webislam

Jueves 5 Diciembre 2019 | Al-Jamis 07 Rabi al-Zani 1441
687 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3685

Foro de los lectores 3

15/12/1995 - Autor: CDPI - Fuente: Verde Islam 3
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Sobre la usura
En el número 2 de la revista Verde Islam, dentro de la entrevista a Pedro Antonio Sánchez he encontrado, entre otras ideas interesantes, una que se pasa por alto con demasiada frecuencia. Me refiero al tema de la usura. Vivimos en un mundo en el que los préstamos y el interés son tan habituales que los consideramos algo natural e incuestionable. En la entrevista se dice que, además del Islam, otras confesiones han condenado la práctica de la usura. Pienso que no es difícil de entender el por qué. La usura es hoy la base del sistema económico y está presente en casi todas las transacciones comerciales y empresariales. ¿Quién puede decir actualmente que está fuera de ese sistema? Sin embargo lo vemos como algo normal. No podemos imaginarnos un mundo que funcione económicamente de otra forma. Cuando un banco nos hace un préstamo, tenemos muchas veces que devolverle el doble de la cantidad que nos presta en concepto de interés, en un período de tiempo determinado. Es difícil que eso pueda cambiarse tal y como están organizadas las cosas, pero es que ni siquiera llega a cuestionarse. Casi nadie se plantea lo que realmente vale el dinero que maneja. Un billete de banco tiene un valor y nadie duda de ello, pero en el fondo no es más que una abstracción. Una abstracción que permite el intercambio, cierto, pero cuyo valor real está sujeto a los cambios del mercado financiero. Sube el marco, baja la peseta, podemos comprar más o menos con el mismo dinero. Existe todo un juego especulativo que no depende de nosotros. Todo eso indica que el esfuerzo de los que trabajan se contempla en un segundo plano. El alma del capitalismo está ahí. Así, resulta irónico el lema que figura en todos los billetes USA: “In God we trust”, confiamos en Dios.
Ricardo Morales Baena. Sevilla.
Aroma saudita
He leído los dos primeros números de su revista y, como he podido comprobar que están abiertos a las opiniones de los lectores, me he permitido enviarles algunas conclusiones que he ido elaborando tras la lectura. No soy especialista en el Islam, pero siento una gran admiración por los musulmanes y por la figura de su profeta, cuya biografía he leído en repetidas ocasiones, así como el Corán, traducido al español y, sobre todo, libros de mística musulmana. Me llama la atención que en una revista islámica dirigida por musulmanes españoles no dediquen más espacio a temas de sufismo, cuando en la cultura hispanomusulmana tuvo tanta importancia. Por otro lado toda la publicación destila un cierto aroma saudita, y tal vez sea esa la razón de que no abunde demasiado el contenido místico. Ya se sabe lo mal que el sufismo sienta a los seguidores de AbdulWahab. Y no entiendo bien por qué. A mí personalmente me cae bien esta gente. Con ocasión de algún viaje profesional he tenido ocasión de conocer a musulmanes de muy distintos lugares y he podido hablar con ellos sobre muy diversos temas, pero sobre todo acerca del Islam. Los árabes saudíes son hospitalarios y generosos, cumplidores de la religión y, a pesar de lo que se dice a veces, bastante tolerantes. Yo entiendo que una publicación como Verde Islam, que ha puesto un techo muy alto, necesite patrocinio, pero deberían cuidar de que los contenidos de la revista no estuviesen demasiado condicionados por ello. No sé si me explico con claridad. Existe toda una literatura hispanomusulmana de contenido místico que a muchos creyentes, sean o no musulmanes, puede interesar y ayudarles mucho. Como también la hay de otros lugares. Esa vía puede ser un camino de encuentro, que es el que ustedes dicen proponer. Espero que esta opinión resulte provechosa.
Javier Rodriguez. Madrid.
