webislam

Lunes 9 Diciembre 2019 | Al-Iznain 11 Rabi al-Zani 1441
745 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3430

El Islam y la jornada europea Averroes

Debate en el Parlamento Europeo

15/09/1999 - Autor: CDPI - Fuente: Verde Islam 11
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

averroes web
averroes web
El Presidente.
De conformidad con el orden del día se procede al debate del informe A4-0167/98 del Sr. Mohamed Ali en nombre de la Comisión de Cultura, Juventud, Educación y Medios de Comunicación sobre el Islam y la Jornada Europea Averroes.
Abdelkáder MOHAMED ALI. (GUE/NGL) (España), ponente.
Señora Presidenta, Señorías, sin lugar a dudas la celebración de la Jornada Europea Averroes es la ocasión apropiada para reflexionar sobre el sentido actual de la vida y obra de este gran filósofo y comentador de Aristóteles.
Decía Averroes que la búsqueda de la Verdad es una obligación en el devenir de todo ser humano. Esto nos parece tanto más necesario cuanto que, en el espíritu de nuestro informe, Averroes es el pretexto y la ocasión de tratar sobre el Islam de hoy y su sitio en Europa; empresa ésta que se torna difícil y complicada, sobre todo porque se suele asimilar, lamentablemente, con demasiada frecuencia el Islam al islamismo y a su inclinación fundamentalista y violenta.
Y, para explicar dicha asimilación, qué mejor ejemplo que la propia coyuntura política acaparada por la abominable gesta de los talibanes o por la horrendas noticias que nos llegan de una Argelia que se desangra ininterrumpidamente. Actualidad política que, a su vez, eclipsa las otras barbaridades que se suceden ahora en Kósovo como ya sucediera anteriormente en Bosnia.
De este modo es como ejercemos la economía de la reflexión, de la búsqueda de la verdad, condicionados en gran medida también por las tensiones permanentes que genera la crisis social que padece Europa, ya sea por el irresoluble drama humano que origina el paro laboral o por la exclusión y violencia urbanas. De ahí, entre otros motivos, que sea francamente difícil el debate sobre la presencia musulmana en Europa, así como que, de modo expeditivo, se asocie cómodamente Islam con inmigración.
No es el momento ni hay tiempo para comentar los interesantes contenidos y conclusiones del informe elaborado por la Comisión Runnymede, encargado en Gran Bretaña para estudiar el fenómeno de la islamofobia, que origina actitudes que demonizan a los musulmanes, lo que viene a dificultar un análisis sereno y realista. Visiones como la de Huntington, obsesionado por tener un contrario a quien combatir a modo de sustitución del ya extinto enemigo comunista, se empeñan en hacernos ver que es inevitable el choque de civilizaciones.
Pero la acertada pretensión de hacer un homenaje a la memoria de Averroes es precisamente para destacar el significado de sus ideales de tolerancia, de progreso y de desarrollo humano. Nos puede servir también para profundizar en la reflexión sobre las causas sociales, políticas y económicas que contribuyen a alimentar la ignorancia, los prejuicios y el oscurantismo, convirtiéndoles en aliados de la exclusión y de la fractura social. Sólo la cultura y la educación pueden ayudarnos a ser conscientes de estos riesgos y a tratar de encontrar soluciones.
De vez en cuando encontramos personas de diversos orígenes y culturas cuyo mundo está estructurado de manera diferente al nuestro, con otros valores, con otros signos que les sirven para asomarse y descifrar el mundo que les rodea. Nosotros debemos dar muestras, por una parte, de amplitud de miras y, por otra, de modestia, porque estamos ante personas que, aunque provenientes de otras culturas, forman parte de una cultura distinta que nosotros tendríamos oportunidad de conocer y de apreciar con un mínimo esfuerzo por escuchar y dialogar de modo respetuoso y honesto.
Nadie puede ser ajeno al otro cuando éste aspira al reconocimiento de su dignidad humana porque, como sostiene Javier de Lucas, es preciso relativizar la propia forma de vida para legitimar las exigencias de otras formas de existencia, no proyectar como universal la propia identidad, no marginalizar lo que se desvía de esta última. En definitiva, se trata de procurar un aumento incesante de la tolerancia; de efectuar un razonamiento sincero, riguroso y consecuente, de considerar al Islam como cultura, civilización y religión, no sólo como un elemento más de nuestra sociedad multicultural, sino también como elemento convergente con los valores que dan forma y cuerpo a la Europa democrática y tolerante.
