webislam

Domingo 18 Noviembre 2018 | Al-Ajad 09 Rabi al-Auwal 1440
1634 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3406

A Fondo con Mansur

15/12/1999 - Autor: Ali González - Fuente: Verde Islam 12
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

mansur vi12  web
mansur vi12 web
Con el envolvente sonido de fondo de las chicharras y contemplando el incomparable panorama de lo que un día fuera Mar de Tetis y ahora Valle del Uad al Kabir, la entrevista —en su casa de Almodóvar— se prolonga y deriva hacia muchos temas, que sin duda serán de interés para nuestros lectores. Mansur Escudero no elude responder a ninguna de nuestras preguntas, desvelando en sus respuestas claves básicas para entender hacia dónde va el Islam en Europa y en España.

Webislam: ¿Podrías resumir los objetivos de la conferencia?

Mansur Abdussalam: El título de la conferencia era “La educación islámica en Occidente”. Bajo este lema, se agruparon —en cinco sesiones de trabajo, con dos ponentes cada una y un turno de intervenciones de los asistentes— una serie de temas, entre los que destacan el papel de las mezquitas en la educación de los musulmanes, el impacto de los medios de comunicación en la educación, especialmente en la televisión e Internet, la educación islámica en las escuelas públicas y privadas, el papel de la mujer en la educación, fórmulas de coordinación entre las organizaciones islámicas occidentales y las instituciones de los países de mayoría musulmana, etc.
Sobre la referencia a Occidente en el título de la conferencia, se me ocurre señalar cómo se sigue utilizando —quizás por pereza mental o por falta de valentía intelectual para definir las nuevas realidades— un término que, a poco que lo analicemos, veremos que no nos lleva a ningún sitio. ¿Qué significa hoy en día Occidente? Parece claro que el concepto quedó obsoleto hace años con el derrumbe del sistema soviético. Creo que habría que coger el toro por los cuernos y asumir que el mundo se divide ideológicamente —y no geográficamente— entre el mundo del Islam y el mundo del kufr.

WI: ¿Cómo se ha desarrollado la conferencia? ¿Quién la patrocinaba...?

Mansur: La conferencia, que se celebró durante los días 27, 28 y 29 de Agosto, en el hotel Sheraton de Bruselas, estaba patrocinada por el rey Fahd. Como es lógico, fue respaldada con la presencia de altas personalidades del mundo islámico, especialmente de Arabia Saudí. 
Estuvieron presentes el príncipe Abdelaziz, los ministros de Educación, Asuntos Islámicos y Justicia, el secretario general de la Liga del Mundo Islámico, el embajador de Arabia Saudí en Bélgica, el secretario general de la ISESCO y otros dirigentes. 
El desarrollo de la conferencia fue seguido por varias cadenas de televisión árabes y numerosos corresponsales de periódicos y revistas del mundo islámico. Entre los invitados —más de doscientos— había representantes de las principales organizaciones islámicas en Europa, mas un numeroso grupo de profesores de distintas universidades saudíes.

WI: El mes pasado también estuviste en una conferencia en Teherán. Hace unas semanas el secretario general de la Federación, Mehdi Flores, participó en otra en el Cairo. Tengo entendido que se prepara algo en Trípoli para este mes de septiembre, ¿Está pasando algo especial en el mundo islámico?

Mansur: Bueno, todos los veranos —como es lógico, debido a las vacaciones— son pródigos en la organización de encuentros islámicos mundiales. Sobre todo tres países: Arabia Saudí, Libia e Irán, tratan a través de ellos de reforzar sus posiciones, influencia y liderazgo sobre el conjunto de los musulmanes en el mundo. Cada uno tiene su estilo y su clientela, aunque siempre se repite el mismo guión. En realidad, en la mayoría de las ocasiones la conferencia, encuentro o simposio, no suelen ser mucho más que meros pretextos para hacer recuento de lealtades. El lado positivo es el encuentro personal con musulmanes de todo el mundo y el intercambio de experiencias con ellos.

WI: ¿Qué entiendes por ‘reforzar sus posiciones, influencia y liderazgo en el mundo’ y qué papel tienen los musulmanes españoles en todo esto?

Mansur: (sonrisas). Aunque no creo que sea el momento de entrar en detalles, sí parece claro que Al-Ándalus es la clave del nuevo paradigma. Toda la estrategia mundial islámica para lo que comúnmente se llama Occidente pasa por España. Eso lo sabe hasta Nostradamus, que ya es decir. No tienes más que ver el mapa de centros islámicos proyectados en España; un mapa simbólico que dice mucho al que sabe entender. El Centro Islámico de Gibraltar inaugura una etapa nueva dentro de la geografía espiritual. Los saudíes son maestros en geografía espiritual, ¡al hamdu liLlah!.

WI: ¿Estás sugiriendo que los saudíes no son tan torpes como parecen hacer creer?

