webislam

Sabado 19 Octubre 2019 | As-Sabat 19 Safar 1441
452 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=2565

Declaración de la FEERI sobre el maltrato de la mujer

22/04/2002 - Autor: Agencia Islámica de Noticias - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Violencia de género
Violencia de género

Declaración oficial sobre el maltrato de la mujer

La Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas quiere hacer la siguiente declaración sobre la cuestión del maltrato de la mujer, que ponga de manifiesto la postura oficial de nuestra Federación al respecto y sirva de ayuda para esclarecer cualquier opinión relacionada con este asunto.

En primer lugar, declarar que como musulmanes fundamentamos nuestra fe en el mensaje del Generoso Corán y la Sunna o Tradición del Profeta Muhammad, sobre él la bendición y la paz.

Este mensaje de carácter divino nos ha sido transmitido en árabe por boca del profeta Muhammad y recopilado en forma de libro, siendo el texto árabe el único admitido como original y fundamental. Habida cuenta que por su dimensión divina, el significado del Corán no se agota nunca en ninguna traducción al entendimiento humano, el Corán es siempre fuente inagotable de significados para cada lector o para cada grupo de lectores que comparten una misma comprensión del texto y forman así una comunidad interpretativa. Todo proceso de lectura es pues un proceso de “translación” o “traducción” en cuanto que la dimensión divina del Corán, la Madre del Libro, desciende a unas categorías humanas concretas, se hace concepto, significado personal y comunitario.

Como criterio fundamental de interpretación del Corán el musulmán recurre a la Sunna o Tradición de profeta, así como a la de sus compañeros y sus seguidores y posteriormente al “fiqh” o hermenéutica de distintos sabios (ulemas) e intérpretes (alfaquíes) así como a la opinión sincera de todo musulmán dotado de gracia, ciencia y discernimiento.

La comunidad musulmana o umma islámica se organizó desde el principio siguiendo un tipo de organización que hoy podríamos calificar de “comunidad de base” sin una jerarquía centralizada que acaparase el monopolio de la interpretación doctrinal. Por el contrario, la ortodoxia islámica se manifiesta siempre en una hermenéutica consensuada que permite la existencia de distintas comunidades interpretativas que se reconocen mutuamente como ortodoxas.

En el caso que nos ocupa, todas las interpretaciones ortodoxas reconocidas, convienen en declarar de manera rotunda que tanto el Corán como la Sunna condenan expresamente el maltrato de la mujer, en tanto que el principio fundamental de la moral islámica se fundamenta en la orden divina de “hacer el bien y rechazar el mal”. Todo lo que sea “hacer el mal, tratar mal, maltratar etc.” se ve afectado pues por este principio y está por lo tanto expresamente prohibido.

Tenido en cuenta este principio fundamental, nos encontramos como piedra angular que soporta toda la cuestión que nos ocupa, una aleya o versículo coránico en donde aparece una forma verbal de imperativo correspondiente al verbo “dáraba”, verbo que en árabe es extremadamente polisémico según el contexto, yendo desde el simple “golpear” hasta “hacer el amor” pasando por “hacer indicaciones, acuñar (moneda), poner (un ejemplo), citar (un refrán), mezclar, multiplicar, pulsar, latir, abatirse (sobre), tañer, hacer fuego, bombardear, viajar, infligir, tirar, plantar una tienda, hacer una araña su tela, imponer, hacer la salât, separar, dividir, inclinarse a, llamar a la puerta, batir un récord, tapiar, decapitar, imitar, irse por las nubes, quedarse cabizbajo, tomar parte, tachar una palabra, esforzarse inútilmente, llenarse de pavor, sitiar, poner una inyección, evolucionar, circular, doler, agitarse, moverse, fijar un plazo, dar parte, secuestrar, alejarse, señalar, batir un récord, no dejar oír, hacer el saludo militar, etc”.

Teniendo en cuenta el principio fundamental por el que el islam prohíbe terminantemente “maltratar”; los distintos lectores o intérpretes, a la hora de recitar el Corán, optan por verter el verbo “dáraba” a uno de los significados potenciales, sin que por ello se agote nunca su sentido. Es en este preciso acto de elección del significado, en esta “sentencia”, donde el Corán se convierte a su vez en juez de cada alma, en cuanto que toda comprensión es un juicio y todo el que juzga es a su vez juzgado conforme a la medida de su elección.

