webislam

Lunes 18 Noviembre 2019 | Al-Iznain 20 Rabi al-Auwal 1441
796 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=2287

Entrevista con Ali González Congreso: El Islam es un fuego interior que no puedes contener

01/10/2000 - Autor: Linda Grosslin - Fuente: Canal Arte de la Televisión Francesa
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

(Me reúno con él en una de las aulas de la Universidad Islámica Averroes de Córdoba. No me lo esperaba tan corpulento. No me inspira la menor seguridad, pero a medida que me habla voy dándome cuenta que estoy ante un niño de cuarenta años. Es extraño y me cuenta historias extrañas acerca del futuro del Islam. Su sangre hierve con una facilidad exagerada ante determinados resortes. Pero no pierde la educación. En su modo de hablar se notan sus años de escolástica católica. Habla con imágenes.  Ahora ha dejado de representar un papel  y comienza a ser él mismo. Decido comenzar a grabar...)

¿Tienes miedo?

Ahora todos tenemos miedo. Esto es natural. Ya nos han visto. No hay nada más peligroso que un hombre inocente... desmantela todas las falsedades, todos los tejemanejes...

¿Pero a quién? ¿A quién tenéis miedo?

No lo sé. A los que han actuado... y a los que volverán a hacerlo...

¿Los cristianos de extrema derecha?

Los cristianos ya no existen. Existe la Iglesia, pero no los cristianos. La Iglesia es una máquina de poder que ha perdido todo pudor. Se ha dejado a sus fieles por el camino...

Algo así lo he leído en Abdelmumin Aya...

Es normal: somos discípulos del mismo shaij. Estamos cortados por el mismo patrón. Mi shaij pensaba que el Cristianismo era un dinosaurio que ha muerto desplomándose sobre todos nosotros. Sentimos su peso y por eso creemos que existe, pero es sólo cuestión de tiempo el que comprendamos que ya no vive.

Entonces, ¿dónde está el peligro?

En el mayordomo... (Se ríe sólo. No comprendo qué quiere decir). El asesino siempre es el mayordomo. No falla. Si sabes esto ahorras mucho tiempo en investigaciones... Ahora sin bromas: mira quién hereda y sabrás quién es...

¿Y quién hereda si muere el Islam español?

Los que no están interesados en la liberación de Iberoamérica; los beneficiarios de la deuda externa de Iberoamérica. Nuestro único problema es que hablamos el mismo idioma de Iberoamérica. Mi shaij nos solía decir: "Musulmanes españoles, decid ‘Iberoamérica’ y morid". Era un maestro de los antiguos, sin concesiones... no vendía nada, le importábamos un pimiento...

¿Quién es tu maestro?

Eso es un secreto... En la realidad existen los secretos ¿sabes? No todo está expuesto... Él es invisible. Tiene cuerpo y habla pero es invisible y no se le oye. Yo me tuve que ir lejos porque yo era un incendio a su lado y acabarían descubriéndolo por mí... ¿Sabes? Los ciclos se repiten, como decía Abdelnuri (que en paz descanse). El pensamiento se cortó en Al-Andalus en el punto en el que lo estamos retomando ahora. Hay maestros de carne y maestros que te dirigen en sueños... Estamos en una tierra mágica. Aquí vivieron y murieron Ibn Masarra, Abulabás de Almería...

¿Volverá Al-Andalus?

No lo dudes ni un instante... El Estado está ciego y sordo, como los monos del cuento. Nos dan paños calientes y creen que con sus actitudes escurridizas nosotros perdemos. No. Ellos son los que pierden. El tiempo juega en su desventaja. Llegará un momento en que no sepan qué hacer con tantos millares de inmigrantes. Y si no los lideramos nosotros serán un Estado dentro del Estado; peor aún, serán un caos dentro del Estado. Nosotros somos el modelo de musulmán posible en Occidente, porque no hemos renunciado a nuestra herencia occidental. Llegará un momento en que nos buscarán y ya será tarde, porque no habrá control posible de la situación. Ellos pierden. Es el juego del ambicioso que, por no ceder un poco, lo pierde todo...

¡Eres muy duro con el Estado!

El Estado son intereses extraños. No entiendo nada de eso. Son las cosas del shaytán... "Déjalos que tramen, Allah es el que mejor trama".

¿Crees en el demonio?

No es que crea, es que he comprobado que existen personas que gozan con la destrucción y que no se puede ahogar el mal en abundancia de bien...

¿Y crees en el estado islámico?

Tratar de solucionar las cosas con el Estado islámico es como tratar de limpiar con un paño manchado de tinta. Mientras más trabajas, más lejos estás de tu objetivo. El Estado es un implante occidental en tierra islámica, no es una estructura organizativa tradicional...

¿Eres anarquista?

