webislam

Martes 12 Diciembre 2017 | Az-Zulaza 23 Rabi al-Auwal 1439
922 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3629

Reuniones en la Puerta de Asia

15/03/1997 - Autor: Sabora Uribe - Fuente: Verde Islam 6
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

estambul web
estambul web

Si bien esta conferencia lleva años celebrándose y el nivel de participación es cada vez mayor en cantidad y calidad, ha cobrado un gran impulso tras la Conferencia de Pekín, en la que las musulmanas encontraron un foro extraordinario para hablar de su posición, sus opiniones y su labor en relación con esferas que afectan particularmente a las mujeres y a los niños. Allí se encontraron con el reto de hacer sentir su presencia, de hacerse oír y de que sus propuestas fuesen escuchadas con respeto por una comunidad de mujeres numerosa y heterogénea, con problemáticas acuciantes algunas (guerras, miseria), cargadas de agresividad otras, aunque en su mayor parte imbuidas de espíritu solidario y con ganas de trabajar y llegar a un entendimiento.

Las musulmanas comprendieron pronto que la clave del éxito dependía de su unidad y coherencia interna, de su mutuo apoyo, del trabajo en equipo y su habilidad para mostrarse flexibles y pacientes ante actitudes derivadas del prejuicio y la desinformación, manteniendo al mismo tiempo firmeza para defender principios irrenunciables. Tras esta experiencia se corroboró la necesidad de educar e informar a las mujeres musulmanas, de establecer objetivos comunes e intensificar la cooperación y los engranajes de comunicación, para hacer que el trabajo de las organizaciones tenga continuidad y sea eficaz, plasmándose en la realidad diaria de tantas y tantas personas, contribuyendo a su bienestar físico y social.

En los debates mantenidos durante la mencionada Conferencia se señalaron los problemas más urgentes y se delimitaron las áreas de interés más destacado. Tales consideraciones llevaron a adoptar una serie de resoluciones a poner en práctica por el Comité y sus componentes, recomendaciones que enumeramos a continuación:

  1. Iniciar una serie de conferencias internacionales para musulmanas, comenzando en el presente año.
  2. Facilitar la participación de musulmanas en conferencias internacionales de interés general, resaltando sus intervenciones en los temas importantes.
  3. Generar oportunidades para mejorar las habilidades de las musulmanas en diversos campos.
  4. Promover tendencias y agilizar la legislación que concierne a mujeres y niños en todo el mundo.
  5. Buscar, recopilar y publicar opiniones legales islámicas referentes a cuestiones que afectan a las mujeres y a los niños.
  6. Investigar las circunstancias en las que se encuentran las mujeres y los niños emigrantes o desplazados y facilitar su ayuda y rehabilitación.
  7. Investigar las necesidades específicas de las minorías de mujeres y de niños musulmanes.
  8. Mejorar el estatus educativo de las jóvenes y las mujeres musulmanas.
  9. Establecer becas para posibilitar que jóvenes musulmanas se inicien en profesiones como periodismo u otras en los medios de comunicación y animar a las Universidades proclives a ello a organizar departamentos de comunicaciones islámicas.
  10. Hacer campañas de concienciación para difundir prácticas positivas y útiles como la lactancia materna, las vacunaciones, la terapia de rehidratación oral, etc. como parte de los esfuerzos para mejorar la salud de la infancia.
  11. Enseñar a los niños y a las mujeres los derechos y deberes que les confiere el Islam.
  12. Denunciar las violaciones de los derechos de mujeres y niños que se hagan en nombre de cualquier religión o ideología.

En este contexto las participantes mostraron especial preocupación por el sufrimiento que padecen mujeres y niños musulmanes en diversas partes del mundo, especialmente Afganistán, Palestina, Bosnia-Hercegovina, Chechenia, Cachemira, etc. e instaron a las autoridades responsables a garantizar la seguridad, la dignidad y los derechos de mujeres y niños tal y como requiere el Islam.

En junio del mismo año, también en Estambul (Turquía), la ONU celebró la Conferencia sobre asentamientos humanos, Habitat II, que concedió a las organizaciones no gubernamentales una oportunidad excepcional para establecer foros y reuniones, manifestarse e intercambiar información valiosa.

