webislam

Lunes 11 Noviembre 2019 | Al-Iznain 13 Rabi al-Auwal 1441
778 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=934

EEUU quiere controlar el petróleo de Iraq

22/11/2002 - Autor: Redacción Amanecer - Fuente: Amanecer
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

campo de petróleo en irak
campo de petróleo en irak

En su discurso del 7 de octubre en Cincinnati, Ohio, el presidente norteamericano George W. Bush respondió a la pregunta, "¿Por qué Iraq?", repitiendo su letanía de afirmaciones de que Bagdad estaba desarrollando todo tipo de armas nucleares, químicas y biológicas y podría llevar a cabo un ataque contra EEUU. Hubo, sin embargo, una palabra que Bush no pronunció "petróleo". Bush no es el único en evitar pronunciar este término en sus comparecencias públicas. Los principales medios de comunicación norteamericanos han venido ignorando también el interés de Washington por los campos petrolíferos de Iraq, país que dispone de las segundas reservas mundiales de petróleo, tras Arabia Saudí. Los medios de información sí se han ocupado de mencionar, sin embargo, las inversiones francesas y rusas en Iraq, sugiriendo que existen "motivos de puro interés" en la oposición de estos dos países a una invasión norteamericana de Iraq.

Esta postura contrastaría, de creer a tales medios, con la posición desinteresada de EEUU, que busca únicamente hacer cumplir los mandatos de la ONU en el tema del desarme iraquí. La realidad es, sin embargo, muy diferente. Una vez que las cámaras dejan de funcionar, muchos políticos y ejecutivos de las grandes corporaciones estadounidenses hablan más libremente acerca de los motivos reales de la guerra. Un ejemplo de ello es lo que sucedió en un encuentro de importantes empresarios celebrado en la localidad de Grand Rapids, Michigan, el pasado 11 de octubre. En dicho encuentro tomó la palabra William Seidman, un prominente hombre de negocios que fuera asesor económico de cuatro presidentes norteamericanos ?Nixon, Ford, Reagan y Bush?. Él fue también miembro del equipo de transición del actual presidente Bush y mantiene importantes conexiones con los círculos de poder de Washington y Wall Street. Controlar los precios

En su discurso Seidman señaló que "una guerra contra Iraq es probablemente la cosa más beneficiosa que podamos imaginar". Según Grand Rapid Press, que fue el único medio que recogió las declaraciones de Seidman, éste declaró que acababa de llegar de un breve encuentro en el Departamento de Estado en el que se habían discutido las líneas maestras del plan de ocupación de Iraq. Seidman dijo que la eliminación del régimen iraquí y la instalación de un gobierno militar norteamericano en ese país, que tendría entre sus competencias la de controlar la producción de petróleo, era "al menos tan importante como la eliminación de las armas de destrucción masiva". "El disponer del control del petróleo iraquí supondrá una gran diferencia en gran número de cosas, pero particularmente en lo referente al precio del crudo". "Estamos planeando instalar en Iraq un sistema de gobierno del mismo tipo del de MacArthur", manifestó Seidman, refiriéndose al régimen de ocupación instalado por EEUU en Japón al final de la Segunda Guerra Mundial. "Si estamos en Iraq ya nadie podrá utilizar el petróleo como arma", indicó. Seidman sugirió además que el establecimiento de un gobierno militar norteamericano en el país árabe también reforzaría la posición de EEUU frente al otro gran productor, Arabia Saudí, y privaría a este último país de la posibilidad de llevar a cabo una política independiente en la esfera petrolífera.

Este mismo punto de vista fue expresado en un artículo publicado en el periódico Los Angeles Times el pasado 13 de octubre. Este artículo, titulado: "La economía del petróleo lubrica la marcha hacia la guerra", estaba firmado por Robert Johnson ?un financiero neoyorquino, que fuera economista jefe en el Comité Bancario del Senado y luego director ejecutivo del Consejo de Dirección del Fondo Soros? y Thomas Ferguson, un profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Massachussets. A diferencia de Seidman, Johnson y Ferguson son menos optimistas acerca del impacto que la conquista de Iraq tendría sobre la economía mundial. Ellos sugieren que el unilateralismo militar de EEUU en el Golfo Pérsico está acompañado de un unilateralismo económico que puede desestabilizar la economía y las relaciones políticas a nivel internacional. "Al perseguir el objetivo del cambio de régimen, incluso con más determinación que el de la simple eliminación de las armas de destrucción masiva, y al prepararse ostentosamente para asumir el control de Iraq durante largo tiempo, EEUU está enviando un mensaje equivocado a los ministerios de exteriores y de economía de todo el mundo. Éste es que en los asuntos que atañen al suministro de petróleo o al valor del dólar actuaremos como mejor convenga a nuestros intereses y con poca o ninguna consideración hacia los intereses de los demás".

