webislam

Jueves 14 Noviembre 2019 | Al-Jamis 16 Rabi al-Auwal 1441
913 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=1869

No hay un solo objetivo en Afganistán que valga un misil de 1 millón de dólares

20/10/2001 - Autor: William D. Hartung - Fuente: The Guardian
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Mohammed Heikal
Mohammed Heikal

No se posee un sentimiento irreal al hablar con Mohammed Heikal, el más respetado comentarista político del mundo árabe, ex ministro de relaciones exteriores de Egipto, en el lobby del Hotel Claridge, uno de los hoteles más elegantes de Londres. Mientras los misiles llueven sobre Afganistán, Heikal revela su visión del posible caos que nos espera, con el fondo musical del tintineo de un piano y del trinar de un clarinete. Pocas veces ha parecido más grande la brecha entre Occidente y Oriente, entre el primer mundo y el tercero.

Heikal, un hombre de 78 años, con una fácil urbanidad, une estos mundos y desnuda las hipocresías de ambos. Ha sido periodista durante casi 60 años, fue redactor en jefe y director del influyente periódico egipcio Al-Ahram durante casi 20, y ha escrito una docena de libros altamente respetados sobre Egipto e Irán. Desde los primeros días de la revolución, estuvo cerca del presidente Nasser, y fue por poco tiempo –y de malas ganas- su ministro de información y de relaciones exteriores en 1970. Gozó de una relación igualmente estrecha, pero algo más volátil, con el presidente Sadat, quien lo encarceló en 1981 por oponerse a las negociaciones de Camp David.

Heikal no ve lógica alguna en el ataque contra Afganistán. Para comenzar, no hay nada allí que valga la pena atacar. "He visto Afganistán, y no hay un solo objetivo que valga un millón de dólares, y eso es lo que cuesta un misil de crucero, ni siquiera el palacio real. A primera vista, pensaría que es una locura, así que supongo que tienen un plan y que se trata sólo de la primera etapa."

También duda que Osama bin Laden y su red Al Qaeda sean los únicos responsables de los ataques del 11 de septiembre, argumentando que la poca evidencia presentada hasta ahora está lejos de ser convincente. "Bin Laden no tiene capacidad para una operación de esta magnitud. Cuando oigo a Bush hablando de Al Qaeda como si fuera Alemania nazi o el Partido Comunista de la Unión Soviética, me río porque sé cuál es la realidad. Bin Laden ha sido vigilado durante años: cada llamado telefónico ha sido monitoreado y Al Qaeda ha sido penetrada por la inteligencia estadounidense, la inteligencia paquistaní, la inteligencia saudí, la inteligencia egipcia. No podrían haber mantenido secreta una operación que requiere un nivel semejante de organización y de sofisticación."

Heikal da poco crédito a las sugerencias de que el suplente nominal de bin Laden, Ayman al- Zawahiri, el dirigente del Yihad Islámico de Egipto, pueda haber jugado un papel central en la planificación. "Es peligroso y estuvo implicado en el asesinato de Sadat, pero no es un gran pensador o planificador. Jugó un rol marginal en el asesinato, y éste fue caracterizado por una planificación superficial y sólo tuvo éxito por casualidad. Como lo mostraron sus entrevistas con al-Jazira, bin Laden y al-Zawahiri sólo se basan en sus instintos. No se trata de Hamas o de la Hermandad Musulmana, es una minoría aislada que no refleja ni al Islam ni a nuestros tiempos. Son el residuo histórico de la opresión; no representan el futuro."

Puede haber, piensa Heikal, algún elemento aún no descubierto en la atrocidad del 11 de septiembre. Sea cual fuere la verdad, dice que las explicaciones hasta ahora han sido apresuradas, no concluyentes y extraordinariamente convenientes. "Comprendo que la administración de EE.UU. haya querido tener instantáneamente un enemigo que atacar, para absorber la cólera del pueblo estadounidense," dice, "pero hubiera esperado que presentarían alguna evidencia real. Leí cuidadosamente lo que Mr. Blair dijo en la Cámara de los Comunes: habían preparado la atmósfera para esa declaración diciendo que iba a revelar parte de las pruebas, pero no hay pruebas, nada; sólo deducciones. Colin Powell fue más honrado que todos los demás: dijo que si no ha cometido éste, no importa, ha cometido tantos otros crímenes que era necesario actuar en su contra. Pero eso es como el proverbio chino: Pégale a tu mujer todos los días, si tú no conoces la razón, ella la conocerá. No se pueden hacer las cosas de esa manera."

Es importante, dice Heikal, que se diferencie entre el poderoso sentimiento anti-estadounidense en todo el Oriente Medio y la respuesta al ataque contra el World Trade Center. "Sé que hubo algunas manifestaciones de gente que expresó regocijo," dice, "pero no son representativos. La gente en el Oriente Medio sabe lo que significa el terrorismo. Cuando fueron asesinados los turistas en Luxor, hubo indignación en Egipto. Por otro lado, hay un grado increíble de sentimiento anti-estadounidense en toda la región."

