webislam

Viernes 28 Febrero 2020 | Al-Yuma 04 Rajab 1441
1121 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=4797

Los peligros del integrismo

06/03/1998 - Autor: Abdelkáder Muhámmad Ali - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Reproducimos aquí, como una primicia para los lectores de WEBISLAM, el texto íntegro del proyecto de opinión sobre en el papel que juegan los medios de comunicación en la difusión y divulgación de la información concerniente a los conflictos derivados del "integrismo islámico", elaborado por el eurodiputado por Melilla en el Parlamento Europeo, Abdelkáder Mohamed Ali. Este texto, de forma sistemática, ha sido rechazado por la Comisión a incluir en su contenido "otros" integrismos. El autor llegó incluso a recibir toda clase de presiones y amenazas por parte de ciertos funcionarios para que desistiera de la orientación que habia dado a su informe.

Observaciones generales

Teniendo en cuenta las propias competencias de esta Comisión, concretadas en la Cultura, Juventud, Educación y Medios de Comunicación, este informe de opinión centrará especialmente su atención en el papel que juegan los medios de comunicación en la difusión y divulgación de la información concerniente a los conflictos derivados del "integrismo" islámico. Si bien hay que aclarar que esta atención específica está condicionada por la orientación que ha querido dar al informe de fondo el ponente del mismo a propósito del documento de trabajo debatido en una primera ocasión en la Comisión de Libertades Públicas en la fecha de 20 de marzo de 1997. Esto no quiere decir que no se hará una referencia a los otros integrismos, aunque breve por este motivo y por las limitaciones que imponen las normas en la redacción del informe del PE.

Es evidente que vivimos en unos tiempos en los que la información nos inunda en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Los medios de comunicación tienen el mayor protagonismo en la formación de los ciudaddanos. prácticamente casi la totalidad de la información que reciben los ciudadanos es a través de los medios de comunicación de maas: la televisión, la radio y la prensa. Sin embargo, paradójicamente, jamás se ha manipulado tanto a la opininón pública, moldeándola en función de los intereses que caracteriza al medio de comunicación de turno.

Esta manipulación, que objetivamente origina en gran medida desinformación, alcanza también a los responsables políticos, que si bien tienen a su alcance complejas redees de información, sin embargo acceden a la misma a través de los mensajes mediáticos que casi siempre están condicionados por los estereotipos, sobre todo en determinados temas como pueden ser las informaciones sobre el Islam o el integrismo, objeto de este informe.

Como es bien sabido y según distintos diccionarios al uso, la palabra estereotipo significa "una imagen exageradamente simplificada de cierta categoría de persona, institución o acontecimiento compartido en sus rasgos esenciales por un amplio número de personas. Generalmente, aunque no necesariamente, los estereotipos van acompañados de prejuicios". Si tenemos en cuenta que los estereotipos son posibilitados por los poderosos medios de comunicación de masas, es fácil deducir que nuestras opiniones y actitudes están mediatizadas por éstos, sobre todo cuando el tema en cuestión tiene que ver con extranjeros y noticias de allende las fronteras.

Sin lugar a dudas en la opinión pública occidental está calando progresivamente una imagen distorsionada sobre el Islam y los árabes originada principalmente por las actitudes manifiestas de los sectores radicales o "integristas" en el seno de determinadas sociedades de confesión islámica. Estos sectores, que si bien son minoritarios, son los que inciden especialmente en la formación de las opiniones de los ciudadanos occidentales sobre una realidad tan compleja como desconocida, o al menos insuficientemente conocida. De ahí a que el Islam se vincule al radicalismo y al terrorismo y a los musulmanes a sociedades extremadamente violentas y fanáticas. Observamos que el rasero utilizado para describir el terrorismo no es el mismo para todos los actores del mismo. Cuando el terrorista de turno es de confesión islámica o propiamente está integrado a movimientos "integristas" este terrorismo es descrito como "terrorismo islámico". Sin embargo, jamás ha sido calificado el terrorismo de la Bader-Meinhoff de terrorismo protestante, al igual que no se suele calificar de terrorismo católico cuando el ejército irlandés comete un acto terrorista. Por otra parte los crímenes aberrantes cometidos por los serbios contra los musulmanes de Bosnia, nunca han merecido el calificativo de terrorismo ortodoxo, etc.

