webislam

Sabado 7 Diciembre 2019 | As-Sabat 09 Rabi al-Zani 1441
832 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=961

Relato del exilio occidental de Sohravardi

08/11/2002 - Autor: Henry Corbin - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

crepúsculo
crepúsculo

Presentación

Si el relato de "El arcángel teñido de púrpura" nos parece encerrar, en uno de sus episodios, el paso de la epopeya heroica de la antigua Persia a la epopeya mística de la Persia islamizada, el "Relato del exilio occidental" se nos muestra como la forma propiamente ishraqí en la Persia islamizada, de la gesta gnóstica.

Ya facilitamos en otra parte, hace unos veinte años, la edición del texto árabe redactado por el Shayk al-Ishráq, y también contamos cómo, en 1943, tuvimos la dicha de descubrir en una biblioteca de Brousse, Turquía, un unicum de la versión y paráfrasis persas de este breve y sorprendente relato místico. Un modesto cuaderno, con una soberbia escritura, descansaba, anormalmente visible, en una estantería de libros, como si esperara aquel día nuestra inopinada visita1. Pero no es éste el lugar adecuado para evocar recuerdos.

Más recientemente hemos publicado la traducción francesa de este relato, acompañada de un amplio comentario que aquí no podemos ni siquiera resumir2. Ese comentario está constituido por una amplia investigación sobre el tema central de los relatos iniciáticos de Sohravardi, el del arquetipo angélico, paredro celestial o ángel tutelar. Este motivo adquiere una resonancia simultáneamente desgarradora y triunfal al final del presente "Relato del exilio". Desde este punto de vista, este relato se nos muestra como el tercer acto del "encuentro con el ángel". Los dos primeros actos están constituidos por los dos relatos precedentes. La visión del ángel se producía allí al comienzo del relato, pues el ángel debía dispensar al visionario la iniciación al viaje que había que emprender. Aquí el viaje iniciático se lleva a cabo; se llega a puerto y se escala el Sinaí místico.

Si asociamos este relato a la "gesta gnóstica" , es a causa de su tema dominante, que es el de los gnósticos de todos los lugares y de todos los tiempos. El motivo del exilio y el exiliado, del nostálgico, el extranjero "que no es de aquí" , que aspira a reunirse con los suyos, de los que no tiene en principio más que un oscuro presentimiento, y cuya alegría estallará en el momento del reencuentro: motivo bien conocido tanto por la gnosis valentiniana como por la gnosis maniquea. Hemos mostrado en otra parte la sorprendente analogía temática y estructural entre el relato sohravardiano del exilio occidental y el "Canto de la perla" de los Hechos de Tomás. En ese texto la aventura del joven príncipe parto enviado desde "Oriente" a Egipto es exactamente la del héroe del relato sohravardiano3. El fenómeno del mundo es experimentado aquí como la cripta cósmica, cuya salida hay que encontrar. El presente relato nos la mostrará.

Repitamos, pensando en todos aquellos que insisten en ver en la andadura gnóstica una "huida" a la que opondrían la decisión resuelta de los profetas, que precisamente entre los gnósticos de la tradición abrahámica el profeta Abraham es el corifeo de los exiliados. Pues es preciso tener conciencia del exilio para decidirse a expatriarse del expatriamiento, para encaminarse hacia el "lugar del retorno" todavía desconocido, la Tierra de luz mostrada aquí por el ángel. Es este mismo sentimiento el que brilla en una célebre tradición de Jafar al-Sádiq, VI Imam de los chiitas: "El Islam comenzó expatriado y volverá a estar expatriado como lo estuvo al principio. ¡Bienaventurados sean los expatriados!".

En el preludio al "Relato del exilio" Sohravardi nos sitúa exactamente su relación con Avicena. Cita con elogio el "Relato de Hayy ibn Yaqzán" compuesto por Avicena4, pero explica lo que no había encontrado allí, excepto, alusivamente, hacia el final. Lo que en el relato de Avicena no encontró Sohravardí es lo que un versículo coránico llama "el gran estremecimiento", cuyo sentido es sin duda ninguna escatológico, significación escatológica que va a encontrarse aquí individualizada e interiorizada. Se trata, en suma, de la experiencia iniciática. El relato de Avicena sólo hacía alusión a ello (sin duda explicita esa alusión en su "Relato del pájaro"5, también traducido al persa por Sohravardi). El presente relato hace de ese "gran estremecimiento" un acontecimiento vivido. Al mismo tiempo también, el Shaykh al-Ishráq subraya la distancia que existe entre su propia filosofía "oriental" y la filosofía "oriental" concebida por Avicena. No volveremos aquí sobre una discusión que estimamos zanjada desde hace tiempo por el propio Sohravardi. "Oriente" (mashriq, ishráq) y "Occidente" (maghrib) tienen aquí, como en toda la obra de Sohravardi, un sentido metafísico y espiritual.

Se introduce una división en tres partes del relato del exilio a fin de guiar la lectura: 1) La caída en cautividad y la evasión. 2) La navegación en el navío de Noé. 3) En el Sinaí místico. En cuanto a la división por estrofas numeradas, sigue estrictamente la división de los lemmata de la paráfrasis persa del manuscrito encontrado en Brousse. Tenemos que proponer aquí algunas indicaciones útiles para orientar la meditación del lector. Por lo demás, recomendamos seguir atentamente lo que decimos en las notas, aunque éstas no sean ni puedan ser exhaustivas.

Antes de nada, téngase presente, a lo largo de la lectura del texto, la advertencia hermenéutica que ya hemos formulado. El presente relato es un testimonio sorprendente de la triunidad que la hikáyat o recital místico instaura entre el recitante, la gesta recitada y el héroe del relato6. Las etapas de la navegación mística serán señaladas por medio de este procedimiento. Como ya lo hiciera con el Sháh-Námeh, Sohravardi pone en acción aquí de forma ejemplar su regla hermenéutica: "Lee el Corán como si hubiera sido revelado para ti solo".

Nuestras observaciones preliminares concernientes a los tres momentos del relato son las siguientes:

1) Préstese atención, al principio (estr. 5, n. 23), al castillo que se eleva sobre el pozo al que han sido arrojados el exiliado y su hermano. Se trata de lo que tipifican, al final del relato, los "Sinaíes" que se escalonan unos sobre otros y que el Tratado IX (c. VI) designará como "fortaleza (Burg) del alma" . No se trata de una ascensión física ni simplemente conceptual (véanse los dos relatos precedentes). Sólo se sale "fuera" de la cripta cósmica por una "interiorización" consistente en entrar en el microcosmo y atravesarlo. Es esta travesía la que el relato místico (la hikáyat) permitirá describir como una navegación en el navío de Noé. Éste es el "viaje iniciático" que vuelve a traer del exilio occidental y lleva de nuevo al Sinaí místico que es la morada del ángel.

En el relato precedente el microcosmo estaba tipificado como un khángáh, un recinto habitado por sufíes, correspondiéndose a nivel humano con el espacio interior personal del místico. En el momento en que, durante la noche, se abría la puerta que daba al desierto, tenía lugar la visión del ángel. Aquí el microcosmo (como en los Tratados IX y X) se extiende a la dimensión del mundo que había que atravesar para encontrar la salida de la cripta cósmica que es el macrocosmo, y llegar al Sinaí o fortaleza del alma (el malakút en la terminología tradicional). El microcosmo es así la única vía de acceso a este último, el único medio de pasar a la "superficie convexa" de la Esfera de las esferas, es decir, "al otro lado" del cosmos físico. La interiorización no conduce aquí a ninguna soledad interior ni a ningún acosmicismo. Lejos de eso, ella, y sólo ella, tiene capacidad para desembocar en el mundo sacrosanto ilimitado, patria original del exiliado. La travesía del microcosmo, que transmuta el cosmos físico en cosmos imaginal, es tipificada aquí como una navegación. En el Tratado IX lo será como una cabalgada.

