webislam

Viernes 3 Julio 2020 | Al-Yuma 12 Dhul-Qaadah 1441
1833 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=829

Las exhortaciones y las advertencias de los hadices del Profeta (s.a.s.)

La exhortación a la entrega, la veracidad y la intención honrada

10/03/2000 - Autor: Al-Hâfiz al-Mundirï - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

1

Según Ibn ‘Umar (r.), Rasulullah (s.a.s.) dijo: "Tres personas, antecesores vuestros, se pusieron en marcha. Llegada la noche, se refugiaron para pernoctar en una cueva. Entraron y se deslizó una roca de la montaña que les obstruyó (la salida de) la cueva. Dijeron: sólo os librará de esta piedra invocar a Allah mencionando en vuestro favor vuestros mejores actos.

Y dijo uno de los hombres: Allahumma, yo tenía unos padres ancianos muy mayores, y no daba la leche ordeñada, antes que a ellos, ni a mi familia ni a mis servidores. Un día que tenía la intención de buscar madera, no llegué hasta que dormían. Ordeñé para ellos la leche y los encontré durmiendo, y detestaba dar la leche ordeñada, antes que a ellos, a la familia y a los sirvientes, por lo que permanecí con el cuenco en mis manos esperando a que despertaran hasta el alba". Algunos narradores añaden: "y los niños gemían a mis pies". "Se despertaron y bebieron su leche ordeñada. Allahumma, si he hecho esto por ti, alívianos de la situación en la que nos encontramos a causa de esta roca. Y se movió algo la roca pero todavía no podían salir.

Otro dijo: Allahumma, tenía una prima que era la que más amaba, traté de seducirla y me rehusó  hasta que la afligió la miseria un año y vino a mí y le di 120 dinares a condición de que no interpusiera obstáculos entre mí y ella y así lo hizo. Hasta que, cuando estuvo bajo mi poder, dijo: no te es lícito desflorarme mas que estando en tu derecho. Entonces sentí reparos en penetrarla y me marché, siendo a la que más amaba, y le dejé el oro que le había dado: Allahumma,  si he hecho esto por ti, alívianos de nuestra situación. Y se movió la roca aunque no podían salir aún. Dijo el Profeta (s.a.s): y dijo el tercero: Allahumma, empleé unos asalariados y les di un salario exceptuando a un solo hombre que dejó lo que era suyo y se fue. Invertí su salario hasta que se multiplicó su riqueza, y me vino pasado un tiempo y me dijo: hombre de Allah , págame mi salario!. Le dije: todo lo que ves es de tu salario: los camellos, las vacas, las ovejas y los esclavos. Y dijo: hombre de Allah, no te burles de mí!, y le dije: yo no me burlo de ti, y cogió todo y se lo llevó, no dejando nada de lo que era suyo: Allahumma, si he hecho esto por ti, alívianos de nuestra situación. Y se apartó la roca y salieron andando.

2

Según Anas Ibn Mâlik, Rasûlullah (s.a.s.) dijo: "Quien deja el mundo habiendo practicado el Ijlâs1, que es sinceridad para con Allah Único, que no tiene socio, y habiendo establecido el salât(2) y habiendo entregado el zakât(3), muere estando Allah complacido con él".

Lo relató Ibn Mâÿa y Al-Hakim. 

3

Según Ibn Firas (un hombre de la tribu de Aslam), gritó un hombre y dijo: "Rasûlullah, ¿ qué es el Imán?", dijo: "el ijlâs". Según otra versión, dijo Rasûlullah (s.a.s.): "preguntadme lo que queráis" y gritó un hombre: "Rasûlullah (s.a.s.) , ¿qué es Islam?", dijo: "hacer el salât y entregar el zakât". Dijo: "y ¿qué es el Imán4?", dijo: "el ijlâs". Dijo: "¿qué es el Yaquín5?", dijo: "el tasdiq6".

 

Lo relató Al-Baihaqui y se trata de un hadiz mursal. 

4

Según Mu‘âd,  Ibn Yabal , el cual dijo cuando fue enviado al Yemen: Rasûlullah, hazme alguna recomendación. Dijo: "siendo sincero en tu din7 te bastará lo poco que hagas". 