Las razones para esa aversión a EE.UU., dice, son fáciles de identificar – el apoyo "ciego" de EE.UU. a Israel y su respaldo a los desacreditados regímenes ilegítimos en todo el Oriente Medio. Ataca a todos los gobiernos de la región, incluyendo el suyo, y culpa a EE.UU. por reforzarlos. "La gente no escogió a esos gobiernos y ninguno vencería en una elección libre. No son gobiernos legítimos; no representan otra cosa que el poder."

Todo ya es suficientemente malo, pero el hecho de que EE.UU. –la ciudad reluciente en lo alto de la montaña- se coluda con ellos, es aún peor. "EE.UU. apoya el estatus quo sea como sea. Habla de democracia y luego pasa a ignorarla; habla de la ONU y la ignora; en todos los casos puede ser acusado de hipocresía. Es asqueroso verlos hablando de democracia y que pasen luego a apoyar regímenes antidemocráticos. Hablan de legitimidad internacional y después apoyan lo que están haciendo los israelíes." Todo esto lo enuncia con la precisión de un analista, no con la pasión de un orador.

¿Así que ahora el Islam se unirá a favor de Afganistán? Heikal dice que hay poca simpatía directa hacia los talibán, a los que describe como "de fuera de este mundo." Relata la historia del mulá Omar Mohamed, el dirigente talibán, cuando asistió a una reunión de dirigentes islámicos en Pakistán y se negó a sentarse hasta que se sacara un cuadro de la sala. "Pero si se trata de Jinnah," Mohamed Ali Jinnah que llevó a Pakistán a la independencia en 1947 protestaron sus anfitriones paquistaníies. "¿Quién es Jinnah?" replicó. Tampoco reconoció a Yasser Arafat. Heikal cuenta la historia para demostrar que igual que los problemas del Oriente Medio no se reflejan en el radar del mulá Omar, los talibán no constituyen el principal problema para el resto de la región.

Sin embargo, como símbolo del imperialismo de EE.UU., el ataque contra Afganistán es poderoso, y es probable que haya repercusiones de envergadura, especialmente si se agrega a Irak y a otros países de la región a la lista de objetivos. Inevitablemente, dice Heikal, cuando hay un vacío, el Islam –un unificador cultural existente y la respuesta a las múltiples crisis de identidad de la región- está allí para llenarlo. Identifica a Pakistán como el país que es más probable que se desestabilice. "Existe el peligro de que la acción derribe el régimen paquistaní," dice. "Podría crear una división en el ejército, en el que muchos de los oficiales son pro- islámicos. Lo peor que puede pasar es el caos sin nadie que sea suficientemente fuerte para hacerse cargo, y que ese caos se extienda fácilmente al Oriente Medio." También dice que Turquía es vulnerable, a pesar de que ejército pregona su papel de bastión del secularismo.

Detrás de todo está la cuestión de Palestina –irresuelta y aparentemente insoluble. "La actual crisis en Afganistán puede desbordarse a otros países," dice Heikal, "pero la crisis crónica es el tema palestino." Es pesimista respecto a cualquier compromiso, recordando el telegrama enviado al dirigente sionista, Teodoro Herzl, por los dos rabinos que despachó a Palestina para que estudiaran el país que podría formar el estado de Israel: "La novia es hermosa, pero está casada."

Su solución es un estado palestino y "un Israel para todos sus ciudadanos," donde el millón de árabes no sean ciudadanos de segunda clase. "Lo más importante es sacar a la religión del asunto," dice. "Usted me está hablando de un estado musulmán, pero usted no está discutiendo un estado judío –un estado basado en la religión. Eso no puede ser. La religión no puede constituir la base de un estado."

No tiene confianza en el reblandecimiento de la línea actual de EE.UU. respecto a los palestinos, que considera una réplica de su actitud durante la Guerra del Golfo. "Cada vez que EE.UU. necesita a los árabes, está dispuesto a ofrecerles una golosina," dice. "En 1991, el mundo árabe fue seducido para que participara en la Guerra del Golfo contra Irak, prometiéndole que sería compensado con una solución justa del problema palestino. Los estadounidenses enviaron cartas tranquilizantes a todos y los estados árabes fueron a Madrid a negociar sobre la base de esas promesas. Han pasado 10 años desde Madrid y nada ha ocurrido. Ahora se repite la misma historia. Extrañamente, con la misma gente – Cheney, Powell, un Bush. Es como si nadie hubiera cambiado. La gente en el mundo árabe verá que nuestros dirigentes son engañados una vez más. Los que repiten sus lecciones son muy malos alumnos, y nosotros lo somos. No aprendemos de nuestros errores, así que estamos condenados a repetirlos."

Anuncios
Relacionados

Los Bush y los Bin Laden

Artículos - 30/10/2001

¿Y las Pruebas?

Artículos - 23/11/2001

Talibán, ayer y hoy

Artículos - 30/10/2001



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/25833-no_hay_un_solo_objetivo_en_afganistan_que_valga_un_misil_de_1_millon_de_dolares.html