webislam

Viernes 28 Febrero 2020 | Al-Yuma 04 Rajab 1441
1071 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=2699

Filisteos

28/10/2000 - Autor: Omar Ribelles
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Vivimos en una época con muchos laberintos cambiantes que debemos recorrer para alcanzar cualquier tipo de sustento (material, cultural, espiritual), esto lo comprendemos en cuanto sabemos lo que cuesta un peine o tropiezas con una secta. A estos laberintos el inefable Borges añade la consideración necesaria a los laberintos del lenguaje. Y yo aviso de la existencia probada de múltiples añagazas malvadas en todos los laberintos. Cuarenta años tenía el día que me enteré de la añagaza de los filisteos en el laberinto del lenguaje que atañe al conflicto entre Palestina e Israel. Me di cuenta en plena calle, en la calurosa Falestin Road de Jeddah (Arabia Saudí), después de haber charlado animosamente con unos palestinos, cuando los judíos cercaban a Arafat en Beirut a principios de los ochenta. Todo encajó: resulta que los filisteos de la Biblia, esos tan malos que cuenta la Historia sagrada y los miles de relatos que anegaban a los niños del franquismo, esos filisteos que, cuentan, David llevaba a maltraer matándoles con una china a su gigante Goliat y Sansón enterraba bajo las piedras de su propio templo derruido, esos filisteos tan tontorrones y que tanto molestaban a los judíos cuando estos los querían matar para quedarse con su tierra. Esos filisteos a los que el Yave ese, el que salió del refrito reescrito de Biblia que se hicieron Escribas y Fariseos (maldecidos por Jesús) en Babilonia, quería quitarles su tierra por dársela a su predilecto pueblo. Esos filisteos cuyo nombre en árabe es falestin y que en los periódicos se llaman palestinos. Filisteo igual a Falestin igual a Palestino. Acabáramos. La de cosas que entendí en ese momento tan pronto salí de la añagaza.

Es decir, por decir algo para entendernos de entrada con 500 palabras: hace cinco mil años vivían tan agusto en Jerusalén y sus alrededores los Filisteos-Falestin-Palestinos. Tres mil años después, más o menos, se les presentó por allí una familia de inmigrantes de Ur (el profeta Abraham al que los musulmanes recuerdan en cada una de sus oraciones), no los matan, les dejan estar, y, poco a poco, sin ayuda de los americanos, va aumentando la familia. Un buen día se enteran que un paisano llamado José (el profeta José que merece, tal es la fuerza de su misión, uno de los capitulos del Coran) está de primer ministro en Egipto y se van allí todos para que los coloque. Los coloca y los Filisteos-Falestin-Palestinos se quedan tan frescos en su tierra. Con el tiempo llega la crisis y Moisés (posiblemente el profeta que más palabras directas tiene citadas en el Coran) los saca como puede de Egipto para llevarlos a Palestina (la tierra de los Filisteos-Falestin-Palestinos). Esta vez son más y vienen calentitos con los palos del Faraón de las Pirámides y los cuarenta años de desierto. La emprenden con los Filisteos-Falestin-Palestinos y se hacen un hueco entre Filisteos-Falestin-Palestinos. Tienen su momento de esplendor con David y Salomon (dos grandes profetas), pero, ya dice Sancho que poco dura la alegría en la casa del pobre y les llega Nabucodonosor en el 587 antes de Cristo (una especie de Sadam Hussein pero sin estar a sueldo de los americanos) que les destruye el templo, los mata y se lleva a Babilonia a los currantes sobrevivientes y a las chicas. Los Filisteos-Falestin-Palestinos se quedan, una vez más, tan frescos en su tierra. Tras ochenta años de cautiverio regresan y a la greña con los Filisteos-Falestin-Palestinos (en una mano el útil y en la otra el arma dice la Biblia) reconstruyen el templo. Quede claro que comparten la tierra con los Filisteos-Falestin-Palestinos. Los romanos fueron a más y hartos de judíos les sacudieron fuerte, destruyeron el Templo en el 70 después de Cristo y los pusieron en la diáspora. En Qumram, en cavernas ocultas, escondido en vasijas, el último guardó lo que quedó. Los Filisteos-Falestin-Palestinos, de nuevo, se quedan tan frescos en su tierra. Hacia el 640 los Filisteos-Falestin-Palestinos se hacen musulmanes y construyen en Jerusalén las mezquitas todavía hoy existentes, las mismas que los caballeros templarios, por aquello de las Cruzadas, convertirían en cuadras para sus caballos durante los siglos XII y XIII. Tardaron 200 años y de nuevo los Filisteos-Falestin-Palestinos se quedan tan frescos en su tierra. La idea brillante se le ocurrió, seiscientos años después, seguramente a Lord Balfour o a cualquier otro: para la última Cruzada decidieron colocar en la tierra de los Filisteos-Falestin-Palestinos a los judíos Kazaros (a los “rusos” como les llaman los enteradisimos argentinos). En 1948 llegan con el Holocausto reciente y la emprenden, una vez más, con los Filisteos-Falestin-Palestinos. Cincuenta años después el personal se sorprende cuando se entera que dentro del estado judío hay todavía 1.000.000 de Filisteos-Falestin-Palestinos revoltosos y a pedradas contra tanquetas, helicópteros y excelentes armas automáticas. Es admirable el pueblo de los Filisteos-Falestin-Palestinos, volverán a quedarse tan frescos en su tierra. Los musulmanes debemos hacer dua por ellos.

Reconozco que la de arriba es una Historia un tanto ligera. Tan solo unos apuntes al vuelo contando unas añagazas malévolas que no te aclaran por la Dos de Televisión. Tras el genocidio de musulmanes españoles y los bosques de añagazas que te sueltan en el laberinto clérigos, cátedros, aspirantes a cátedros y otros falsificadores a sueldo vitalicio, es lo que hay aquí y ahora. Presentar una Historia en serio exige tiempo y medios de los que carecemos: No es de recibo hacer creer a la humanidad que un texto (la Biblia y la Tora) entregado por Dios a los hombres pueda tener la mínima connotación racista, si la tiene es una falsificación que, como hombres, debemos desentrañar. Ya está bien de tierra prometida y de masacrar al pueblo de los Filisteos-Falestin-Palestinos
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18560-filisteos.html