Lo relató Al-Hâkim.

5

Se ha dicho de Zaubân que dijo haber oído  a Rasûlullah (s.a.s.) decir: "Enhorabuena a los mujlisin(8), los cuales son las lámparas del Islam, aclarándose en ellos toda intriga de oscuridad".

Lo relató Al-Baihaqui.

6

Según Abu Sa‘id Al-Judrîy el Profeta (s.a.s.) dijo en la peregrinación de la despedida: "Haga florecer Allah a la persona que oiga mi palabra y la asimile. Cuántos hay, portadores de fiqh9 que no son alfaquíes.

Tres cosas no deben faltar en el corazón de un mu’min(10): la ijlâs en su acción por Allah, el consejo sincero para las personas con autoridad entre los musulmanes y la frecuentación de la comunidad, pues sus du’as11 lo abrazan desde atrás".

Lo relató Ál-Bazâri, con un isnâd12  bueno, y  también lo relató Ibn Habân.

7

Según Mus‘ab Ibn Sa‘ad, su padre (r.) creyó que era mejor que los demás compañeros del Profeta (s.a.s.), por lo que el Profeta (s.a.s.) le dijo: "Allah sólo reconoce esta comunidad por sus débiles, por sus du’as, por sus salats y por su ijlas".

Lo relató Al-Nisaí y otros, entre ellos Bujâri, sin mencionar el ijlâs.

8

Según Ad-dahhak Ibn Qays, dijo Rasûlullah (s.a.s.): "Allah (t.t.) dice: ‘Yo soy el mejor compañero, y quien asocie conmigo a otro es para ese’. ¡Gentes!, sed sinceros en vuestros actos, pues Allah (t.t.) no acepta más actos que los hechos sinceramente por Él. Y no digáis esto es por Allah y por los lazos de parentesco, pues ese acto es por los lazos de parentesco, y no hay nada en él por Allah. Y no digáis esto por Allah y por vosotros, pues en ello no hay nada por Allah".

Lo relató Al-Bazar con un isnâd sin problemas y Al-Baihaqui. 

9

Según Abu Ad-dardâ, el Profeta (s.a.s.) dijo: "El mundo está maldito, y maldito es cuanto contiene excepto aquello que se hace por Allah (t.t.)".

Lo relató At-tabarâni con un isnâd sin problemas. 

10

Según ‘Ubâda Ibn As-Sâmit (r.), el Yaum al-Qiyama13 se hará venir al mundo y se dirá: "separad lo que  ha  sido  por  Allah  (a.w.y.)".  Y  será  separado  y  será  echado el  resto al fuego".

Lo relató Al-Baihaqi, y según Shahar Ibn Haushab es  reconocido  como mawquf 14.

11

Fue relatado que según Abbas (r.), Rasûlullah (s.a.s.) dijo: "se manifestarán las fuentes de la sabiduría desde el corazón hasta la lengua de aquel que se entregue con sinceridad a Allah durante cuarenta días".

Lo ha relatado su hijo Hanân. 

12

Ha sido transmitido, según Abu Dzarr, que Rasûlullah (s.a.s.) dijo: "Prospera quien entrega su corazón al Imân y pone su corazón a salvo, hace ser sincera su lengua, calma sus inclinaciones egoístas, se comporta con rectitud, afina su oído y su mirada. Entonces el oído se rinde y el ojo se relaja con lo que contiene el corazón. Y prospera quien hace ser consciente su corazón".

Lo ha relatado Ahmad y Al-Baihaquí.

13

Según Omar Ibn Al-Jattab (r.) oyó a Rasûlullah (s.a.s.) decir: "Los actos valen según su intención"; (y en otra versión), "según las intenciones. Y sólo es para cada ser humano lo que haya sido su intención. Pues quien hizo su hiÿra15 por alcanzar algo del dunia16, hacia el dunia  se dirige, o si la hizo por contraer matrimonio con una mujer, su hiÿra será por eso.

Lo han relatado Al-Bujâri, Muslim,  Abu Dâwud, At-Tirmidzi y An-nisái.