Decía el teólogo suizo Hans Kung que tres son las funciones esenciales que cumple fenomenológicamente toda religión, a saber: conferir sentido, fundamentar normas y formar comunidad. De ahí que este teólogo reivindique para el Islam la posibilidad de incorporarse a la modernidad conservando esa triple funcionalidad en igualdad de condiciones que el cristianismo u otra creencia.
Probablemente no me corresponde a mí confirmar o invalidar la previsión que ya hiciera Malraux cuando sentenció que el próximo siglo sería religioso o no sería. Y tanto más cuanto que, como musulmán, debo recordar que apenas acaba de empezar el siglo XV de la Hégira. Solamente preconizo, y la resolución del informe guarda de ello una lejana huella —obviamente, mayoría obligada—, que las autoridades de nuestros Estados, así como los hombres y mujeres de buena voluntad, sepan bien las consecuencias que se derivan del hecho evidente de que el Islam es la segunda religión en nuestras sociedades.
Si por una parte Chevénement a quien, dicho sea de paso, deseamos una sincera y rápida recuperación, asevera que el couscous es un plato francés, por otro lado, observamos que en Bruselas los musulmanes, para romper el ayuno en Ramadán, cocinan en ocasiones tomates rellenos de gambas con patatas fritas.
¿Es todo esto un síntoma de desculturización, síntoma de conversión o gestación de nuevas identidades? Indudablemente, a mi entender, son vivencias musulmanas inéditas, y los tiempos y circunstancias irán imponiendo otras más. Es más que probable que estemos ante un proyecto de integración que no quiere, lógicamente. descuidar en exceso la propia idiosincrasia.
Por ello, es factible pensar que estamos ante los primeros rasgos de un Islam europeo y quizás no anden mal encaminados algunos expertos, como es el caso de Oliver Carré, cuando dice que podemos afirmar que los musulmanes y no musulmanes de Europa convergen hacia las mismas prácticas.
Por ello, Señorías, desearía que Mohamed, Fátima, o cualquier otro musulmán que nos sirve cada día el café ensimismado en sus trabajos, tanto en Bruselas como aquí en Estrasburgo, sean de nuevo para nuestros ojos, para todos nosotros, en Europa, los hombres y mujeres con los que se puede dialogar, el otro al que se respeta y se acepta porque hemos aprendido a conocer al otro frente a nosotros mismos. En definitiva, ver en ellos a nuestros compañeros en lo cotidiano con quienes enlazados de la mano, podamos encauzar responsablemente el porvenir.
Los musulmanes europeos, o los que vivimos en Europa, estamos empeñados en aportar lo mejor de nosotros mismos a la construcción de esa Europa de la que Jacques Delors decía que todos han de contribuir a proporcionarle un alma. Estoy convencido, señora Presidenta, de que la presencia musulmana en el paisaje de la sociedad europea es un enriquecimiento importante en muchos órdenes, pero sobre todo porque contribuye a la reflexión sobre el lugar que debe ocupar la espiritualidad en las sociedades secularizadas de un mundo cada vez más abocado al consumo más desenfrenado y destructor. Ya ve, señora Presidenta, y sin ánimo de ser pretencioso, que yo también soy portador de un sueño.
Heidi Anneli HAUTAL (V) (Finlandia) ponente de opinión de la Comisión de Derechos de la Mujer.
Señora Presidenta, quiero expresar mi agradecimiento al Sr. Mohamed Ali por un informe tan profundo, cuya exposición de motivos —particularmente— representa una lectura de gran interés. Creo que el Sr. Mohamed Ali debería participar como uno de los ponentes fundamentales en el simposio que tanto él como probablemente, también el Parlamento desean organizar para conmemorar el Día de Averroes. Sin lugar a dudas, cabe agradecerle que haya elaborado un informe tan poco habitual como es éste.
La Comisión de Derechos de la Mujer se ha pronunciado en torno a esta cuestión, puesto que con frecuencia las mujeres emigrantes son de religión musulmana. Hemos hecho hincapié en que estas mujeres se enfrentan con un número inusual de dificultades para participar de manera estable en la vida de nuestra sociedad. Exhortamos a la Comisión y al Consejo a mejorar las condiciones de las mujeres de fe musulmana.