En cuanto al mundo del ángel, la "región prohibida" es designada aquí como el Yemen. El término equivale pura y simplemente a "Oriente", entendido en su sentido metafísico (compárese con el concepto de "filosofía yemenita" en Mir Dámád). El motivo que introduce el símbolo es el "lado derecho" (yaman) del valle en que Moisés ve la zarza en llamas (véase estr. 8, n. 25). Se ha visto en el Tratado III que la zarza en llamas era el símbolo de la Imaginación activa, cuando ésta es dócil a la inspiración del ángel. Ahora bien, es precisamente por la conciencia imaginativa (no, ciertamente, por la percepción sensible y sus evidencias) como se va a emprender la navegación gnóstica y donde tendrán lugar las etapas del "viaje iniciático" hasta el Sinaí místico. Por eso los Tratados IX y X desplegarán a la manera de un mandala la escenografía imaginal del microcosmo que el gnóstico debe atravesar para regresar "a casa".

2) Esta travesía es, pues, descrita aquí "iniciáticamente" como una navegación en el navío de Noé (estr. 15, n. 32). Imposible en efecto de describir, y más todavía de realizar, con la sola dialéctica de los conceptos. No sería entonces un acontecimiento real del alma. Es preciso penetrar en el mandala: hay que progresar de imagen visionaria en imagen visionaria. Habrá que considerar el paralelismo entre las etapas del navegante y las del caballero entregado a la ascensión de la fortaleza del alma Tratado IX. El navegante es conducido aquí hacia el Ángel del Sinaí místico, que es Gabriel, el arcángel teñido de púrpura. El caballero del Tratado IX será conducido al mismo encuentro (pues tal es la finalidad de los relatos y viajes iniciáticos en Sohravardi), pero el ángel llevará allí un nombre que es la forma persa de un término pahlavi: Javidán Kharad, que es el equivalente exacto de Sophia aeterna.

Hay que tener en cuenta que las etapas de la navegación señaladas por la hikáyat hacen progresar la navegación mística de profeta en profeta. Como Semnání desplegando el motivo de los "profetas de tu ser" en una vasta interiorización hermenéutica7, el navegante del "Relato del exilio" progresa, igualmente, "de profeta en profeta de su ser" . Es sucesivamente Noé, Lot, Moisés, Salomón, Alejandro... Esta identificación no es una alegoría cuyo sentido esotérico seria un concepto oculto bajo la persona del profeta.

Esta identificación es tautegórica, en tanto que psicodramática en el sentido iniciático del término: ella es auténticamente lo que es en ese nivel hermenéutico que hemos caracterizado como nivel C8, y por eso el recitador conjuga en su acto la identificación con el héroe (expresándose en primera persona, v. gr., estr. 22: "Había conmigo genios que trabajaban a mi servicio" ) y el sentido oculto de la gesta que él repite re-citándola e imitándola (hikáyat = relato que imita o reproduce). Este mismo acontecimiento es lo que implica todo ritual de iniciacion.

Esto es lo que subrayan una tras otra nuestras notas 33 a 40 que acompañan al texto. Lo que se realiza en el curso de la navegación mística es una involución de los cielos físicos del macrocosmo en los cielos espirituales del microcosmo, lo que quiere decir una penetración progresiva en el mundus imaginalis, mediador entre el mundo sensible y el mundo sacrosanto de los seres espirituales. La travesía del microcosmo conduce cada vez a la parte saliente de la "fortaleza" , cuya aproximación se señala por la presencia de la "Fuente de la Vida" , motivo que reaparece en cada uno de nuestros relatos. Esta travesía no se hace sin que antes aparezcan unas imágenes violentas (estr. 25 a 30), que acaban con una alusión alquímica9. Esto mismo es el "gran estremecimiento" del que Sohravardi deploraba no haber encontrado más que una débil huella al final del relato aviceniano de Hayy ibn Yaqzán (véase n. 42). Es el eschaton del mundo físico y de las percepciones de los sentidos. La navegación en el navío de Noé es un ekstasis en el que se hunde el mundo (la prisión) de Qayrawan. Realiza tan perfectamente el significado escatológico del versículo coránico 79, 34 (véase el preludio) que en las proximidades de la Fuente de la Vida y del Sinaí místico el navegante ve elevarse la "estrella del Yemen". Se ha recordado antes (véase estr. 8 y 34, n. 25) que el Yemen no es sino el "Oriente" en su sentido ishráqi, es decir, el mundo del ángel, designado en otra parte como Bayt al-Maqdis, la Jerusalén celestial o más bien el "Templo" , la fortaleza del alma, etc.

3) Llegada la navegación a su término, henos aquí en la cumbre del relato iniciático, que es la Gran Roca en que culmina la cima del Sinaí místico y que es designada como el "oratorio del ángel" . Esta gran roca es la que ciertas tradiciones chiitas designan como "Roca esmeralda"10, clave de bóveda del sistema astronómico en adelante superado por el peregrino, e imaginado como lo que marca el paso hacia el "lado convexo" de la Esfera de las esferas, el "octavo clima" , las ciudades místicas de Jábalqá y Jábarsá11. La trilogía del "encuentro con el ángel" termina. El ángel, que en los dos relatos precedentes había iniciado al exiliado al viaje que debía emprender para volver a encontrarlo, se manifiesta ahora, al término del viaje iniciático, en su propia morada. Un breve diálogo pone fin al ritual de iniciación. El diálogo hace referencia a dos puntos.

El peregrino deberá regresar, para su desesperación, a la prisión de Qayrawán, pues todavía no ha franqueado definitivamente el umbral. Pero en adelante el ethos del exilio se verá completamente modificado. El exiliado ha encontrado la vía de la salvación; ha experimentado la alegría característica del gnóstico que reencuentra a "los suyos" . No estará ya solo en el exilio y podrá volver momentáneamente al Sinaí místico siempre que quiera. Si se recuerda el célebre relato chiita del "Viaje a la Isla Verde", se comprenderán las correspondencias que hacen también de éste un relato de iniciación1.

Pero antes de volver a partir el ángel le revela lo que parece ser el secreto de la filosofía y la espiritualidad ishraqí Hemos visto aparecer este secreto en el Tratado II, donde se decía que una de las Luces arcangélicas que son los señores o ángeles de las especies está con nosotros en relación de padre celestial o simplemente "padre". La alusión es precisada en el curso de los dos relatos precedentes. Aquí el peregrino está al término de su viaje en presencia de ese "Ángel de la especie humana" (Rabb al-nú’ al-insání), que le revela el secreto de su ascendencia común. Él también tiene un "padre" , que es la Inteligencia arcangélica que le precede, y está respecto de ella en la misma relación en que se encuentra el peregrino respecto del ángel. Esto es lo que significan los "Sinaíes" que se escalonan unos encima de otros, por encima de su propio Sinaí (en el Tratado IX serán los castillos los que se escalonen en el "burgo" del alma). Cada Inteligencia arcangélica es respecto de la que le sigue un Nous patrikos, según la expresión neoplatónica. Es esta relación la que hemos encontrado tipificada en el relato precedente a la manera de grados de una cofradía esotérica. En el sentido descendente de la jerarquía desemboca en la relación de filiación entre el Ángel de la humanidad y las almas de las que es "padre", al proceder esas almas de su "ala de luz".

