webislam

Miercoles 20 Noviembre 2019 | Al-Arbia 22 Rabi al-Auwal 1441
878 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=1151

Como Sharon destruyó la posibilidad de un acuerdo de alto el fuego

06/08/2002 - Autor: Redacción Amanecer
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

portada 182
portada 182

Poco después de la masacre de Gaza llevada a cabo por medio de un misil lanzado desde un F-16 israelí y que costó la vida a 12 niños y cinco adultos, además de al responsable militar de Hamas, Salah Shehade, y su guardaespaldas, el ministro de información palestino, Yasser Abed Rabbo, acusó a Sharon de haber querido frustrar con este ataque un acuerdo, prácticamente concluido, de alto el fuego, por medio del cual algunos grupos armados palestinos como Tanzim y Hamas accedían a detener las acciones de comandos suicidas en Israel. Esta información fue confirmada por la prensa británica, que señaló que el ataque israelí se produjo pocas horas antes de que los palestinos anunciaran oficialmente el fin de sus acciones dentro de Israel. El mismo día de la masacre de Gaza, el 22 de julio varias organizaciones palestinas celebraron una reunión en la que llegaron al acuerdo de cesar los ataques suicidas en Israel con la sola condición de que los israelíes se retiraran de las ciudades palestinas ocupadas, se liberara a los detenidos e Israel se comprometiera a no llevar a cabo más asesinatos selectivos. Los ataques palestinos quedarían de este modo dirigidos únicamente contra los soldados ocupantes israelíes dentro de los territorios palestinos.

Según el diario The Times, de Londres, en dicha reunión participaron representantes de Fatah, la organización de Yasser Arafat, y de Hamas, y éstos últimos habrían accedido a apoyar el documento del alto el fuego. "Aparentemente, Israel conocía esta iniciativa y llevó a cabo su ataque contra Gaza con el fin de frustrarla", señaló Rabbo. En realidad, los líderes de Hamas, que ven las "operaciones del martirio" como la última arma de disuasión de que disponen frente a Israel, parecen dispuestos a reconocer que tales acciones no son en ningún caso el medio ideal que tienen los palestinos para lograr su libertad y la creación de su estado. La disposición de Hamas a negociar el fin de los ataques en Israel fue anunciada ya el pasado 16 de mayo, cuando fuentes de la organización manifestaron a la agencia France Presse que responsables de Hamas habían comunicado al gobierno saudí esta nueva postura de la organización. Aunque el líder espiritual de Hamas, Sheij Yassin, desmintió al día siguiente esta información, este hecho tuvo todas las características de ser una filtración interesada dirigida a mostrar la disposición de Hamas a negociar. Según la prensa norteamericana, la Administración Bush, decidida a deshacerse de Arafat, podría estar dispuesta a negociar con Hamas si esta organización detiene los ataques en Israel y los saudíes funcionan como avales. EEUU considera que la ventaja de negociar con Hamas es que esta organización tiene una capacidad militar importante y, a diferencia de Arafat, la posibilidad de poner punto y final, si lo desea, a los ataques dentro del territorio israelí, así como una mayor capacidad de control sobre los grupos que llevan a cabo una lucha armada contra la ocupación israelí. Hamas posee también un respaldo popular importante gracias a su mensaje religioso y su trabajo social. De hecho, las clínicas y escuelas que regenta la organización constituyen una alternativa efectiva a la propia infraestructura social de la Autoridad Palestina, que ha quedado en gran parte destruida por los ataques israelíes y debilitada por la existencia de una mala gestión y la corrupción.

Por otro lado, las recientes negociaciones entre el gobierno saudí y Hamas han dado a este movimiento un punto de legitimidad internacional, como también lo han hecho sus reuniones con responsables de la Unión Europea. En realidad, el "patrocinazgo" saudí deHamas se halla en sus primeros estadios, pero si la relación se continúa consolidando, ello daría a Hamas un vehículo de comunicación con el mundo exterior y la posibilidad de alcanzar una participación de alto nivel en las negociaciones internacionales. Sin embargo, esto haría también más vulnerable a la organización a las presiones políticas, ante todo de Arabia Saudí. No obstante, ello facilitaría a largo plazo la futura e inevitable conversión de Hamas en un partido político convencional.

Maniobras diplomáticas

Cabe señalar que el acuerdo para el alto el fuego fue el resultado de una intensa labor diplomática, que se prolongó durante dos meses y en la que participó Javier Solana, por parte de la Unión Europea, y un alto responsable norteamericano, además de las diplomacias de Arabia Saudí y Egipto. El tema del alto el fuego fue abordado en un encuentro mantenido por el presidente norteamericano, George W. Bush, con el ministro saudí de Exteriores, Saud al Faisal, el de Jordania, Marwan Moasher, y el de Egipto, Ahmed Maher a principios del mes de julio. Al Faisal y el embajador saudí en Washington, Bandar bin Sultan, le transmitieron entonces a Bush que todas las facciones palestinas, incluyendo Hamas y la Yihad Islámica, estaban trabajando en un acuerdo de alto el fuego en su conflicto con los israelíes. Bush, por su parte, manifestó su disposición a presionar a Israel para que retirara sus tropas de las zonas controladas anteriormente por la Autoridad Palestina, una vez que los palestinos hubieran acordado oficialmente el alto el fuego.