Es motivo de satisfacción comprobar cómo ha incorporado el ponente las observaciones presentadas por la Comisión de Derechos de la Mujer. En el informe se hace hincapié en que, por ejemplo, se debe prestar atención a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en las relaciones entre la Unión Europea y los Estados musulmanes. En el informe se hace un llamamiento para acabar con la discriminación en contra de las mujeres y se condena el sometimiento del que éstas son víctimas en el seno de la familia, del que es una muestra, por ejemplo, el hecho de que aún se siga llevando a cabo la ablación de sus órganos sexuales a pesar de que esta práctica es ilegal en la mayor parte de los países.
Carole TONGUE (PSE) (Reino Unido)
Señora Presidenta, también a mí me gustaría agradecer al Sr. Mohamed Ali la labor y la paciencia que ha dedicado a este informe. No hablo solamente en nombre del Grupo Socialista, sino también en el de los numerosos musulmanes a los que represento y que enriquecen mi circunscripción electoral, East London.
Este informe es muy oportuno, habida cuenta de los desafortunados acontecimientos que hacen temer un conflicto aún mayor entre las culturas islámica y occidental. Dada la naturaleza multicultural de nuestras sociedades, debemos perseguir y fomentar la coexistencia pacífica de estas dos culturas.
Esto es lo que podemos aprender del gran filósofo Averroes. En primer lugar, si aún no lo han hecho, les recomendaría que vieran la película Le Destin. Se trata de un brillante recorrido por la vida y la obra de Averroes. Simplemente mostrando esta película en todas las escuelas y comunidades de la Unión, ya se haría mucho por fomentar el entendimiento.
Resulta increíble que tenga que haber llegado al Parlamento Europeo para poder oír por primera vez el nombre de Averroes. Se debería presentar su figura como un modelo para nuestros niños. Fue un filósofo valeroso y radical, con un amplio conocimiento científico, de discurso sincero, argumentos coherentes y promotor de la coexistencia entre las distintas fes religiosas.
No es sorprendente que sufriera persecuciones. Su obra fue a menudo prohibida. Y nada ha cambiado con el paso de los siglos: los libros de Salman Rusdie continúan siendo pasto de las llamas. Hemos de hacer uso del legado de Averroes para fomentar el pluralismo en el pensamiento, la libertad de expresión y el respeto de los derechos humanos. Estos son los pilares fundamentales en los que reposa la democracia.
Deberíamos insistir en que la mejor manera de alcanzar este objetivo pasa por la separación de iglesia y estado, lo cual no se ha conseguido plenamente en todos los Estados miembros de nuestra Unión, el establecimiento de leyes que proscriban la discriminación religiosa —algo que abordaremos en el Reino Unido—, y una censura mínima, haciendo hincapié en todo momento en la libertad de expresión. Me muestro especialmente satisfecho por el apartado número diez, que aboga por el principio de secularización en el ámbito educativo.
No obstante, debemos trabajar para lograr algo más que tolerancia hacia las demás culturas; debemos apreciar y celebrar la diversidad en nuestra propia sociedad. Debemos condenar la violación de los derechos de las mujeres en relación con movimientos islámicos extremistas, y asegurarnos de que las mujeres conocen tanto sus derechos como nuestra política, aquí en Europa. Hemos de facilitar el estudio del árabe como lengua viva y promover el estudio de la cultura, la historia y la política del Islam. El Centro de Estudios islámicos de Oxford es un buen ejemplo de todo ello.
Solicito a la Comisión y a los Estados miembros que estudien las recomendaciones y que propongan medidas con arreglo a este informe. Expreso mi agradecimiento. una vez más, al ponente. Esperamos que podamos celebrar muchos años este Día de Averroes.
Philippe VHF MONFILS (ELDR) (Bélgica)
Señora Presidenta, este informe de propia iniciativa, centrado inicialmente en el estudio de los lazos culturales entre el Islam y Europa con motivo del 800 aniversario de la muerte de Averroes, ha encontrado numerosas vicisitudes y ha tenido un parto difícil, casi dos años después de su concepción.
El problema es que, tal y como se presenta hoy, el informe titubea entre varios objetivos. Varios puntos condenan cualquier discriminación —y repite aquí el contenido de resoluciones que el Parlamento Europeo aprueba los jueves de cada mes, relativas al problema de los derechos humanos.