Esta relación paterna del Noús patrikos con el "hijo" que viene después de él es la misma que Sohravardi explicitaba comentando los versículos del Evangelio de Juan (véase Tratado II). La idea concuerda perfectamente con la concepción ismailí expuesta en la entrevista entre Amaláq el griego y su maestro Qostá ibn Lúqá13, y que puede ser definida como una concepción monadológica del tawhid14. Cada Noús patrikos, cada Dios, tiene también su Dios, sucesivamente, llegando la jerarquía ascendente hasta el que es "Dios de Dioses". El "Libro de las horas" (Tratado XV) recapitulará esta visión invocando a este Dios de Dioses, lo mismo que es invocado el "Dios de cada Dios". Sin duda Sohravardí reivindicaba con todo derecho la tradición de Hermes y el hermetismo.

El postludio consagra el triunfo de la hikáyat. Al lector corresponde leer este "Relato del exilio" como Sohravardi quería que se leyese el Qorán, es decir, "como si no hubiera sido revelado más que para ti solo". Los significados de este relato son igual de inagotables.

Relato del exilio occidental

Preludio

Cuando tuve conocimiento del Relato de Hayy ibn Yaqzán, a pesar de las admirables sentencias espirituales y las sugerencias profundas que contiene15, lo encontré carente de aclaraciones relativas a la experiencia suprema que es el "Gran Estremecimiento" (79, 34)16, guardado como tesoro en los libros divinos, confiado como legado a los símbolos de los sabios, oculto en el Relato de Salamán y Absál17 que compuso el autor del Relato de Hayy ibn Yaqzán (Avicena). Este es el secreto en el que se basan las etapas espirituales de los sufíes y de aquellos que poseen intuición visionaria. No se hace alusión a ello en el Relato de Hayy ibn Yaqzán, excepto al final del libro, allí donde se dice: "Ocurre que anacoretas espirituales de entre los humanos emigran hacia El...18 Así pues, yo he querido por mi parte contar algo en forma de un relato que he titulado "Relato del exilio occidental" , dedicado a algunos de nuestros nobles hermanos. En lo que a mí toca, me encomiendo a Dios.

1. La caída en la cautividad y la evasión

1. Comienzo del relato. Cuando, habiendo partido de la región de más allá del río, emprendí, en compañía de mi hermano Asim19, el viaje al país de Occidente, a fin de dar caza a ciertos pájaros de las orillas del Mar Verde20.

2. Caímos de repente en la "ciudad cuyos habitantes son opresores" (4, 77), es decir, la ciudad de Qayrawán21.

3. Cuando sus habitantes se dieron cuenta de nuestra llegada inopinada y comprendieron que éramos hijos del shaykh conocido como al-Hádi ibn al-Khayr el yemenita22,

4. Nos apresaron, nos ataron con cadenas y collares de hierro, y, una vez hechos prisioneros, nos arrojaron a un pozo de profundidad sin limites.

5. Pero, dominando el pozo desocupado que se había poblado con nuestra presencia, había un elevado castillo, fortificado con numerosas torres23.

6. Se nos dijo: "No cometeréis ninguna falta si, llegada la noche y habiéndoos despojado de vuestras vestiduras, subís al castillo. Pero en cuanto despunte el día, deberéis bajar de nuevo irremisiblemente al fondo del pozo" 24.

7. Ciertamente, en el fondo del pozo había "tinieblas acumulándose sobre tinieblas" (22, 40). Cuando estirábamos los brazos, apenas podíamos vernos las manos (24, 40).

8. Pero, durante las horas de la noche, subíamos al castillo y dominábamos entonces la inmensidad del espacio, mirando por una ventana. Con frecuencia llegaban hasta nosotros las palomas de los bosques del Yemen, informándonos de la situación en la región prohibida. A veces también nos visitaba un relámpago del Yemen, cuyo resplandor, al brillar en el "lado derecho" (véase 28, 30), en el lado "oriental", nos informaba de las familias que vivían en el Najd. La brisa perfumada con los aromas del arak suscitaba en nosotros sucesivos impulsos de éxtasis. Entonces suspirábamos de deseo y nostalgia por nuestra patria25.

9. Así pues, subíamos por la noche y volvíamos a bajar durante el día. Una noche de luna llena vimos que la abubilla (27, 20 ss.) entraba por la ventana y nos saludaba. En su pico había un mensaje escrito, procedente "del lado derecho del valle, en la llanura bendita, del fondo de un zarzal" (28, 30)26.

10. La abubilla nos dijo: "He comprendido (27, 22) cuál es el medio de liberaros, y os traigo a los dos "noticias ciertas del reino de Saba" (27, 22). Todo está explicado en el mensaje de vuestro padre" 27.

11. Tomamos conocirniento del mensaje. He aquí lo que decía: "Esto os es dirigido por al-Hádí, vuestro padre. En el nombre de Dios el Misericordioso, el Muy Misericordioso. Suspiramos por vosotros, pero vosotros no experimentáis ninguna nostalgia. Os llamamos, pero no os ponéis en camino. Os hacemos señas, pero no comprendéis" 28.

12. Me daba después en el mensaje las indicaciones siguientes: "Si quieres liberarte al mismo tiempo que tu hermano, no tardes en decidirte al viaje. Agarraos a nuestro cable, es decir, (a los nudos) del Dragón del cielo de la Luna en el mundo espiritual, que domina en las playas del eclipse29.

13. Cuando hayas llegado al "valle de las hormigas" (27,18), sacude el lienzo de tu vestido y di: "Gloria a Dios que me ha hecho estar vivo después de haberme hecho morir" (véase 2, 244 y 261). "Hacia él es nuestra resurrección" (67, 15). Después haz perecer a tus gentes30.

14. "Acaba con tu mujer pues ella es de los que se quedan atrás" (15, 60 y 29, 31). "Ve allí adonde se te ha ordenado" (véase 15, 65), "mientras, todo este pueblo estará muerto, desenraizado, cuando llegue la mañana" (15, 66). Sube al navío y di: "En el nombre de Dios, que reme y que llegue a puerto" (11, 43)31.

2. La navegación en el navío de Noé

15. En la carta estaba explicado todo lo que sucedería en el curso del camino. La abubilla tomó la delantera; el sol estaba en la posición justa por encima de nuestras cabezas cuando llegamos al extremo de la sombra. Ocupamos nuestro lugar en el navío que nos llevó "por entre olas semejantes a montañas" (11, 44). Nuestro proyecto era escalar la montaña del Sinaí, a fin de visitar el oratorio de nuestro padre32.

16. Entonces entre yo y mi hijo "las olas se levantaron" separándonos, "y él fue uno de los que se hundieron" (11,45)33

17. Comprendí así que, para mi pueblo, el momento del cumplimiento de la amenaza que se cernía sobre él era la mañana. "¿No está cerca la mañana?" (11, 83)34.

18. Y supe que "la ciudad que se entregare a las infamias" (21, 47) será conmocionada de arriba abajo" (11, 94) y que lloverán "sobre ella ladrillos de tierra cocida" (11, 84)35.

19. Cuando llegamos a un lugar en que las olas se entrechocaban y donde corrían las aguas, cogí a la nodriza que me había amamantado y la arrojé al mar36.