14

Según ‘Aisha, dijo Rasûlullah (s.a.s.): "Un ejército atacará la Ka’aba y cuando alcance un desierto desaparecerán desde el primero al último de ellos". Dijo (‘Aiŝa): "le dije a Rasûlullah (s.a.s.):¿porqué desaparecerán del primero al último si entre ellos están sus mercaderes y quienes no son de los suyos?". Dijo (Rasûlullah (s.a.s.)): "Desaparecerán del primero al último, luego resurgirán ante Allah según sus intenciones".

Lo han relatado Al-Bujari, Muslim y otros.

15

Según Huraira, dijo Rasûlullah (s.a.s.): "La gente resurgirá ante Allah sólo según sus intenciones".

Lo relató Ibn Máÿah.

16

Anás Ibn Málik (r) dijo: Volvíamos de la expedición de Tabuk con el Profeta (s.a.s.) cuando dijo: "hay personas detrás de nosotros, en Medina, y no pasamos desfiladero ni valle sin que nos acompañen, sólo les retuvo un motivo".

Lo ha relatado Al-Buhárí.

Y el relato de Abú Dâwud fue: el Profeta (s.a.s.) dijo: "Habéis dejado en Medina personas, y andéis lo que andéis, gastéis lo que gastéis o aunque atraveséis valles, ellos estarán con vosotros". Y dijeron : ¿Cómo puede ser que estén con nosotros si están en Medina?. Y dijo: estarán con vosotros. Y dijo: "los retuvo la enfermedad".

17

Según Abú Huraira dijo Rasûlullah (s.a.s.): "Allah no mira vestro cuerpo ni vuestra imagen, sino que mira en vuestro corazón". 

Lo relató Muslim.

18

Según Ibn Kabsha Al-Inamá (r), escucho a Rasûlullah (s.a.s.) decir: "Os aseguro tres cosas. Y os contaré un relato para que lo memoricéis.

Dijo: "No disminuye la riqueza de una persona que resiste ante la injusticia, ni es maltratado, sino que lo provee Allah de fuerza. Y un hombre no abre una puerta de problemas sin que abra Allah sobre él la pobreza (o algo parecido)".

"Y os contaré un relato para que lo memoricéis", dijo: "El mundo sólo consta de cuatro tipos de personas: el hombre a quien Allah provee de riqueza y sabiduría y que tiene presente a su Señor, le llega su rahma17 y conoce la Verdad por Allah. Ésta es la mejor de las moradas. El hombre a quien Allah provee de ciencia y no lo provee de riqueza, pero es sincero en la intención y dice: si tuviera riquezas trabajaría como trabaja fulano. Como tiene su misma intención la recompensa para ambos será la misma. El hombre a quien Allah da riquezas, no lo provee de sabiduría y se extravía en su riqueza sin conocimiento y no tiene presente a su Señor y no le llega su rahma y no conoce la Verdad por Allah. Ésta es la peor de las moradas. Y el hombre a quien no provee Allah de riquezas ni de sabiduría y dice: "Si tuviera riquezas trabajaría en ellas como trabaja fulano. Como tienen la misma intención la recompensa para ambos será la misma".

Lo ha relatado Ahmad.

At-tirmidzi, las palabras son suyas e informa de que es un hadiz hasana y sahih 18.

También lo relató Ibn Máÿah con estas palabras: dijo Rasûlullah (s.a.s.): "el modelo de esta umma es semejante a la de cuatro individuos:  un hombre a quien Allah da riquezas y sabiduría y que trabaja con sabiduría en sus riquezas, gastándolas según es su derecho; otro hombre a quien Allah da ciencia y no le da riquezas y dice: si tuviera lo que tiene éste, trabajaría en ello como trabaja él", dijo Rasûlullah (s.a.s.); "para ambos hay la misma recompensa. Otro hombre a quien Allah da riqueza y no le da sabiduría y se debate en su riqueza y la gasta en lo que no tiene derecho. Y otro hombre a quien Allah da sabiduría y no  riqueza y dice: " Si tuviera lo que tiene éste trabajaría como trabaja él", dijo Rasûlullah (s.a.s.): para ambos hay la misma carga".

