webislam

Lunes 24 Febrero 2020 | Al-Iznain 29 Jumada al-Zani 1441
555 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=996

El lobby proisraelí presiona a favor de la guerra contra Iraq

08/10/2002 - Autor: Yusuf Fernández - Fuente: Revista Amanecer
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Lobby
Lobby

Recientemente, el primer ministro israelí, Ariel Sharon, declaró al Comité de Defensa y Asuntos Exteriores del Knesset (Parlamento) israelí, que Iraq era "el mayor peligro al que hace frente Israel". Al ser preguntado si creía que EEUU iba a atacar Iraq, Sharon manifestó que "Iraq es un gran peligro. Podría decirse que es el mayor peligro..." y que "la coordinación estratégica entre Israel y EEUU ha alcanzado un nivel sin precedentes".

Israel ha estado, de hecho, presionando a EEUU para que no retrase su ataque militar contra Iraq, según informó el pasado 16 de agosto el diario israelí Haaretz. El periódico desveló que Sharon ha estado enviando continuos mensajes a la Administración Bush durante los pasados meses para que no posponga el ataque. En uno de ellos, el primer ministro israelí indicaba que un retraso en la invasión de Iraq "no creará un ambiente más propicio para una acción de este tipo en el futuro". El primer ministro israelí añadía que Israel apoyaría cualquier acción norteamerica y respetaría las decisiones que tomara Washington con respecto al método y el momento.

Por su parte, el ministro de Exteriores, Shimon Peres, también envió un mensaje similar durante una entrevista con la CNN el día 15 de agosto. "El problema hoy no es si, sino cuando" y añadió que atacar ahora "sería bastante peligroso, pero posponerlo sería aún más peligroso".

"Cualquier demora en un ataque contra Iraq en este punto no serviría a ningún propósito", reafirmó Ranaan Gissin, consejero de Sharon, a la agencia Associated Press. Estas declaraciones de Gissin fueron comentadas por Ron Pundak, director del Centro Peres por la Paz: "El Sr. Gissin es, sin duda, la voz de su amo. Al primer ministro le interesa que las cosas se calienten....". Pundak señaló también que "Sharon tiene exactamente los mismos puntos de vista que los extremistas del Pentágono".

Las declaraciones de Pundak venían a corroborar el hecho de que la guerra contra Iraq ha estado siendo alentada por los elementos proisraelíes que existen dentro del gobierno de EEUU desde una fecha tan temprana como 1996. Tras los atentados terroristas del 11 de septiembre, estos elementos vieron su oportunidad para poner en práctica sus planes de guerra.

Según la publicación Executive Intelligence Review, el 8 de julio de 1996 Richard Perle, actual presidente del Defense Policy Board (Comité de Política de Defensa), un grupo de asesoramiento vinculado al Pentágono, presentó un documento -que llevaba el título de "Una Ruptura Limpia: Una Nueva Estrategia para Asegurar el Dominio"- al entonces primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, en el que se abogaba por una nueva política exterior israelí, que contemplara el repudio a los Acuerdos de Paz de Oslo y del principio subyacente de "paz por territorios", así como la anexión de Cisjordania y Gaza a Israel. En el documento se abogaba también por la eliminación del régimen de Saddam Hussein en Bagdad, en una primera fase, y la posterior desestabilización de los gobiernos de Siria, Líbano, Arabia Saudí e Irán. Este informe fue elaborado por el Instituto de Estudios Políticos y Estratégicos Avanzados (IASPS), que tiene su sede en Washington y Jerusalén y está financiado por Richard Mellon-Scaife. Sus autores fueron el propio Perle; Douglas Feith, actual secretario adjunto para la Política de Defensa, y David Wurmser, director del Departamento de Política de Oriente Medio del Instituto Hudson.

