webislam

Sabado 7 Diciembre 2019 | As-Sabat 09 Rabi al-Zani 1441
577 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3167

Bashar al poder

12/06/2000 - Autor: J. L. F.
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Asad, que tenía 69 años, falleció repentinamente el pasado 10 de Junio, mientras hablaba al teléfono con el Presidente libanés Emile Lahud. En un telegrama dirigido a Bashar, Lahud dijo que: "Hubo un repentino silencio y la comunicación se interrumpió. Comprendí entonces que él había entregado su último mensaje".

El silencio no fue largo y el anuncio oficial de su fallecimiento en la televisión siria fue seguido por una campaña de duelo público, cuidadosamente orquestada, en todo el país. El Parlamento reunido ese día enmendó la constitución para reducir de 40 a 34 (justamente la edad de Bashar) el límite de edad para ocupar la Presidencia del país.

El nuevo presidente sirio, Bashar, ha llegado a este cargo de forma casual. Él inició en los años ochenta estudios de medicina en Damasco. Entre 1988 y 1992 estudió oftalmología en el Hospital Militar Tishrin de Teherán. Más tarde prosiguió tales estudios en Londres.

Todo cambió, sin embargo, tras la muerte de su hermano Basil en un accidente de tráfico. Basil era visto como el sucesor designado por el propio Hafiz al-Asad. Bashar, que tiene dos hermanos más jóvenes, fue llamado entonces a la capital siria para prepararse a asumir el puesto de presidente cuando su padre falleciera.

La muerte de Asad ha llegado en un momento en el que el proceso dirigido a afianzar a Bashar como sucesor estaba llegando a su fin. El último estadio de este proceso fue el lanzamiento de una campaña nacional de lucha contra la corrupción, que ocupó las principales páginas de los diarios sirios. Dicha campaña atrajo la atención de los medios de comunicación internacionales tras el suicidio del antiguo primer ministro Mahmud al-Zuhbi hace tres meses. Aunque la explicación oficial fue que tal campaña era necesaria para la modernización y despegue económicos del país lo cierto es que muchos vieron en ella un movimiento encaminado a que Bashar pudiera deshacerse de algunos oponentes y colocar a sus propios hombres en posiciones clave.

El 11 de Junio, un día después del fallecimiento de su padre, Bashar fue nombrado jefe de las fuerzas armadas de Siria. El 17 de Junio tuvo lugar una reunión del gubernamental Partido Baaz, por primera vez en 15 años, para nominar a Bashar como candidato a ocupar la Presidencia del país. El 25 de Junio el Parlamento se reunió para ratificar la nominación del Partido, que será posteriormente ratificada en un referéndum. Parece, pues, que la tradición de la época de Asad de celebrar referéndums con un solo candidato, ganados siempre por más del 99% de los votos, no ha desaparecido.

Todo indica, así, que Bashar cuenta con los apoyos necesarios para ocupar con rapidez el vacío de poder producido por el fallecimiento de su padre. El único desafío interno ha provenido hasta el momento de su tío Rifaat, quien nunca ha hecho un secreto de sus ambiciones de suceder a Asad. En 1.983, cuando se afirmó que Hafiz al-Asad estaba enfermo de muerte, Rifaat entró con su guardia personal en Damasco con el fin de asegurarse la sucesión. Rifaat se equivocó. Asad se levantó de su lecho y desbarató la intentona de su hermano y lo envió al exilio. Rifaat fue enviado de vuelta al exilio el pasado año cuando perdió la batalla por el poder a manos de Bashar. En Octubre de 1.999 las tropas de la Guardia Presidencial atacaron la residencia de Rifaat en la ciudad portuaria de Latakia y dieron muerte a cientos de seguidores de Rifaat. Se cree que el propio Asad empujó a Bashar contra su tío en orden a probar su capacidad para actuar con firmeza o brutalidad, algo en lo que el propio Asad fue un maestro.

La reacción de Rifaat a la elección de Bashar fue una declaración en la que desafiaba la legitimidad de Bashar para suceder a su padre. Según informaciones de la BBC, Rifaat se mostró furioso por el hecho de que el Partido Baaz hubiera nominado a Bashar como candidato a la sucesión. Sin embargo, Rifaat no es una amenaza seria para Bashar debido a su falta de apoyos dentro del país.

