webislam

Sabado 7 Diciembre 2019 | As-Sabat 09 Rabi al-Zani 1441
711 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=2487

En la peregrinación hombres y mujeres rezan codo con codo

Traducción: Pedro Bilal Ruiz

11/03/2002 - Autor: Riz Khan
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

peregrinacion_meca hombres y mujeres
peregrinacion_meca hombres y mujeres

Eso es lo que se dice a muchos niños musulmanes traviesos cuando se portan mal. Resulta que la maternidad en el Islam no solamente desempeña un papel importante, sino que las mujeres no son inferiores a hombres en absoluto. Se les suele decir a los niños que no hay nada más alto que su madre. Entonces, los críticos preguntan: "¿por qué parecen tener las mujeres musulmanas menos derechos que sus hombres?".

En teoría, no. Desde hace casi mil quinientos años las mujeres bajo las leyes islámicas han tenido unos derechos que hubieran sorprendido a sus contrapartes en otras religiones, como el derecho a la independencia económica y a la propiedad (que incluso puede retener por su cuenta la mujer de su marido). Una acérrima feminista que vive en Arabia Saudí subrayó en una entrevista que la llegada del Islam, concretamente en países del Oriente Medio, ya ha mejorado las condiciones para las mujeres. Ella dijo que antes, las tribus paganas y a menudo nómadas, trataban enseguida a las mujeres como si fueran propiedad deshechable. El Islam estableció las normas que defienden los intereses de las mujeres y las protegen de los hombres.

La feminista añadió que, tristemente, las cosas no siempre van como debieran y que unas leyes modernas y sus restricciones no siempre reflejan la intención de un Islam que tiene tantos siglos. A las mujeres no se les permite conducir coches en Arabia Saudí, por ejemplo, y hasta el punto de que una mujer haya de cubrirse cara y cuerpo en algunos sitios también fastidia a quienes exigen que se modernice la religión. Después de todo, los coches difícilmente abarrotaban el desierto en los albores del Islam. La feminista dijo tener que vivir con una extraña mezcla de frustración y orgullo en su religión.

La igualdad no siempre es tan fácil de juzgar así. Es común en países musulmanes, como Arabia Saudí y Pakistán, darse de cuenta de que los hombres son mucho más visibles que las mujeres en sitios públicos. A menudo ocurre así porque la cultura es mucho más tradicional. El papel de las mujeres es quedarse en casa y criar una familia, mientras el marido se va a trabajar.

Pero el grado en que una mujer debe de cubrirse varía de un país a otro. Las mujeres pakistaníes suelen vestir conjuntos más conservadores y al estilo "pijama", más que cualquier prenda occidental. En un país oficialmente laico como Turquía las mujeres se visten con ropa occidental moderna, como los vaqueros ajustados. En Irán es muy poco probable ver algo así y mucho más corriente ver atuendos de pieza entera y de color negro, como el "burqa". La interpretación del Islam varía. Y de ahí provienen muchos de los problemas que surgen en la religión. Para algunos musulmanes estrictos y tradicionalistas, ni hablar en absoluto de la canción ni de la danza.

En el Hajj, hombres y mujeres caminan juntos y rezan juntos. Las mezquitas del resto del mundo están segregadas por lo general en secciones separando a ambos sexos. En cierta medida ello provocaría un problema fundamental para la peregrinación. Ya es fácil perderse en densas multitudes. Lo último que necesita la organización es que millares de hombres y mujeres estén intentando encontrar a sus cónyuges y niños después de las oraciones. Hay algunos grupos procedentes de ciertos países que prefieren quedarse aparte en la Gran Mezquita, pero no demasiado los unos de los otros. El ambiente es relajado. Nadie está tenso como para que las reglas de segregación que siguen en casa tengan que aplicarse en la mezquita más sagrada del Islam.

A éste respecto, la realización del Hajj es también una educación. Casi desafía lo convencional. En árabe se la llama a la Gran Mezquira "Al-Haram"... el Santuario. Aunque pudiera sorprender a algunos, resulta que es un santuario, igualmente, para hombres y mujeres.

Anuncios
Relacionados

Un género desaparecido. Las mujeres, los niños y la cultura talibán

Artículos - 10/10/2001

Las mujeres y el botín *

Artículos - 18/03/2002

El Hiyab desciende sobre Medina

Artículos - 15/04/2002



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/26143-en_la_peregrinacion_hombres_y_mujeres_rezan_codo_con_codo.html