webislam

Jueves 21 Septiembre 2017 | Al-Jamis 29 Dhul-Hiyyah 1438
3418 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=2576

La islamofobia conduce a una alianza entre Le Pen y los sionistas

29/04/2002 - Autor: Yusuf Fernández
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Jean Marie Le Pen
Jean Marie Le Pen

Una alianza de conveniencia entre los fascistas del Frente Nacional y los sionistas ha emergido en las últimas fechas en Francia. Dicha alianza tendrá consecuencias, sin duda, en las relaciones ya bastante deterioradas entre los musulmanes y judíos en dicho país. Francia posee la mayor población musulmana y judía de Europa (6 millones y 700.000 respectivamente).

En un principio, Le Pen se ganó el rechazo y la fuerte oposición de la comunidad judía de Francia por su defensa del régimen de Vichy, aliado de la Alemania de Hitler, y por describir las persecuciones nazis contra los judíos como "un detalle" en la historia.

Sin embargo, Le Pen ha cambiado en los últimos meses su discurso y trata de presentarse como un amigo del pueblo judío y de Israel, a la vez que ha redoblado su retórica antimusulmana. En una extensa y reciente entrevista con el diario israelí Haaretz, publicada el pasado 23 de abril, Le Pen declaró: "Existe una gran población musulmana en Francia, la mayoría de la cual proviene de los países del norte de África. Aunque muchos de estos musulmanes tienen la nacionalidad francesa, no tienen el trasfondo cultural o la estructura sociológica que impera en el país. Sus valores son diferentes de los del mundo judeo-cristiano". Naturalmente, Le Pen ignora aquí deliberadamente que Francia es un país laico y republicano, a la vez que multirreligioso.

El líder fascista continuaba diciendo: "Estos elementos tienen un efecto negativo sobre la seguridad pública. Ellos están experimentando un crecimiento demográfico tanto por la reproducción natural como por la inmigración.... Esto refuerza su naturaleza dominante. Éste es el mundo del Islam con todas sus aberraciones". Le Pen criticó también en la entrevista al gobierno francés por no reprimir con suficiente fuerza a los inmigrantes. "El gobierno francés está huyendo de su responsabilidad al impedir a las fuerzas de seguridad intervenir", apuntó el líder ultra.

Sobre esta base, Le Pen, que fue en su día acusado de haber practicado torturas durante la guerra de independencia de Argelia (1954-1962) no podía dejar de estar más de acuerdo con Ariel Sharon. "Nuestra división 10 de paracaidistas recibió la orden de erradicar el terrorismo en Argel (es decir a los combatientes argelinos que luchaban por la independencia de Argelia del colonialismo francés) y la división lo hizo... Una guerra contra el terrorismo es algo brutal". Al final, Le Pen señalaba: "Comprendo completamente la política del Estado de Israel".

Esta orientación política de Sharon le ha hecho ganar apoyos entre los sionistas. En lugar de dirigir sus críticas a la extrema derecha, los líderes sionistas han preferido atacar a la izquierda y han tratado de presentar la repulsa de esta última en contra de la política israelí como una "actitud antisemita". El rabino Andrew Baker, del Comité Judío Americano, declaró recientemente que los judíos franceses tenían que hacer frente a la "doble amenaza" que suponían la minoría musulmana y la intelectualidad de izquierda.

Esta colaboración entre fascistas y sionistas no es algo nuevo. Durante la Segunda Guerra Mundial las organizaciones sionistas mantuvieron contactos con la Alemania nazi. Ambos tenían el mismo objetivo: el de hacer salir a la población judía de Europa para, en el caso de los sionistas, conducirla a Palestina. Esta política de colaboración del sionismo con regímenes e individuos fascistas y antisemitas es una prueba más de que el sionismo es, en realidad, el enemigo del pueblo judío, más que su salvador. Hay que señalar en este mismo sentido que muchos judíos son conscientes de la mancha que los crímenes de Israel han arrojado sobre su comunidad e intentan ahora distanciarse públicamente de la política sionista de Ariel Sharon y sus aliados políticos.

Algunas de las principales organizaciones judías, entre ellas el CRIJF (Consejo Representantivo de las Organizaciones Judías de Francia), son incluso más claras en su enfoque. El 7 de abril varias de estas organizaciones llevaron a cabo una manifestación en París con el doble objetivo de oponerse a los recientes ataques antisemitas habidos en Francia y apoyar, al mismo tiempo, la política llevada a cabo por Ariel Sharon contra los palestinos. Durante la manifestación, que dicho sea de paso no tuvo demasiado éxito (sólo unas 50.000 personas), fueron desplegadas banderas israelíes y, según el jefe de la policía de París, Jean-Paul Proust, "un grupo de unas 500 personas pertenecientes a varios movimientos extremistas judíos -entre ellos Betar, la Juventud del Likud en Francia y la Liga de Defensa Judía- y armadas con cuchillos, bates de beisbol y pistolas, no cesaron en sus provocaciones durante varias horas". Varios magrebíes y periodistas, a los que se acusaba de ser pro palestinos, fueron salvajemente golpeados y un policía recibió una puñalada en el abdomen, cuando intentó intervenir, y tuvo que ser conducido al hospital.

