país que se encargue de gestionar tales inversiones. El desarrollo inversor árabe en Rusia ha encontrado, sin embargo, algunos obstáculos, entre ellos las presiones de EEUU. Sin embargo, y dada la tensión que preside en la actualidad en las relaciones entre EEUU y el mundo árabe -que ha propiciado el que financieros árabes, especialmente los saudíes, hayan retirado decenas de miles de millones de dólares de los bancos norteamericanos-, los árabes se muestran ahora incluso más dispuestos a explorar la opción rusa.

Al mismo tiempo, la industria rusa de Defensa está tratando también de introducirse en el mercado árabe, en especial el de los países del Golfo. En este sentido, se ha sabido que Rusia y los Emiratos Árabes Unidos están dispuestos a firmar un acuerdo por valor de 4.000 millones de dólares para el desarrollo de una nueva generación de Misiles Antibalísticos (ABM) y un sistema de defensa aérea. Los EAU financiarán así el desarrollo de la quinta generación de sistemas de defensa antiaérea avanzado, integrado y multifuncional, que sería desplegado al mismo tiempo en Rusia y los EAU. Moscú ha impuesto a los Emiratos la condición de que este sistema no sea exportado a un tercer país durante un período de entre cinco y siete años después de su despliegue. Según el periódico Kommersant, el sistema será desarrollado por dos compañías rusas, Almaz y Antey, que van a fundirse próximamente en la llamada Corporación de Defensa Antiaérea Almaz-Antey. Esta corporación estará encabezada por Biktor Ivanov, vicepresidente de la Administración presidencial.

El acuerdo entre Rusia y los Emiratos Árabes Unidos supone una novedad, porque hasta muy recientemente los países del Golfo adquirían su armamento, casi exclusivamente de EEUU y sus aliados de la OTAN. Sin embargo, el actual deterioro de las relaciones entre Washington y la mayoría de los países árabes ha llevado a éstos a buscar alternativas. La más obvia es Rusia, país que es capaz de suministrar armas de calidad y efectividad comparables a las de EEUU. Rusia, por su parte, está interesada en disponer de fondos para desarrollar armas que luego pueda utilizar su propio Ejército.

La empresa rusa Rosoboronextport participó recientemente en la feria MILIPOL QATAR 2002, con el fin de captar como clientes a los países del Golfo. Allí la compañía presentó una gama variada de armamento, incluyendo algunas armas para operaciones especiales y la protección del orden público. Otros artículos exhibidos fueron una granada antitanque que es lanzada desde lanzadores como el RPG-26 y RPG-27 y estaciones de radar portátiles.

Relaciones con Arabia Saudí

Otro país del Golfo interesado en desarrollar estrechos lazos económicos con Rusia es Arabia Saudí. Este año tuvo lugar la primera reunión del Comité bilateral de Cooperación Científica, Económica y Comercial. Dicha sesión estuvo presidida por Igor Yusufov, ministro ruso de Energía, y por el ministro saudí de Economía y Finanzas, Ibrahim Abdul Aziz al Asaf. El volumen comercial entre las dos naciones continúa siendo bajo, pues alcanzó únicamente 67 millones de dólares en el año 2001. Dicha cifra supuso un incremento de sólo 10 millones de dólares con respecto al año anterior. En el 2002 y gracias a la puesta en marcha de la Comisión, los intercambios comerciales se han incrementado notablemente. Según datos oficiales, en la primera mitad del 2002 el comercio bilateral alcanzó ya los 50 millones de dólares.

Ambos países están trabajando en la actualidad en un acuerdo para la protección mutua de inversiones. Pese a que Rusia tiene inversiones más sustanciales en Iraq, el embargo que soporta ese país ha impedido a Rusia hasta el momento materializar sus beneficios. Los rusos parecen estar más dispuestos ahora a invertir en el sector petrolífero saudí, según señaló el propio Yusofov. Arabia Saudí, por su parte, está interesada en la tecnología rusa de la extracción de gas y petróleo, la industria del aluminio y la defensa.