Las abundantes reservas de petróleo en Iraq son "decisivas en orden a estabilizar los precios del petróleo en ambas direcciones", señalan los autores. "Si los precios suben demasiado, Iraq produciría entonces más petróleo para hacerlos bajar. Por el contrario, si los saudíes deciden, como han hecho en dos ocasiones en los pasados años, llevar a cabo una "guerra de precios", haciendo bajar éstos bruscamente con el fin de presionar a otros países productores para que dejen de sobrepasar sus cuotas de producción, entonces el papel de Iraq sería asimismo fundamental". El Departamento de Estado, por otro lado, ha pospuesto, según una información aparecida en World Industry News, una reunión con los líderes iraquíes de la oposición en la que se iba a tratar el tema de la explotación del petróleo y gas iraquí tras la guerra de Iraq. La Administración Bush desea tener un equipo de 12 a 20 personas que trabaje en el tema del petróleo y que dirija la puesta en marcha de la producción y exportación de crudo tras el conflicto, con el fin de pagar a EEUU los gastos de la guerra y los de la ocupación de Iraq, al menos parcialmente. En este grupo el Departamento de Estado quiere incluir no sólo a representantes del Congreso Nacional Iraquí, una organización opositora subvencionada por EEUU, sino también a algunos antiguos responsables del Ministerio del Petróleo iraquí que han desertado recientemente, así como representantes del Departamento de Energía de EEUU. Según la información de World Industry News, entre las tareas de este grupo no estaría únicamente el preparar recomendaciones para la rehabilitación del sector petrolífero iraquí tras el derrocamiento de Saddam Hussein, sino también cuestiones como la permanencia o no de Iraq en la OPEP o el respeto o no a la cuota fijada por esta organización.

También se abordaría el tema de la posible abrogación de los contratos firmados por el régimen de Saddam con compañías extranjeras, entre ellos el reciente acuerdo por valor de 3.500 millones de dólares firmado por Iraq con empresas rusas. Todas estas consideraciones deben resultarle familiares tanto al presidente George W. Bush, antiguo gobernador de Texas y ex ejecutivo de la empresa Harken Energy, o al vicepresidente Dick Cheney, antiguo presidente del gigante de la energía Halliburton, que firmó un acuerdo por valor de 73 millones de dólares con Iraq para suministrarle equipos de extracción de petróleo entre los años 1997 y 2000. En ese tiempo, Cheney estaba al frente de dicha compañía. Sin embargo, de cara a la opinión pública, el petróleo es un asunto sucio e interesado que nunca ha estado en la mente del presidente. Al día siguiente del discurso de Cincinnati se celebró una rueda de prensa en la Casa Blanca, en la que se produjo un diálogo entre un periodista y el portavoz presidencial, Ari Fleischer.

P: "¿Tiene algo que ver el petróleo con las afirmaciones de que Saddam Hussein representa una amenaza?. El presidente no dijo nada sobre este tema".

Fleischer: "No estoy seguro de haber entendido su pregunta".

P: "La mayoría de los expertos en seguridad han estudiado este tema y dicen que el petróleo es un aspecto fundamental de la seguridad de la nación. ¿Está Vd. diciendo que el petróleo es un factor que no ha sido considerado por el presidente?"

Fleischer: "Creo que si Vd. echa un vistazo a lo que han votado las Naciones Unidas, a lo que ha votado el Congreso, a lo que firmó el presidente Clinton y lo que apoya el presidente Bush, verá que el petróleo no es un factor a tener en cuenta".

P: "¿Así que el petróleo no es un factor?".

Fleischer: "No, no lo es".

Este tipo de falsedades y mentiras dominan todas las declaraciones de los responsables de la Administración Bush y son repetidas sin ningún cuestionamiento o crítica por la mayoría de los medios de comunicación. El gobierno de EEUU está intentando ocultar a la opinión pública mundial, y en especial la norteamericana, que quiere lanzar una criminal invasión contra Iraq, utilizando para ello una variedad de pretextos falsos ?desde los inexistentes vínculos entre Iraq y Al Qaida hasta las armas de destrucción masiva?, con el fin real de apoderarse de los pozos de petróleo iraquíes. La Administración Bush intenta también convencer a sus principales mentores, la élite financiera y las grandes corporaciones militares y petrolíferas, de que la conquista y recolonización de Iraq será una acción que podrá frenar por sí sola la aguda crisis que sufre en la actualidad la economía y el sistema financiero de EEUU. La vida de cientos de miles de iraquíes y la destrucción y ocupación de su país son, a su juicio, un precio razonable en orden a conseguir este objetivo.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/26532-eeuu_quiere_controlar_el_petroleo_de_iraq.html