webislam

Sabado 7 Diciembre 2019 | As-Sabat 09 Rabi al-Zani 1441
705 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3666

Democracia, Islam y Tamazight en Melilla

15/06/1996 - Autor: Raschid Raha Ahmed - Fuente: Verde islam 4
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

tamazig web
tamazig web

El musulmán e islamólogo Nourredine Pita afirmaba en su entrevista con Melilla Hoy, de fecha 2 de Enero de 1996 que: “El verdadero laicismo tiene que tomar en consideración el mensaje de todas las religiones para entender mejor sus culturas, para poder ofrecer una respuesta a las inquietudes culturales expresadas por los creyentes de las distintas religiones y culturas, que no son conceptos antagónicos”. Es decir, que el modelo democrático basado en la Carta Universal de los Derechos Humanos es el que más responde a la pluralidad política, cultural y religiosa. Por consiguiente, lo que más garantiza al creyente la libertad de vivir su religión y de practicar sus ritos.

En este sentido se expresa el reciente acuerdo del Consejo de Ministros del viernes 2 de Marzo para hacer realidad que la enseñanza de las religiones protestante y musulmana quede equiparada, en España, a la de la religión católica.

A raíz de las últimas elecciones en Argelia, respondía a un converso granadino --que criticaba de manera categórica el modelo occidental-- que en un estado teocrático, gobernado por los islamistas del FIS --o del GIA-- no tendrían sitio en esa Argelia que defienden, ni la libertad de expresar su profundo conocimiento de Ibn ´Arabi ni de la mística sufí. El Islam es uno --Unidad-- al igual que el Corán, pero las interpretaciones derivadas tanto del mensaje coránico como de la explicación de los hadices del profeta Muhammad son plurales, plasmadas a través del tiempo y del espacio en diferentes corrientes religiosas. Por ejemplo, los filósofos mu´tazilíes --que destacaron durante el apogeo de la civilización andalusí-- no pueden entenderse con los radicales jariyíes, en los que se inspiran los actuales extremistas islámicos. Además, existen notables divergencias entre las escuelas malikí, shafií, hambalí y hanafí.

Es decir, si en todas partes del mundo islámico, el ser musulmán que aspira a una sola Ummah, se basa en los cinco pilares --bien conocidos por todo el mundo aunque se diferencien un poco en el grado de sus prácticas-- el wahabismo saudí es bastante diferente del malikismo marroquí. Además, en el propio Marruecos, al otro extremo del islam ortodoxo, conviven diversas corrientes de la religión “popular”, como las diferentes turuq, los innumerables shurfas y zawiyas. Por ejemplo, en el caso marroquí, si no hubiera imperado un marco democrático, aunque sea de manera parcial, el país se hubiera convertido en un polvorín, como en el caso de Afghanistán, desgarrado por una tremenda guerra civil, peor que la que está ocurriendo en Argelia.

Claro, nuestro amigo Nourredine Pita hacía dichas declaraciones de cara a la comunidad musulmana de Melilla, inserta dentro de un Estado democrático laico, y a la que aconsejaba --además de impulsar la enseñanza religiosa en los centros escolares-- trabajar en favor de la cooficialidad del tamazight (la lengua bereber) teniendo en cuenta que la población musulmana es de cultura bereber.

Seguramente, a muchos dirigentes de la Comisión Islámica de Melilla --quienes han aprovechado la estructura de las cuatro asociaciones religiosas para crear todo un partido político: Coalición por Melilla-- les parecerá contradictorio o paradójico reivindicar al mismo tiempo la enseñanza del Islam y la del tamazight. ¿Por qué? Seguramente porque están influenciados ideológicamente por el nacionalismo arabo-musulmán, desarrollado por los políticos magrebíes cuando luchaban contra el colonialismo francés y que han convertido en ideología hegemónica de los Estados magrebíes justo al acceder a sus independencias. Visto que el Islam es lo que comparten todos los habitantes del Magreb --el elemento de unión por excelencia entre amazighs y árabes-- el nacionalismo magrebí se ha fundamentado, como en el Mashrek, en un ámbito lingüístico que ha llegado a hacer equivalente lo musulmán y lo árabe, y viceversa, olvidando que hay también árabes cristianos y árabes judíos.

Por consiguiente, los nacionalistas justifican voluntariamente la aniquilación del tamazight en el Norte de África. En este sentido, la enseñanza religiosa siempre se ha impartido casi exclusivamente en árabe, salvo en el Sus y en Gardaya, por lo que una gran mayoría de los amazighs han creído equivocadamente, interiorizando la idea, que un buen musulmán ha de arabizarse a la fuerza. Esto explicaría sin duda la falta de coherencia en los planteamientos ideológicos de algunos destacados representantes de la Comisión Islámica de Melilla. Por ejemplo, el Sr. Wariach Mohamed no ha sido consecuente con su defensa del tamazight, tras haber movilizado durante el debate preautonómico a las fuerzas políticas nacionalistas de Cataluña y País Vasco en favor del tamazight. Una vez aprobado dicho estatuto, excluyendo al idioma autóctono, el silencio del Sr. Wariach sobre esta cuestión refleja sin duda una contradicción injustificada. Y en el seno del partido --del que es uno de sus miembros más destacados-- la cuestión cultural amazigh no figura entre sus prioridades ni preocupaciones, a pesar de que hacen de la marginación la base de sus objetivos y planteamientos. Esa sí que es una auténtica contradicción: pretender luchar contra la marginación socioeconómica sin poner el énfasis en el factor cultural.