Mansur: Se equivoca quien crea que los saudíes son torpes o incapaces de hacer nada positivo para los musulmanes en general. Saudíes, iraníes y libios se reparten los papeles, como en la comedia greco-romana. ¿Podrían los saudíes abrir centros en España o en Estados Unidos si no diesen esa imagen pro-americana y corrupta que dan? (risas) Pero, ¿Quién sabe quién gobernará Arabia Saudí dentro de 40 ó 50 años? El tema está en que el proyecto islámico tiene una perspectiva histórica de siglos que se le escapa al analista habitual. “Ellos conspiran, pero Allah es el mejor de los conspiradores”, dice el Qur’án. Hay que amar a los saudíes, porque Allah sabe más del asunto.

WI: Eso que dices parece muy fuerte, pero no entiendo el papel de unos pocos musulmanes españoles en todo esto.

Mansur: Allah es el Señor de la Historia. Al Ándalus seguirá siendo Al Ándalus para los musulmanes de todas las épocas. Eso está ahí, nosotros no lo hemos creado. Aquí tenemos nuestros muertos, que están vivos, a la espera del Día de la Resurrección. En el plano espiritual, hoy en día, santos de todas la regiones islámicas se reúnen en Al Ándalus como se han venido reuniendo desde siempre. La presencia islámica siempre ha existido, ininterrumpidamente, a pesar de que aparentemente fuimos expulsados en el siglo XVII. No somos pocos, sino multitudes, pero hay quien lo ve y hay quien no.

WI: Ya que hemos abordado este tema; corren predicciones en base al anuncio hecho por gran alquimista medieval Yabir sobre el ‘retorno’ del Islam a España en fechas concretas, que él dedujo de cálculos astronómicos, y que se situarían en torno a cinco siglos después de la pérdida de Granada. ¿Qué caso haces tú de esos rumores que circulan entre las comunidades musulmanas?

Mansur: Los pongo al mismo nivel que las predicciones de Nostradamus, es decir, conjeturas astrológicas. Que cada cual saque sus propias conclusiones. El hecho de que se firmase un acuerdo de colaboración entre los musulmanes españoles con el estado español, cinco siglos justos después de la pérdida de Granada, puede ser y no puede ser significativo, depende del nivel de ta’wil en el que mores. 
Desde un cierto estado, no sólo ves que no ha habido pérdida alguna sino que todo está en su sitio, siempre ha estado en su sitio. Desde el mundo espiritual, el pasado se está reestructurando continuamente; el futuro, por así decirlo, influye en el pasado. La causa en su efecto. Cualquier acción de hoy remodela todo el conjunto. Lo fundamental es encontrar las llaves de la comprensión, el furqán

WI: ¿Y dónde están las llaves?

Mansur: (Tarareando) pues... en el fondo del mar, ya sabes. 

WI: ¿Qué papel le ves a Marruecos en todo esto, ahora que se abre una nueva etapa en ese país?

Mansur: Hay en España, entre algunos musulmanes españoles, la tendencia a considerar a Andalucía como el Magreb Norte, un poco como pasa en Euskadi con los territorios vascos de Francia. Sé incluso de un musulmán andaluz que en un congreso celebrado en Inglaterra hace unos años se presentó así, como del Magreb Norte, y así constaba en todos los sitios, sin saber el resto de los congresistas qué era realmente eso. 
Pero, bromas aparte, el caso es que Marruecos tiene una vocación imperial que hace parte de su ser como estado y naturalmente tiende a expandirse por todos los lados: Sur, Este, Oeste y Norte. La gran mayoría de los musulmanes residentes en España son marroquíes o de origen marroquí. Es lógico que Marruecos quiera tener parte activa en el proceso. Sé de buena fuente que hace años, cuando se iniciaba la negociación del acuerdo de cooperación con el estado español, hubo una propuesta de un equipo de expertos para copiar el acuerdo que el estado español tiene con la Iglesia Católica y hacer del rey de Marruecos una especie de Papa de los musulmanes españoles.

WI: ¿Eso es posible? Tengo entendido que hay diferencias sustanciales entre la función papal y el emirato del rey marroquí.

Mansur: No hablamos de emirato, sino de imamato, que es lo que se postulaba, al menos en los documentos que yo conozco. Ciertamente el emirato conlleva necesariamente un aspecto político que en el caso español es inaceptable; los musulmanes españoles somos ciudadanos españoles y nos organizamos en torno a una Constitución por la que muchos luchamos, pagando un alto precio en ocasiones, en tiempos del franquismo. 
El asunto es otro. Los católicos españoles, con toda naturalidad, están representados ante el estado español por un país extranjero, como es el Vaticano, no por un órgano español propio, como los musulmanes españoles, que somos representados por la Comisión Islámica de España. 
Esto es así. No es de extrañar que, dentro de algunos sectores ultracatólicos, la idea de que los musulmanes fuésemos considerados como extranjeros se avenía bien con la necesidad de una representación religiosa extranjera, por ejemplo, el rey marroquí, ¡ojo! como imam de los creyentes, no como emir, que son dos cosas distintas.
Se consumaría así una operación por la que el estado español se enajenaría de su patrimonio islámico aún a costa de aceptar como interlocutor a un rey marroquí. El caso es desheredar a los musulmanes españoles para que la herencia del estado español siga en manos de quien estuvo todos estos siglos.