19

Según Ibn ‘Abbas, Rasûlullah (s.a.s.) dijo que le transmitió su Señor (g.ÿ.): "Allah determinó las obras meritorias y las obras malvadas, y luego lo manifestó. Y quien tiene la intención de una obra meritoria y no la realiza, le atribuye Allah una obra meritoria completa. Y si tiene la intención de una obra meritoria y la realiza, le atribuye Allah diez obras meritorias, hasta setecientas veces más e incluso mucho más. Y quien tiene la intención de una obra malvada y no la realiza, le atribuye Allah una obra meritoria completa. Y si tiene la intención de una obra malvada y la realiza, le atribuye Allah una única obra malvada". Se añade en otro relato: "o se la borra, y no es destruido por Allah, sino que él se destruye a sí mismo".

Ha sido relatado por Al-Bujari y Muslim.

20

Según Abú Huraira, Rasûlullah (s.a.s.) dijo: "dice Allah (g.ŷ.): si mi siervo quiso hacer una obra malvada, no se la atribuiré hasta que la haga, pues le atribuiré su acción tal y como fue. Así pues, si la abandonó por Mi causa se la atribuiré como una obra meritoria. Y si quiso hacer una obra meritoria y no la realizó se la atribuiré como obra meritoria y si la hizo se la atribuiré como diez iguales a ella, incluso setecientas veces más".

Lo relató Al-Bujari, y las palabras son de Muslim.

21

Según Ma‘n Ibn Yazíd (r): mi padre Yazíd sacó unos dinares para dar limosna con ellos y se los confió a un hombre en la mezquita. Llegue yo y los cogí (para quedármelos) y me presente (ante mi padre). Dijo (mi padre): ¡No era esta mi intención!. Y llevé la discusión ante Rasûlullah (s.a.s.) y dijo: "Para ti es lo que tuviste por intención y para ti, Ma‘ni, es lo que cogiste".

Lo relató Al-Bujari.

22

Según Abú Huraira (r), Rasûlullah (s.a.s.) dijo: "pensó un hombre en ofrecer el zakát por la noche, y salió con su zakát y lo dejó en manos de un ladrón. Amaneció el día y se decía: por la noche se dio un zakát a un ladrón. Y dijo (el hombre): ¡Alláhummá!, que sea para ti la alabanza del ladrón, (pero) yo tengo que ofrecer (de nuevo) el zakát. Salió con su limosna y la dejó en manos de una prostituta. Amaneció el día y se decía: por la noche se dio un zakát a una prostituta. Y dijo: ¡Alláhummá!, que sea para ti la alabanza de la prostituta, (pero) tengo  que ofrecer (de nuevo) el zakát. Salió con su zakát y lo dejó en manos de un rico. Amaneció el día y se decía: por la noche se dio un zakát a un rico. Y dijo: ¡Alláhummá!, que sea para ti las alabanzas del ladrón, la prostituta y el rico. Y le fue llegado y dicho: "en cuanto a tu zakát del ladrón, quizás se abstenga de sus robos; en cuanto a la prostituta, quizás se abstenga de su prostitución; en cuanto al rico, quizás reciba una lección y desembolse lo que le dio Allah". Lo ha relatado Al-Bujari. Y Muslim y An-Nisá’í añadieron: "y le fue dicho: en cuanto a tu limosna, ha sido aceptada". Luego, menciona el hadiz.

23

Según Abú Ad-Dardá, el Profeta (s.a.s.) dijo: "quien se acueste en su cama y tenga la intención de levantarse para hacer el salat por la noche y le venza el sueño hasta que amanece, le es atribuido lo que intencionó, y su descanso fue una limosna de su Señor para él".

Lo relató An-Nisá’í y Ibn Máÿah.

24

Según Abu Huraira, el cual dijo: oí a Rasûlullah (s.a.s.) decir: "El primero de las gentes en ser juzgado el Yaum al-Quiyama es un hombre que habrá muerto mártir. Será traído (ante Allah) que le dará a conocer su favor, y (ese hombre) lo reconocerá. Dirá (Allah): ¿Y qué has hecho con él (con el favor)?, responderá: combatí por ti hasta morir mártir. Dirá (Allah): has mentido, puesto que luchaste para que se dijera que eres audaz. Y ya ha sido dicho. A continuación se ordenará que sea tumbado boca abajo para ser arrojado al Fuego.