Tampoco parece que exista una oposición a Bashar dentro de las poderosas fuerzas armadas del país. La televisión siria mostró en las últimas fechas escenas en las que se veía a algunos altos jefes militares jurando lealtad a Bashar, quien ha recibido asimismo una preparación militar. En un país donde el ejército juega un papel fundamental y la carrera militar abre la puerta a la política, Bashar fue enviado a la academia militar de Homs en el norte de Damasco. Él ascendió diversos grados y se convirtió en jefe de un batallón de tanques en 1994, en teniente coronel en 1997 y en coronel en 1999.

Por otro lado, Bashar parece haber también logrado el respaldo de la comunidad alawita, una secta que incluye al 12% de los 17 millones de habitantes de Siria, a la que pertenece al igual que lo hizo su padre.

Los desafíos más importantes a los que Bashar habrá de hacer frente en el terreno interno son el impulso de la estancada economía y la modernización tecnológica. Es sabido que la auténtica pasión del nuevo líder sirio son los ordenadores y la tecnología de la información. Él encabeza de hecho la Sociedad Científica Siria para la Tecnología de la Información. Ello puede facilitar la modernización tecnológica de Siria en los próximos años.

Continuidad en política exterior

La política exterior siria sufrirá previsiblemente pocos cambios y seguirá en manos del veterano ministro de relaciones exteriores Faruq al-Shara. La experiencia de Bashar en este campo es limitada, aunque en los últimos meses ha llevado a cabo visitas oficiales a países árabes. En febrero de 1999 se encontró con el Rey Abdullah de Jordania en Amman. En julio y agosto de ese mismo año visitó a los líderes de Arabia Saudí, Bahrein, Kuwait y Omán y en noviembre celebró un encuentro con el presidente Jacques Chirac en París, siendo ésta su primera visita a un país occidental.

Su influencia ha sido mucho mayor en el Líbano, que fue, de hecho, el escenario de su primera visita oficial en mayo de 1995. Más tarde, fue encargado por su padre de administrar los asuntos de Siria en ese país. Se cree que Bashar fue el factor determinante que permitió el acceso al poder del entonces general Emile Lahud en 1.998.
Aunque la reacción de los gobiernos occidentales al ascenso al poder de Bashar ha sido más bien cauta y se han multiplicado las advertencias acerca de posibles riesgos de inestabilidad, EEUU e Israel ven, sin duda, en el cambio de liderazgo en Siria una oportunidad para reducir la firmeza de la posición siria en los asuntos internacionales, particularmente en lo concerniente a su negativa a aceptar un acuerdo con Israel que no contemple la retirada de la totalidad de los Altos del Golán, tal y como contempla la Resolución 242 de las NNUU. EEUU e Israel intentaron de hecho empujar a Asad a aceptar un acuerdo desventajoso el pasado mes de enero y, aunque fracasaron en su intento, podrían internar de nuevo algo similar en el inmediato futuro. Al igual que Abdullah II de Jordania y Muhammad VI de Marruecos, Bashar es considerado un joven dirigente sin experiencia que podría ser relativamente fácil de presionar o influenciar. De hecho, el primer ministro israelí Yehud Barak afirmó que la muerte de Asad había creado "un nuevo Oriente Medio". Esto muestra a las claras el deseo israelí de "un más flexible Bashar" que posibilite "un nuevo Oriente Medio" bajo los estándares israelíes.

Entretanto, Siria continúa figurando en la lista, elaborada por el Departamento de Estado de EEUU, de "países patrocinadores del terrorismo internacional". El hecho de figurar en esa lista significa la imposibilidad de recibir de ayudas económicas norteamericanas. La posición estadounidense sobre Siria no es libre, sino que está subordinada a la percepción israelí de que Siria es un obstáculo para su dominio de la zona. Ni Israel no EEUU desean el impulso de reformas democráticas en Siria, ni tampoco en otros países del mundo árabe, pues para ellos es más fácil tratar con dictadores de lo que sería hacerlo con gobiernos representativos. La única preocupación que EE.UU. siente en el caso de Siria es que este país normalice sus relaciones con Israel aceptando los términos y condiciones de éste último. La declaración de simpatía esbozada por la secretaria de estado Madeleine Albright hacia la figura de Bashar en los funerales de estado por Asad muestra el deseo de los responsables norteamericanos de atraer a aquél "al campo de la paz", es decir al campo de la rendición árabe ante las exigencias judías.
Anuncios
Relacionados

Arco moresco

Artículos - 15/03/2000

¿Poder sin límites?

Artículos - 12/09/2002

Los cojos andamos mejor con muletas

Artículos - 03/08/2004



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18467-bashar_al_poder.html