Ofrecemos a los lectores de Verde Islam una miscelánea de comentarios y puntos de vista que brotaron al calor de las reuniones, debates y encuentros informales que se hicieron a modo de preparación de ambas Conferencias.


Mestizaje

El primer dato que salta a la vista es la variopinta composición de los grupos humanos que se entremezclan en la sociedad de nuestros días.

La heterogeneidad de las multiculturales sociedades contemporáneas hace de especial importancia que reconozcamos y aceptemos tales diferencias si no queremos ver frustrados nuestros esfuerzos por mejorar las condiciones sociales.

Una agenda que pretenda organizar el mundo en el próximo milenio tiene que contar con una percepción equilibrada, presentar una aproximación holística, abandonar lenguajes marginales y concentrarse en abordar cuestiones urgentes en lugar de temas polémicos.

Quiero llamar la atención sobre el hecho de que hay más de 50 millones de refugiados y personas desplazadas en todo el planeta, que no tienen cubiertas las necesidades básicas que la mayoría de nosotros consideramos garantizadas. Las mujeres y los niños constituyen más del 70% de estos refugiados.

Recordad las imágenes de mujeres y niños que padecen hambre y condiciones penosas a causa de desastres naturales o de la guerra. Necesitan nuestra ayuda, necesitan vuestra ayuda. Lo mejor es que les ayudemos juntos.


La espiritualidad, derecho humano

Creemos firmemente que cada persona tiene derecho a comida, cobijo, educación y cuidados sanitarios. Además, enfatizamos la crucial necesidad de reconocer la importancia de los valores morales, espirituales y religiosos que guían y articulan la acción humana en la sociedad. La construcción de un futuro sostenible precisa de hombres y mujeres lo bastante fuertes como para no caer en uno u otro extremo del juego de poder. De lo contrario no nos quedará nada que sostener.

Nuestra plataforma (Rainbow Women´s Platform) aspira a despertar la conciencia de las mujeres en particular para que sean capaces de ejercer un papel activo en la construcción de una sociedad sostenible. Apelamos a los delegados de la ONU, a los Estados miembros y a las ONG para que lleven los pueblos a un mundo más equilibrado y justo.


Un padre en cada casa

Un estudio llevado a cabo recientemente en los Estados Unidos ha llegado a la conclusión de que una gran parte de los problemas de la sociedad en general y de la juventud en particular se debe a la ruptura de la estructura familiar. La mayoría de las familias sin padre son pobres, los adolescentes caen en la delincuencia con más frecuencia y las chicas quedan embarazadas antes sin desearlo.

La ausencia del padre se refleja también en la naturaleza e incidencia de la violencia doméstica. David Blankenhorn, autor del estudio, encontró que el 42% de las agresiones las llevan a cabo los novios o compañeros, el 45% los exmaridos y tan sólo el 12% los maridos.

La paternidad civiliza al hombre. La proximidad del padre controla la violencia y proporciona estabilidad y seguridad al hogar. La importancia de los padres es vital y su responsabilidad a la hora de proporcionar protección y cuidado es intrínsecamente diferente de la de la madre, pero no menos importante.

La mejor forma de ejercer la paternidad es a través del matrimonio, que constituye un sistema irremplazable para una paternidad efectiva. Así pues, conviene hacer del hogar un lugar de desenvolvimiento idóneo tanto para hombres como para mujeres.


Identidad

Una musulmana conserva siempre su identidad civil e individual. No tiene que cambiar su nombre de soltera al contraer matrimonio ni por ninguna otra circunstancia. Esto es una clara demostración del hecho de que Islam reconoce su personalidad legal independiente. En muchas sociedades contemporáneas las mujeres están luchando por el derecho a mantener su nombre de solteras, un derecho garantizado para la musulmana.


Salario Justo

La ley islámica establece el principio de que no debe haber distinción en el salario de hombres y mujeres que hacen el mismo trabajo. Las mujeres merecen el mismo salario que los hombres. Sin embargo, en lugar de forzar una igualdad formal que acabe discriminando a las mujeres, el Islam favorece una igualdad sustantiva, de modo que una mujer trabajadora reciba su salario completo en circunstancias específicas, por ejemplo, durante el permiso por maternidad y tras la muerte del marido por un periodo de cuatro meses y diez días.