WI: Según eso, habría intereses ocultos en presentar al Islam español como algo foráneo, impropio de lo español, importado, cosa de emigrantes...

Mansur: Cuando no de invasores. Ese ha sido el discurso oficial hasta ayer mismo y al que se aferran los sectores más inmovilistas de la oligarquía nacional-católica dentro del estado español, dispuestos a sacrificar el interés común en aras de sus parcelas seculares de poder. No nos quieren. Nosotros molestamos y hacen todo lo posible por quitarnos del medio. Nosotros vamos hablando de derechos constitucionales a personas, a altos funcionarios del Estado que en su fuero interno no tragan la Constitución. 
Estamos en una etapa muy oscura de la democracia española en la que la ofensiva conservadora en el tema de las libertades religiosas es muy fuerte. Creen que peligra el poder que detentan y con ello su proyecto religioso-social y están dispuestos a todo. No se dan cuenta, sin embargo, de que, a más poder, más perdición y menos bendición. Y la gente, afortunadamente, hoy libre para elegir, elige la sinceridad, los valores que brotan de relaciones humanas a su mismo nivel. ¡Allah nos aparte del poder o del éxito en este mundo! 

WI: Lo que dices no se ajusta a lo que habitualmente se cree y se defiende. Se piensa que el éxito es una bendición y que no hay más cera que la que arde.

Mansur: Los musulmanes pensamos de otro modo, ¡alhamduliLlah!. Pase lo que pase, ‘No hay vencedor sino Allah’, La galiba illa Allah. Hay una inteligencia espiritual que nos guía a través de la historia y que nos proporciona la clave de toda interpretación.

WI: ¿Te refieres a la Inteligencia Roja?

Mansur: (risas) ¿Quién te ha dicho eso?

WI: Lo he leído por ahí.

Mansur: La traducción podría ser eso, pero sabes que la expresión árabo-persa de donde se ha sacado, significa mucho más. ‘Aql-e sorj’ es el título de una obra de Sohravardi que se ha traducido por “El Arcángel Purpurado”. Hemos publicado algo de eso en Verde Islam. Yo hablo sin más de ‘inteligencia espiritual’, que no consiste en analizar datos y generar inteligencia, es decir, entendimiento racional, como es lo clásico en los demás casos, sino que es esencialmente un paso más allá; de la razón a la visión, del tafsir al ta’wil, del cerebro al corazón. 
Gracias a esa comprensión espiritual, gustativa, podemos entender con el corazón, podemos amar a nuestros enemigos, contra toda lógica ‘racional’. 
Amar al enemigo cuando mata a tus amigos o a tu familia parece una cosa de locos, pero, como dice un hermano querido, en la locura reside nuestra fuerza. “Dios mío y todas mis cosas”, decía el pobrecillo de Asís, el faqir de Asís. Esa es la fe que distingue entre el sabio de este mundo y el conocedor verdadero. Pero sólo se revelan estas cosas a los pobres e ignorantes, y se ocultan a los poderosos, y Dios es más grande.

WI: Una pregunta de actualidad ¿Cómo se ve desde la Federación la situación política y social de Ceuta y Melilla y qué repercusiones tiene para los musulmanes?

Mansur: Respecto a Ceuta y Melilla hay que analizar bien todos los factores que conforman su situación. Por un lado, hay una población mixta, mayoritariamente cristiana y musulmana con minorías judías e hindúes. La población musulmana crece tres veces más deprisa que la cristiana y dentro de 15 ó 20 años será mayoritaria en ambas ciudades, insha Allah. Por otra parte, está el tema de la reivindicación marroquí sobre las dos ciudades y algunos islotes, y el tema de Gibraltar, que también interviene en el asunto. 
España reivindica Gibraltar y no parece posible que, en caso de que Inglaterra devolviese el peñón a España, el bloque anglo-americano consintiese a España mantener a la vez Ceuta, parece ser que por motivos geoestratégicos. De ahí que se tenga la sensación en estas ciudades de que, tarde o temprano, España las cederá a Marruecos, sobre todo cuando la mayoría aplastante de la población sea musulmana. 
Y esto se asume mal en esas ciudades por parte de una mayoría de población que no quiere dejar España ni dejar de ser española. Porque, como quizás sepas, los musulmanes españoles de Ceuta y Melilla recibieron la nacionalidad hace 10 años en base a la residencia, no a su origen, con lo que puede pasar como en el Sáhara español, que se les deniegue en un futuro la posibilidad de renovar el carnet de identidad y punto. Por su parte Marruecos no los reconoce como españoles a ninguno de los efectos, y España a veces tampoco.

WI: ¿España tampoco?