Otros pasajes tratan del problema de las religiones, que no es competencia de la Unión Europea. Motivo por el que recientemente fue rechazado el informe de nuestro colega, Sr. Oostlander, que trataba de problemas análogos.
Por otra parte, varias propuestas no respetan el principio de subsidiaridad, en particular, la que subraya la necesidad de permitir a las comunidades islámicas expresarse en condiciones idénticas a las demás confesiones.
Sabemos que estas cuestiones son muy delicadas y que reciben soluciones específicas según los distintos países, sobre todo, en función del nivel de representación de las comunidades islámicas y del lugar que cada Estado asigna a las diversas confesiones, según sus derechos constitucionales.
Por último, el presente informe que, como he dicho, ya no se ajusta a su objetivo original, que era tratar las cuestiones culturales, tampoco aborda los problemas políticos fundamentales, como la integración de los inmigrantes, el derecho de voto, los problemas sociales, la noción de ciudadanía, elementos todos ellos que en los diferentes Estados son objeto de reflexiones exhaustivas.
Europa tiene responsabilidades en la cuenca mediterránea. Debe asumirlas en el respeto del otro, en el respeto del prójimo. Debe asimismo prever medidas adecuadas para la integración de los inmigrantes procedentes de terceros países.
Nos parece que el presente informe no establece líneas de acción precisas en lo que respecta a la problemática de la inmigración, y que se contenta con examinar superficialmente varias vías.
Por todos estos motivos de fondo, como de competencia, el grupo ELDR se abstendrá.
Armelle GUINEBERTIÉRE (UPE) (Francia)
Señora Presidenta, este informe de propia iniciativa se ha visto desviado de sus objetivos culturales, como acaba de decir mi colega, Sr. Monfils.
Preconizar un día europeo dedicado a Averroes lo encontramos perfectamente correcto, pero tratar problemas religiosos no es competencia del Parlamento.
Lamento tanto más tener que decir estas palabras, teniendo en cuenta que la exposición de motivos del ponente contiene un interesante análisis de la influencia que Averroes ha podido tener a través de su obra. Cito “una lección de inteligencia que muestra por dónde surge la intolerancia”. Lamentablemente, la lección de inteligencia no ha tardado en convertirse en la lección del Islam, dictándonos así lo que debemos hacer para ser tolerantes.
Personalmente, no tengo la menor intención de condenar el presente informe, sino solamente decir a su autor que, aunque soy una ferviente adepta de la inserción y la integración total de una población numerosa en el seno de la sociedad europea, lamentablemente no tengo ni la intención de promover activamente la creación de una universidad euroislámica en territorio europeo, favorecer la formación profesional de imames, ni la de llevar a cabo otras muchas acciones apropiadas para los ritos religiosos.
Lamento este giro excesivo que da el presente informe, a pesar de que comparto la idea de que el diálogo intercultural es enriquecedor y debe desarrollarse, y que nosotros debemos ser los agentes para ello.
Por último, a pesar de algunas recomendaciones que comparto, tampoco tengo la impresión de que esta resolución pueda cambiar la suerte de las mujeres, al igual que la aplicación del laicismo en los colegios, a pesar de que apoyo la aspiración.
Creo que nuestro Grupo se abstendrá de votar sobre este texto.
Wolfgang ULLMANN (V) (Alemania)
Señora Presidenta, distinguidos colegas, el nombre de Averroes representa la parte del Islam en las tradiciones de la ilustración y la emancipación de Europa. Cuando santo Tomás de Aquino quería citar al que consideraba más importante comentarista de Aristóteles sólo necesitaba dos palabras: comentator dicit. Sus coetáneos sabían que se refería a Averroes. En la escuela aprendí que la cultura europea se fundaba en la Antigüedad, el Cristianismo y en el Germanismo.
El importante informe que se nos presenta y por el que le doy las gracias al ponente viene a recordar que existe una pérdida de memoria y una incompleta concepción de la historia. Considero por ello muy importante —al contrario que la oradora que me ha precedido— que se impulse la idea de una universidad europea-islámica.
Desde luego también es un recuerdo de que el programa propuesto sólo podrá desplegar todos sus efectos cuando también la posición constitucional del Islam y sus creyentes en la Unión Europea sea desarrollar por encima de una existencia marginal en la dirección de un estatus públicamente reconocido y protegido.
