webislam

Jueves 5 Diciembre 2019 | Al-Jamis 07 Rabi al-Zani 1441
578 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=2627

Tauba no significa Arrepentimiento

14/11/2000 - Autor: Abderrahmán Muhámmad Maanán
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

retorno a Allah
retorno a Allah

Táuba significa retorno a Allah, y es por tanto el nombre que se da a la peregrinación que empieza el sufí. La Táuba implica un doble movimiento: abandono de lo que no es Allah y orientación hacia Allah.

Dice Ibn al-Qáyyim al-Yáuçia: “Cuando el aspirante adquiere firmeza en el Rango (Maqâm) de la Muhâsaba ésta lo asoma al de la Táuba, porque gracias a su despertar sabe bien hacia dónde debe dirigirse y lo que hacer. Tiene claro entonces quién es su Señor y cuál es el camino. La Táuba es comenzar a caminar en esa orientación. Que junte entonces sus fuerzas, su aspiración y su resolución y ponga el pie sobre la senda”.

Táuba es volverse en la dirección de Allah, orientar el ser hacia Él. Es un retorno a los orígenes primordiales. Ahora bien, esa meta no se alcanza nunca, por lo que la Táuba exige ser renovada en cada instante. Esa intención es enormemente valiosa, porque siempre nos está devolviendo a Allah. Táuba no es llegar, sino aproximarse. Allah es Inalcanzable por definición: lo importante, pues, es la peregrinación en sí, el estar eternamente en marcha, porque eso es ‘lo que es el ser humano’, una criatura en camino, en acción.

La Táuba es orientar hacia Allah la condición del hombre: su inquietud, su agitación vital. El Corán dice: “Volvéos hacia Allah (tûbû ilà llâh) , vosotros, los mûminîn”. Los mûminîn son los musulmanes sinceros, los más auténticos en su abandono en Manos de Allah. Y sin embargo el versículo ordena a los perfectos renovar su retorno hacia Allah: no han llegado a Allah, sino que deben seguir en esa dirección, constantemente. A pesar de haberlo dejado todo atrás en Meca, a pesar de su lucha contra la idolatría, a pesar de su sinceridad, no con ello habían satisfecho lo que Allah exigía a los primeros mûminîn. Esperaba de ellos una continua orientación, una Táuba permanente que no tuviera fin en nada concreto, que no se agortara en ninguna meta.

En otro lugar, el Corán dice: “Quien no vuelve a Allah,... ése es el turbio”. Existimos en la turbiedad de la Gafla, la desidia. Sólo volverse hacia Allah elimina esa oscuridad. Turbio (zâlim) también quiere decir ‘injusto’: el ser humano, manteniéndose en la Gafla, es injusto para consigo mismo porque atrofia sus capacidades espirituales. Por tanto, existe el tâib, el que se vuelve hacia Allah, y el zâlim, el que se hunde en la oscuridad.

En resumen, la Táuba es el constante esfuerzo que debe realizarse para estar debidamente orientado hacia Allah Uno-Único. Es, por tanto, un estado (o Rango, Maqâm) que siempre debe ser mantenido y renovado. Mientras viva, el musulmán debe estar en Táuba, en estado de retorno hacia su Señor. En su práctica de la Rememoración (Dzikr), Rasûlullâh (s.a.s.) tenía una fórmula que hacía referencia a esto: atûbu ilà llâh, me vuelvo hacia Allah, que repetía con frecuencia. Esta fórmula tenía una variante: rabbî tub ‘aláia, Señor, vuélvete hacia mí, pues volverse hacia Allah es signo de que Allah se ha vuelto antes hacia el ser humano, comenzando Él el proceso de acercamiento mutuo. Pedir a Allah que se vuelva hacia uno es pedirle que active en nosotros el proceso de vuelta hacia Él. Por eso se llama a Allah Tawwâb, el que se vuelve hacia el hombre, el Receptor del ser humano, el Iniciador de la peregrinación. Rasûlullâh (s.a.s.) repetía estas frases más de setenta y más de cien veces al día, y con ellas se ponía completamente en Manos de Allah, incluso en su voluntad de volverse hacia Él, pues todo depende de Allah.

Táuba es retornar a Allah. Esto implica que hay un estado de ‘desvío’ (Dzanb), al que se llama Camino de la Ira: todas las miserias del ser humano, las grandes y las pequeñas, como el odio, la envidia, la avaricia, la ambición, el rencor, la cobardía, todo lo que reconocemos como indigno es Dzanb que aparta de Allah. El Dzanb debe ser evitado.