Las mujeres y la libertad de pensamiento
Debo reconocer que me habéis roto los esquemas. Desde hace años hago un seguimiento, por razones académicas y, por qué no reconocerlo, por inclinación y simpatía personales, de la evolución del islamismo en España. Y veo que ha llovido mucho desde los tiempos en que los sufis de turbante verde recorrían las calles del Albaicín y, llenos del fervor propio de nuevos conversos, hacían sus oraciones en público, hasta los tiempos actuales en los que, agrupados en comunidades y federaciones, han llegado a firmar un Convenio de Cooperación con el Estado. Creo conocer todas las publicaciones, ciertamente pocas, que editan los musulmanes en España. El salto realizado desde los boletines islámicos, de estética parroquial y redundantes en su contenido, sin ningún tipo de análisis, hasta la publicación de una revista que aborda temas de interés para el público en general, me parece un cambio muy positivo y necesario. Siempre pensé y deseé que llegaría el día en que los musulmanes españoles despertarían del ensueño inicial característico del enamorado primerizo, y empezarían a reflexionar con seriedad sobre las realidades del Islam en el contexto de la sociedad civil y de la cultura en la que nos movemos. He visto con satisfacción que Verde Islam, aparte de cuidar de forma exquisita la composición y el diseño gráfico, se ha propuesto abordar con profundidad todo un abanico de cuestiones que no son fáciles. No es el momento para hacer aquí un análisis de toda la revista, pero sí quiero resaltar el tratamiento dado al tema de la mujer, en el coloquio dirigido por Dolores Contreras y que aparece con el título ¨”Entre Mujeres”. Rostros bellos, abiertos y sonrientes, que se complementan con una refrescante expresividad verbal, en la que es muy de apreciar la sinceridad y valentía con que se discuten las cuestiones que tradicionalmente han sido más espinosas con respecto al tema de la mujer en el Islam: el divorcio, la herencia, la poligamia, el velo, la relación hombre-mujer, el papel en la vida pública, la testificación. Sobre todos estos asuntos predominan en la opinión pública los más burdos clichés e ideas estereotipadas. En este sentido es muy saludable que, por primera vez, puedan leerse las opiniones espontáneas de las musulmanas, tal y como las sienten, sin censura ni manipulación. Supongo que este artículo os puede acarrear problemas con algunos de vuestros hermanos islámicos por considerarlo poco ajustado a la ortodoxia pero, en mi opinión, bien merece la pena apostar por la transparencia y el ejercicio del libre pensamiento que, según vosotros mismo afirmáis en la revista, es consustancial a la práctica del Islam.
Margarita Sagasta. Madrid
Hadices
He tenido el gusto de leer la revista y me ha resultado esclarecedora, como casi siempre que he podido leer traducciones al español de hadices, la sección “Dichos del Profeta Muhammad”, la paz sea con él. De esta selección me gustaría comentar uno de Abu Huraira donde se habla de las diferencias entre las personas. El hadiz termina diciendo que “los espíritus son como soldados ordenados en grupos. Se conocen según su naturaleza, sea buena o mala. Cuando las naturalezas se parecen, se reconocen y se juntan y cuando no se parecen, se desconocen y separan”. Este hadiz puede darnos la explicación de muchas situaciones que ocurren dentro y fuera del Islam. A menudo hemos oído a algún musulmán lamentándose de la división que existe en la Ummah, de la falta de unión, de la defensa de actitudes y posiciones contrarias.
La situación presente de los musulmanes tiene mucho que ver con lo descrito en el hadiz. Aunque el Criterio que nos iguala a todos ante Allah es el cumplimiento del Din que está claramente reflejado en el Corán, aparecen luego distintas actitudes ante los problemas que tiene planteados el Islam. Un ejemplo lo tenemos cuando los musulmanes que vivimos en Europa nos preguntamos sobre la actitud que deberíamos adoptar, según criterios islámicos, en relación con cuestiones que son propias de una sociedad que no es islámica. Pienso que es posible para un musulmán desarrollarse como ciudadano de un estado democrático sin tener que renunciar a la práctica del Islam. Pienso además que los musulmanes deberíamos ser una referencia en cuanto al sentido cívico, la participación y el compromiso ciudadano.
Están también los que piensan que eso es difícil y algunos lo consideran poco menos que imposible.
Está claro que una comunidad como la Ummah, cuyos miembros nos regimos por principios morales no negociables, no puede admitir en su seno muchas de las prácticas habituales de la sociedad laica. Eso es algo evidente.
El musulmán debe cumplir lo que le ha sido prescrito y evitar lo prohibido, pero debe hacerlo tanto si vive en una sociedad islámica como si no. En el segundo caso es más difícil, y por lo tanto mayor será la recompensa, inshaAllah.