Francoise SEILLIER (NI) (Francia)
Señora Presidenta, el informe, tal y como nos lo ha presentado hoy nuestro colega, Mohamed Ali, es el fruto de numeroso intercambios y debates que han tenido lugar desde la primera presentación que nos hizo del mismo año pasado.
Se han aportado aclaraciones y precisiones importantes. No obstante, queridos colegas, me siento obligada a decirles —al igual que varios oradores que me han precedido— que subsisten las ambigüedades, en particular, cuando usted habla de democracia.
No sospecho en absoluto de sus intenciones de respetar las libertades, tal y como las concebimos en nuestras democracias, pero me siento obligada a hacerle la siguiente pregunta: ¿Puede el Corán, tal cual —es decir, en el sentido literal, ya que precisamente lo propio del Corán, al cabo de tantos siglos, es no prestarse a la exégesis ni al debate teológico— implicar algo que no sea una teocracia?
Estamos obligados a hacernos esta pregunta fundamental. No sospecho de sus intenciones, pero constato que hay que dar muestra de coherencia. Si la celebración de la memoria de Averroes nos obliga a plantear todas estas preguntas, hagámoslo con toda franqueza. En cuanto a una universidad, preferiría en mucho a la propuesta que usted hace, una universidad europea en la que, al más alto nivel y con toda sinceridad, en la búsqueda de la verdad y en la estima mutua, planteemos los problemas de las relaciones entre la religión y la política, entre la fe y la razón, en el Islam, el Judaísmo y el Cristianismo, bajo sus diferentes formas.
Como podrá ver, la tarea es inmensa. Rindo homenaje al trabajo que hemos realizado juntos en el seno de esta comisión, pero no puedo asociarme, sin reservas, a las propuestas que usted hace, hasta que no se esclarezcan algunas ambigüedades.
Monica Stefania BALDI (PPE) (Italia)
Señora Presidenta, señor Comisario, Señorías, qué duda cabe de que este informe ha tenido un difícil alumbramiento porque han transcurrido varios meses desde que lo debatimos en la comisión y porque las dificultades han sido innumerables.
Considero que la celebración del VIII Centenario de la muerte de Averroes es una ocasión importante para presentar programas culturales de gran calado a fin de fortalecer el diálogo y valorizar el conocimiento de la civilización y de la cultura de la cuenca del Mediterráneo. El conocimiento mutuo de los pueblos es la base de toda convivencia humana y qué mejor conocimiento que el de nuestras literaturas.
En Europa se ha traducido mucho del árabe y de las demás lenguas del Islam con resultados, por lo general, excelentes. Es necesario seguir ofreciendo al lector europeo los clásicos árabes e islámicos. De todos modos, hay que tener cuidado con las traducciones. Aquí tengo la traducción al italiano de Averroes “Concordancia entre ley divina y filosofía” que puede ser objeto de diferentes interpretaciones, ya que en ella se expresan unas frases que, si se extrapolan, pueden tener otro significado literal.
Desde el punto de vista simbólico, por lo tanto, este homenaje es la ocasión apropiada para poner de relieve, en los coloquios y demás actos, la modernidad del pensamiento de Averroes y el reto que representa, a la víspera del tercer milenio, la lucha contra la exclusión y la xenofobia que nacen del oscurantismo, de la ignorancia y de los prejuicios, también dentro de nuestra comunidad que no ceja en reiterar el respeto de la democracia, del pluralismo y de los derechos humanos.
Por eso es necesario reforzar el diálogo con el mundo islámico, o sea, las relaciones con los países euromediterráneos, también a través del programa MEDA, no sólo en lo referente a los aspectos socioeconómicos, sino ante todo en lo que atañe a los aspectos culturales y de formación en los que se basa toda civilización y democracia.
Únicamente a través del conocimiento de nuestros orígenes, de nuestra Historia y de nuestras tradiciones alcanzamos a comprender los valores de paz, solidaridad y tolerancia que constituyen los pilares de la construcción europea.
Los derechos fundamentales y la dignidad individual tanto del hombre como de la mujer, en igualdad de condiciones, deben ser respetados y apreciados a través de una comparación serena con el universo islámico, sin ninguna condena y discriminación, en particular con respecto a las mujeres.
Por último, estimo que es realmente necesario un diálogo sereno en torno a todo este factor-ámbito, del mismo mudo que es preciso que no existan imposiciones, puesto que nuestra cultura, nuestra formación y nuestra experiencia se pueden enriquecer sólo si se logra lo que nosotros consideramos prioritario, lo que nosotros siempre hemos afirmado, es decir, una oportunidad clara y tranquila de información, de diálogo y de encuentro.
