webislam

Miercoles 11 Diciembre 2019 | Al-Arbia 13 Rabi al-Zani 1441
1533 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=2784

La leyenda del héroe: El pobre verdugo se cree una víctima

14/10/2000 - Autor: Sokhna Diara
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Llegaron a la “tierra prometida” después de una guerra mundial en la que fueron estigmatizados, perseguidos, y después de su holocausto... ¡arrasaron! en el territorio que sería hasta hoy, escenario de las más sangrientas matanzas. Se “legitimaron” a pesar del terrorismo impuesto, sobre todo haciendo huir despavoridos un gran número de palestinos en éxodos consecutivos. Después de cincuenta y dos años de represión desmesurada y con varias intifadas a sus espaldas (la respuesta insumisa de la piedra en la mano de un joven, una mujer, o un niño, frente al brazo armado del soldado israelí), las “negociaciones de paz” que presentaban a todos los países que intervenían en ellas como “políticamente correctos” ofrecían a los ingenuos pequeños márgenes de esperanza – si no para la reconciliación – por lo menos del apaño del que aguanta una situación insostenible.

La usurpación de unas tierras, justificándose con lo de “el paraíso perdido del pueblo elegido de Dios”, siempre ha ido acompañado de un genocidio fulminante, el aniquilamiento feroz del vengador lleno de ira, que nos recuerda constantemente en películas de Hollywood y en reportajes y documentales varios, así como en el mejor y más refinado cine europeo, que ha sido y será mártir para siempre, después de ser víctima del antisemitismo nazi durante tres años (o alguno más). ¡Tiempos terribles los de Ana Frank, ciertamente! Desde el 1948 hasta hoy está pagando el pueblo palestino un precio muy alto por la sola razón de existir. ¿Cómo hacer para que se multipliquen por cero, si a pesar de hacer cundir el pánico insisten en quedarse, resistir y sobrevivir? – piensan los nuevos conquistadores. Las negociaciones llevan, tarde o temprano a hacer concesiones territoriales que no está dispuesto a aceptar el imperio sionista.

A los palestinos, después de medio siglo de generaciones perdidas en guerras, frustación, y muertos incalculados e incalculables ya no les queda mucho que perder. Reaccionan por instintos, y por emociones y es fácil provocar a un pueblo desesperado y frágil, sumido en la impotencia de la rabia contenida del que ha quedado condenado a la humillación de ser un paria, un esclavo, sin derechos, sin casa, sin tierra, sin medios, sin voz, sin protección de sus derechos humanos... sin nada.

Se programa una globalización cada día más rígida, totalitaria y homogénea, donde la diversidad será objeto de preocupación y polémica. Y en el laboratorio de ese estado artificial, que es Israel, vieron en Palestina el experimento que sería prototipo y modelo de otros exterminios y genocidio comparables en resultados territorio-político-estratégicos.

Todos los musulmanes y musulmanas del mundo sentimos la causa palestina como propia; así como los bosnios errantes se veían como palestinos, expulsados de sus casas, huyendo del terror y la barbarie. Luego fue Chechenia, Albania, Kosovo, Cachemir, etc; todas poblaciones con mayorías musulmanas a las que se pretende anular y así se niega el hecho evidente, obvio e histórico de una presencia islámica en cualquier lugar del mundo, que como por arte de magia, va perdiendo su representación y su legitimidad a nivel oficial. El reconocimiento a la nación islámica, que se reparte y expande por todos los confines de la tierra, brilla por su ausencia ¡! y en su lugar, se consigue a un individuo, o pueblo de segunda clase, marginal e inadaptado; la imagen perfecta del enemigo abstracto, del ser anti-social... ¡la cabeza de turco!

Cualquier disidente o que opte por la ruptura con el pacto de silencio y la censura convenida, se convierte en cómplice del ahora ya, sospechoso y subversivo musulmán. Todo intento de sublevación se desvanece y hasta el cuestionamiento sobre la implantación de este nuevo orden mundial, suele “aplacarse violentamente”. Los medios de comunicación pasan a interpretar el papel de transmisores de la consigna imperial: “No hay más criterio ni juez que el que ha sabido estar por encima de los demás. Este merece el respeto, pues nos ofrece seguridad, y nos da confianza”. Aunque parezca un anuncio publicitario, ¡que lo es! Tengamos en cuenta que la TV es la escuela contemporánea más eficaz para adiestrar las mentes ¡globalmente!

La miseria implica analfabetismo y el mundo más subdesarrollado está demasiado limitado en sus carencias para impedir este proceso irremediable. Nada impide la usura y la impiedad se disfraza con ideologías materialistas y empíricas, con argumentos altruistas. Y hasta se mueve – como instrumento de esta sofisticada maquinaria – a millones de voluntarios con aspiraciones nobles y se “encarrilan” sus aspiraciones e inspiraciones y energías. ¿Despertarán algún día esos jóvenes incautos ¡tan necesarios! de sus dulces sueños
Anuncios
Relacionados

Genocidio Checheno en el 2000 después de Cristo

Artículos - 12/01/2000

Justicia y verdad para la inmigración

Artículos - 14/11/2000

Una experiencia en Tierra Santa

Artículos - 29/04/2002



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18526-la_leyenda_del_heroe_el_pobre_verdugo_se_cree_una_victima.html