webislam

Martes 7 Abril 2020 | Az-Zulaza 13 Shaban 1441
2028 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=2808

Cervantes versus ETA

14/10/2000 - Autor: Omar Ribelles
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

No existe en todo el Quixote tortazo mejor dado como el que le atizó Don Quixote al vizcaino Sancho de Azpetia y Euskal de Herritarrok, que, meapilas de Trento, resentido tras asistir al episodio de los monjes benitos corriendo ante la furia de Don Quixote llamándoles “fementida canalla”, se encaró con él. Con desprecio comienza la replica Don Quixote diciéndole al vizcaino: “Si fueras caballero, como no lo eres, yo ya hubiera castigado tu sandez y atrevimiento, cautiva criatura”. Con sosiego acaba Don Quixote, derribado el intruso, contemplándole por tierra, groggy y sangrando malamente por oídos, boca y narices. Fue muy en serio. Nadie vuelve a sangrar por los oídos en todo el Quixote. En la fórmula cervantina de comunicación, el molimiento al vizcaíno es consecuencia de su toma de partido en favor de los benitos (Trento) que asoman tras los molinos de viento, esos gigantes a batir por la caballería andante de siempre.

Es necesario leer este significativo episodio, no tiene desperdicio. No es preciso leerlo en la excelente edición de Gredos, pero leerlo, os encantará. Veréis en película, con ralentí, cámara lenta, fundidos y repeticiones desde diversos ángulos, cómo Cervantes mantiene ad infinitum el clímax del tortazo al vizcaíno de EH, su fina pluma lo describe con minucioso detenimiento cuatro veces en cuatro espacios diferentes en tan solo dos capítulos consecutivos, ocho y nueve de la primera parte, tal es el énfasis con el que llama nuestra atención de hombres dormidos. Es más, detiene el tiempo y congela durante años el instante anterior al golpe como verá el que leyere entre los capítulos ocho y nueve, y, para que no le quede duda al lector avisado, en el manuscrito original del Quixote, ¡ojo al canto!, escrito en lengua árabe por el historiador arábigo Cide Hamete Benengeli, es la viñeta de portada: Don Quixote sobre Rocinante a punto de soltarle el fendiente al vizcaíno que, sobre mula de alquiler, se protege con espada y almohada. Cuidado al subrayado subliminal, en un libro de moros, cuyo Corán, al igual que la Biblia a sus seguidores, prohíbe las imágenes, es la única imagen ilustrativa de un episodio, el único en todo el Quixote, que se describe repetida y concéntricamente en la prosa genial de cuatro pasajes diferentes. No hay que olvidar que Miguel de Cervantes es cristiano nuevo forzado que no llevó nada bien la alianza de los abuelos vascos de los Jesuitas (los soldados de Trento) con la corona de Castilla en su lucha para aplastar a los musulmanes españoles.

Seguro que a estas alturas alguno a la violeta pudiera ver en mis líneas atisbos de animadversión hacia vascos y/o vizcaínos. No es cierto. Conozco a los vascos, mi primera mujer era de Fuenterrabia y pasear por Oyarzun me carga las pilas de todos mis nacionalismos. Acercaos por allí y notaréis lo telúrico de la tierra y de las personas. Pero, aquello de la minoría aberrante consolidada existe, y ninguna más cerril que la de Euzkadi siempre: Cabreó a Cervantes más de lo que os imagináis, se enrolló después con el Carlismo (Trento encarnado) en contra de los liberales y ahora, con democracia suficiente para que algunos, ellos incluidos, lo puedan decir y hacer todo, está maridada con una izquierda a lo Pol Pot que se las hará pasar canutas cuando lleguen a ministros. Son los que aplauden con calor los asesinatos de ETA y que relucen más que el sol cuando los comparas con los nacionalistas de los otros pueblos que integran el lamentable pudding del estado español. Las encuestas, científicas o no, cantan el aplauso a la cobardía vil de los gudaris, y, por contra, el rechazo firme, en bloque, de catalanes, gallegos, andaluces, todos, a que sus nacionalistas exaltados derramen sangre. Son las encuestas, las encuestas de la vieja, las que desatan y sostienen a ETA, las que pusieron crueles escamas de jabón en las bombas del Hipercor de Barcelona para así agravar las heridas del pueblo catalán. Son las mismas encuestas, las encuestas de la vieja, las que impiden a otros nacionalismos españoles verter sangre. Terrible fue el asesinato de Masó (el directivo de Cros) e inmediata y efectiva la repulsa del pueblo catalán. Ni Tarradellas, ni Pujol, ni la Rahola (fue sonada su pelea con Jon Idigoras en el Congreso de diputados) pensaron jamás en recoger nueces ensangrentadas. Arzallus, obispable él, sí. A Pilar Rahola, republicana ella, se la escucha decir hasta por las radios de provincias que se exiliaría si en Cataluña se diera esa dialéctica violenta. Crudo y simple.

No se privan de nada estos cafres minoritarios y recorren con delectación todo el expectro de las pequeñas infamias. Cervantes ya nos lo advirtió: llaman a los otros españoles maketos o navarros, les matan, o, como les hicieron el otro día a los tres hijos varones de Sabora Uribe de Gernika, les tocan los cojones. Pasó así: llegan los chavales a pasar unos días en Gernika con su abuela, una señora bien que sufrió tanto el bombardeo nazi como el asesinato de su hija a manos de un católico cofrade. Se les ocurre a los chicos ir al polideportivo y, al poco de estar allí orientándose con todos los letreros en euskera normalizado, un maromo de treinta castañas con cara acabronada se les acerca diciendo, él y el bujarrón del director del polideportivo y el tontaina del policía con boina, que son los únicos sospechosos de haberle robado las deportivas azules, así, sin más y los particulares (maromos ellos) a palpar a los chavales delante del poli a ver si encuentran las deportivas azules. Vamos, que hasta les bajaron los pantalones a los tres y les amenazaron. No voy a pedir el nivel de San Francisco city pero todavía percibo vergüenza gay en estos votantes preconciliares de EH que para un sobo de mirones cobardes tienen que esconderse detrás de la mala olor de unas deportivas que no aparecieron. Burda excusa de maricas reprimidos al loro de carne fresca. Se ve que lo del matriarcado ancestral les empuja la libido de varones domados hacia otras compensaciones que las asambleas culinarias para hombres solamente: combinan el matar con la pedofilia de las bases
Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18540-cervantes_versus_eta.html