Sólo me someto a Allah. A ningún hombre... "Yo soy el Rey... ¿dónde están los tiranos de la Tierra", dirá Allah... A ningún hombre... Esto es lo que hace del musulmán alguien insobornable...

Agradezco alguna cita... me tienes tan perdida que a veces pienso –discúlpame- que te estás inventando un poco el Islam...

(Risas)... Eres sincera, y tienes criterio... ¿Nunca has pensado ser de los que se postran ante Allah? No creo en Dios.

Yo tampoco.

...Ni en Allah

¿Qué es Allah?

Dímelo tú...

Allah es lo que ha sobrevivido a la Filosofía, a la Ciencia... ¡Y a la Teología! Allah es lo que no han conseguido destruir las religiones. Es lo real desnudo de mentiras humanas.

¿Estás contra las religiones?

Simplemente admiro el discurso de los ateos occidentales. Amaban la vida y rechazaron el Dios de muerte que les predicaba la Iglesia Católica. Desenmascararon las mentiras de la fe...

Y tú, ¿No crees?

No me hace falta creer para ser musulmán... Me basta con abrir los ojos. Me basta con sentir el roce de las cosas...

¡Lo tuyo es Poesía, no Religión!

Lo tomaré como un piropo...

¿Te importa que te comprendan?

Por supuesto. Dependo mucho de mis hermanos. Llevo años tratando de librar al Islam de lo que se le ha contagiado del Cristianismo... Nos ha llegado un Islam impregnado de Cristianismo, que carece por completo de interés...

¿De dónde os ha llegado?

De los Orientalistas, de los arabistas. (Silencio). Al principio, la estrategia del arabismo fue el desprecio ("los secuaces de la secta de Mahoma..." y todo eso). Luego vino Asín Palacios (en tu país fue Massignon) con una estrategia más sutil: identificar los conceptos de la metafísica islámica a los del Cristianismo, así –privándonos de originalidad- se evitaba la conversión a lo novedoso... Ahora está comenzando un arabismo más perverso: el que trata a Ibn Arabi o Averroes como si fueran áreas de estudio, de especialización; el nuevo arabista es un erudito que respeta y traduce bien los clásicos, pero que es inmune a la descarga eléctrica de su espiritualidad, y que contagia su frialdad. Porque el Islam es pasión o no es nada, y lo más perverso que puede hacerse con él es exponerlo fríamente, como un sistema filosófico, como una serie de ideas sin más. El Islam es un incendio interior que no puedes contener o es una mentira más, una oferta más dentro de las muchas ofertas religiosas o filosóficas...

¿Qué relación tienen los arabistas con el Islam real?

Muy poca. Salvo gloriosas excepciones (Corbin, Epalza...), el Islam es para ellos como una mujer de la que te enamoras platónicamente y por la que te trasladas a vivir en la casa de al lado, para estar cerca suya. Poco a poco, a fuerza de tener lo peor de ella (las peleas con el marido, los gritos), pero sin poder compartir con ella los buenos momentos que tiene el marido para compensarle de lo otro, va –literalmente- cogiéndole asco... Es normal: la cercanía sin entrega se vuelve repulsión... Creo que sienten el hechizo del Islam pero que les da vergüenza social manifestar su ternura por él... Además, como ya he dicho, el arabismo siempre obedeció a una estrategia apostólica: los primeros arabistas fueron los misioneros, luego los jesuitas...

¿Odias el Cristianismo?

¡No! (Silencio) Sufrí mucho pero ya lo he olvidado todo. Y lo he perdonado todo...

...Como el Papa...

Sí, como el Papa (Risas)... El rencor pudre el corazón... Fíjate, el Corán no habla de "los que niegan a Allah" sino de "los que tienen el corazón muerto"... Los pocos cristianos auténticos que existen son hermanos míos. Son seres débiles, incomprendidos por su propia Iglesia. Su opción espiritual les hace sufrir porque su vida es un valle de lágrimas y su cuerpo un cuerpo de muerte.

Y para vosotros, ¿qué es el cuerpo?

Con lo que nos relacionamos con Allah.

(Silencio)... Si no fueras musulmán, ¿qué querrías ser?

¡Qué pregunta! Soy musulmán. Me reconozco musulmán como una piedra se reconocería piedra si tuviera conciencia. He nacido musulmán. Ser musulmán no es una filosofía sino una naturaleza, como ser piedra o ser árbol...

Y ¿en qué consiste esta "naturaleza"?

En aceptar con naturalidad el hecho de que uno no tiene el control...

¿Eso es todo?

Sí. Eso es todo... Te das cuenta de que no has decidido cuándo vienes a la vida, cuándo enfermas, cuándo te afectan las cosas, por qué te gusta lo que te gusta, lo que va a ocurrirte, o cuándo morirás... y decides postrarte ante lo-que-quiera-que-sea de lo que dependa tu existencia... No está en nuestra mano ni siquiera que nuestro corazón siga latiendo en los próximos instantes... Ser musulmán es someterse a lo que rige el devenir del mundo...