Mansur: Bueno, parece haber una entente entre Madrid y Rabat para ciertas cosas. Por ejemplo, un ciudadano musulmán ceutí, con su documento de identidad español, para casarse por el rito musulmán tiene que ir a un notario marroquí que vive en Ceuta y que le tramita toda la documentación por Rabat. Cuando va a sacarse el libro de familia español lo tratan como a un marroquí, es decir, le hacen hacer todas las gestiones como si fuese un marroquí, vía Rabat. El tema es grave, porque hay casos en los que la gente se niega a gestionar el tema a través de Rabat y prefiere declarase como soltero (de hecho, un matrimonio religioso en España no tiene validez legal, si no se registra como tal en el registro civil) dado que a efectos españoles lo es. 
El problema es que hay musulmanes que son acusados de falsedad documental por no declarar que están casados por el rito musulmán en Marruecos, cosa que no se entiende. En España, ese matrimonio entre ciudadanos españoles no existe, luego, como españoles y ante la administración española, están solteros. El hecho de que la administración española reconozca el matrimonio religioso de españoles que no se haya registrado en el registro español, sino en el marroquí, es significativo. Es decir, realmente la administración los considera marroquíes.

WI: ¿Y cómo se soluciona el entuerto?

Mansur: Abriendo la Federación una oficina para tal fin en Ceuta y Melilla, de tal manera que los musulmanes ceutíes y melillenses que lo quisieran pudiesen casarse por el rito islámico y registrarse a continuación en el registro civil español. Es lo lógico. De otra manera, la sensación que se tiene es que la administración española se desentiende de los ciudadanos españoles musulmanes de Ceuta y Melilla, confirmando la sospecha de que hay un pacto de Estado entre España y Marruecos para ceder las dos ciudades a Marruecos. Detalles como estos hay muchos.

WI: ¿Por ejemplo?

Mansur: Bueno, esto sería tema para otra conversación, pero puedo ponerte unos ejemplos concretos. Así, se dio el caso de un barco pesquero español que naufragó hace meses por las costas marroquíes en el que viajaban españoles ceutíes cristianos y españoles ceutíes musulmanes. Pues bien, los cadáveres de los españoles cristianos fueron repatriados, los de los musulmanes ceutíes no, pues para Marruecos, los musulmanes ceutíes son marroquíes, a pesar de tener la nacionalidad española. Ya sabes que para Marruecos, la nacionalidad radica en el ius sanguinis, no en el ius loci, es decir, la nacionalidad se transmite vía generación, no por nacer en Marruecos. Y además no se pierde nunca, aunque se obtenga otra.
Los musulmanes ceutíes son tratados en Marruecos como marroquíes, a todos los efectos. Por ejemplo, si un musulmán ceutí español delinque en Marruecos y va a prisión, va directamente a la sección de marroquíes, no a la de extranjeros. Sé que han habido quejas ante el cónsul español por estos casos y que éste se ha desentendido. Aparte, está el tema de los apátridas ceutíes.

WI: ¿Apátridas ceutíes?

Mansur: Suena raro, pero así es. Hay más de mil musulmanes, hijos y hermanos de españoles, a los que se les deniega la nacionalidad en base a delitos que cometieron en su juventud o a otros motivos arbitrarios. El asunto es que carecen de documentación marroquí, pues son nacidos en Ceuta y no constan en Marruecos como marroquíes. Tienen una tarjeta de residencia especial, anticonstitucional, en cuanto no les da ningún derecho civil en España ni en Marruecos. Son apátridas en medio de familias españolas. Es un drama increíble que ya se ha denunciado por ahí, creo que por Izquierda Unida de Ceuta.

WI: Ahora que mencionas a Izquierda Unida de Ceuta, ¿cómo se entiende que esté el secretario de la Federación, Mehdi Flores, de secretario de organización de Izquierda Unida de Ceuta? ¿no es incompatible el ser dirigente religioso y estar en un partido político y especialmente un partido como ese, en donde está el partido comunista?

Mansur: Entre los dirigentes de las comunidades islámicas en España hay militantes de todos los partidos. Nosotros respetamos la sensibilidad política de todos ellos. Para los musulmanes no hay incompatibilidad entre la religión y la acción social; al contrario, el Islam tiene una vocación globalizadora. El mundo es un jardín que hay que cuidar y cultivar, para gloria de Dios. Dice un hadiz que “no se es buen musulmán hasta que no se desea para el hermano lo que se desea para uno mismo”. 
Sobre el caso concreto que me preguntas, por lo que yo sé, Izquierda Unida es un movimiento político en el que se integran varios partidos, no sólo el comunista, y en el que la mayoría de sus militantes no pertenecen a ningún partido concreto, sólo a Izquierda Unida. De todos modos, te sorprenderías de las cosas que han cambiado en el Partido Comunista —donde yo mismo y otros muchos musulmanes españoles militamos durante el franquismo—, desde entonces hasta hoy. ¿Qué me dirías si te dijera que el actual director de Mundo Obrero y secretario de organización de Izquierda Unida, comunista de toda la vida, es un hombre de misa y rosario diario?

WI: Pues que no me lo trago, perdona.

Mansur: (risas). Pues, allá tú. ¿Sabes qué fue, según fuentes fidedignas, lo primero que dijo al Comité Federal el nuevo Secretario General del PCE, Paco Frutos, cuando fue elegido?

WI: ¿Qué rezasen el rosario?

Mansur: (risas) Casi, casi. Dijo que quería en el Comité Federal representantes de cristianos por el socialismo, ahí es nada.