20. Pero viajábamos en un barco "hecho con tablas y clavos" (54, 13). También nosotros lo dañamos voluntariamente (18, 78) por miedo a un rey que detrás de nosotros "se apoderaba de todos los barcos por la fuerza" (18, 78)37.

21. Y "el barco cargado" (el arca, 26, 119) nos hizo pasar por la isla de Góg y Mágóg (18, 93 ss.), al lado izquierdo de la montaña al-Júdi (11, 46)38.

22. Ahora bien, había conmigo genios que trabajaban a mi servicio, y tenía a mi disposición la fuente del cobre en fusión. Dije a los genios: "Soplad sobre el hierro hasta que sea como el fuego" (y yo arroje sobre él el cobre en fusión, 18, 95). Después, levanté una muralla, de forma que fui separado de Góg y de Mágóg (18, 94)39.

23. Entonces se realizó verdaderamente para mi que "la promesa de tu Señor es verdadera" (18, 98)40.

24. Vi por el camino los pozos de Ad y de Thamud; recorrí la región, "estaba arruinada y hundida" (2, 26 y 22, 44)41.

25. Entonces, tomé los dos fardos con las esferas y los coloqué en compañía de los genios en un frasco que yo había fabricado dándole una forma redonda, y sobre el cual había líneas que dibujaban como círculos42.

26. Corté las corrientes de agua viva desde el centro del cielo.

27. Cuando el agua hubo cesado de fluir al molino, el edificio se hundió, y el aire escapó hacia el aire43.

28. Lancé la Esfera de las esferas contra los cielos, de modo que triturara el Sol, la Luna y las estrellas44.

29. Entonces me escapé de los catorce ataúdes y de las diez tumbas, de donde resucita la sombra de Dios, de modo que es "atraída poco a poco" (25, 48) hacia el mundo hierático, después de que "el Sol le ha sido dado por guía" (25, 47)45.

30. Encontré el camino de Dios. Entonces comprendí: "Este es mi camino, éste es el camino recto" (6, 154).

31. En cuanto a mi hermana, fue "envuelta, durante la noche, en el castigo divino" (12, 107); entonces quedó entenebrecida en una fracción de la noche; después, fiebres y pesadillas la llevaron a un estado de postración completa46.

32. Vi una lámpara en la que había aceite; brotaba de ella una luz que se difundía por las diferentes partes de la casa. Allí mismo la hornacina de la lámpara se encendía y los habitantes se abrasaban bajo el efecto de la luz del Sol que se levantaba sobre ellos47.

33. Coloqué la lámpara en la boca de un Dragón que habitaba en el castillo de la rueda hidráulica; por debajo se encontraba cierto Mar Rojo; por encima había astros de los que nadie conocía los lugares de irradiación fuera de su Creador y "aquellos que tienen una firme experiencia en el conocimiento" (3, 5)48.

34. Constaté que Leo y Tauro habían desaparecido; Sagitario y Cáncer se habían involucionado los dos en el pliegue operado por la rotación de las esferas. Libra quedó en equilibrio cuando la estrella del Yemen (Sohayl, Canope) se levantó por encima de ciertas nubes tenues, compuestas de lo que tejen las arañas del mundo elemental en el mundo de la generación y la disolución49.

35. Había todavía con nosotros un carnero; lo abandonamos en el desierto, donde los temblores de tierra le hicieron perecer, mientras el rayo caía sobre é150.

36. Entonces, cuando toda la distancia hubo sido recorrida y el camino terminó, mientras "borboteaba el horno" (al-tannur, el "atanor" , 11, 42 y 23, 27) en la forma cónica (del corazón), vi los cuerpos celestes; me uní a ellos y percibí su música y sus melodías. Me inicié a su recital; los sonidos golpeaban mi oído a la manera del zumbido producido por una cadena arrastrada sobre una dura roca. Mis músculos estaban a punto de desgarrarse, mis articulaciones a punto de romperse, tal era el vivo placer que experimentaba. Y la sensación no ha dejado de repetirse en mí, hasta que la blanca nube acaba por disiparse y la membrana es desgarrada51

3. En el Sinaí místico

37. Salí de las grutas y las cavernas, acabé con los vestíbulos: me dirigí directamente hacia la Fuente de la Vida. Percibí los peces que estaban reunidos en la Fuente de la Vida, gozando de la calma y la dulzura a la sombra de la Cima sublime. "Esta elevada montaña -pregunté-, ¿cuál es? ¿Qué es esa gran roca?" 52.

38. Entonces uno de los peces "eligió para su camino en el mar una cierta corriente" (18, 60). El pez me dijo: -Esto es lo que deseaste tan ardientemente; esta montaña es el monte Sinaí, y esta roca es el oratorio de tu padre.

-Pero estos peces -dije yo- ¿quiénes son?

-Son tus semejantes. Sois los hijos de un mismo padre. Pasaron por una prueba semejante a la tuya. Son tus hermanos53.

39. Cuando hube oído esta respuesta, y habiendo experimentado la verdad, los abracé. Me alegré de verlos, como ellos se alegraron de verme. Luego, ascendí a la montaña y vi a nuestro padre a la manera de un gran sabio, tan grande que los cielos y la tierra estaban a punto de rajarse bajo la epifanía de su luz. Quedé deslumbrado, estupefacto. Avancé hacia él, que me saludó primero. Me incliné profundamente ante él; yo me encontraba, por decirlo así, anonadado en la luz que irradiaba54.

40. Lloré un momento, luego le transmití mi queja respecto de la prisión de Qayrawán, y me dijo: -¡Valor! Ahora estás salvado. Sin embargo es absolutamente necesario que vuelvas a la prisión occidental, pues todavía no te has despojado completamente de tus trabas.

Cuando oí estas palabras, mi razón huyó de mí. Gemí, grité como grita alguien que está a punto de perecer, supliqué55.

41. Él me dijo: -Es inevitable que debas volver allí por el momento. Sin embargo voy a darte dos buenas noticias. La priméra es que una vez hayas regresado a la prisión, te será posible volver de nuevo hasta nosotros y subir fácilmente a nuestro paraíso cuando quieras. La segunda es que acabarás por ser liberado totalmente; vendrás a unirte con nosotros, abandonando completamente y para siempre el país occidental56.

42. Sus palabras me llenaron de alegría. Me dijo también:

-Sabe que esta montaña es el mQnte Sinaí (23, 20, Túr Sayná); pero encima de ésta hay otra montaña: el Sinaí (95, 2, Túr Sinina) de aquel que es mi padte y tu abuelo, aquel con quien yo tengo una relación equivalente a la que tú tienes conmigo57.

43.-Y tenemos todavía otros abuelos, llegando finalmente nuestra ascendencia a un rey que es el Abuelo Supremo, que no tiene ni abuelo ni padre. Somos sus servidores; le debemos nuestra luz; tomamos prestado nuestro fuego de su fuego. Posee la belleza más imponente de todas las bellezas, la majestad más sublime, la luz más subyugante. Está por encima de lo que está encima. Es Luz de la luz y por encima de la luz, desde toda la eternidad y para toda la eternidad. Es aquel que se epifaniza en todas las cosas "y todas las cosas perecerán salvo su Rostro" 58 (28, 88).

Postludio

44. Es de mí de quien trata este relato, pues yo he pasado por la catástrofe. Del espacio superior caí al abismo del infierno, entre gentes que no son creyentes; estoy retenido como prisionero en el país de Occidente. Sin embargo continúo experimentando cierta dulzura que soy incapaz de describir. He sollozado, implorado, he suspirado de pesar por esta separación. Esta distensión pasajera fue uno de esos sueños que rápidamente se desvanecen.