...Y eso que adoras es Dios...

Como lo dices suena horrible. Tú no crees en Dios porque para ti es un ser extraño al mundo. Distinto, ajeno a la realidad... Pero "Allah está más cerca de ti que tu vena yugular": es íntimo a las cosas como el marido al olor del cuerpo de su mujer... perdona lo gráfico del ejemplo... Allah no es un añadido a la existencia, es el espacio íntimo de los seres...

¿Eres panteísta?

¡No! Siempre igual: en cuanto uno no acepta un Dios frente al Mundo, es calificado de "panteísta"... y con eso parece resuelto el desafío que plantea el místico. Parece como si la palabra "panteísmo" fuera un talismán frente al miedo que le da al hombre la entrega absoluta al Todo en el instante presente. El mundo no es Allah, esto para nosotros es claro, porque proviene de una nada, pero tampoco es una cosa "dejada ahí" porque es pura voluntad de Allah materializada... En fin, no quiero entrar en metafísica profunda. Cada vez me aburre más. El Islam no es una filosofía sino una invitación a vivir sin artificiosidad. Por eso todo el esfuerzo del Islam es en el terreno de la convivencia humana en paz...

¿Qué piensas del integrismo?

¿Qué piensas tú?

Yo no sé. No sé mucho del Islam...

Lo que haya de verdad de lo que dicen debe ser como esa fiebre que tiene el cuerpo para sanarse...

¿Sanarse de qué?

De Occidente. El contacto con Occidente ha inoculado el virus del desasosiego en la sociedad islámica como en el resto de las culturas, sólo que el Islam es más fuerte y el enfermo lucha por sacudirse el virus con más fuerza...

¿Sobrevivirá el paciente?

(Silencio largo) ...El Islam no es un hecho remoto. Está en Europa más que ninguna otra religión... Yo invertiría la pregunta: ¿Sobrevivirá Europa a la marea humana que ha provocado contra sus fronteras con su política colonial?

Soluciones...

Que el kufr se someta a Allah...

Discúlpame, ¿puedo decirte lo que pienso?

Sí... Con tal de que luego pueda responderte lo que me parezca bien...

(A estas alturas no me amedrenta mi interlocutor. He visto que es sensible. Le provoco deliberadamente para medirle. Me juego que levante la conversación, pero ya está prácticamente terminada... ) Estás tenso, tienes planteamientos a veces paranoicos, a veces maniqueos, en general bastante infantiles...

(Sonríe contenidamente, como con superioridad, pero luego se pone serio). Tengo miedo. He visto la destructividad humana. No soy un héroe. Sólo soy alguien que decidió ser fiel a lo que sentía. Y lo que sentía es que la realidad era más grande que yo. Y a eso me sometí. Y después, una cosa trajo a la otra, te das cuenta de la situación (los intereses económicos que producen la alienación, las guerras, la miseria), lo denuncias, y te conviertes en un enemigo público del kufr sin que nunca hayas hecho daño a una mosca...

¿No os defiende el Gobierno? ¡Tenéis vuestros derechos!

¿Quién es ahora la de los planteamientos infantiles?...(silencio)... Disculpa, esta entrevista está siendo muy agresiva, ¿no?

No, está saliendo muy bien, muy bien... Otra cosa: ¿Cómo ves la situación de la mujer...

...(Me interrumpe) ...Ya me extrañaba que no saliera... Faltaba esa casilla del cuestionario por rellenar ¿no?... Perdona, perdona... pero es que son veinte años recibiendo las mismas preguntas, los mismos tópicos... La mujer musulmana está ahí. Invisible para vosotros... como mi maestro...

¿No te caemos bien los periodistas?

No. Me gusta ese dicho de vuestra profesión que reza así: "Que la verdad no te estropee una buena noticia".

¡Qué horror! No todos somos así...

No te equivoques. Me caes bien. Pero no estoy seguro que haya nadie al otro lado... al otro lado de la televisión, al otro lado del periódico... Creo que hacéis fantásticos reportajes para nadie. Créeme: el que tú cobres tu trabajo está siendo el único beneficio real. El Islam no gana nada con este reportaje, yo no gano nada. Nadie escucha al otro lado... Pesa más una película de Swarzeneger que viste de árabe al terrorista que cientos de vuestros reportajes... Yo he acudido a que me entrevistaras por ti, porque tú eres de carne y hueso, estabas ahí delante con tu problema de que te pasan los días y los musulmanes no queremos entrevistas... Por eso, no por "el bien del Islam".

Pues... gracias. Muchas gracias.

De nada. Y ahora vamos a tomarnos algo sin cámaras ni nada, ¿vale?

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18516-entrevista_con_ali_gonzalez_congreso_el_islam_es_un_fuego_interior_que_no_puedes.html