Perle es la cabeza visible de los círculos pro Likud dentro del establishment político y militar de EEUU. Desde su cargo de presidente del Defense Policy Board (DPB), él puede acceder a información clasificada y esbozar propuestas políticas, mientras que, al mismo tiempo, continúa ocupando otros cargos como el de jefe de la división Digital de la Corporación Hollinger, propietaria del diario conservador israelí Jerusalem Post y del londinense Daily Telegraph. También es miembro del ultraconservador Instituto de la Empresa Americana y del Instituto Judío para Asuntos de Seguridad Nacional (JINSA). El Defense Policy Board tiene como fin el suministrar al secretario de Defensa y a otros cargos del Departamento informaciones independientes, opiniones y propuestas relacionadas con los principales asuntos de la política de defensa. En la actualidad, cuenta con unos 30 miembros, que son seleccionados por el secretario adjunto de Política de Defensa, Douglas Feith, con la aprobación del secretario de Defensa, Donald Rumsfeld. Feith recibe también directamente los informes del DPB, que luego pasa a Rumsfeld y al secretario adjunto, Paul Wolfowitz, otro de los principales halcones proisraelíes.

Entre los actuales miembros del DPB los extremistas pro Likud llevan la voz cantante. Este grupo incluye al antiguo congresista Newt Gingrich, el "ángel caído" de la "Revolución Conservadora" de 1994, Fred Ikle, David Jeremiah y el antiguo director de la CIA, James Woolsey, todos ellos miembros del JINSA. También hay que citar a Eliot Cohen, articulista del Weekly Standard y coofundador del Proyecto para un Nuevo Siglo Americano.

Dos días después de recibir el mencionado documento del IASPS, Netanyahu pronunció un discurso ante una sesión conjunta del Congreso y el Senado de EEUU, donde vino a repetir casi literalmente las recomendaciones contenidas en él. Ese mismo día, el diario The Wall Street Journal publicó también algunos párrafos del documento del IASPS y al día siguiente, 11 de julio de 1996, ese mismo diario le dedicó un editorial.

A principios de febrero de 1998, la red de elementos proisraelíes, liderada por Perle, intentó persuadir al presidente Clinton para que atacara a Iraq, siguiendo las recomendaciones indicadas por el documento del IASPS. La excusa para el inicio de la guerra vendría dada precisamente por las alegaciones acerca de la fabricación, por parte de Iraq, de "armas de destrucción masiva". En aquel momento, los inspectores estaban todavía trabajando en Iraq. El 19 de febrero de 1998, Richard Perle y un antiguo congresista, Stephen Solarz, dieron a conocer una "Carta Abierta al Presidente", en la que pedían claramente "un cambio de régimen en Bagdad". En la carta se incluía incluso un esquema militar para el derrocamiento del gobierno iraquí. Este esquema fue recuperado de nuevo recientemente por algunos halcones de la Oficina del Secretario de Defensa, pero fue rechazado por la Junta de Jefes del Estado Mayor que lo consideró "técnicamente deficiente". Lo más significativo es que entre los firmantes de la carta original de Perle-Solarz estaban varios de los actuales responsables de la Administración Bush: Donald Rumsfeld (secretario de Defensa), Paul Wolfowitz (secretario de Defensa adjunto), Elliott Abrams (Consejo Nacional de Seguridad), Richard Armitage (Departamento de Estado), John Bolton (Departamento de Estado), Douglas Feith (Departamento de Defensa), Fred Ikle (Defense Policy Board), Zalmay Khalilzad (actual representante de EEUU en Afganistán y consejero de la Casa Blanca), Peter Rodman (Departamento de Defensa), David Wurmser (Departamento de Estado) y Dov Zakheim (Departamento de Defensa).

El 6 de agosto de 1998, Angelo Codevilla, codirector en Washington del IASPS (junto con David Wurmser), escribió un artículo en The Wall Street Journal en el que pedía la liberación del espía Jonathan Pollard, que está condenado a una larga pena de prisión en EEUU por su espionaje en favor de Israel. Codevilla señalaba en su carta que Pollard tenía el "derecho de pasar material clasificado estadounidense a Israel", a causa de "la amenaza que supone Saddam Hussein". Dos días más tarde, dos miembros del gabinete israelí contactaron con el vicepresidente Al Gore, al que pidieron también la liberación de Pollard.