Por otro lado, Cukierman ha tratado de equipar antisemitismo con antisionismo. En un reciente encuentro, en el que participó el candidato socialista Lionel Jospin el presidente del CRIJF, Roger Cukierman, un banquero profesional de 65 años, dijo que "no hay nada más cerca del antisemitismo que el antisionismo". Estas declaraciones fueron contestadas rápidamente por algunos sectores del país, que afirmaron que equipar a todos los judíos con los sionistas era algo parecido a comparar a todos los alemanes con los nazis.

La decisión de Cukierman de organizar la manifestación a favor de Sharon y sus políticas recibió críticas de otras figuras relevantes de la comunidad judía. Una de ellas fue Theo Klein, el precedesor de Cukierman al frente del CRIJF, quien se negó a tomar parte en la manifestación y organizó una contramanifestación con el único objetivo de oponerse al antisemitismo, pero sin apoyar la actual política israelí.

El crecimiento de la ultraderecha es también útil para los sionistas por otros motivos. Los portavoces del gobierno israelí han estado realizando llamamientos a los judíos de Francia para que emigren a Israel debido a "la peligrosa ola de antisemitismo" existente en el país. El 10 de abril, el gobierno israelí afirmó que la emigración de los 700.000 judíos de Francia a Israel se había convertido en "algo necesario" y anunció la creación de un comité interministerial que estará a cargo de ese asunto. Tras la victoria de Le Pen, el viceprimer ministro israelí, Elie Yisha, que encabeza el partido ultraortodoxo Shas, llamó de nuevo a los judíos franceses a emigrar. Estos llamamientos son bien vistos por muchos ultraderechistas franceses que verían con agrado la partida de los judíos a los que, pese a las declaraciones de Le Pen, continúan despreciando.

Cukierman, por su parte, sabe que la inmensa mayoría de los judíos franceses no tiene ninguna intención de emigrar a Israel y ha preferido limitarse a subrayar la identidad de objetivos entre los sionistas y la ultraderecha de Le Pen. Poco antes de las elecciones presidenciales, Cukierman declaró: "El simple hecho de que Le Pen sea un opositor público a la inmigración musulmana a Francia envía un mensaje que ayuda a contener la violencia que proviene de estos inmigrantes". Tras el pase de Le Pen a la segunda vuelta, Cukierman señaló de nuevo que Le Pen podía ser un aliado contra los musulmanes de Francia. "El éxito de Le Pen es un mensaje a los musulmanes para que estén tranquilos, porque es un hecho conocido que él se ha opuesto siempre a la inmigración musulmana.”

Otra de las figuras más relevantes de la comunidad judía francesa, Jo Goldenberg, cuya familia es la propietaria del más famoso restaurante judío de Francia, Chez Goldenberg, señaló que él mismo había votado por Le Pen. Su público anuncio de apoyo al líder ultraderechista es un fiel reflejo de la ya mencionada tendencia que se ha impuesto en las pasadas semanas en una parte de la comunidad judía francesa. El propio diario israelí Yediot Aharonot declaró que muchos electores judíos habían votado a Le Pen "a causa de su odio contra los musulmanes". Este hecho fue también corroborado por Haaretz.

Esta postura de gran parte de los judíos ha llevado a su creciente aislamiento, en un momento además en el que Le Pen ha continuado pronunciando declaraciones abiertamente xenófobas. El pasado 25 de abril, Le Pen declaró a la televisión pública francesa que si fuera elegido presidente establecería "campos de internamiento para los inmigrantes ilegales" donde éstos habrían de permanecer "hasta su definitiva expulsión".
Francia posee ya centros de confinamiento donde los inmigrantes sin papeles son alojados mientras sus casos son revisados ante la Justicia, pero las organizaciones antirracistas han subrayado el hecho de que Le Pen haya utilizado la palabra "campo" extraída de la terminología nazi. "Esto demuestra la verdadera naturaleza de Le Pen y su Frente Nacional", señala Mouloud Aounit, jefe del grupo antirracista MRAP.

Existen, sin embargo, judíos en Francia que han expresado su total rechazo a la alianza de una parte de su comunidad con Le Pen, recordando que éste es un radical antisemita y un admirador de Hitler. Estos judíos creen además que el ascenso de Le Pen podría ser una oportunidad para mejorar las relaciones entre judíos y musulmanes en Francia.

Por su parte, las organizaciones musulmanas de Francia han pedido a Roger Cukierman una disculpa pública por sus declaraciones en las que afirmaba que los ciudadanos musulmanes franceses eran los culpables del surgimiento del Frente Nacional y que el éxito de Le Pen en la primera vuelta era "un mensaje para que los musulmanes permanecieran tranquilos". Dichas organizaciones han recordado que Cukierman ni su organización han condenado nunca los atentados de los antedichos grupos terroristas en Francia ni las masacres contra el pueblo palestino perpetradas por Israel.

Anuncios
Relacionados

La fea Europa del bostezo

Artículos - 21/10/2010

La demonización de los musulmanes

Artículos - 09/11/2010

La justicia obliga a Le Pen a retirar un cartel contra el islam

Noticias - 14/03/2010



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/26234-la_islamofobia_conduce_a_una_alianza_entre_le_pen_y_los_sionistas.html