webislam

Sabado 14 Diciembre 2019 | As-Sabat 16 Rabi al-Zani 1441
902 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=2279

El Combate Circular

Seguido de un Dua por los Muyahidun de Chechenia)

06/12/2000 - Autor: Huseyn Vallejo
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Publicamos un extenso poema de nuestro compañero Husseyn Vallejo. Se trata de un texto provocado por noticias llegadas de Chechenia, aunque su sentido pueda extenderse a todos aquellos acontecimientos en que el creyente es acosado hasta la muerte. Husseyn Vallejo responde con un poema introspectivo que le conduce asimismo a realizar un canto de entrega: un canto de protección al combatiente por el Islam. Se trata hallar esa palabra que se interioriza para nacer a la lucha, la lucha del creyente por ser digno de los dones que Allah otorga. Toda alabanza es para El Victorioso. 

 

 

El combate circular

 


1.

 

Abrasadora manera de amarte,

 

esta vez no pereciendo,

 

pues ya crucé las manos y el infierno

 

se me tragó desnudo,

 

me engulló como la ballena al pequeño profeta,

 

ese que no comprende la misericordia,

 

que quisiera un Dios terrible y fiero,

 

pero una y otra vez Dios lo revoca.

 

 

Se me tragó el infierno

 

y allí se quedó la mitad de mí,

 

esa mitad yace enterrada

 

para alimento del gusano

 

mientras mis manos cogen el arado

 

de la palabra abrasadora

 

manera de amarte, Señor Generoso.

 

 

Oh fuente constante de victoria

 

sobre la podredumbre farisea,

 

sobre las maquinaciones de la mente,

 

sobre el espejo vanidoso y sucio,

 

con un Amor secreto, que me abrasa

 

pero suave y tiernamente ahora

 

me hace vivir instantes de certeza

 

unida a mis hermanos y a la guerra

 

interna de creyente y de poeta

 

que entablo por servirte como puedo.

 

Abrasadora manera de amarte

 

pero esta vez con voz de hermano,

 

sin gemidos ni espacio a la tiniebla,

 

pues este instante permanece libre

 

de manchas y acude a la Fuente en secreto

 

para decir Dador lo dice todo.

 

 

2.

 

Y si el Pequeño Hassan escribe,

 

Señor, es por ponerse a prueba,

 

para ver como tiembla su voz de poeta

 

ante la muerte del hermano.

 

 

Ya sobran los días de paz miserable:

 

sus velas despliega la voz deseosa

 

de alzarse y unirse a la lucha,

 

ya van las palabras abiertas como manos

 

a hablarle al creyente en el combate,

 

ya van las palabras cantando la gloria

 

de aquel que se entrega a la vida,

 

siervo y señor de todo lo que ama,

 

para vencer con mano generosa.

 

 

Ya van las palabras como abrazo

 

bogando a la luz del martirio,

 

pero engendrando lazos con la vida,

 

con el guerrero que ha de nacer mañana,

 

con la doncella que se entrega,

 

con la leche en el pecho de la madre

 

y los ojos abiertos al misterio,

 

al silencioso canto de la tierra.

 

 

3.

 

Quisiera recordar primero,

 

antes que nada el viento del pasado,

 

perfume podrido que emana el deseo

 

que tuve apartado de Ti como un perro.

 

 

No puedo entender lo ciego que estuve

 

si miro Tu mundo, Dador, como rueda

 

donando alimentos y tumbas y vida,

 

donando tormentos que saben a vino

 

y fuertes zarpazos de luz que nos hace

 

plenamente aferrarnos a Tu misericordia,

 

Señor, que es perfecta

 

ternura naciendo a la orilla

 

del hombre que cruza desiertos y afirma su anhelo.

 

 

4.

 

Ponedle canciones: que pueda saberse que el muro

 

del lenguaje estalla,

 

que el muro no es tal sino aliento,

 

goce y misterio del rasero pleno

 

de espadas y lechos de pluma,

 

de lanzas y escudos y un grito

 

de guerra calienta la faz del que nace.