Como musulmanes que vivimos en una sociedad no islámica, tenemos la obligación de transmitir el mensaje con claridad y con exquisito respeto a los demás. En el mismo Corán, Allah dice a nuestro profeta, la paz sea con él, que no es misión suya el convencerles (a los no creyentes) sino que su acción debe ser exclusivamente la de transmitir claramente la Revelación. El Islam nos ha llegado porque Allah así lo ha querido y tenemos la obligación de mostrar una actitud constructiva ante la vida y ante los problemas, pues tenemos el Criterio más adecuado para el ser humano. La prueba de nuestra condición, que debería distinguirnos en este mundo insolidario, es sin lugar a dudas la compasión hacia los que están fuera de Islam y viven una existencia oscura.
Todo el Poder Le pertenece a Allah. Espero, inshaAllah que la revista continúe y crezca.
Salman. Pozuelo de Alarcón.
Contradicciones
Leyendo vuestra revista, en el número dedicado a la conversión al Islam en España, he encontrado graves contradicciones en cuanto al contenido y a los temas. Me voy a tomar la libertad de exponerlas.
Por un lado se habla del proceso de conversión al Islam, haciendo historia sobre sus comienzos, la situación actual de las comunidades, el carácter plural e independiente de los conversos, etc, y por otro se presenta a los saudíes como referencia a la hora de decidir criterios que son importantes para el seguimiento y comprensión del Islam en el mundo actual. Me refiero a la profusión de artículos y entrevistas que tienen como interlocutores a musulmanes de ese país del Golfo.
Muchos -no quiero decir la mayoría- de los musulmanes estamos convencidos de que la política que llevan a cabo los países del Golfo, no solamente es contraria a los intereses de la Ummah, sino que está favoreciendo la liquidación del Islam por parte de los países occidentales.
El artículo sobre el Centro Cultural Islámico de Madrid es, a mi modo de ver, un texto propagandístico que favorece la imagen saudita en nuestro país. Los que vivimos en Madrid todavía no hemos tenido noticias de actividades culturales en ese Centro que lleva ya bastantes años abierto. Esto es bastante contradictorio con la declaración de independencia que estáis expresando una y otra vez en la revista.
A mí personalmente me interesan los contenidos que hasta ahora ha venido publicando Verde Islam. Espero que no acabe siendo otra “voz de su amo” como hay tantas en el mundo de la difusión islámica.
Quisiera recordaros, como ejemplo, por si ya se ha olvidado, el comportamiento de los saudíes en la Guerra del Golfo o su apoyo a los cristianos del Sudán contra los propios musulmanes, por citar sólo dos casos, sin entrar a censurar las conductas personales de muchos de sus dirigentes cuando pasan sus vacaciones en Marbella.
Mi intención con ésta carta no es sólo descalificar algunos aspectos sino recordaros que existen muchos países y pueblos de musulmanes que tienen también sus sabios y autoridades religiosas e intelectuales. En Marruecos, Egipto, Irán etc, existen musulmanes muy capacitados para transmitir sus conocimientos y opiniones sobre todos los asuntos que se están tratando en la revista. Sinceramente pienso que deberíais hacer un esfuerzo en ese sentido.
Espero, inshaAllah, que la pluralidad no se termine en Verde Islam.
Ali Fernández Olmo. Madrid.
Poligamia a la europea
Aprovechando la posibilidad que brinda su revista a los lectores de expresar abiertamente sus opiniones, me gustaría que publicaran el siguiente comentario a propósito del artículo aparecido en el número uno, titulado “Comentario legal sobre la poligamia” en el que se hablaba del tema de la doble moral.
El asunto de la poligamia rara vez nos lo planteamos en España como algo serio. Aceptamos que lo natural en el hombre es la monogamia y no nos planteamos la existencia de muchas situaciones que se producen a nuestro alrededor.
A propósito del funeral del señor Miterrand, en Francia, EL PAIS publica en primera página una fotografía con el siguiente pie: “Las dos familias de Miterrand, juntas en su entierro”. Más adelante dice que al sepelio asistieron su viuda Danielle y sus dos hijos, así como la hija secreta, Mazarine y su madre Anne Pingeot. En la fotografía pueden verse juntas a las dos mujeres del Presidente y a sus tres hijos.
He pensado sobre ello y me he acordado del artículo que leí en su revista. No me ha quedado más remedio que reconocer la verdad de lo que decía. Ante situaciones que se producen de hecho, que existen con más frecuencia de lo que muchos suponen, sería mucho menos hipócrita reconocerlas y propiciar el que tuviesen un marco legal, una cobertura que hiciera coincidir la realidad con la ley.