Todo político está convencido de que las medidas de integración social y laboral de un colectivo marginado van paralelamente con la valoración de las sensibilidades culturales. Es decir, que los niños y jóvenes marginados --gitanos o inmigrantes, por ejemplo-- encuentran menos dificultades en la escolarización y en la formación profesional, si éstas tienen en consideración a sus culturas maternas. Los pedagogos y científicos sociales han llegado a dicha conclusión, afirmando reiteradamente que la escolaridad y la formación profesional, cuando tienen éxito entre los jóvenes gitanos o entre los inmigrantes, ofrecen más oportunidades de integración en el mercado laboral y, por consiguiente, una mayor integración social y menor conflictividad interétnica.

Y para volver a la ficticia contradicción entre Islam y tamazight, la enseñanza religiosa no implica necesariamente que se imparta sola o exclusivamente en Lengua Árabe clásica. Los políticos magrebíes ignoran que el vehículo lingüístico más utilizado por los imames y los maestros de religión para impartir las lecciones, desde la Escuela Coránica a la Universidad, suele ser el árabe dialectal, que la gente confunde inconscientemente con la Lengua Coránica. Además, baste saber que de más de mil millones de musulmanes que habitan este planeta, sólo menos de una quinta parte pertenecen al mundo árabe. De ahí hay que sustraer a los que son kurdos, drusos y amazighs. Porque uno de los secretos de la expansión del Islam en los cuatro rincones del mundo, es su capacidad de abrazar culturas y pueblos, sin perjudicarlas ni negarles su propia historia ni su idioma.

Y el ayat 13 de la surah XLIX (Las estancias) que nos dice :
“Os constituimos en confederaciones y tribus para que os conociérais”
es muy explícita al respecto y preconiza, tanto el reconocimiento de la diversidad de pueblos y culturas dentro de la Ummah, como la igualdad entre ellos.

De esta manera encontramos que en Andalucía cada vez hay más conversos españoles al Islam --y eso que desconocen el árabe-- porque los conocimientos divinos se interpretan y hacen en el mismo castellano. Otro ejemplo: los bosnios musulmanes inclinados más hacia un estado laico que confesional, que han alzado el Islam como bandera de resistencia --al igual que los chechenos-- contra la limpieza étnica, desconocen la Lengua Árabe. Y en Alemania, en los programas escolares de integración del alumnado de las diferentes comunidades de inmigrantes, se incluían sus lenguas maternas para facilitarles la adquisición de los conocimientos sobre sus culturas y su religión. A los turcos, iraníes y afghanos --todos musulmanes-- no se les impartía la enseñanza en árabe sino en turco (o en kurdo si los niños son de ese origen), en persa y en afghano, Es completamente normal que el pasado 3 de enero, con ocasión de la Conferencia Internacional sobre la Lengua Persa, Irán, el país más islamista del mundo, lanzara toda una política de persofonía, parecida a la francofonía del Estado francés o a la política lingüística del Estado español que llevan a cabo los Institutos Cervantes en los países latinoamericanos y Marruecos. A este respecto, el presidente iraní afirmaba que “la Lengua Persa es un medio adecuado de comunicación para desarrollar la gran civilización islámica”. Federico Mayor Zaragoza, añadía en un comunicado que “es en la literatura y la lengua persas (...) donde podemos encontrar actitudes de apertura, de comprensión y de respeto al otro. Es lo que nos inspira, si queremos preservar un porvenir de fraternidad entre los pueblos”.

Así pues, en Melilla, los cursos de religión se pueden hacer perfectamente en tamazight, traduciendo el significado de las surats y ayats del Corán --como hacen todos los imames del mundo musulmán no árabe-- a la lengua materna del colectivo autóctono, como hace de forma elocuente el conocido imam Huari y el imam nadoriense Al-lal.

En definitiva, la lengua tamazight, vehículo de toda una cultura mediterránea desde hace milenios, es también un medio idóneo para transmitir los conocimientos de religión y civilización islámicas, a las que ha enriquecido de manera notable en todo el Norte de África y en el Al Andalus medieval. Como muestra de ello sólo recordar la labor ejemplar del Sus marroquí.


 

Anuncios
Relacionados

La democracia contra el Islam

Artículos - 16/02/2006

El Islam es compatible con la democracia

Artículos - 27/09/2006

La raíz tolerante del Islam

Artículos - 23/06/2008



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/17994-democracia_islam_y_tamazight_en_melilla.html