45. Sálvanos, ¡oh Dios mío!, de la prisión de la naturaleza y las trabas de la materia. "Y dije: ¡Gloria a Dios! Él os manifestará sus signos, entonces los reconoceréis. Tu Señor no está desatento a lo que hacéis" (27, 95). "Di: ¡Gloria a Dios! Sin embargo la mayor parte de ellos son inconscientes" (31, 24)59.

 

Notas:
1. Véase nuestra edición del texto árabe y de la versión y paráfrasis persa en S. Y Sohravardi, Opera metaphysica et mystica II (Oeuvres pbilosopbiques et mystiques de Sbiháboddin Yahyá sohravardi; vol. 1), Téhéran-Paris, 1952. Para el manuscrito de Brousse, ibid., Prokgomenes II prolegómeno al volumen previamente citado pp. 89-90, y H. Corbin, En Islam iranien..., cir., II, p. 270, n. 380.
2. Véase ibid., II, pp. 258-334.
3. Véase ibid., II, pp. 266 55., y IV, índex, s. v. "Chant de la Perle"; Prolégomenes II, cit., pp. 86-87.
4. (Véase este relato en H. Corbin, Avicena y el relato visionario, cit., pp. 133 ss.)
5. Ibid., Pp. 171 ss.
6. Relato: récit. Como el propio Corbin explica en otros lugares, utiliza conscientemente el término récit y derivados, como en esta frase -y no otros como histoire, narration...-, por lo que la re-citación implica de re-actualización del hecho o acontecimiento re-citado.
7. Sobre la hermenéutica de ‘Alaoddawleh Semnáni, que pone en relación los siete centros sutiles con siete profetas, pueden consultarse nuestras obras En Islam iranien..., cit., III, pp. 275-355, y El hombre de luz en el sufismo iranio, cit., pp. 133 ss.
8. H. Corbin, En Islam iranien..., cit., II, pp. 191 55., 199 ss. Traducimos unas líneas del texto que aquí se cita sobre los niveles A, B y C: " ... la terminología tradicional 1.. .1 designa tres grados de certeza: A) la certeza teórica (ilm al-yaqín), saber, por ejemplo, que el fuego existe, haber oído decir qué es el fuego ... B) La certeza ocular (‘ayn al-yaqin), por ejemplo, ver el fuego con los propios ojos ... C) La certeza personalmente realizada (baqq al- yaqín), ser quemado por la llama, convertirse uno mismo en fuego"
9. Sobre esta alusión alquímica, véase ibid., II, pp. 285-288.
10. Véase ibid., IV, Índice analítico, 5. v. " Rocher démeraude".
11. Para el "octavo clima" y las ciudades de Jábalqá y Jábarsá, véase H. Corbin, Cuerpo espiritual y tierra celeste, cit., Indice analítico, 5. v. ("Yabalqa" y " Yabarsa" ).
12. Sobre el "Viaje a la Isla Verde", véase H. Corbin, En Islam iranien..., cit., IV, pp. 346-366. Sobre este tema puede consultarse también H. Corbin, "Mundus imaginalis: lo imaginario y lo imaginal", cit., especialmente 5, pp. 34-43.
13. Sobre esta entrevista, véase En Islam iranien..., II, pp. 133 55.
14. Tawhíd: la "unitud" divina (nos atenemos a la peculiar terminología corbiniana). Sobre este concepto véase, por ejemplo, Historia de la filosofía islámica, Trotta, Madrid, 1994, Indice de nombres y conceptos, 5. v., o también En Islam iranien..., cit., IV, Indice analítico, 5. v.
15. Véase nuestra obra Avicenne et le Récit visionnaire Avicena..., cit. El primer tomo es un "Estudio sobre el ciclo de los relatos avicenianos" y contiene la traducción del Relato de Hayy ibn Yaqzán. En el segundo se retoma la traducción acompañada de la del comentario persa elaborado por Jozjan~, discípulo de Avicena. La versión castellana citada es traducción de una edición posterior en un solo volumen en la que no figura el comentario en persa de Jozjani.
16. Estas palabras (al-Támmat al-kobrá) son entendidas en general como relativas al Juicio Final. Aquí se refieren al gran estremecimiento o conmoción del alma del místico que pasa por los acontecimientos que el relato va a describir (es también la transformación de la doctrina en acontecimiento del alma). En la teosofía chiita estas palabras designan a la persona del Imam, ante el cual cada uno pronuncia su propio juicio reconociéndolo o rechazándolo. Véase H. Corbin En Islam iranien..., cit., II, p. 271, n. 383, y W, p. 188 (el hadíth de la nube blanca).
17. Véase nuestra obra Avicenne et le Récit visionnaire, cit., I, pp. 236-279 Avicena..., PP. 207-243, donde hemos analizado, traducido y comentado en detalle la doble versión del Relato de Salamán y Absál. Hay en efecto dos versiones. Está, por una parte, la versión hermetista, relato traducido del griego por Honayn ibn Ishaq; es la versión retomada más tarde en persa por Jámí (siglo XV), en su gran epopeya mística del mismo titulo. Y, por otra, está la versión aviceniana que conocemos por el resumen y el comentario de Nasiroddin Túsi.
18. Véase texto y contexto, H. Corbin, Avicenne et le Récit visionnaire 1, cit., p. 173 Avicena..., p. 157.
19. La palabra ‘asim quiere decir "el que garantiza, preserva, inmuniza", pero también en sentido pasivo "el protegido, el que está sano y salvo" (véase la ismat, cualificación de los "Catorce Inmaculados" en la imamología chiita). De entrada, se piensa que se podría tratar del "doble celestial", la "Naturaleza Perfecta" o "yo de luz", que es también el "hijo" del Ángel Espíritu Santo. Se podría entonces asimilarlo al hermano del joven príncipe parto del "Canto de la perla" en los Hechos de Tomás. Pero allí ese hermano misterioso se queda en "Oriente", en el Reino, mientras que su hermano es enviado a las tinieblas de Egipto. El comentador persa nos invita a ver en él "la facultad contemplativa" que es propiedad del alma (emanada del ala derecha de Gabriel) sin participación del cuerpo físico. Asim está inmunizado contra toda fuerza nociva y destructora.
20. Occidente, quede claro, no tiene aquí un sentido geográfico sino metafísico. Es el mundo de la physis material. Dar caza a los pájaros del Mar Verde es venir al mundo de las tinieblas para actualizar en él, mediante el conocimiento, las cosas sensibles en cosas inteligibles, y para el alma es elevarse al estado de nous o inteligencia en acto. Téngase en cuenta sin embargo nuestra repetida advertencia hermenéutica. En cuanto a la identificación del mundo de la materia con Occidente (Maghrib), se remonta a especulaciones gnósticas. Véase Andreas Henning, Mitteliranische Manicháica III (Sitz. ber. d. Pr. Akad. d. Wiss. Phil. hist. Kl. 1934), p. 18: Mani al morir deja Egipto (misraim). Esta visión de las cosas corresponde a una hermenéutica espiritual del éxodo de Egipto y del retorno al país de Israel.
21. Qayrawán, como ciudad de Occidente (del Maghrib), es probablemente introducida aquí a causa de la etimología de este nombre (caravana): la vida del alma en "Occidente" (es decir, en el mundo de la materia) no es más que una larga peregrinación.
22. El guía (al-Hádí, el Imam) designa al Ángel Espíritu Santo, Gabriel, que es el "padre" del exiliado, y con el que se reunirá en el "Sinaí místico" al final del relato. Es el "hijo del Bien" (Ibn al Khayr). Puede haber ahí una alusión neoplatónica al "Bien puro", sacada de un tratado de Proclo que fue conocido en árabe (en latín Liber de causis). Seria el "Abuelo Supremo" que será mencionado al final del relato. Pero la relación de "filiación" puede prestarse a discusión. Podría más fácilmente tratarse del primer arcángel del Pleroma, la primera Inteligencia jerárquica, que Sohravardi llama frecuentemente por su nombre zoroastriano en forma persa: Bahman (pensamiento bueno; en Plutarco, Eunoia). En cuanto a la calificación de "yemenita", se debe a que Yemen Yaman) es el "lado derecho" del valle en que se muestra la zarza en llamas (28, 30). Yemen equivale, pues, a "Oriente" en el sentido metafísico ishráqí de la palabra. Véase en Mir Dámád la "filosofía yemenita".