Daniel FÉRET (NI) (Bélgica)
Señora Presidenta, cuarenta años después de la muerte del profeta Mahoma, en el 632, el Islam se lanzó en cinco ocasiones al asalto de Constantinopla, marcando el inicio de una guerra más que milenaria contra Europa, ya que en vísperas del siglo XXI el conflicto no ha cesado.
Con el pretexto del 800 aniversario de la muerte de Averroes, el filósofo español de la Edad Media que, defendiendo una teoría equivocada, resultó muy controvertido entonces y ahora, nuestro colega Mohamed Ali quisiera inaugurar una era de paz entre el Islam y las naciones europeas. Respeto la religión musulmana, que es asunto de sus fieles. Pero ¿puede hablarse de paz, cuando nuestro distinguido colega invitó a la Comisión de Cultura del Parlamento Europeo al antiguo director del Centro de Filosofías Árabes de la Universidad Católica de Lovaina que, por aquel entonces, publicó en Beirut un opúsculo en el que aplaudía la masacre de siete monjes cristianos en Tibéhirine?
¿Puede hablarse de paz cuando en 1.995 se inauguró en Roma, en el corazón de la ciudad de los papas y los césares, la mayor mezquita de Europa, como para mofarse mejor de nuestro Dios, mientras que sus sacerdotes son salvajemente asesinados al otro lado del Mediterráneo? ¿Puede hablarse de paz cuando la isla de Chipre, tierra de Europa, y Constantinopla, villa imperial de Europa están aún por ‘liberar’?
Arie M. OOSTLANDER (PPE) (Holanda)
Señora Presidenta, este informe de nuestro colega Mohamed Ali me recuerda las clases de filosofía más interesantes que pude seguir en la universidad protestante a la que asistí. Clases que indicaban la cantidad de paralelismos que hay entre las teologías y las filosofías europeas y árabes. ¿Cómo es eso posible? Eso es posible porque ha habido personas como Averroes que han interpretado y explicado a Aristóteles y lo han traducido a Europa, porque a través de ese rodeo es como llegamos a él.
Pienso que es esencialmente importante que en un informe como éste también se ofrezca una muestra de respeto por todo lo que el mundo musulmán y el mundo árabe han contribuido a la cultura europea, pero el mundo musulmán en particular. Creo que ese respeto debe darse, porque tanto en la ciencia como en la filosofía, como en la cultura y naturalmente, de manera más reciente también en la vida social y económica, la contribución de los musulmanes a la sociedad europea es especialmente grande.
Naturalmente, al Islam se le ha colgado también el sambenito de todo tipo de defectos basándose en los comportamientos de algunos musulmanes. Eso, desde luego, también vale para las acciones de cristianos, socialistas y liberales, los cuales tampoco quieren hacerse responsables del cristianismo, el socialismo y el liberalismo. Me parece muy bien que el Sr Mohamed Ali tome la iniciativa para defender aquí el asunto.
Hay dos puntos serios en el informe que se encuentran con nuestra oposición. y los dos tienen que ver con la diferencia entre las competencias de la comunidad religiosa y la comunidad estatal.
Uno es claro, el párrafo 11 f), allí se trata del centro científico para el estudio del Islam. Llevo siendo desde hace años un gran partidario del mismo y, afortunadamente, en los Países Bajos se está creando algo por el estilo en este momento. También encaja de manera excelente dentro de la
Constitución neerlandesa, porque allí las religiones tiene los mismos derechos. Esa es una causa muy buena porque las comunidades musulmanas pueden establecer allí a sus imames, que socialmente y culturalmente desempeñan un papel en nuestra propia sociedad.
Pero nosotros, desde la política, no podemos decir el tipo de teología que se debe impartir allí. El que deba ser moderna, liberal u europea, es algo en lo que podemos confiar pero no podemos decir nada en absoluto en un documento así. Esa es una trasgresión grave de la separación entre competencias.
El segundo es el párrafo 10, en el que se introduce un elemento contra las personas que tampoco encaja con la situación de los musulmanes en estos días. Incluso el Gobierno neerlandés, en el que no hay democristianos, ha reconocido que, para la emancipación de los musulmanes, la enseñanza en neerlandés, tomando como base el islamismo, es a menudo una fórmula excelente, llegando hasta en la enseñanza media. Con eso está también de acuerdo la universidad que acaba de mencionarse.