El interés saudí en el desarrollo de las relaciones con Rusia se puso de manifiesto durante la reciente visita realizada a Moscú del príncipe Turki al Faisal, que fuera jefe de los servicios de inteligencia saudí desde 1973 a agosto del 2001 y que desempeña en la actualidad el cargo de embajador en el Reino Unido. Esta visita constituyó un auténtico hito en la historia de las relaciones bilaterales.

Turki iba a intervenir en una conferencia en el Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú el pasado 25 de octubre. Esa comparecencia tuvo que posponerse debido a la toma de un teatro de Moscú por parte de un grupo de rebeldes chechenos. La conferencia tuvo lugar finalmente el día 27 de octubre, tras el ataque de las fuerzas rusas contra el teatro.

Los dos principales asuntos abordados en la conferencia de Turki fueron la postura común de los gobiernos ruso y saudí en contra de un posible ataque norteamericano contra Iraq y Chechenia. Sobre el primero de ambos temas, Turki señaló: "La posición de Arabia Saudí en el tema de Iraq es idéntica a la de Rusia. Arabia Saudí se opone a cualquier acción militar contra Iraq y, como ha indicado anteriormente nuestro ministro de Relaciones Exteriores, príncipe Saud al Faisal, no permitirá que su territorio sea utilizado en una acción de este tipo". Turki elogió también la posición de Moscú a este respecto.

Al mismo tiempo, el príncipe Turki denunció expresamente el acto terrorista de los rebeldes chechenos contra el teatro. "Como todos saben, hemos estado y estamos comprometidos en la lucha contra el terrorismo. Estamos en contra de cualquier acto terrorista que tome como blanco a civiles inocentes, con independencia de cuáles sean las reivindicaciones y los padecimientos de los que lo lleven a cabo. Ningún objetivo justifica un acto terrorista". Esta misma posición fue adoptada igualmente por la prensa saudí.

El príncipe Turki declaró también su respeto por la integridad territorial de Rusia y reveló que durante los años recientes la inteligencia saudí ha venido cooperando con la rusa para descubrir las redes de apoyo árabe a los distintos grupos chechenos. Varias delegaciones saudíes han visitado Moscú en los meses recientes para tratar este tema.

Esta postura saudí contrasta con la actitud de muchos los ciudadanos y medios de comunicación saudíes, que hasta no hace mucho mostraban su solidaridad con los chechenos en su lucha frente a "los invasores rusos". Según fuentes rusas, Turki prometió durante su entrevista que Arabia Saudí va a tomar medidas para poner fin a todo el apoyo a los grupos radicales vinculados de algún modo con la guerra en Chechenia que provenga del reino. Esta garantía es importante para los rusos, si se tiene en cuenta que Turki fue el hombre que jugó un papel clave, en colaboración con la CIA norteamericana, en la organización y apoyo a las organizaciones afganas de resistencia contra las tropas soviéticas en Afganistán en los años ochenta y en el envío de miles de voluntarios árabes a luchar en aquel conflicto.

Los rusos, que sufrieron en carne propia aquella operación, creen que algo parecido es lo que ocurre en Chechenia. Moscú vincula a los grupos radicales que operan en Chechenia con el wahabismo saudí. Es por esto que, para ellos, las promesas de Turki tienen una importancia fundamental.

Los rusos están también interesados en promover las inversiones saudíes en la economía rusa. El embajador saudí en Moscú, Mohammed bin Hassan Abdul Maula, declaró en el mismo acto en el que intervino Turki que "la visita del ministro de Exteriores saudí, Saud al Faisal, en abril y su encuentro con el presidente ruso, Vladimir Putin, han abierto la vía para el incremento de la cooperación y la realización de los intereses comunes". Rusia podría convertirse así en uno de los destinos principales de los capitales saudíes que han sido repatriados desde EEUU. Los saudíes estarían interesados, sobre todo, en invertir en grandes proyectos de infraestructuras en Rusia y otras partes de Euroasia, como una alternativa a la evaporación de tales fondos en el contexto de la actual crisis financiera internacional.

Anuncios
Relacionados

Chechenia: Cuatro años de guerra y silencio

Artículos - 16/10/2003

Moscú se aproxima al mundo islámico

Artículos - 20/12/2003

Planes contra Irán y Rusia

Artículos - 10/11/2005



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/26601-moscu_refuerza_sus_relaciones_con_los_paises_del_golfo.html