El empleo de la mujer

El Islam permite a la mujer que se dedique a una profesión adecuada, estipulando siempre la protección de su persona y de su honor de cualquier daño. No obstante, el desempeño de un trabajo tampoco es obligatorio para la musulmana porque el Islam pone en sus familiares varones la responsabilidad plena de su mantenimiento. De modo que una musulmana es libre de elegir si quiere trabajar o no. Si decide hacerlo, habrá de llegar a un consenso con los demás miembros de la familia acerca del cumplimiento de las obligaciones familiares.

El Islam garantiza a la mujer el derecho completo sobre su riqueza personal y la capacidad de disponer de sus propiedades y rentas como quiera. No está obligada a mantenerse a sí misma o a sus hijos. Por ejemplo, la ley islámica estipula que una divorciada que tiene la custodia de sus hijos ha de recibir del padre recursos para su manutención mientras está amamantando y para sus hijos menores de edad.


Modificar el estilo de vida

Cuando se hace referencia a problemas sociales o sanitarios suelen barajarse paliativos para ellos, pero rara vez se abordan las causas o se recomiendan cambios en las conductas que ocasionan tales problemas. Por ejemplo:
Se recomienda “sexualidad responsable” pero no se menciona el matrimonio, único medio conocido de garantizarla.

Se exigen más oportunidades y servicios para madres solteras y mujeres que ejercen de cabeza de familia, sin embargo no se buscan medidas que retengan a los hombres en los hogares y mantengan a la familia unida.

Se culpabiliza a los matrimonios tempranos de muchas de las dificultades de las mujeres, pero no se recomienda abstención del sexo a edades tempranas, que se acepta como hecho consumado en la vida social del adolescente.


La educación y las mujeres

En Islam, aprender no es tan sólo un derecho de cada uno, es además un deber y una responsabilidad. La ley islámica no establece áreas específicas para hombres y para mujeres. Para ambos están prohibidas la magia y la brujería, para ambos es obligatorio el estudio de las creencias fundamentales islámicas y de los actos de adoración. Hay desde luego ciertas disciplinas que se recomiendan a las mujeres, como medicina, organización empresarial, cuidado de la salud, psicología infantil, etc. Todos los demás campos de estudio, en las artes, las ciencias y las humanidades están abiertos a hombres y mujeres por igual, siempre que sean beneficiosos.


Una idea equivocada

Está muy extendida la idea de que los musulmanes nos despreocupamos de los asuntos de las mujeres y nuestras relaciones se perciben como enfrentadas, como si hubiera un conflicto de intereses gravitando entre nosotros, entre los hombres y las mujeres. Nada más lejos de la verdad.

Las mujeres son nuestras madres y nos han dado la vida. Son también nuestras hermanas con las que hemos crecido. Además son nuestras esposas a las que queremos y respetamos. Y, por último, son nuestras hijas a las que cuidamos y protegemos.

Fuera de la familia, las mujeres son compañeras en el trabajo y en múltiples situaciones sociales. Compartimos lo bueno y lo malo. No hay lugar, pues, para un enfoque conflictivo o de enfrentamiento, que no tiene base real ni desde el punto de vista social ni desde el religioso.


Reivindicaciones

Las musulmanas, que acudieron a esta reunión desde distintas partes del mundo, coincidieron en señalar estas cuestiones como las fundamentales, es decir, bienestar, seguridad, empleo y educación. En esto no se diferencian del resto de las mujeres, pero hacen dos reivindicaciones que no suelen aparecer en los programas de desarrollo de la mujer al uso:

  1. Traer a escena y dinamizar la dimensión espiritual.
  2. Promover la armonía entre los sexos, restituyendo al hombre su papel responsable.

El buen humor, la ayuda mutua y un ánimo imbatible animaron estos encuentros que sirvieron de paso para conocerse y tomar conciencia de la propia importancia en un marco posibilista. Confiamos en que les sucedan otros encuentros y que se deriven de ellos múltiples beneficios. Si Dios quiere.

Nota: Los datos se han extraído de NEWSLETTER, vol. 1, nº 1. Agosto 1996. Editado por IICWC.


 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/18036-reuniones_en_la_puerta_de_asia.html