Me parece de todo punto injusto y va en claro perjuicio de los musulmanes el que se entorpezca su libertad de elección por medio de este informe. No debemos hacerlo y no debemos despertar desconfianzas poniendo reparos en el tipo de pensamiento que se debe concebir en sus instituciones, porque no lo conseguiremos. Por tanto, apelo al Sr. Mohamed Ali para que procure que desaparezcan estos dos puntos conforme a nuestras propuestas, en caso contrario no podrá obtener nuestro voto. Eso sería muy lamentable.
Bernard ANTONY (NI) (Francia)
Señora Presidenta, mis queridos colegas, me temo que esta noche estamos dejando demasiado malparado a Averroes. Me temo que, en realidad, Averroes está muy lejos de las preocupaciones que parecen animar a los oradores que se han sucedido en el uso de la palabra. La trayectoria de Averroes en el seno del Islam es, cuando menos, misteriosa y, en todo caso, no encaja en la religión ortodoxa del Islam. Averroes es al Islam algo así como lo opuesto de lo que Maimónides es a la religión judía.
Por mi parte, quiero decir al Sr. Mohamed Ali que no se preocupe. No me convertiré aquí, mal que les pese, en defensor de la exclusión y la xenofobia, y he estudiado a fondo a Averroes. Pero ¿sabe el Sr. Mohamed Ali, por ejemplo, que de “De Anima”, que es la obra fundamental de Averroes, no tenemos el texto original en árabe, sino una traducción al latín muy mediocre, realizada por Michel Scot en la Corte de Palermo, por encargo de Federico II? Además, gran parte de la obra de Averroes se ha perdido irremediablemente en su texto original griego.
Quisiera decir también que Averroes es el hombre de una época, pero de una época que habría que estudiar no con cortapisas ideológicas, sino con toda la objetividad necesaria. El gran historiador Jean Dumont, director de las ediciones Amioat-Dumont, trató el tema en su magnífico libro L’Église au risque de l’historie y también lo hizo la gran historiadora judía israelí, Bat-Ye-Or. Es la historia de la Colonización de España por el Islam. No es idílica, como quieren hacernos creer los que nos cuentan cuentos de hadas sobre el tema. El estatuto de los judíos así lo demuestra. Es algo irrefutable, al igual que las masacres de cristianos. Fue la historia de una colonización y la Reconquista española fue la historia de una descolonización. ¿Nos opondríamos aquí a las descolonizaciones?
En lo que respecta a las mezquitas, que el Sr. Mohamed Ali lamenta que no se construyan en mayor número en Europa, quisiera preguntarle si le interesaría la reciprocidad. ¿Dónde están las iglesias en Arabia Saudí? ¿Hay 1.500, como mezquitas en Francia? ¿Hay 100, hay 10, hay aunque sólo sea una en Arabia Saudí? El Islam wahabita persigue a los cristianos, no les tolera ningún lugar de culto. ¿Y qué ocurre en Argelia, qué ocurre en las tierras de San Agustín? ¿Qué ocurre actualmente con el Cristianismo en el mundo islámico? Es cierto que en el Islam hay hombres de inteligencia que quisieran que se pusiera fin a la ley islámica que, como ha dicho mi excelente colega, Sra. Seillier representa hoy una teocracia, cuando menos, inadaptada al mundo moderno.
O sea, el pensamiento de Averroes sí, pero en ese caso, Averroes en todos los aspectos. Y si queremos organizar un día dedicado a Averroes en Europa ¿a que no nos atrevemos a ir a organizarla también en la Universidad Al Azhar de El Cairo? Vayamos a organizar un día de Averroes en Túnez.
Vayamos a organizar un día de Averroes en Arabia Saudí. Pues bien, se lo diré: no lo permitirán, porque Averroes es un maldito del Islam, de un Islam que no nos concede, a nosotros cristianos, ninguna libertad en los países en que el Islam está en el poder, salvo cuando se trata de un hombre tan abierto como Sadam Husein, que permite que en Iraq se construyan catedrales que, lamentablemente, son bombardeadas por la aviación de los Estados Unidos.
Marcelino OREJA AGUIRRE, miembro de la Comisión.