Obviamente gran parte de los prejuicios y estereotipos que se originan sobre el mundo islámico son consecuencia tanto del fenómeno del "integrismo" como por los distintos acontecimientos ocurridos en estas últimas décadas tanto en el interior como en el exterior de los países de confesión mayoritariamente islámica: la guerra árabo-israelí, la revolución iraní, la guerra del Golo, la grave crisis argelina. las "gestas" de los talibanes de Afganistán, Hezbolá, Yihad islámica, etc. Aunque el análisis sesgado que se hace de estos hechos, como hemos dicho, está condicionado a priori por las malas interpretaciones, los prejuicios, los estereotipos aludidos, la medias verdades y la falta de elementos de juicio objetivos. Cuando pretendidamente se analizan la claves del "integrismo" islámico la percepción que se trasluce es que es una epidemis que alcanza a todas las sociedades del mundo islámico.

Con independencia de la imprecisión que significa referirse al radicalismo islámico como "integrismo", los medios de comunicación occidentales cuando abordan todos estos focos de conflicto mencionado y otros tantos que no se mencionan, acuñan para ello el término fundamentalismo islámico o integrismo islámico. Basta echar un vistazo a cualquier diccionario al uso para comprobar que la palabra integrismo poco o nada tiene que ver en sus orígenes con el Ilam. Las claves del "integrismo " islámico no se encuentran solamente en el ámbito religioso, sino que concurren otros factores ajenos al espiritual como puede ser el político. La myoría de los especialistas coincide en la afirmación de que el "integrismo islámico" puede que en sus inicios haya estado originado por las corrientes de opinión tradicionalistas, pero que los propios acontecimientos políticos e históricos hayan canalizado el conflicto hacia actitudes de "integrismo".

Efectivamente, aunque la denominación de "integrismo" no es la calificación más adecuada para referirse a los comportamientos más radicales de los musulmanes, es evidente que el fenómeno del "integrismo" existe también en otros ámbitos al margen de las sociedades islámicas, veamos:

El laicismo aún siendo una de la características más positivas y sanas de Occidente ha derivado en muchas ocasiones hacia posiciones de intransigencia que prácticamente han desnaturalizado la propia esencia del laicismo, que lejos de ser una posición antireligiosa, en puridad y desde el propio sentido de la secularización, es el respeto a todas las creencias por igual. El laicismo que surgió como una resistencia al clero ha desembocado en posiciones radicales que originan un integrismo del laicismo, es decir, en un ateismo militante.

Por otra parte el cientificismo y la tecnología, en nombre de la supremacía de la ciencia pretende tener respuesta para todo, lo que también en frecuentes ocasiones se desliza hacia otra variante del integrismo.

Otro integrismo de evidentes consecuencias es el integrismo israelí, que si bien se manifiesta lejos del seno de la UE, sin embargo se padece indirectamente sus efectos en el escenario de la Unión. ¿O acaso el denominado "integrismo islámico" no es en gran medida una consecuencia histórica del integrismo sionista?

En definitiva y para no extendernos en exceso en este apartado, cabe recordar, tal cual subrayan muchos especialistas en la materia, que el integrismo se propagó en los países del Tercer Mundo y en sus distintas variantes como reacción a las pretensiones de Occidente de imponer su modelo de desarrollo y cultura.