En nuestro Código Penal, la bigamia sigue siendo considerada un delito. Aunque un hombre tenga dos familias de hecho, la ley no legitima esa situación. Una de ellas debe quedar siempre en la sombra, desprotegida de sus derechos porque la ley así lo establece.
Estoy seguro de que son muchos los españoles que tienen más de una familia. Muchas familias que existen en secreto, soportando a veces una situación de crítica social o de escándalo, podrían beneficiarse con la revisión de esta cuestión y con la despenalización de la bigamia. Sería una ley más real y justa, menos hipócrita. Un cordial saludo.
J.C.R. Málaga.
Democracia y conversión
A propósito de la entrevista sobre la conversión al Islam en España, quiero expresar mis dudas sinceras sobre algunas de las ideas que ahí se manejan en relación con las causas de dicha conversión.
El señor Pedro Sánchez dice que supone un reto explicar el fenómeno de la conversión, no pudiéndose hablar de un origen de este movimiento. Reconoce sin embargo que: “Claro que algunas conversiones comenzaron a partir de la democratización en España..., pero no podemos reducirlo a unas causas.” Mis dudas surgen por la coincidencia en el tiempo de ambos hechos. Creo que existe una relación entre ellos. Hubiera sido muy difícil, si no imposible, practicar la religión islámica públicamente en España si no se hubiese producido la Transición Política. Me resulta difícil de imaginar las imágenes que los granadinos tuvimos ocasión de contemplar en plena calle a principios de los años ochenta, si no se hubiese reconocido el derecho a la libertad religiosa, por ejemplo. Cierto que desde entonces hasta hoy, hemos conocido otros aspectos del Islam y de los musulmanes andaluces, menos folklóricos, más serios. Como andaluz puedo entender que algunas personas hayan encontrado en el Islam una referencia válida, puesto que nuestra cultura y nuestra historia tienen mucho que ver con ello. Como agnóstico no comparto la creencia, pero como persona que reconoce sus raíces y sus orígenes, quiero decir que resulta hasta cierto punto lógico e inevitable el que hoy, quince años después de aquellas primeras manifestaciones de libertad, existan musulmanes que lo sean de verdad. Pienso que una de las consecuencias de la Democracia debe ser el respeto y la comprensión hacia los que son diferentes. Un respeto, como decía el señor Coca, que vaya más allá de la tolerancia y se convierta en reconocimiento. Como contrapartida, los musulmanes y cualquiera que ejerza su derecho a la libertad de creencia, deben ser respetuosos con sus conciudadanos, y no situarse al margen de las cuestiones que como miembros de una comunidad, en este caso la andaluza, les corresponden. Me refiero a que sería de gran valor para todos los andaluces el que los musulmanes de esta tierra trabajaran en los temas de la cultura y que participaran de lleno en proyectos que tienen que ver con ello, como por ejemplo, en el del Legado Andalusí. Todavía no hemos podido saber qué opinan los musulmanes de ese proyecto, ni desde el mismo se hace referencia a las actividades o la existencia de musulmanes en nuestra tierra. La prueba más evidente de ese legado está en el hecho de que quinientos años después de la expulsión y la destrucción de esa cultura, brote de nuevo su semilla. A nadie, a ningún responsable de ese proyecto, que yo sepa, se le ha ocurrido mencionarlo. Como tampoco tengo noticias de que los musulmanes hayan hecho nada al respecto. A ese tipo de participación y de presencia es al que me he querido referir.
Quiero también felicitarles por la revista, y espero que los andaluces podamos seguir leyéndola durante mucho tiempo.
Fernando Pozo. Granada.