23. Este castillo es el que en el Tratado IX será designado como "fortaleza del alma" (Sháhrestán-e ján). Está defendido por una muralla fortificada con numerosas torres. Claro está, en términos de astronomía física se puede pensar en el cielo del Zodiaco con sus constelaciones designadas por "torres" (borj). Es el octavo cielo inmediatamente por debajo de la "Esfera de las esferas" no constelada. Se dice que es en la superficie convexa de dicha esfera donde comienza el mundus imaginalis, que es el comienzo de la "fortaleza del alma" . Pero no es por una ascensión física de esfera en esfera como se llega allí y como se sale de la cripta cósmica. De ésta se sale pasando por el microcosmo. Por eso en el Tratado IX estas altas torres serán interiorizadas; serán la muralla del microcosmo que hay que atravesar para desembocar en el castillo del alma. Es éste el viaje que va a ser descrito aquí como la navegación en el navío de Noé, y que conduce al Sinaí místico, y en este viaje consiste el retorno del exilio occidental. En el tratado precedente el microcosmo se llamaba khángáh. Una de sus puertas se abría al desierto (aquí el mar) cuya travesía nos ofrece el presente relato.
24. Compárese este motivo de la noche con el comienzo del relato precedente. La noche es la caída de las trabas impuestas por las percepciones de los sentidos. Es la libertad para la Imaginación activa al servicio de la Inteligencia que la inspira. Esta noche mística es, pues, de hecho, la hora del Ishráq. El comentador persa anónimo se expresa así a propósito de las estrofas 5 y 6: "El autor quiere decir que por la noche, gracias al sueño, podéis elevaros al mundo superior y contemplar las formas espirituales puras, debido a que, durante el sueño, los sentidos son depuestos de sus funciones y ya no imperan. Pero durante el día, en estado de vigilia, es imposible, a causa de la tiranía de los sentidos, que se te ofrezca esa oportunidad. Dicho de otro modo, por la muerte se puede alcanzar el mundo de los seres espirituales puros. Ahora bien, el sueño es una segunda muerte. El Qorán hace alusión a ello: "Dios recibe a las almas en el momento de la muerte y recibe también a las que, sin morir, están en el sueño" (39, 49) "... Durante el sueño, gracias a la suspensión de los sentidos, podemos contemplar algo del mundo del ángel ... Entonces experimentamos la nostalgia de la patria, pues también nosotros pertenecemos a ese mundo".
25. A propósito del Yemen, véase supra n. 22. No se trata aquí de geografía física o, mejor dicho, el dato físico es traspuesto y percibido al nivel de una geografía celestial (piénsese en ciertas visiones de William Blake). La "región prohibida", el Yemen, es aquí "Oriente", que designa el mundo del ángel. La estrofa toma toda su dimensión alusiva por el versículo coránico 28, 30, que menciona la zarza en llamas. Ahora bien, se ha visto anteriormente Tratado III que esta zarza en llamas es el símbolo de la imaginación activa cuando está íntegramente al servicio de las potencias espirituales del alma. Inversamente, cuando reina el "día" de Qayrawán, la zarza es Satán inspirando al alma sus extravagancias. Es por la Imaginación activa, no materialmente ni por medio de los sentidos, como se puede atravesar el microcosmo. Así los Tratados IX (cap. 6) y X despliegan, a la manera de un mandala, la escenografía imaginal de los lugares o de las altas torres que el peregrino debe franquear para alcanzar el "castillo del alma".
26. Sobre la zarza en llamas, véase supra, nn. 22 y 25. En cuanto a la abubilla, el comentador persa ve tipificada en ella la "inspiración del corazón". La "noche de luna llena" es "la purificación de las manchas e impurezas exhaladas por la naturaleza material". Compárese el prólogo del Tratado XIV, en que se habla de la abubilla levantando el vuelo en la primavera para convertirse en una Simorgh, y el capítulo VII del Tratado XIII, la aventura de la abubilla caída en medio de los búhos. Se puede decir que, desde ahora, en nuestro relato, comienza el recital místico (la hikáyat), es decir, ese recital récital en el que recitador récitateur, gesta recitada récitée y héroe del relato récit no son sino uno véase supra n. 6. Este procedimiento de la hikáyat va a englobar todos los versículos coránicos citados aquí a continuación.
27. El país de Saba designa aquí, como el Yemen, el mundo del ángel. En cuanto a la expresión "vuestro padre", véase supra n. 22.
28. Hemos señalado en otro lugar la correspondencia de este mensaje con el dirigido al joven príncipe parto que había olvidado su origen celestial en el "Canto de la Perla" , y también con la invitación que la "Piedra de los sabios" dirige a los filósofos en el Libro de los doce capítulos, atribuido a Ostanes, el mago persa. Véase H. Corbin, En Islam ir anien..., cit., II, pp. 275 y 285 ss.
29. "Agarrarse al cable" es exactamente la respuesta que Hermes oye de su "padre" , cuando le llama en su ayuda en el curso de los peligros de su visión de éxtasis, véase ibid., p. 300. Se trata de nuevo aquí del "hermano" del exiliado, y será la última vez que se le mencione en el relato. En cuanto a los "nudos del Dragón del cielo de la Luna", se trata de una alusión a los puntos en los que la órbita de la Luna corta la del Sol. Pero todo ocurre aquí "en el cielo de la Luna del mundo espiritual". Es la idea de "eclipse" vinculada a estos "nudos" lo que permite comprender el sentido que toma esta conminación al viaje de retorno que hay que realizar. Véase ibid., p. 276 y "El arcángel teñido de púrpura", todo el contexto que rodea en dicho relato a la figura 1. (El acontecimiento espiritual es invisible a los ojos profanos de los habitantes de la "ciudad de los opresores".) Véase el "Récit du Nuage blanc" en H. Corbin, En Islam iranien..., cit, IV, pp. 150-204.
30. Para lo que está "cifrado" por el valle de las hormigas, véase Tratado XIII, c. 1. Las conminaciones que van a acumularse tendrán todas el mismo sentido: deja perecer a los tuyos, tu mujer, etc., es decir, todo lo que suponen los deseos de la carne. "Gloria a Dios que me ha hecho estar vivo..." (Véase 2, 261, el versículo relativo a Esdras). Vivo: esto implica que el viaje de "retorno del exilio" ya ha comenzado.
31. El "puerto" será, en la tercera parte, el Sinaí místico. El pueblo que estará muerto, cuando llegue la mañana, es el pueblo de los sentidos carnales y de los fantasmas que desaparecen a la hora del Ishráq, al despuntar la aurora mística. Todo este pueblo representa a los enemigos de Noé, y Noé es también el profeta-héroe con el que el narrador se identifica por su hikáyat (a la vez relato y mimesis, imitación, reproducción). El navío de Noé dirigiéndose hacia el Sinaí sugiere la extensión mística de la tradición profética relativa a Noé; véase A. Neher, op. cit.,pp. 250 ss.