Tras rechazar de nuevo la demanda de Netanyahu en favor de la guerra contra Iraq en febrero de 1998, el presidente Clinton accedió a poner en marcha la Operación Zorro del Desierto en diciembre de 1998, cuando su avión Air Force One le llevaba de vuelta a Washington, después de una visita a Israel en la que se había entrevistado con Benyamin Netanyahu. En esos momentos Clinton hacía frente a un proceso de impeachment, impulsado por esos mismos sectores de ultraderecha, debido al caso Lewinsky. Sin embargo, los ataques aéreos de diciembre de 1998, que se prolongaron durante cuatro días, no lograron eliminar al régimen de Saddam Hussein y el asunto quedó paralizado durante los tres años siguientes, justo hasta el 11 de septiembre de 2001.

Pocos momentos después de los atentados del 11 de septiembre estas mismas redes proisraelíes estaban ya pidiendo al presidente Bush que lanzara una guerra contra Iraq, pese al hecho, de que no había evidencia alguna que relacionara a Iraq con estos atentados. El gobierno de Ariel Sharon en Israel declaró inmediatamente que estos ataques habían sido ordenados por Saddam Hussein y pidió un ataque de represalia masivo contra Bagdad.

El 22 de septiembre de 2001, Paul Wolfowitz, realizó un abierto llamamiento en favor de una guerra contra Iraq durante un encuentro de Camp David, al que acudió el presidente Bush y la mayoría de los miembros del gobierno norteamericano. Wolfowitz había sido introducido en el círculo íntimo de Bush un año antes de las elecciones presidenciales, a iniciativa del antiguo secretario de Estado de la era Reagan, George Shultz. En 1999, Wolfowitz y Condoleezza Rice se convirtieron en los responsables de la campaña de Bush en los temas de política exterior y pasaron a liderar también el equipo de seguridad nacional, al que la propia Rice denominó "The Vulcans" (los Vulcanos). Wolfowitz introdujo a Perle en el círculo de Bush.

La red de Perle cometió, sin embargo, un error que perjudicó sus planes hasta cierto punto. El 10 de julio de 2002, Perle presidió una sesión del Defense Policy Board en la que se abogó en favor de una purga dentro de la Junta de Jefes de Estado Mayor, con el fin de expulsar de ella a todos los opositores a la guerra con Iraq.

El 5 de agosto, un artículo de la primera página de The Washington Post, escrito por el periodista Thomas Ricks, describió con detalle lo tratado en dicha sesión del Defense Policy Board, donde se presentó también un informe, elaborado por un analista de la RAND Corp. -una entidad asesora del Pentágono-, Laurent Murawiec, que acusaba a Arabia Saudí de ser "el enemigo más peligroso de EEUU" en Oriente Medio. Al igual que hacía el documento del IASPS de 1996, el informe de Murawiec abogaba por una guerra contra Arabia Saudí, el derrocamiento de su régimen y la ocupación de sus pozos de petróleo por tropas norteamericanas.

La reacción del presidente Bush, del secretario de Estado, Colin Powell, e incluso del secretario de Defensa, Rumsfeld, fue de distanciarse rápidamente del informe Murawiec y afirmar que éste no representaba los puntos de vista oficiales de Washington. Incluso la RAND Corp., para la que trabaja Murawiec, se sintió obligada a manifestar que dicho informe no representaba tampoco sus opiniones. En realidad, según fuentes cercanas al propio Rumsfeld, éste estaba furioso porque pensaba que había quedado como un estúpido por permitir que semejantes diatribas antisaudíes fueran presentadas en un foro vinculado al Pentágono, y, más tarde, filtradas a la primera página del Washington Post.

Sin embargo, este informe no era un hecho aislado. Desde el 11 de septiembre de 2001, Perle y otros miembros de la "camarilla de Wolfowitz" han estado pidiendo un ataque contra Arabia Saudí, al igual que contra Iraq. Varios think thanks (institutos de análisis) vinculados a Perle, como el Hudson Institute, han abogado abiertamente también por la ocupación de los campos petrolíferos de Arabia Saudí. El mismo Perle presentó a Murawiec en un foro organizado por el Instituto de Empresa Americano hace varios años. Algunos extremistas como Frank Gaffney, presidente del Centro de Política de Seguridad (CPS), de tendencia ultraderechista, han alabado públicamente a Murawiec, después de que el informe se diera a conocer, llamándole "Lauren de Arabia".