Y un hombre que haya aprendido la ciencia (es decir, el fiqh, o el Islam en general) y lo haya enseñado y haya leído el Corán. Dirá (Allah): ¿Y qué has hecho con él (con el favor)?, responderá: he aprendido la ciencia y la he enseñado, y he leído por ti el Corán. Dirá (Allah): has mentido, puesto que aprendiste para que se dijera: sabio; y leíste el Corán para que se dijera que eres un recitador. Y ya ha sido dicho. A continuación se ordenará que sea tumbado boca abajo para ser arrojado al Fuego.

Y un hombre al que Allah habrá enriquecido y al que habrá dado toda clase de riquezas. Dirá (Allah): ¿Y qué has hecho con él (con el favor)?, responderá: no he dejado de realizar por ti ninguno de los modos en los cuales te gusta que se sea generoso. Dirá (Allah): has mentido, puesto que lo hiciste para que se dijera que eres generoso. Y ya ha sido dicho. A continuación se ordenará que sea tumbado boca abajo para ser arrojado al Fuego.

25

Según Al-Walid Ibn Abú Al-Walid Abú ‘Uzmán Al-Madiniyí, ‘Uqbata Ibn Muslim le contó que Shaqíyan Al-Aşbahaíy le contó que entró en la ciudad y he aquí que había un hombre al que la gente se estaba uniendo, y preguntó: ¿quien es?, le dijeron: "Abú Hurairata". Dijo: me acerqué a él hasta sentarme delante suyo. Él estaba hablando a la gente y después de que se callara y quedara libre le dije: Te digo, con derecho y razón, que aún no me has contado ningún hadiz que hayas escuchado de Rasûlullah (s.a.s.) y que lo hayas comprendido y aprendido. Y dijo Abú Hurairata:  Me esforzaré por transmitirte un hadiz que me haya contado Rasûlullah (s.a.s.), lo haya comprendido y aprendido. A continuación, Abú Hurairata jadeó sofocadamente. Esperamos un poco, luego volvió en sí y dijo: te transmitiré un hadiz que me contó Rasûlullah (s.a.s.) estando él y yo en esta casa sin que hubiera nadie más con nosotros, después Abú Hurairata jadeó sofocadamente y de forma intensa, a continuación cayó boca a bajo y lo sostuve un buen rato. Luego, volvió en sí y dijo: me contó Rasûlullah (s.a.s.) que: "Allah (t.t.) descenderá el Yaum al-Quiyámati hacia los hombres para juzgarlos.

1 El ijlâs es la intención sincera hacia Allah .

2 El salat es un acto de recogimiento ante Allah que se efectúa al menos cinco veces al día. 

3 El zakât es un porcentaje sobre los bienes de un musulmán que debe entregar obligatoriamente a quien sufra  alguna necesidad. 

4 El Imán es apertura de corazón hacia Allah. 

5 El yaquín es la certeza. 

6 El tasdiq es la confirmación de Allah y el Profeta (s.a.s.), siguiendo sus enseñanzas en todo. 

7 El din es la sensibilidad espiritual. 

8 Los mujlisin son los que practican el ijlás, la sinceridad ante Allah. 

9 El fiqh es el conocimiento detallado del Islam. El experto en Islam es llamado alfaquí.

10 El mu’min, o musulmán, es el que tiene el corazón abierto hacia Allah.

11 Los du’as son las invocaciones.

12 El isnâd es la genealogía de una información.

13 El Yaum al-Quiyama es el momento de la aniquilación, cuando todo resurge ante Allah.

14 mawquf, es decir, este relator, Shahar Ibn Haushab, atribuye estas palabras a ‘Ubâda y no la Profeta (s.a.s.).

15 La hiÿra es la emigración.

16 Dunia es mundanal.

17 Rahma.

18 Hasana, sahih.

Anuncios
Relacionados

Hadices Qudsíes

Artículos - 03/03/2000

La relación del Profeta con las cosas

Artículos - 03/05/2000

Dichos del Profeta Muhammad

Artículos - 15/06/2000



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18398-las_exhortaciones_y_las_advertencias_de_los_hadices_del_profeta_sas.html