32. La navegación en el navío de Noé va a constituir la travesía del microcosmo, para llegar al Sinaí místico (la "fortaleza del alma", del Tratado IX). Sus etapas serán la interiorización progresiva de los elementos y los cielos de la astronomía física. Estarán marcadas por los versículos coránicos y serán transmutadas por la hikáyat en imágenes del mundus imaginalis. No es la dialéctica de los conceptos lo que puede en electo realizar la travesía, sino la hermenéutica que provoca los acontecimientos visionarios. "El sol por encima de nuestras cabezas", lo mismo que el límite de la sombra, marcan el límite de "Occidente", del mundo material de los sentidos, el paso al "Oriente medio" , que es el mundo imaginal donde se realiza la travesía del microcosmo. Véanse paralelos con otros textos sohravardianos, con el "Relato de la nube blanca", con Zósimo el alquimista; cf. H. Corbin, En Islam iranien..., cit., II, pp. 277-279.
33. Aquí comienza el relato de la "navegación" por el tawil (la hermenéutica) de los versículos coránicos cuya hikáyat hace realizarse el acontecimiento en la persona misma del místico (véase supra nn. 26, 31 y presentación). Aquí el narrador de la ghorbat se identifica con Noé. El mismo es Noé, y es separado de su "hijo" por la misma razón que Noé: ese hijo no es de su verdadera familia (11, 48). Por esta interiorización se puede decir que el "navegante" progresa de "profeta en profeta de su ser"; la hikáyat de Sohravardi adelanta así la interiorización de la profetología en Semnání ("los profetas de tu ser" ) véase n. 7. En cuanto al "hijo de Noé" que perece aquí, el comentador persa ve en él el pneuma vital (ruh hayawáni), mientras que la nodriza arrojada al mar (estr. 19) sería el pneuma físico (ruh tabii). Véase Tratado II, "Le Deuxieme Temple", III.
34. Hikáyat: aquí el recitador se identifica con Lot. La ciudad que se entrega a las infamias será aniquilada por la mañana, a la hora del Ishráq: la cognitio matutina ante la que se derrumban los fantasmas de la percepción sensible vespertina. Véase supra n. 31.
35. Hikáyat: aquí el recitador se convierte en Lot.
36. Estamos en plena tempestad: se acerca el momento en que se desvanecerán las huellas del mundo material. Sobre la "nodriza", véase supra n. 33.
37. Alusión a la muerte mística anunciando el exitus físico. Hikáyat: aquí el narrador es Moisés viajando en compañía de su iniciador, el misterioso profeta Khezr. El comentador ve en este rey que "se apodera de los navíos por la fuerza" una figura del Angel de la muerte. Señalemos una interpretación patética de este versículo en una alusión del VI Imam, Jafar Sádiq, relacionando con el infortunado Abúl-Khattáb, su fiel hasta más allá de la reprobación, el episodio del versículo 18, 78. Véase nuestro estudio " Une liturgie shiite du Graal" , en Mélanges H. C. Puech, Paris, 1974, pp. 81-100.
38. Hikáyat: de nuevo el narrador es Noé. La navegación es rápida: franquea de un solo golpe el intervalo que, en la sura 18, separa el episodio de Moisés del episodio de Alejandro.
39. Hikáyat: aquí el narrador se convierte en Salomón. Como tal, tiene los genios a su servicio, y esto es lo que le permite ser Alejandro (Dhul-Qarnayn) construyendo una muralla contra Góg y Mágóg. Lo que significa poner el microcosmo humano al abrigo del asalto de los infrahumanos. Quizás se podría descubrir también en la operación de los genios transmutando el hierro en luego incandescente, una alusión alquímica que apuntase a la formación del "cuerpo de resurrección". Tal vez seria forzar demasiado el texto, pero la alusión se repite con frecuencia.
40. En estas palabras aparece enunciado el triunfo del tawil gracias a la hikáyat. Por haber leído el Qorán como si se refiriera su propio caso y para él hubiera sido revelado, el místico experimenta que la promesa de su Señor hacia él ha sido mantenida.
41. Ad y Thamud, dos pueblos del antiguo mundo árabe que habían rechazado la llamada de los profetas que les habían sido enviados. Un hiato, pues, para la "navegación" (O la ascensión) de "profeta en profeta de tu ser". El navío de Noé pasa con holgura.
42. Comienza con esta estrofa una serie de acontecimientos oscuros expresados en imágenes grandiosas y aparentemente incoherentes. Se puede siempre establecer equivalencias con el sistema de las facultades del alma que presenta la antigua psicología, pero lo importante es captar intuitivamente las etapas de la navegación del navío de Noé desde el desencadenamiento de la tempestad (estr. 19). La sucesión de las imágenes sugiere aquí la interiorización de los cielos del cosmos físico. Es preciso pasar a los cielos espirituales del microcosmo para poder llegar al pie del Sinaí místico. El comentador ve aquí, en el "frasco de forma redonda", el cerebro. Puede ser. Pero he aquí que el navegante encierra en él las esferas para proceder a los actos violentos que describen las estrofas que siguen. Todo muestra que se trata de acabar con los pertrechos de la prisión de Qayrawán. Es éste el "gran estremecimiento" de que habla el preludio del relato y que el autor no había encontrado en Avicena. La travesía del microcosmo, el acceso al mundo imaginal, es la gran conmoción. Es exacto decir que la llegada al Sinaí místico (a la fortaleza del alma), en suma el éxtasis místico, tiene un significado escatológico para el mundo de Qayrawán.
43. A propósito de este "molino", recuérdense los "molinos" o "muelas" que en el relato precedente tipifican las esferas celestes. Se nos dijo ahí que el cuerpo humano es respecto del anima humana lo que cada esfera celeste es respecto de su anima caelestis. La relación ilumina en alguna medida la alusión de esta estrofa.
44. Es la continuación del "gran estremecimiento", del eschaton del mundo físico, es decir, de "Occidente" o Qayrawán. Véase su pra n. 42.
45. El macrocosmo (la cripta cósmica) se ha hundido. La navegación está libre hacia el Sinaí (o, según el relato precedente, puede abrirse la puerta del khángáh que da a la vasta llanura). Esto es lo importante. Y esto es lo que sugiere con fuerza la imagen tomada de los versículos 25, 47-48. La sombra (que es el alma) sigue al Sol y se retira hacia el mundo sacrosanto. Es posible considerar con el comentador que las diez tumbas tipifican los cinco sentidos externos y los cinco sentidos internos (¿pero es esto seguro?, ¿qué hacer sin estos últimos?), y que los catorce ataúdes son las diez facultades del organismo físico, más los cuatro humores.
46. El glosador persa ve en esta "hermana" una alusión a la materia de los cuerpos del cosmos.
47. Hemos explicado en otra parte por qué el comentador persa desvaría al punto de mostrar una incomprensión total del sentido del relato (Véase H. Corbin, Prolégomenes II, cit., p. 91, y En Islam iranien..., cit., II, p. 280, n. 400). Véase la nota siguiente.