Señora Presidenta, Señorías, yo no puedo negarle, señor Mohamed Ali, que he sentido una verdadera emoción al escuchar el nombre de Averroes en este hemiciclo —una personalidad cuya vida y pensamiento aprendimos en la escuela— y quiero felicitarle muy sinceramente por su iniciativa.
Ha tenido usted una feliz iniciativa. Y no voy a entrar aquí en debates sobre temas históricos, pero me atrevería a decir —y no tengo más remedio— que la presencia del Islam en España no fue simplemente una colonización. Fue mucho más. Fue un enriquecimiento mutuo del cual hoy nos beneficiamos, y precisamente un español se siente hoy —me siento yo— sin duda acreedor de lo que significa el Islam, de lo que significa el mundo judío y de lo que significa el mundo cristiano. Yo creo que esas tres culturas se entrecruzan en lo que significa la realidad cultural de cualquier español que se sienta como tal.
Quiero felicitarle por su informe, señor Mohamed Ali. Quiero felicitarle por proponer la celebración de un día europeo dedicado a Averroes que pretende promover no sólo el homenaje a un gran pensador, a un defensor de la tolerancia, del conocimiento y del racionalismo sino también, y entiendo que ese es el sentido de su informe, un diálogo intercultural para impedir la exclusión, para hacer posible que se superen situaciones de intolerancia y de xenofobia. Eso lo he entendido así y es la lectura que he hecho de su informe.
La Comisión es consciente de la contribución de la civilización islámica a la cultura europea así como de los problemas de integración social y cultural de las poblaciones pertenecientes a un Islam europeo que debemos acoger en nuestra sociedad respetando su propia identidad. Y en ese sentido la Comisión está convencida de la validez e importancia de promover un diálogo libre y abierto dirigido particularmente a las nuevas generaciones.
Yo quiero recordar que ha habido muchas iniciativas que se han llevado a cabo para activar ese diálogo: en los programas Europme se está desarrollando una colaboración entre los programas Jóvenes por Europa y los programas mediterráneos; en el campo de la formación profesional está la Fundación de Turín, que prevé ampliar los programas y abrirlos a los países de Europa Central y Oriental; con ocasión de la Conferencia de Estocolmo, que se ha celebrado el pasado mes de abril, se ha llevado a cabo un diálogo sobre las culturas y las civilizaciones en el marco del seguimiento de la Declaración de Barcelona; dentro de unos días —y yo siento mucho no poder asistir—, tendrá lugar una conferencia euromediterránea de los ministros de Cultura y Audiovisual en Rodas, los días 25 y 26 de septiembre; y en relación al sector cultural, la Comisión ha presentado al Parlamento y al Consejo un nuevo programa marco, actualmente en discusión en nuestras instituciones, que subraya, precisamente, la importancia del diálogo intercultural como factor de paz y como un factor de cohesión social.
Quiero decirle que la Comisión constata que tal vez este informe nos llega un poco tarde para permitir la realización antes de final de año de la manifestación que usted propone. Hay que tomar unas medidas determinadas, tanto de organización como de acompañamiento financiero, y no quedan apenas tiempo y recursos disponibles.
Pero la Comisión —como ha dicho muy brillantemente la Sra. Baldi— considera que la referencia a la obra y a los valores de los grandes pensadores del Islam, como Averroes, puede constituir una base privilegiada para favorecer el conocimiento mutuo y el espíritu de tolerancia y de comprensión que deben constituir la base de un verdadero diálogo entre civilizaciones tan ricas y variadas como las nuestras. Por eso quiero decirle que lo tendremos en cuenta y que haremos lo posible para que, en un próximo futuro, veamos la manera de rendir un homenaje a la persona y al pensamiento de Averroes y a la actualidad de sus reflexiones.
El Presidente.
Muchas gracias, señor Comisario Oreja. El debate queda cerrado. La votación tendrá lugar mañana a las 12.00 horas.
(Se levanta la sesión a las 23.00 horas)
VOTACIÓN
Resultados de la votación en el plenario de Estrasburgo.
Conforme a lo que estaba previsto en el orden del día, la votación del informe El Islam y la Jornada Europea Averroes se celebró a las 12 horas del día 16 de Septiembre de 1.998 arrojando el siguiente resultado:
Votantes         499
A favor          240
En contra         61
Abstención     198
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18286-el_islam_y_la_jornada_europea_averroes.html