Hace unos años la Divinity School de LA Universidad de Chicago en un denominado Proyecto Fundamentalismo reunió a especialistas y estudiosos de todo el mundo que si bien partían de visiones dispares alcanzaron conclusiones sobre el fenómeno del fundamentalismo y del integrismo.(1) Las discrepancias entre los especialistas emergieron principalmente cuando se hubo de abordar las reacciones a adoptar con los integrismos.

Determinados expertos abogaron por políticas de represión para aplacar los fenómenos del integrismo, otros sin embargo, pugnaron por políticas de integración ya que según sus razonamientos la repreión lejos de erradicar los peligros del integrismo, da argumentos a los integristas para fundamentar su lucha "defensiva". Estos últimos en un alarde de prudencia advierten que el "renacimiento islámico" es una orientación que alcanza a todos los rincones de las sociedades musulmanas apuntalada por distintas causas que van desde las derivadas por las incomprensiones históricas, por motivos sociales, culturales, económicos y sobre todo políticos. De ahí que muchos de los expertos adviertan de la necesidad de no hacer del Islam un nuevo enemigo en sustitución de caducos enemigos de la ya extinta Guerra Fría.

Conclusiones

Considerando que el mundo islámico es objeto de una deficiente cobertura en la prensa yen los medios de comunicación de Occidente.

Considerando que los problemas derivados del lenguaje, la inexistencia de agencia de noticias desarrolladas con adecuadas redes internacionales de información sobre el mundo islámico.

Considerando que la Conferencia Ilámica intentó en su momento, infructuosamente, de establecer una agencia islámica de noticias que posibilitara una difusión más adecuada a la realidad de los países musulmanes.

Por tanto en aras de encauzar políticas responsables tendentes a paliar las consecuencias del "integrismo islámico" y si cabe incidir en sus propios orígenes en lo que a la UE compete, se aportan la siguientes orientaciones:

1. En los centros docentes, desde los inicios de la formación de los estudiantes, incorporar a los manuales mejores conocimientos de las otras culturas y religiones, sobre todo en los estudios de la historia y de las relaciones sociales. La educación en la interculturalidad y la multiculturalidad ha de orientar en gran medida las políticas educativas.

2. La UE no debe utilizar distintos raseros en el ejercicio de la crítica de las violaciones de Derechos Humanos. La defensa de los derechos fundamentales no debe estar condicionada por los intereses económicos o estratégicos.

3. Propugnar políticas informativas más cercanas a la propia realidad del Islam en los medios de comunicación de masas, creando programas tanto de divulgación como especializados que aporten una visión más rigurosa en los análisis que se emiten. El tratamiento del Islam en los medios de comunicación no debede ser equiparado tácita o explícitamente ni con el terrorismo ni con el fascismo, dado que los verdaderos valores del Islam están fundamentados precisamente en los derechos fundamentales y en la democracia.

Teniendo en cuenta la diversidad de las tendencias islámicas sería oportuno y necesario separar las corrientes radicales de las que no cuestionan los valores de las libertades y la democracia. agrupar a todos los exponentes del Islam en una misma calificación sería de una grave irresponsablidad. El diálogo con los musulmanes europeos como con el resto del mundo musulmán debe primar por encima de las posturas de intransigencias e intolerancias que puedan originarse de un lado o de otro.

La UE debe ser consciente que la inspiración islámica en los movimientos políticos en los países del mundo musulmán es una realidad que no puede ser ignorada. La exigencia del respeto de los Derechos Humanos y las libertades democráticas deben de ser las únicas condiciones incuestionables.

(i) The Economist, "Fundamentalism Unlimited" 27 de marzo de 1993: Fundamentalism observed (1991), Fundamentalism and society (1993), Fundamentalism and the State (1993), University of Chicago Press.

Anuncios
Relacionados

Foro de los lectores 5

Artículos - 15/12/1996

El fundamentalismo en el mundo contemporáneo

Artículos - 09/02/2001

Los peligros del Google como único filtro de la realidad

Artículos - 24/06/2008



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18117-los_peligros_del_integrismo.html