 

 

Ponedle canciones: que el muro

 

de la elocuencia rompa con su vuelo

 

su propia carencia de muro enlazado

 

al buen sabor y álcese de nuevo

 

como se alza el polvo si el caballo frena.

 

 

Pues este es un canto de guerra,

 

desordenado acento de un combate

 

circular que estalla,

 

en este poema se muere y se nace,

 

se trata del combate, se trata de la voz

 

dada a aquel que han acallado

 

con la metralla desgajando el rostro,

 

muerto bajo las balas del dinero,

 

muerto por voluntad divina,

 

un canto de vida al hermano en Allah.

 

 

5.

 

Oh llanto, oh terrible distancia de pronto

 

surgida entre mi y ese hermano que siento

 

que lloran las madres de toda la tierra.

 

 

Oh llanto de amarga ternura

 

clavando alfileres de odio en mi entraña,

 

oh llanto que esconde el deseo

 

de vengar la muerte del siervo caído.

 

 

Oh llanto de celo terrestre que arroja

 

hiel en la tierra y lágrimas al tiempo.

 

No pueden mis versos hablarle pues yace

 

ya frío y distante, pues un enemigo

 

de Allah, del aliento y del agua

 

clavó su miseria de esclavo del hombre.

 

No puedo tocar su cabeza.

 

 

¡Oh llanto insinúa la fuerza que nace,

 

no ocultes ya más la invencible certeza

 

que tengo en la piel de venganza infinita!

 

¡Oh llanto no dudes que pronto

 

debo ponerle ojos al que mata,

 

desentrañar el odio y cara a cara

 

clavarle la lanza que Allah me ha entregado!

 

 

6.

 

Voz, cáncer, camisa de fuerza,

 

redoma de fuego,

 

quemando los pies en la arena,

 

quemando palabras en vano,

 

quebrando la voz en el pecho

 

se acercan mis manos al rostro deshecho.

 

 

Quemando palabras, minutos, quemándolo todo,

 

quemando la idea y la rabia,

 

quemándose el fuego.

 

Rodando vocales en pos de la vida,

 

rodando a los pies del guerrero,

 

desierto del hombre es la idea,

 

desierto que en pleno combate

 

separa las manos y se abre a la noche.

 

 

Voz ronca clamando a degüello,

 

voz ronca caída a los pies del que ama,

 

voz en verdad que abrasa,

 

pues sin Misericordia no hay camino.

 

 

7.

 

El Señor terrible me ha estrechado infinitamente,

 

me ha amamantado con leche agria de camella

 

enferma como la vida del avaro,

 

me ha golpeado y postrado ante Él

 

por la senda del vértigo y el odio.

 

 

Esta noche el Señor me ha consolado,

 

Su inmenso poder abarca la vida y la muerte,

 

solo Él sabe,

 

Su modo es misterioso, mi vida está entregada.

 

Ojo por ojo, diente por diente.

 

 

Dua por los Muyahidin de Chechenia

 

Protégelos, Señor del Fuego,

 

protégelos del fuego.

 

 

Protégelos del arma farisea,

 

de máquina y tormento,

 

protégelos de la lluvia maldita

 

que lanzan soldados vendidos a usura.

 

Protégelos del mal con la certeza

 

de Tu abrazo y Tu sol soberano,

 

con Tu abrazo de Luz y de Vida

 

sedienta de Ti y hacia Ti dirigida.

 

 

Ellos son el alma del Islam,

 

son verdaderas fuerzas que han llegado

 

del cielo, de Tu nombre El Victorioso,

 

llegados al mundo con un corazón de guerrero

 

que lucha por dar un espacio al creyente.

 

 

Protégelos, Señor del Alba,

 

dales Tu Paraíso ya en la vida

 

para que su increíble nobleza

 

no tenga fin y alcance la victoria.

 

 

Protégelos, Señor del Fuego,

 

sepáralos del fuego.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Relacionados

Historia del Alma

Artículos - 02/03/2000

Historia del Alma

Artículos - 15/03/2000

El carácter de los habitantes del desierto

Artículos - 08/11/2000



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18613-el_combate_circular.html