WI: Pues sí que ha cambiado el Partido.

Mansur: Eso para decirte que, según me cuenta Mehdi, Izquierda Unida no es un movimiento ateo, sino laico; por el contrario, hay un gran interés por el Islam entre muchos de sus militantes.

WI: ¿Es verdad eso de que Anguita es musulmán en secreto?

Mansur: (risas). No me consta, pero tampoco me extrañaría que algún día diera una sorpresa. Julio es amigo mío y sé que tiene un gran amor al Islam. Recita la Fatiha de carretilla y sabe árabe, cosa que es de agradecer. Por otra parte, gracias a él tenemos una mezquita en Córdoba que nos cedió cuando era alcalde de esa ciudad.

WI: El Califa Rojo.

Mansur: Si, ciertamente se merece nuestro agradecimiento, Creo que es una de las personas más honradas y consecuentes que conozco. Una persona íntegra.

WI: Volviendo a Ceuta, hace pocos días se oyó decir a algún dirigente de Izquierda Unida que había que descolonizar ya Ceuta y Melilla? ¿qué piensas al respecto?

Mansur: Nosotros tenemos nuestro propio gabinete de análisis y vemos las cosas con otras perspectivas, con otro criterio más amplio, como te he dicho.

WI: El furqán.

Mansur: Eso mismo. De tal manera que no asumimos, aunque los respetamos, los criterios historicistas, nacionalistas o de índole meramente geoestratégica. La geoestrategia suele esconder siempre una ideología concreta al servicio de unos intereses concretos de las clases dominantes. Nosotros apostamos por los ciudadanos de a pie, que viven en Ceuta y Melilla y que son realmente los protagonistas de su propio destino político. Nuestra postura, nuestro punto de vista, emana de una hermenéutica espiritual por la que las cosas tienen significados que van más allá de las meras explicaciones historicistas.

WI: Y según eso ¿qué se postula?

Mansur: Bueno, Allah sabe las causas por las que Ceuta y Melilla están en España. Para el nacionalismo español estas ciudades son ciudades españolas de pleno derecho, españolas antes incluso que Navarra. Para las tesis nacionalistas marroquíes, Ceuta y Melilla son marroquíes, ciudades ocupadas por el colonialismo español. Cada cual esgrime su argumentos con mayor o menor fortuna y no se sale de ahí. Marruecos, sin embargo, no tiene prisa en acelerar la ‘devolución’ por el mero hecho de que la situación actual le es muy rentable.

WI: ¿Rentable?

Mansur: Ceuta y Melilla son grandes mercados negros de divisas. Hay que saber que el comercio informal entre España y Marruecos que se realiza a través de estas ciudades supera el volumen legal que se realiza entre los dos países. Y Marruecos compra todo eso con dirhams, una moneda que no es convertible, ahorrándose lo suyo en divisas. Esta situación, es cierto que no se podrá mantener muchos años, dado que a Marruecos le están imponiendo guardar las reglas del juego. Esto lo sabe la gente de Melilla y de Ceuta. Toda su economía depende de la frontera, del comercio informal. Y saben que tarde o temprano será más rentable para Europa comerciar con Marruecos por Tánger o Casablanca, una vez que se decida abolir progresivamente los aranceles aduaneros. 
Por eso ha ganado el GIL en estas ciudades, porque creen que va a dinamizar el comercio local a costa de hacer grandes negocios, dado que el candidato es un empresario ambicioso y audaz. La solución al problema de Ceuta y Melilla pasa por entender que hay un beneficio en todo lo que Allah decide. Nada hay que escape al decreto de Allah, luego nada es casual, sin sentido. Allah ha puesto a convivir a cristianos y a musulmanes, a marroquíes y a españoles, y eso es lo significativo. 
Tanto a Marruecos como a España les interesa que haya unas ciudades musulmanas dentro del estado español, digo ciudades que son ciudades autónomas, es decir, algo más que ciudades. 

WI: ¿Puedes ser más explícito?

Mansur: Ya lo hemos dicho por ahí, incluso se lo hemos repetido en muchas ocasiones al gobierno. España debe recuperar la parte de identidad islámica que le toca y su puesto privilegiado entre las naciones de cultura árabe. No me refiero a que se considere a España como parte del mundo islámico, no, de lo que estoy hablando es de rentabilizar el hecho de tener un patrimonio islámico excepcional, un acuerdo de cooperación entre musulmanes y el estado español que es único y unas autonomías con gran población de musulmanes. 
Y además, en un futuro, con una lengua árabe co-oficial en Ceuta en la que se publicará la Constitución Española y el B.O.E. ¿Entiendes ahora? Sería estupendo para el estado español dentro del concierto de las naciones islámicas y sobre todo, árabes. Dentro de unos años los musulmanes gobernarán Ceuta y Melilla con mayorías absolutas. Estas ciudades serán de mayoría musulmana. A Marruecos lo que le importará entonces no es tanto la ‘devolución’ de las ‘ciudades ocupadas’ como su control político. Sé que este planteamiento lo mantienen algunos ideólogos marroquíes. 
Mientras una clase política musulmana gobernante, aparentemente independiente de Marruecos, mantenga vivas las reivindicaciones marroquíes y esas reivindicaciones produzcan lo que ya producen hoy, y por otro lado colaboren a servir a los intereses económicos de Marruecos, Marruecos no abrirá el dossier de Ceuta y Melilla.