Paz espiritual
Me ha impresionado profundamente leer su revista. Ha sido para mí un descubrimiento. Yo no sabía que existieran musulmanes españoles en nuestros días y me ha sorprendido. Tengo casi cuarenta años y es la primera vez que he leído una revista musulmana. Reconozco que no entiendo muchas de las palabras que se emplean, pero puedo sentir sin dificultad el mensaje que tratan de expresar. El artículo titulado “Por los caminos del Tasawwuf” me ha transmitido una gran paz espiritual, tan escasa en este mundo de prisas y agresividades. Me parece admirable que existan personas capaces de renunciar a la seguridad de lo que conocen, con una total confianza en Dios, buscando una respuesta a sus vidas. Por lo general somos muy cómodos y no nos gusta complicarnos la vida. Queremos planificarlo todo y tener un control sobre todas nuestras acciones. Descubrir que existen hombres y mujeres cuya única ocupación es someterse a la Voluntad de Dios, resulta algo muy fuerte. Esa sintonía de que hablan me recuerda mucho a las poesías de los místicos cristianos, rebosantes de espiritualidad. Lo que resulta sorprendente es que haya personas todavía en nuestra época que sigan ese camino. Me gustaría poder contactar con esas personas y, si ello es posible, conocerlas personalmente. Existe mucha gente que vive en una sombra espiritual, que ni siquiera se ha planteado nada más allá del dinero o la posición social. Sería deseable que toda esa gente tuviese por lo menos la posibilidad de conocer la existencia de esos otros puntos de vista, de otras maneras de vivir. Su revista puede ayudarles mucho.
Carmen Maestre. El Aljarafe.
Tanta Toma, Toma Tanto...!
Se ha hablado y escrito mucho en los últimos tiempos sobre esa dichosa “Toma de Granada”. Todo lo que yo pueda decir en contra de la representación de los vencedores sobre los vencidos está prácticamenter dicho. Aún así me permito hacer algunas puntualizaciones y proposiciones. Muchas gracias.
Hace algo más de un mes, el papa Juan Pablo II pronunció una frase que se me quedó grabada y que venía a decir ésto:
“...ya está bien de la cultura del vencedor y del vencido; tenemos que aprender la cultura de la paz.” !Qué gran pensamiento! Si en lugar de haber memorizado en los libros de texto, cuándo sucedió tal o cual batalla y cómo se ganó, aprendiésemos el lado positivo de cada hito de nuestra historia, la celebración de ésta “Toma” no tendría lugar. Hay demasiada gente interesada en mantener la cultura de los “vencedores”, pero ¿vencedores de qué? ¿Celebran tal vez el hecho de ser más bárbaros, tener mejor armamento o ser más violentos? Qué pena!
Alrededor de la celebración de la “Toma” existe una gran manipulación de la información. Hay que tratar de restablecer ese equilibrio y, de la misma forma que la gente sabe lo que se ganó, tambien deberían saber lo que se perdió, y para ello propongo una celebración-concentración-exposición el día dos de Enero a la misma hora que la “Toma” pero en sitio distanciado, como podría ser las inmediaciones de la Alhambra o Generalife en la que hubiese intervenciones de intelectuales, científicos y autoridades que nos explicasen lo que se perdió a partir de aquel momento, como lo prueba el Legado Andalusí.
Sólo así se llegará a ese equilibrio, o lo que también es posible, a eliminar esa “Toma” partidista e hipócrita.
Por otra parte, el señor Alcalde de Granada debería informarse bien antes de hacer el tal monumento a Boabdil, no vaya a ser que meta la pata. Respete la ideología musulmana del que pretende homenajear.
Abraham Lucio López Motril.
Por qué debemos decir Muhammad y no Mahoma?
En primer lugar hemos de saber que no se trata sólo de una mera cuestión de respeto sino tambien de conocimiento. El nombre Muhammad viene de la raíz del verbo árabe HMD, que significa alabar; por tanto, Muhammad quiere decir "el más alabado". De esta misma raíz deriva asimismo otro de los nombres del profeta del Islam, Ahmad, que significa "el que más alaba".
De esta manera empezamos a comprender que ningún nombre o palabra, sea en la lengua que fuere, puede estar vacío de significado.
Sin embargo, la palabra Mahoma sí que está vacía de contenido, al no provenir de ninguna raíz, pero no está vacía de intención: y ésta es la de dar un nombre con falso contenido, sin significado, al profeta del Islam.
Con esta misma intención se inventan derivados de Mahoma: mahometano o mahometista para definir al musulmán, y mahometismo o mahometizar para definir Islam e islamizar.
La palabra musulmán deriva de Islam, raíz árabe SLM, que significa someterse a la voluntad de Dios, Al-lah en árabe. Así el significado de musulmán es "el que está sometido a la voluntad de Dios". Con la misma raíz SLM se forma la palabra árabe Salam, que significa paz, la paz que habita en el corazón del creyente al someterse a la única voluntad que es beneficiosa para el hombre, la de Dios.
