webislam

Jueves 28 Mayo 2020 | Al-Jamis 05 Shawwal 1441
3459 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=2968

Recordando Al-Amiriya

08/03/2000 - Autor: Yusuf Fernández
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El pasado 13 de febrero se cumplió el noveno aniversario del bombardeo por parte de la United States Air Force del refugio antiaéreo de Al-Amiriya, en Bagdad, durante el transcurso de la Guerra del Golfo. En el ataque perecieron 1.200 civiles, la mayoría de ellos mujeres y niños. Sólo 14 personas lograron salvarse de la masacre, realizada un día antes de que el pueblo norteamericano celebrase el día de San Valentín, día del amor y la amistad.

En la actualidad el refugio ya no sirve como tal. De hecho, después del ataque la mayoría de los iraquíes sienten tal temor a que otros refugios se conviertan asimismo en el blanco de las bombas aliadas que ellos han dejado de acudir a ellos cuando suenan las alarmas antiaéreas. El refugio ha sido convertido en un monumento en recuerdo a las víctimas que allí fallecieron.

Los portavoces militares norteamericanos alegaron tras la masacre que el citado refugio era "un centro militar de comunicaciones". No obstante, pocas horas después del bombardeo varios periodistas de la CNN visitaron el lugar y no encontraron evidencia alguna de que éste hubiera sido usado con propósitos militares o industriales. Cabe recordar que unos días antes EE.UU. había bombardeado una fábrica de leche infantil, afirmando que era un lugar de producción de armas químicas. Sin embargo, poco después reporteros de la misma cadena norteamericana, la CNN, desmintieron las afirmaciones de Washington y señalaron que la fábrica producía sólo leche. El objetivo de aquel ataque resulta hoy claro. Se trataba simplemente de diezmar a la población infantil de Irak, privándola de sus medios de nutrición más básicos, tal y como continúa haciéndose en la actualidad por medio de la política de sanciones.

El refugio, situado en el noroeste de la capital iraquí, era uno de los 38 construidos por una firma escandinava y se encontraba además cerca de una escuela elemental y rodeado por un amplio distrito residencial conocido por el nombre de Al-Amiriya. De hecho, con anterioridad al bombardeo, varios refugiados iraquíes, que venían huyendo del conflicto irano-iraquí, lo habían tomado como hogar. Los detalles de la localización del refugio y de su contenido eran conocidos por cualquier iraquí y no iraquí que viviera en la zona. No había allí establecimientos secretos ni zonas de acceso restringido.

El refugio constaba de dos pisos. El superior era usado como vivienda, mientras que el inferior era utilizado como almacén de comida, agua, combustible para la calefacción, generadores y equipo médico. Varios testigos iraquíes afirman que con anterioridad al ataque pudieron observar a un avión de reconocimiento norteamericano sobrevolando el área. Por todo ello cabe preguntarse: ¿Acaso los jefes militares norteamericanos no sabían de la existencia de miles de mujeres y niños que habitaban en el refugio y que un posible bombardeo del mismo provocaría una auténtica carnicería de civiles?.

La realidad es que los responsables militares norteamericanos sabían perfectamente lo que estaban haciendo. No podía desconocer lo que era el refugio y quien habitaba en él, pero aun así lo bombardearon. Probablemente pensaron que la muerte de 1.200 civiles era un "daño colateral aceptable". El propósito del bombardeo fue claramente el de aterrorizar y desmoralizar a la población iraquí en general.

El ataque dio comienzo poco antes del alba. Una sola bomba hizo blanco en el refugio abriendo un agujero de unos 5 metros en el techo del edificio que estaba construido con un espesor de varios metros de hormigón. Varias personas fallecieron como resultado del impacto puesto que éste dejó un enorme cráter en el suelo del refugio. Sin embargo, ése no fue el fin del ataque. Transcurrieron otros cinco minutos, llenos de horror y confusión para las personas que aún se hallaban allí. A continuación, una segunda bomba incendiaria guiada por láser impactó en el refugio y explotó.

Las temperaturas en el interior del refugio alcanzaron los varios centenares de grados. Todos los civiles que se hallaban en el primer piso murieron quemados vivos. Muchas personas corrieron a refugiarse en el sótano. Sin embargo, esa segunda bomba rompió los tanques de agua para la calefacción que se hallaban en el nivel inferior, liberando así una gran cantidad de agua hirviendo, que inundó el sótano. De este modo, mientras la gente del piso superior era quemada viva, los que se hallaban en el sótano fueron escaldados hasta morir. Su carne se derritió en sus cuerpos. Restos de esta carne pueden ser aún vistos hoy en las paredes del refugio de Al-Amariya. También pueden verse en la actualidad fotos de las víctimas del bombardeo e incluso marcas de las manos quemadas de los niños en el cemento de las paredes.

Esta descripción puede parecer muy gráfica pero es la realidad de lo que allí sucedió. Es preciso que la gente comprenda en todo el mundo lo horrible que fue aquel ataque intencionado. Y el Gobierno de EE.UU. necesita hacer frente a su responsabilidad por sus acciones en éste y en otros casos que han supuesto y están suponiendo la muerte a cientos de miles de iraquíes inocentes. Sin embargo, como podemos ver hoy la guerra de exterminio de la Administración norteamericana contra Irak continúa. La política de sanciones continúa matando a varios miles de iraquíes cada mes. Las bombas norteamericanas continúan cayendo en ciudades y pueblos. Las personas y los animales continúan muriendo. Las iglesias, mezquitas, refinerías, sistemas acuíferos, instalaciones petrolíferas y muchos otros equipos esenciales han sido y continúan siendo destruidos.

Cada año en febrero el pueblo iraquí honra la memoria de las víctimas que fallecieron en el ataque. Este año algunos dignatarios del Gobierno asistieron a la ceremonia que con tal motivo tuvo lugar en el Memorial de los Mártires de Bagdad.

"El ataque al refugio de Al-Amiriya fue uno de los mayores crímenes de la historia", afirmó en un discurso el Ministro de Información iraquí Humman Abdel Jaliq. "Ha sido un acto que Irak nunca perdonará"
Anuncios
Relacionados

El Ejido o el fracaso de una política

Artículos - 02/03/2000

Luces y sombras de Hafiz al Asad

Artículos - 12/06/2000

La derecha israelí apuesta por la guerra

Artículos - 09/02/2001



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18395-recordando_alamiriya.html