Puesto que es necesario que las cosas sean claras, el Islam detalla las cosas que son Dzanb: todo lo que el Corán y la Sharî‘a declaran como contrarias al Islam son aquello de lo que debe apartarse el musulmán, simbolizando así su voluntad de estar dentro del círculo de los que se orientan hacia Allah. No comer carne de cerdo, no beber alcohol, abstenerse de alimentos sacrificados en altares, no adorar imágenes, evitar la injusticia, procurar ser equitativo, pulirse en la generosidad, la hospitalidad, la sinceridad, la lealtad, el valor, etc., la practica sistemática de la ‘Ibâda, ser en la medida de lo posible riguroso y serio en el Islam,... todo ello es comenzar a orientar el ser hacia Allah, es empezar a encaminarse en esa dirección, que es la de lo auténtico. Dzanb sería incurrir en cualquiera de esas faltas. Táuba es el abandono del Dzanb y la orientación definitiva hacia Allah, haciendo progresos en las exigencias del Islam. Como definición general: Dzanb es todo aquello que perjudique tanto al que lo comete como a los demás. También puede decirse que es todo aquello que lo hace pesado, opaco, todo lo que lo aleja de la sencillez de lo recién emergido de la Unidad. El Dzanb aparta de Allah, pues Allah está en lo recto, lo justo, lo puro, lo virtuoso, lo verdadero, lo generoso, lo poderoso.

Es decir, la Táuba no es una abstracción. Cualquier musulmán tiene claro cómo orientarse hacia Allah. Primero abandona lo que debe ser abandonado (todo lo que es Dzanb): todas las acciones y comportamientos viles o dañinos, intenntado depurarse de todo lo que hace miserable o grotesco al ser humano. Y también debe orientar bien su ser hacia Allah primero con la corrección y ennoblecimiento de sus actos y sus comportamientos y después con una ‘Ibâda sincera: la práctica del Salât, el Siyâm, el Zakât, el Haÿÿ, el Dzikr, etc. Todo ello con buen criterio, sentido del equilibrio y prudencia.

La Táuba es la vuelta del ser humano hacia Allah, lo que implica el abandono del estado de turbiedad y desidia en el que estaba antes. Implica una lucha, una tensión y un esfuerzo que deben mantenerse siempre. Se trata del Yihâd Supremo, de la lucha por la nobleza. Con ello, el aspirante abandona el Camino de la Ira para instalarse en el Camino de la Misericordia. Iluminarlo sobre el Sendero Recto es cosa de Allah, y para ello ha revelado el Corán. En el Corán está descrito el Sendero Recto.

Cuando se comete un Dzanb (es decir, cuando se cae en un acto vil y censurado por la Sharî‘a) debe tenerse en cuenta dos cosas. En primer lugar, eso ha sucedido porque no existía un aferramiento completo a Allah. El Dzanb es síntoma de predominio del egoísmo, que es el que arrastra al ser humano a la bajeza. Cobrar conciencia de que se ha cometido un Dzanb es descubrir en uno mismo la presencia imperante del egoísmo, con lo que se puede detectar la raíz de ese mal y combatirlo ahí mismo. Pero desde la otra cara de la moneda, la cuestión es más grave. La comisión del Dzanb también avisa de que se está siendo abandonado por Allah, pues si Allah apreciara a esa persona no le hubiera permitido caer en la bajeza. Analizar el tema desde esta otra perspectiva es la que despierta la alarma y estimula al esfuerzo. La respuesta a estos dos aspectos por parte del peregrino es, por un lado, reforzar su aferramiento a Allah esforzándose en la rectitud, y, por otro lado, presentarse ante Allah con humildad pidiéndole ser readmitido junto a Él.

Si la comisión del Dzanb produce satisfacción es síntoma de una ignorancia mortal. Efectivamente, sólo el que desconoce a Allah, su fuerza, el carácter determinante de su poder, el alcance de su sabiduría, su dominio sobre todas las cosas,... sólo el que desconoce la profundidad del Tawhîd, la Unidad que rige y conjuga todas las cosas,... sólo ése puede desobedecer a Allah y alegrarse con ello. 

www.zawiya.org


Anuncios
Relacionados

Acerca de las palabras de Allah

Artículos - 15/04/2004

Fiqh us Sunnah: La Peregrinación del Profeta (1)

Artículos - 07/01/2006

Jutba del Maqam de Ibrahim

Artículos - 30/12/2006



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18588-tauba_no_significa_arrepentimiento.html