Por tanto, Muhammad y musulmán, no deberían nunca ser confundidos ni sustituidos por falsos nombres, tanto por una cuestión de conocimiento como también por respeto a la verdad del significado que contienen.
Muhammad, el amado profeta del Islam, fue quien aclaró, en forma documental, de desafío continuo, la posición verdadera de Jesucristo contra los judíos y en favor de los cristianos unitarios.
Gracias al título de "Sello de los Profetas y Enviados Divinos", Muhammad es el Mensajero de Dios para todas las generaciones venideras. Él es el primero en dar un código completo de leyes, el Sagrado Corán, y su nombre sigue estando en primer lugar entre todos los juristas y fundadores de leyes en la tabla de la Facultad de Derecho de Lincoln´s Inn, Reino Unido.
Muhammad, tal y como explica Michael H. Hart, el cristiano americano, astrónomo, abogado y científico, en su famoso libro "The 100", los 100, está citado como el número uno entre las personas más influyentes en la historia humana.
Muhammad, las bendiciones y las paz de Allah sean con él.
Muhammad Khan Durrani.Barcelona.
En respuesta a M.J.B.
He leído vuestra revista y os felicito y animo a seguir con su publicación, tan necesaria.
Es curioso ver -y esperemos que insh´Allah cada vez sea menos- cómo quien nos conoce aún se rasga las vestiduras ante el "converso al Islam". No hace mucho, en una conversación con un grupo de personas, dí a conocer mi identidad como musulmán; todos se escandalizaron: "¡no puede ser, qué primitivo!", todos excepto una francesa que no le dió mayor importancia: en su país tenía amigos o conocidos que alhamdullillah habían dado el mismo paso. Por eso es fundamental la existencia de voces serias como Verde Islam.
En el Foro de los Lectores del número anterior de la revista, leo la carta de una católica que bien parece heredera de los medievales Autos de Fe. Escribe la Sra. M.J.B. que "no admite" leer en Verde Islam que Jesús (reciba las bendiciones de Allah) no es hijo de Dios. Por favor, que la religión no es exclusiva de nadie; deje, apreciada señora, que enseñemos a nuestros hijos nuestra fe como la conocemos, que igual que hay diferentes corazones, hay diferentes formas de sentir a Dios.
Me sorprende también, Sra. M.J.B., que nos quiera imponer la beatitud del Opus Dei, que en latín significa "obra de Dios", no camino, aunque dudo que tenga nada de lo uno o de lo otro. En Barcelona he podido ver recientemente cómo gentes del Opus Dei compraban algunas de las editoriales con más solera y prestigio del país (Editorial Labor, Argos Vergara y Ediciones Toray), las hundían y dejaban en la calle a decenas de trabajadores, sin indemnizarles. Respecto a Monseñor Escrivá de Balaguer, tambien recuerdo con qué desprecio se mofaba de los "mahometanos".
No, estimada Sra. M.J.B., allá usted con sus creencias, pero no quiera vendernos viejas historias. Y no creo que Dios le exija el sacrificio de creer embustes. Y dirá, buena Sra., que callemos por respeto, pero yo la prefiero bien informada y cercana a nosotros, sus hermanos, a que -respetada- se quede en la ignorancia. Atentamente.
AbdurRahim. Barcelona.
Suscribirse a Verde Islam
Tras haber leído los dos primeros números de Verde Islam quiero sinceramente felicitaros por la seriedad con que estais tratando los temas y la gran calidad de diseño. Me gusta especialmente el aire que tiene la revista y el tratamiento gráfico. Os animo a que tengáis continuidad y aprovecho el hueco que espero reservéis para incluir esta carta en el Foro de los Lectores para también animar a quienes lean la revista “de gorra” para que colaboren comprándola o suscribiéndose. Conozco por experiencia de otras revistas islámicas --LamAlif, País Islámico-- que, tras los primeros números, dejaron de publicarse por falta de constancia pero, fundamentalmente, por falta de apoyo económico. Espero que no sea el caso de Verde Islam.
AbdelKarim Moreno. El Egido.
Musulmanas catalanas
Recientemente ha llegado hasta nosotras un ejemplar de Verde Islam, (el número 2). Nos ha sorprendido gratamente ver su calidad y acierto en los temas tratados. Ya va siendo hora de que se tome conciencia de la necesidad de dar a conocer cuestiones referentes a Islam a través de diferentes publicaciones. ¡A ver si se animan más hermanos a seguir el ejemplo!