WI: Eso quiere decir que, pase lo que pase, no pasarán a Marruecos.

Mansur: ¡Allah sabe! Para el estado español es un reto. Se trata de aplicar la constitución también a Ceuta y Melilla, sobre todo en lo referente a las minorías. El estado español debe asumir, de una vez por todas, la parte de identidad islámica que le corresponde. Ese es su deber y su gran prueba. Y, además, de ello no obtendría sino beneficios. No es de extrañar que haya ideologías ultraconservadoras en lo político y lo religioso que se alegrarían en ‘canjear’ Ceuta y Melilla por Gibraltar, cuando las dos ciudades norteafricanas pongan en entredicho ese carácter único del estado que fundamenta toda la ideología de ciertos grupos de poder.

WI: El problema parece ser quién detentará la hegemonía ideológica.

Mansur: Así es. Hay una pareja de analistas políticos americanos que han dado en la clave de toda la estrategia de dominación de los próximos años. Dicen textualmente: “En adelante, no ganará el que tenga más capacidad de lanzar más y mayores bombas, sino el que cuente la mejor historia”. ¿Entiendes ahora el por qué de todos los problemas que tenemos para expresarnos los musulmanes españoles?

WI: Sí, pero sin embargo, estarás de acuerdo conmigo en que el estado español ha dado a los musulmanes una ocasión excepcional para hacerlo; las clases de religión islámicas en las escuelas públicas.

Mansur: Todavía no hay nada al respecto y, después de lo que hemos visto en los tres últimos años, dudo que la administración del PP tenga voluntad política de ponerlas en marcha. Me gustaría creer sus promesas, pero soy escéptico.

WI: Hace unos meses salió una noticia en la prensa donde se decía que se había puesto en marcha un proceso para suprimir la materia de religión, incluso la católica, dada las denuncias de asociaciones de padres laicos, partidos políticos y otras organizaciones, y sustituirla por una asignatura general llamada ‘cultura religiosa’. ¿Qué te parece la idea?.

Mansur: Bueno, recuerdo que cuando oí la propuesta tuve pensamientos contradictorios. En primer lugar, coincide con la idea de nuestra Federación de que las clases de religión no sean catequesis. Por otro lado, el hecho de que a nosotros no se nos consultase da a entender de que la cosa puede ser una maniobra sutil para desplazarnos definitivamente de las escuelas.

WI: No entiendo.

Mansur: Es elemental. La sustitución de la materia de religión por la de cultura religiosa contará con el beneplácito de todos los partidos políticos, incluidos los conservadores, que seguirán fielmente el guión preestablecido.

WI: ¿Qué guión?

Mansur: Se vende la cosa como una demostración clara del PP de que no es un partido confesional y eso les ayuda a situarse en el centro del espectro político, que es adonde quieren ir, ahora que ya tienen una ‘derecha verdadera’ que es el GIL, que se presenta a nivel nacional. Los partidos de izquierda, encantados con la idea de quitar la religión de las escuelas, por principios ideológicos. El siguiente paso es conformar un cuerpo de profesores que tengan titulación y un perfil concreto. La mayoría que podría acceder a ese perfil, que ellos impondrían, son los que ahora imparten religión católica, con lo que se consuma el plan: los profesores de religión católica dan la asignatura de cultura religiosa, es decir, les tocará enseñar tanto el cristianismo como el islam, como el judaísmo y otras, desde una supuesta situación de objetividad y rigor científico. Magistral ¿no?

WI: ¿No creerás todo lo que has dicho, verdad?

Mansur: Es un bonito relato, y para que sea cierto, ya sabes, sólo tiene que ser la mejor historia (sonrisas). Sé que la idea de que cualquier profesor puede enseñar objetivamente cualquier religión la comparte plenamente el Director General de Asuntos Religiosos, Don Alberto de la Hera.

WI: Que curiosamente, es del Opus Dei.

Mansur: Bueno, creo que en realidad no consta fehacientemente que lo sea. En cualquier caso, para mí, el hecho de que sea del Opus Dei no significa nada, si es un buen profesional. Yo sólo te cuento esto porque lo dijo públicamente hace unos meses y así como lo dijo lo digo, sin entrar en valoraciones.

WI: ¿Crees que el Opus Dei tiene intereses en impedir la enseñanza de la religión islámica en las escuelas públicas españolas?

Mansur: La pregunta no me parece pertinente. Los musulmanes respetamos a todos los creyentes y especialmente a la Gente del Libro, cristianos y judíos. Yo no sé si hay intereses en parar el convenio de educación o no, pido a Dios por que ilumine a los que tienen la responsabilidad de gestionar estos asuntos.

WI: ¿ Y qué pasaría si fuese cierto?