48. De nuevo reaparece aquí el Dragón de la estrofa 12 (n. 29). Pero aquí el "Dragón del cielo de la Luna" se transforma en el "Dragón que habita en el castillo de la rueda hidráulica". Ésta no es, pues, más que otra forma de designar el orbe de la Luna. Véanse la n. 29 y la figura 1 de "El arcángel teñido de púrpura". La "lámpara" es aquí la Joya que ilumina la noche (de ningún modo la Inteligencia agente, según la divagación del glosador), es decir, el propio místico que es una "Luna en el cielo del tawhid". Depositar esta lámpara (esta Luna) en la boca del Dragón es provocar el eclipse de dicha luna a los ojos del mundo profano, mientras que por el lado del Sol (el árbol Túbá) es abrasada por su luz (véase la estr. 32). Esta vez todo es coherente. En cuanto al versículo citado (3, 5) es aquel que, según la lectura chiita, enuncia. "Nadie conoce el ta’wil fuera de Dios y aquellos qne tienen una firme experiencia en el conocimiento" .
49. Este estado de ciertas constelaciones del Zodíaco, después del "gran estremecimiento", después de que la "lámpara" haya sido depositada en la boca del Dragón, exige la trasposición de las significaciones conocidas de la astrología al cielo del microcosmo o cielo del malakut. Es precisamente en ese momento cuando se muestra la estrella del Yemen. El glosador persa ve en ésta el "Alma del mundo". No se sabe verdaderamente por qué, aparte de que esto destruye todo el esquema que se nos dará al final del relato. Es más simple y más directo ver ahí un recuerdo de lo que no conocemos ya: el sentido metafísico y místico del "Yemen", véase supra nn. 22 y 25. La elevación en el cielo de la estrella del Yemen significa aquí que el navío de Noé ha dejado definitivamente "Occidente" y se acerca al puerto, donde está la Fuente de la Vida, al pie del Sinaí místico.
50. Este "carnero" significaría para el comentador el último residuo de temor y de timidez. Es admisible. El relámpago, fulminándolo, regula la cuestión.
51. Esta estrofa 36 se abre con una alusión alquímica: el athanor, el horno que es aquí el corazón. El estallido de la membrana significa la eclosión, el nacimiento del Filius Sapientiae. Este nacimiento es acompañado por la grandiosa música de las esferas, percibida evidentemente por el órgano de la conciencia imaginativa. El término "zumbido" (griego rhoizos, por el que traducimos sawt silsila) se encuentra en similar contexto en Jámblico, los pitagóricos, los Oráculos Caldeos. En el Tratado XIV Sohravardi volverá sobre los efectos de la audición musical. Para más detalles, véase En Islam iranien..., cit, II, pp. 281 ss.
52. La travesía del microcosmo ha terminado. El navegante llega al puerto del Sinaí místico. Este puerto es la "Fuente de la Vida" (veáse también Tratado IX, c. VI). El simbolismo de los peces concuerda con este último tema. Recuerda un episodio del viaje de Moisés precisamente "en la confluencia de los dos mares" (18, 60). El Sinaí místico está aquí en la cima de la montaña de Qáf. La gran roca que lo domina y que es el oratorio del ángel, en el umbral del malakut (o fortaleza del alma), es la "roca de esmeralda" de ciertas tradiciones chiitas. Sobre todos estos temas véase H. Corbin, En Islam iranien..., cit., II, pp. 282-283.
53. Véase la nota precedente. El mundo del exilio es para el alma, emanada del ala de luz de Gabriel, la misma aventura que para los peces verse sacados fuera del agua. Nos encontramos aquí, como en los relatos precedentes, en la avanzada del malakut, en el límite ("confluencia de los dos mares") en el que puede producirse la manifestación del ángel.
54. Este gran sabio no es otro que el ángel aparecido al comienzo de los dos relatos precedentes: el Angel Espíritu Santo, Gabriel, el Angel de la especie humana, el "padre" evocado por Sohravardi en casi todos sus tratados, al que los neoplatónicos designaban como el Nous patrikos. Llegamos así al final del tercer acto del "encuentro con el ángel". La visión del ángel se producía al comienzo en los dos relatos precedentes, porque el ángel debía iniciar al visionario al "viaje iniciático" que debía emprender. Ahora el viaje se ha realizado, y el viajero se vuelve a encontrar con el ángel, cuya iniciación va a modificar completamente esta vez el ethos del exilio. Obsérvese el detalle: aquí también el saludo del ángel se adelanta al de su visitante, como en el relato precedente (véase "El rumor de las alas de Gabriel", n. 13).
55. Como indicaba el comienzo dé "El arcángel teñido de púrpura", y también el comienzo del Relato del pájaro de Avicena, subsisten todavía algunas ataduras que hacen "cojear" al pájaro. Son estas ataduras lo que va a obligarle a retornar provisionalmente a la prisión de Qayrawán. Pero el ethos del exilio no será el mismo, puesto que el gnóstico ha encontrado ya la vía de la salvación. Compárese con el relato chiita del viaje a la Isla Verde; tampoco allí el peregrino puede quedarse para siempre. Véase H. Corbin, En Islam iranien..., cit., IV, PP. 346-365 y "Mundus imaginalis: lo imaginario o lo imaginal" , cit., 5, p. 40.
56. Si puede volver es en razón de su ascendencia celestial, que el ángel le precisará en las últimas estrofas del relato. Si el visionario hubiera oído que se le decía: "Quédate con nosotros", eso habría significado que había franqueado el umbral...
57. Estas palabras del ángel tienen un alcance decisivo. La relación entre cada Inteligencia arcangélica y la que procede de ella es la misma que la relación entre el Angel Espíritu Santo, Angel de la humanidad, y el alma emanada de él. Esta es la concepción neoplatónica del Nous patrikos, y es esta concepción, como hemos visto, la que el Shaykh al-Ishráq encontraba en el Evangelio de Juan; quizás el supremo secreto ishráqf. La jerarquía ascendente de estos "arcángeles" como "padres" unos de otros está tipificada aquí en la superposición de los múltiples Sinaíes unos encima de otros. En el Tratado IX, c. VI, § 12, serán los castillos del "burgo del alma" superponiéndose unos a otros. Se recordará que en el relato precedente esta filiación arcangélica estaba representada por una cofradía iniciática (maestro y discípulo, iniciacion, investidura del manto). Como en el diálogo ismailí entre Amaláq el griego y su maestro Qosta ben Lúqá, cada hipóstasis se refiere a la superior que le precede como "su Dios" . En la cima de las cimas (estr. 43, el "Abuelo Supremo") está aquel que Sohravardí invocará en su "Libro de horas" como "Dios de Dioses" . En suma, está aquí implícito todo el tema del arquetipo angélico, compañero celeste, ángel tutelar, véase H. Corbin, En Islam iranien..., cit., II, pp. 294-334.
58. "Por encima de lo que está encima". Estas palabras se refieren a las premisas de la teología apofática (via negationis).
59. La estrofa 44 consagra el triunfo de la hikáyat como forma necesaria de todo relato de iniciación. En cuanto a la invocación formulada en las primeras palabras de la estrofa 45, ya hemos puesto de relieve que concuerda literalmente con la de los "Hermanos del corazón puro" (Ikhwán al-Safá, IV).
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/26515-relato_del_exilio_occidental_de_sohravardi.html