Aquellos que optaron por la interpretación del verbo “dáraba” como “golpear” se vieron posteriormente en la necesidad de explicar cómo podría mantenerse un significado tal sin incurrir en una contradicción con el principio fundamental que prohíbe expresamente el maltrato. Es decir, cómo justificar el golpear sin caer en el maltratar. Presos del significado del verbo golpear y obligados por principio a no incurrir en todo lo que suponga maltratar, desarrollaron toda una casuística por la que intentaban justificar su elección sin atentar contra el principio básico de la ley fundamental. En ese intento vano del “sí pero no” se dedicaron a formular toda una serie de supuestos y matizaciones que, según ellos, hicieran posible conjugar sin contradecirse lógicamente el “poder pegar” y “el no poder maltratar”.

Esta es la lógica que subyace a este tipo de razonamiento que opta por la acepción de “dáraba” como “golpear”, “pegar” y similares y de la que se derivan todas las aberraciones argumentales que acaban legitimando de hecho actuaciones de maltrato expresamente condenadas por principio.

La postura oficial de la Federación (FEERI) es y ha sido siempre la de rechazar cualquier versión del verbo “dáraba” que comparta cualquier significación, por mínima que sea, que entre dentro del ámbito de “maltratar”, siguiendo así la tradición ortodoxa del Islam. En tanto que “pegar” o “golpear” o verbos sinónimos llevan siempre implícito un significado relacionado con “maltratar” no pueden aceptarse sin incurrir en una contradicción inherente con los principios fundamentales de la doctrina islámica y son por ellos objeto de condena y rechazo por nuestra parte.

Así mismo, consideramos inaceptable que pueda defenderse una interpretación del verbo “dáraba” que justifique o pueda justificar de alguna manera opiniones o comportamientos que supongan maltrato o perjuicio para la mujer y nos sumamos expresamente a la condena de tales opiniones por tenerlas totalmente contrarias a la cosmovisión del Islam.

En este sentido, la Federación acepta como doctrina propia la expresada por boca del Dr. Abdelmumin Aya, cuyo dictamen se adjunta *, así como las conclusiones del II y III Congreso de la Mujer Musulmana que tuvieron lugar en Valencia y Córdoba respectivamente y cuyo texto también se anexa.

Así mismo, la Federación tiene previsto convocar una asamblea extraordinaria para exigir a todas sus comunidades miembros una condena expresa de cualquier opinión que contradiga básicamente esta doctrina, convirtiéndose este criterio en decisivo a la hora de poder mantenerse en el seno de nuestra organización.

En cuanto a la interpretación del sheij Mohammad Kamal Mustafa, le pedimos que, si reconoce que el Islam no permite de ninguna manera maltratar a la mujer, tal como, por otra parte, él mismo ha expuesto y publicado en varios lugares, que retire todas aquellas interpretaciones que puedan dar pie a permitir, justificar o provocar el maltrato físico o psicológico de la mujer, dado que no es posible conjugar sin que se contradigan esencialmente ambas posturas: pegar, ya sea con vara fina o gruesa, dejando marcas o no, con la finalidad de causar sólo daño psicológico o del tipo que sea, es siempre “maltratar”, actos todos ellos indignos de cualquier musulmán y que no pueden nunca ser justificados por ninguna interpretación ambigua o expresa de la ley coránica.

Creemos que esta declaración podrá ayudar a comprender mejor el estado de la cuestión y esperamos que pueda ser de utilidad a la hora de sentar las bases de una comprensión cabal del mensaje islámico por parte de los propios musulmanes y del resto de la sociedad española.

En Córdoba, a 15 de abril del 2002. Fdo. Jesús Flores Contín. Secretario de la FEERI

* Documento adjunto: http://www.webislam.com/00_5/Fatua_mujeres.htm
Investigación sobre la ilicitud de golpear a la esposa, por Abdelmu’min Aya
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/26222-declaracion_de_la_feeri_sobre_el_maltrato_de_la_mujer.html