Mansur: Buscaríamos soluciones alternativas. ¿Quién nos ayudaría en ello? ¿Algún partido político? ¿La opinión pública? ¿La prensa o la televisión? La solución pasaría entonces por organizar la educación islámica a nivel privado, sea en colegios o mezquitas.

WI: Sin embargo, eso también tiene sus ‘riesgos’ en cuanto que se piensa que una enseñanza islámica ‘semiclandestina’ escaparía grandemente al control de los que nos consideran como activistas de cualquier cosa.

Mansur: Cierto, pero se consiguen así otros objetivos. En primer lugar, al pasar a las mezquitas la enseñanza del Islam, se pone en estado de alerta al estado español, cosa que cumple con una función esencial, dentro del plan. Hay que mantener la alerta porque sin enemigos muchas cosas se acaban, muchos grifos se cierran y muchos despachos se desmontan. 
En segundo lugar, se devuelve a los musulmanes al lugar de donde — según ellos— no deberíamos de haber salido, a la periferia del estado español, cuando no, al estatus de no-español. 
En tercer lugar, se evita el riesgo fundamental de que la enseñanza del Islam en la escuela haga sombra a la religión dominante, cosa que podría pasar en pocos años, cortando así un temido foco de islamización, sobre todo en regiones donde el Islam cuenta con gran simpatía, como una parte latente de su idiosincrasia, como ocurre en Andalucía. El tema asusta mucho entre la oligarquía dominante.

WI: Esa reflexión me recuerda la labor preliminar del llorado Abdennur Coca, que Allah le tenga en su Jardín, que apostaba totalmente por la plena integración, dentro del estado español, de lo islámico, de los musulmanes.

Mansur: Sí, y que contrasta radicalmente con la que deja entrever la Dirección General de Asuntos Religiosos en la guía recientemente editada de entidades religiosas de España.

WI: ¿Qué se dice, en particular?

Mansur: Hay un lapsus mentís significativo, que pone de manifiesto todo lo que se quiere hacer con el Islam. A la hora de presentar el Islam dice, a manera de aviso para navegantes: “Si el crecimiento del Islam se sigue produciendo al ritmo de los últimos años, el islam se convertirá en el credo minoritario más numeroso en España, aunque no dejará de ser un credo de ‘servicio’ a una población emigrante”.

WI: De eso se encargarán ellos, parece querer decir.

Mansur: Bueno, a buen entendedor... buenas palabras.

WI: ¿De qué murió Andennur Coca, que Allah le tenga en su Jardín?

Mansur: En realidad, nadie lo sabe. Sólo sé que hubo amenazas antes y después de su muerte, pero de eso, si me disculpas, prefiero no hablar.

WI: ¿Piensas realmente que hay intereses poderosos para evitar a toda costa que se cumpla el Acuerdo de Cooperación? ¿Piensas que la gente es capaz de todo por cosas que aparentemente no tienen tanto peso, como es el caso de las creencias religiosas, en una sociedad casi secularizada?.

Mansur: No todo el mundo se mueve por dinero. Hay una parte en el alma humana que incita a la acción y que busca sobre todo reconocimiento, seguridad, autoestima. Hay gente que considera a los musulmanes conversos como renegados, y que ve en el Islam el demonio con cuernos, el Anticristo, el Impostor. Para eliminar eso, están dispuestos a todo, sin ningún remordimiento de conciencia, al contrario, creyendo que en el fondo hacen un bien, como cuando quemaban a las brujas y a los herejes con la idea de purificarles el alma pecadora. ¡Dios nos libre de la locura!
Desde el punto de vista del no creyente, las convicciones religiosas no son valoradas lo suficiente como para darles un lugar principal en la explicación de ciertos comportamientos, pero para los que nos movemos por impulsos religiosos, sabemos que el contrario tiene motivos que el analista moderno y racionalista desprecia casi de antemano. Esa es la clave de muchas de las cosas que pasan.


WI: Aunque sea doloroso preguntártelo ¿Encaja en lo que dices el significado de la pérdida de Sabora?

Mansur: Así parece. Todo apunta a que hay una conspiración. Cada día salen más datos y cobra sentido el puzzle. Ha habido desde el principio una conspiración de silencio en la mayoría de los medios de información, incluida la agencia EFE. Se ha ninguneado el hecho desde el primer momento. Después están los informes de los psiquiatras que demuestran que el asesino fingía estar loco y el hecho de que el día anterior a ir para declarar ante el juez sobre la identidad de los inductores, casualmente se suicida tirándose por el hueco de una escalera. 
Todavía no nos han dado acceso al informe de la autopsia del suicida y han intentado cerrar el caso. Se ha recurrido, pero el hecho es que se apresuraron a cerrarlo. Después, ha desaparecido una prueba importantísima, la carta que el asesino llevaba en su cartera. ¿Dónde está la carta? Se han silenciado cosas como que estaba preparándose para ingresar en el ejército y que, según dicen sus padres, estaba muy nervioso porque tenía que superar la prueba. 
Después hay más detalles que llevan a creer que fue inducido a cometer el crimen, sacados de un análisis textual de las declaraciones que él mismo hace. Todo el argumento del modus operandi del asesino coincide al detalle con el juego de rol, el Vampiro. Cualquiera puede comprar el libro en la sección esotérica de las librerías, o consultar sus instrucciones en Internet.