Gaffney es un fanático seguidor de Ariel Sharon y Benyamin Netanyahu y posee también estrechos vínculos con el sector de la derecha fundamentalista cristiana que es conocido con el nombre de "los cristianos sionistas". El ya mencionado Douglas Feith, secretario adjunto de Política de Defensa, que, como se ha dicho anteriormente, selecciona a los miembros del Defense Policy Board, fue en su día director del CPS. Durante la Presidencia de Clinton, Feith trabajó estrechamente con Perle, Wolfowitz, el JINSA y el neoconservador Weekly Standard, que ha venido ofreciendo en sus páginas diversos escenarios para una posible guerra contra Iraq, y eventualmente contra China, en cada ocasión que ha tenido. Feith ha realizado también, al igual que Perle, gestiones comerciales por cuenta de varias empresas israelíes del sector de la defensa. Su padre, Dalck Feith, perteneció al movimiento juvenil Betar, fundado por el ideológo ultrasionista Vladimir Jabotinsky, al que el propio primer ministro israelí Ben Gurion llamó en su día "Vladimir Hitler".

Por su parte, los medios de comunicación saudíes contraatacaron. El 9 de agosto, el diario saudí, Al Watan, señaló que "el fundamentalismo cristiano no es menos peligroso para la paz mundial que los extremistas de otras religiones. Y se hace especialmente peligroso si controla la política de EEUU". Otro diario Saudi Gazette, manifestó: "Los fundamentalistas cristianos están fomentando una campaña de odio contra Arabia Saudí". Citando la sesión del Defense Policy Board del 10 de julio, el periódico advertía que "los saudíes valoran su amistad con EEUU, pero no aceptan esa basura".

El escándalo dañó, en realidad, los intereses del grupo de Perle, pues animó a varios miembros del Departamento de Estado a luchar con más determinación contra los extremistas proisraelíes en el interior de la Administración con el fin de obstaculizar los planes de guerra contra Iraq y salvar el proceso de paz entre palestinos e israelíes. Fuera de la Administración, otro grupo ligado al antiguo presidente George Bush, también comenzó a dejar oir su voz en contra de tales planes.

El incidente también fue útil al dejar ver que el auténtico propósito de la camarilla Wolfowitz-Perle es el de destruir los lazos entre EEUU y el mundo árabe y musulmán con el propósito de establecer una hegemonía absoluta de Israel en la zona de Oriente Medio. Esto supone apoderarse en primer lugar de los pozos de petróleo de Iraq, continuar con los de Arabia Saudí y, más tarde, con todos los de Oriente Medio y la zona del Mar Caspio. En estos planes también se encuentra la realización de una limpieza étnica masiva en Cisjordania y Gaza, expulsando en masa a los palestinos hacia Jordania.

La lucha contra los agentes de Sharon que existen dentro de la Administración Bush ha salido ya del secreto de los despachos y se ha convertido en un tema de debate público.

La actual campaña del presidente Bush para derrocar al régimen de Iraq es, pues, el resultado de la acción de este grupo de halcones proisraelíes, que desean que EEUU adapte su política a la del Partido Likud de Israel, liderado por Ariel Sharon. Estos círculos abogan abiertamente también por la política del "choque de las civilizaciones" esbozada por Samuel Huntington. Todos los esfuerzos realizados en el pasado para poner en práctica estas políticas extremistas fracasaron hasta el 11 de septiembre, que creó la oportunidad que estos círculos habían estado esperando. Estas políticas son también las que subyacen detrás de la actual "guerra contra el terrorismo" de la Administración Bush. No cabe duda de que si tales políticas son puestas en práctica, ellas generarán nuevos, mayores y más sangrientos conflictos y la completa desestabilización de Oriente Medio y el mundo.

Anuncios
Relacionados

El sionismo en EEUU (2)

Artículos - 18/03/2001

Militares israelíes contra el genocidio del pueblo palestino

Artículos - 02/02/2002

Los nuevos Estados Unidos de Israel

Artículos - 06/05/2002



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/26482-el_lobby_proisraeli_presiona_a_favor_de_la_guerra_contra_iraq.html