webislam

Viernes 28 Febrero 2020 | Al-Yuma 04 Rajab 1441
1041 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3492

El clamor sosegado

15/06/1999 - Autor: José Manuel Martín Portales - Fuente: Verde Islam 10
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

mujer desierto web
mujer desierto web
Su trágica muerte conmociona a los musulmanes españoles, que reconocen la envergadura de su legado. La equilibrada síntesis de los contenidos profundos del Islam que marcaron su vida y su pensamiento, convierten a Sabora Uribe en referente ineludible de los conversos musulmanes y en el símbolo de la actitud lúcida e insobornable del creyente ante la historia.

Que sólo lo sencillo pueda revelar lo profundo, que la luz se imponga sólo a través de las transparencias, es un viejo y arrinconado axioma espiritual que sólo los místicos han llegado a entender, aunque ese entendimiento les haya colocado siempre en la frontera de la ortodoxia. La apertura radical a Allah, al Dios Uno, inabarcable e impensable, que no es patrimonio exclusivo de los musulmanes pero que encuentra en buena parte del Corán su más reciente formulación metafísica, ensanchó el corazón de esta guipuzcoana casi invisible hasta resituarla decididamente en lo terreno de lo humano, en el paisaje de la historia como que hacer responsable.

Conversión

Sabora Uribe se convirtió al Islam en Córdoba. Había nacido en Gernika en 1950. A los diecinueve años marchó a Madrid a estudiar Psicología, y allí conoció a Mansur, su marido, estudiante de medicina, que vendrá a Córdoba en 1973 para realizar su especialidad con Castilla del Pino. Aquí coinciden grupos de militantes de izquierda en la plena efervescencia del compromiso político y social del tardofranquismo. La heterogénea contracultura cordobesa de aquellos años, a medio camino entre la acción política y la avidez intelectual, propició la forma de diferentes grupos que compartían vivencias e ideales en la clandestinidad, como los que se reunían en El Melero, un chalet alquilado en la Sierra, con el que toman contacto los primeros musulmanes que se convierten a través del sufismo, principalmente de las escuelas norteafricanas. En este momento se produce la conversión del matrimonio, que iniciará un proceso de aprendizaje a través de la mística islámica al tiempo que se están formando las primeras comunidades musulmanas en Andalucía.

Desde este primer momento Mansur es requerido como emir de la comunidad y será protagonista, junto a Sabora, de un largo proceso de normalización, aún no concluido, tendente a la igualdad efectiva de derechos respecto a otras confesiones, que reconoce la constitución laica del Estado español en materia religiosa, concretado desde 1992 en un Acuerdo de Cooperación entre el Estado y la Comisión Islámica de España, firmado tras la Ley de libertad religiosa, que reconoce al Islam como “religión de notorio arraigo” en nuestro país, junto a judíos y protestantes.

Las responsabilidades asumidas por su marido permitieron a Sabora, su compañera y secretaria, ser testigo de excepción de un proceso histórico apasionante. Entre tantas experiencias intensas y viscerales, demostró siempre una mesura lúcida, fue el punto de concordia en momentos claves, evitando que la pasión propia de los comienzos hiciera perder el rumbo. Su autocontrol la convirtió, de hecho, en la moderadora interna de la comunidad, capaz de empujar en el desaliento y de reconducir hacia la realidad las energías utópicas.

Tras la primera época cordobesa, comienza un largo período de viajes al extranjero, junto a Mansur, que le permite tomar el pulso a la realidad musulmana en prácticamente todo el mundo, enriquecimiento que ayuda a entender, de alguna forma, su visión de futuro y la conciencia de que el unitarismo islámico está tan lejos de la homogeneización cultural que está viviendo el mundo occidental como del integrismo religioso que azota actualmente a tantos países árabes.

De regreso se instalan en Salobreña, Granada, y desde allí Sabora Uribe, que aprovecha ‘los ratos libres’ para licenciarse en Filosofía, desarrollará una profunda y extensa labor de análisis sobre temas islámicos, a través del Centro de Documentación y Publicaciones Islámicas de Junta Islámica, foco intelectual y nucleador de los musulmanes españoles, y poco después, ya en Almodóvar, dirige la página Webislam en Internet, y es redactora jefe de la revista Verde Islam.

Esta semblanza urgente de su vida, tan dramáticamente cercenada el pasado 28 de octubre, pone en evidencia que Sabora ha sido una mujer de su tiempo, preocupada por su formación intelectual por todo lo relacionado con la justicia social —su cuestiona-miento del papel de la mujer en el mundo islámico es sintomático—, que en un momento determinado de su vida fue arrebatada en lo más profundo de sí misma por una experiencia abismal: la unicidad de Dios y la permanente apertura del corazón a lo sagrado. Pero tras el impacto de aquella conversión de raíces místicas, Sabora Uribe ‘regresó’ a la realidad histórica y son los compromisos de su vida concreta los que la convierten en el símbolo de los musulmanes conversos.

Símbolo del futuro

La comunidad musulmana de nuestro país, y más en concreto la andaluza, tiene planteados en la actualidad dos objetivos básicos de extraordinaria envergadura histórica, que centraron la preocupación de Sabora Uribe en los últimos veinte años. En primer lugar, la normalización social, que ha de culminar no sólo en el pleno reconocimiento de los derechos públicos, sino también en la fructífera convivencia con otras experiencias religiosas.

En la medida que profundicemos en nuestra democracia, y en la medida que los creyentes, de cualquier confesión, no nos atrincheremos en nuestras ‘verdades’, tantas veces excluyentes a causa del tremendo raquitismo espiritual que padecemos, será posible no ya una convivencia ‘tolerable’, sino un auténtico compromiso común por la humanización del mundo.

En segundo lugar, los musulmanes conversos de Andalucía viven trabajando en una radical depuración de los contenidos básicos del Islam, tergiversados históricamente, tanto por las aproximaciones orientalistas que se han venido haciendo desde occi-dente, como por la instrumentalización política que vienen realizando las dictaduras políticas orientales, que exportan un Islam manipulado desde su raíz. 

La vida y el pensamiento de Sabora Uribe, ecuánime y autocrítica, frágil y maternal, sencilla y profunda, humilde y valiente, encarna la esperanza de un tiempo venidero que requerirá de la paciencia y de la constancia que quedaron expresadas en su propio nombre. Porque la luz atraviesa la vida y la muerte, y nunca podrá ser aniquilada.   
Anuncios
Relacionados

El Camino libre del Islam

Artículos - 15/02/1995

Sobre la Hermandad

Artículos - 15/02/1995

Ibn Hazm y el postmilenarismo

Artículos - 14/04/2014



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18258-el_clamor_sosegado.html