WI. Disculpa si he tocado un tema tan doloroso. Volviendo al asunto del Simposio, antes me comentabas que los saudíes habían dicho literalmente que: “Este simposio se ha celebrado, no por qué lo necesitemos en Arabia Saudí, sino porque su gobierno busca el bienestar de los musulmanes de todo el mundo”. Y también: “Nosotros nos consideramos responsables de lo que pase a todos los musulmanes tanto en occidente como en todo el mundo”. ¿Crees que realmente en Arabia Saudí se preocupan, tanto como dicen, por los musulmanes, especialmente por los españoles?

Mansur: Bueno, cada cual hace lo que puede como mejor sabe. Los saudíes tienen un problema y es que tienen mucho petróleo y están obligados a jugar un papel subordinado a los intereses del sistema. En ese sentido tienen las manos atadas, que no los pies. En España tienen su propia política de Dawa, construyen centros y ayudan a las comunidades que comulgan con sus ideas, a las otras no. Eso es lo normal, no pueden salirse del guión. Por ejemplo, nunca se les ocurriría ayudar económicamente a Webislam o a Verde Islam, porque eso iría contra lo convenido. 
El problema para ellos es que la línea saudí no cala en España, al contrario, suscita rechazo entre muchos musulmanes. De tal manera que no tienen apenas amigos allá donde van, sino sólo allegados interesados en sacarles los reales y nada más. Con dinero no se pueden hacer amigos, sólo comprar voluntades. Ese es el drama saudí en España y en otros sitios. Los iraníes, por ejemplo, con muchísimo menos dinero invertido, tienen más capacidad de hacer amistades. Hay otro adab, invierten en intelectualidad, organizan campamentos para niños musulmanes, ayudan a las comunidades que se lo piden, tanto chiitas como sunnitas. Es probable que el chiismo gane mucha fuerza en España en los próximos años, insha Allah.

WI: Otra de las frases que llaman la atención del informe de este simposio es cuando se declara que “El Islam considera al individuo como la base de la sociedad”. El individuo y no la familia, como se decía en algunos sitios hasta hace poco.

Mansur: El individuo, sí, pero un individuo social, inserto en una sociedad que lo conforma y a la que él conforma desde su individualidad. No es el individualismo neoliberal insolidario. Es el individualismo de hermanos, del que se sabe individuo y a la vez miembro de una Umma donde caben todos. Radicalidad de derechos individuales para que, desde esa libertad, se asuma la interdependencia con todos los hermanos y con la naturaleza.

WI: Se declara también que “Arabia Saudí es la cuna del Islam y custodio de todo lo que pase en el mundo en relación con el islam”. ¿Qué opinas al respecto?

Mansur: Que como dice un hadiz del profeta, sobre él la paz y la bendición, “El islam nació expatriado y acabará expatriado. ¡Benditos sean los expatriados!”. Todos nos consideramos responsables de todos los musulmanes, sobre todo de los saudíes, que necesitan más ayuda que nadie, puesto que están siendo probados con la riqueza más que ningunos otros. Para el musulmán, la riqueza es una de las pruebas más difíciles, en cuanto que aparta fácilmente del Camino. Se dice en el Qur’án —y no sólo en el Qur’án— que es “más difícil que un rico entre el Jardín que un camello pase por el ojo de una aguja”. ¡Dios nos proteja de la riqueza!

WI. Al principio te has referido a algunas de las resoluciones adoptadas y tratadas durante la conferencia: el concepto de educación, el impacto de los medios de comunicación en la educación, especialmente la televisión, la radio en Internet, el papel de las mezquitas en la educación de los musulmanes, el papel que éstas deben jugar como lugar de encuentro, discusión y de toma de iniciativas, la educación en las escuelas públicas y privadas, la creación de un consejo de educación islámica en Europa, el reconocimiento oficial de los programas que se imparten en los colegios islámicos, la activación del papel de la mujer en la educación, y la coordinación entre las organizaciones islámicas en occidente y las instituciones de los países islámicos ¿Cuáles destacarías tú como más relevantes?

Mansur: Todas son importantes, aunque particularmente aquellas que hacen hincapié en la importancia de la comunicación y la educación de calidad. Es necesario crear ese consejo de educación islámica en Europa del que se ha hablado en la conferencia. Este debería tener total autonomía de gestión y ser independiente de los intereses políticos de los países islámicos. Así lo defenderemos en los próximos foros europeos en los que vamos a participar en los meses venideros. Ponemos toda nuestra disposición para colaborar en esta iniciativa.

WI. ¿Qué hay de cierto de la construcción por parte de los saudíes de varios centros islámicos en Barcelona, Málaga, Córdoba y Zaragoza?

Mansur: Gestiones me consta que se han hecho, pero Allah sabe cuando llegarán a materializarse.

WI. ¿Alguna cosa que añadir?

Mansur: Agradecer tu paciencia conmigo. ¡Que Allah te recompense por ello y te la incremente!
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18340-a_fondo_con_mansur.html