Un paso importante en el logro del acuerdo vino dado por el encuentro entre Javier Solana y el Sheij Yassin en Gaza, como parte de los esfuerzos europeos dirigidos a promover el alto el fuego. Según el periódico Al Sharq al Ausat, que cita fuentes del liderazgo de Hamas, la organización palestina pidió en un momento dado que la reunión fuera pública, pero tras la intervención de un alto responsable de la Autoridad Palestina, Hamas accedió a que el encuentro tuviera un carácter secreto. El diario señala que durante el transcurso de la reunión, Yassin manifestó que Hamas se abstendría de realizar ataques contra Israel si el gobierno de Sharon detenía toda su actividad militar contra los palestinos y liberaba a los prisioneros que tiene retenidos. Solana manifestó, por su parte, que Hamas debía abstenerse de llevar a cabo ataques contra Israel y privar así al primer ministro israelí, Ariel Sharon, de cualquier motivo para atacar a la Autoridad Palestina. Asimismo, le fue comunicado a Yassin que no bastaba que la rama política de Hamas suscribiera el acuerdo, sino que también habría de hacerlo la militar. Así pues, el anuncio del acuerdo tenía que posponerse hasta que la rama militar de Hamas, con sede en Damasco, diera su conformidad. Sin embargo, para preparar el terreno, Yassin concedió varias entrevistas a la prensa árabe en las que señaló quesu movimiento estaba dispuesto a ofrecer "una tregua condicional". Otro líder de Hamas, Ismail Abu Shanab, declaró asimismo que "si existe la garantía de que Sharon dejará de atacar a los civiles palestinos, nosotros cesaremos nuestras operaciones contra los israelíes dentro de Israel".

Por todo, ello el 22 de julio por la noche, sólo dos horas antes del ataque israelí contra Gaza, los responsables palestinos y europeos que habían participado en las negociaciones manifestaban con optimismo su creencia de que la respuesta de Damasco iba a ser positiva. Al final, la masacre de Gaza echó por tierra todos estos esfuerzos. El presidente egipcio, Hosni Mubarak, acusó directamente a Sharon de haber actuado de forma deliberada con el fin de destruir el acuerdo. El líder del sector crítico laborista israelí, Yossi Beilin, que visitó Washington poco después del ataque contra Gaza, afirmó que el tema del acuerdo del cese el fuego y el ataque dominaban las conversaciones en todos los pasillos del Congreso, el Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad Nacional. A Beilin se le preguntó concretamente si era una "casualidad" que por tercera vez consecutiva Sharon ordenara una operación de este tipo justo en el momento en que un cese del fuego empezaba a cobrar forma. El portavoz del Departamento de Estado, bajo las instrucciones del secretario de Estado, Colin Powell, se apresuró a condenar la matanza. Sin embargo, y para humillación de Powell, poco después de este hecho, la Casa Blanca envió una orden a su embajador en la ONU para que bloqueara una iniciativa árabe para conseguir una condena de la masacre.

Todo lo anterior muestra que ni Sharon ni el grupo de ultras que le rodean están interesados en la paz y, por lo tanto, han optado por la perpetuación de la violencia, sin que importe el número de vidas palestinas o israelíes, que ésta pueda producir. El pasado 3 de enero, Yossi Sarid, presidente del partido Meretz, declaró al diario Haaretz: "Lo que asusta a Sharon es la posibilidad de que haya signos de calma o moderación. Si la situación se calma y estabiliza, él tendrá que volver a la mesa de negociaciones y, bajo la presión interna y externa, habrá presentar propuestas serias tendentes a la consecución de un acuerdo con los palestinos. La llegada de este momento aterroriza a Sharon y, así, él desea posponerlo tanto como pueda". Sarid añade: "Los terroristas no son los enemigos reales del gobierno de Sharon. Los enemigos reales son los moderados. Tú puedes luchar contra los terroristas, pero debes hablar con los moderados y esto es algo que Sharon considera peligroso".

Cabría señalar, pues, que el ataque israelí contra Gaza ha sido el último ejemplo de brutalidad, que tuvo como único fin el de hacer que Hamas se echara atrás con respecto a su previa aceptación del alto el fuego. Los israelíes sabían perfectamente que Shehade era uno de los principales líderes de Hamas y que su muerte llevaría a una previsible acción de represalia. Además, el gobierno israelí no ignoraba la existencia de muchos civiles en esa área, por lo cual era de prever una matanza de grandes proporciones. No cabe duda, pues, de que Sharon tenía razones para calificar este ataque, que aleja una vez más de la zona toda expectativa de paz, como "un gran éxito".

Anuncios
Relacionados

Israel: una masacre anunciada

Artículos - 10/08/2005

Abandonar Gaza para quedarse mejor con Cisjordania

Artículos - 15/08/2005

El laberinto de Oriente Medio

Artículos - 26/08/2005



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/26395-como_sharon_destruyo_la_posibilidad_de_un_acuerdo_de_alto_el_fuego.html