Es necesario este tipo de divulgación si tenemos en cuenta la creciente ola de desinformación y tergiversación a la que nos tienen sometidos los medios de comunicación en los últimos años. Así que desde aquí os animamos a seguir adelante. Esto únicamente es posible con la ayuda de Allah, Suhhana wa Taala.
Es un acierto introducir Tafsir al-Quran, así como la transmisión de los hadices, ya que desgraciadamente no existe traducción de los mismos al español, al menos que tengamos noticias.
Por nuestra parte, queríamos deciros que somos un pequeño grupo de catalanas que hace años abrazamos Islam. Después de recapacitar durante un tiempo vimos la necesidad imperiosa de constituirnos en asociación y comenzar desde entonces (aunque de una forma sencilla) la tarea de dar a conocer el Islam en nuestro entorno y de paso llegar a un acercamiento con todas aquellas personas que deseen aclarar sus dudas con respecto a la religión. Creemos que la constancia y el mantenerse unidos es muy importante en este tipo de actividades.
Venimos publicando desde finales del 94 una revista sobre temas varios de Islam, sale trimestralmente con suplemento, aunque se hace de forma rudimentaria. Os enviaremos un ejemplar próximamente, Insha Allah.
Por otra parte, si estáis interesados en nuestra colaboración, en un futuro os podemos enviar algún artículo para que lo publiquéis en vuestra revista.
Os enviamos el boletín de suscripción debidamente cumplimentado. Nos gustaría poder recibir los números 0 y 1 de vuestra revista. Por favor, indicadnos de qué forma podemos recibirlas.
Esperamos seguir manteniendo contacto con vosotros.
Asociación Insha Allah. Barcelona
Un criterio para comenzar y finalizar el Ramadán
Acaba de terminar otro Ramadán y alhamdu lil-lah estamos contentos, todo ha ido bien y hemos recibido la baraka de Allah subhana wa taala. Pero es ahora el momento de reflexionar --porque dentro de unos meses se nos habrá olvidado, y el año que viene volverá a debatirse la misma cuestión- acerca de lo que año tras año nos divide: el criterio de comenzar y acabar Ramadán.
E1 Corán dice "ayunad cuando veáis la luna" y también "ayunad si alguien en quien confiáis os dice que la ha visto".
Muhammad, la paz y las bendiciones sean sobre él, nunca pudo imaginar hasta qué punto "ver la luna" iba a dividir a su comunidad. E1 arma fundamental de Shaitán para enfrentar a los creyentes -divide y vencerás- es la estupidez y la ignorancia. Y todos somos ignorantes: sólo Allah sabe. Pero hay hombres que están cerca de Allah y han derramado su conocimiento sobre nosotros. Y este conocimiento es el siguiente: lo que importa es que toda la Umma ayune junta durante un mes.
Ver la luna se constituye en una obligación para los musulmanes de todo el mundo al principio y al fin de Ramadán, y hemos perdido lo esencial: que la Comunidad de Muhammad ayune unida. Esto es lo que importa. Esto era lo que le importaba al Profeta, la paz y las bendiciones sobre él. En su tiempo la comunidad de los creyentes era pequeña y los criterios eran sencillos: todos ayunaban cuando veían o alguien les decía que había visto la luna; los dos versículos del Corán que antes mencionaba no entraban en contradicción. Y tampoco hoy entrarían en contradicción si hubiera musulmanes que tuvieran una pequeñísima parte de la privilegiada situación cerca de Allah que tenía el mejor de la Creación. Nosotros hemos creado la contradicción entre los dos versículos, porque no hemos sabido conservar lo esencial de lo que transmiten a medida que la comunidad de Muhammad ha ido creciendo. Nos hemos quedado con la luna. Y nos hemos hecho en dos momentos del año ridículos adoradores de la luna.
Lo primordial debería de ser la unidad en el ayuno. Pero, de hecho, parece que lo principal para unos es "ver la luna" por sí mismos, y, para otros, demostrar su vinculación afectiva, en el din, e incluso política con algún país, Siria, Marruecos, Irán... Así es como hemos perdido la unidad. Shaitán es el que divide, es el que aviva el nafs de que las cosas las hagamos "según nuestro propio criterio"; y Shaitán fue el que inventó los Estados nacionales en la Umma y el que está satisfecho con que unos comiencen el ayuno un día y otros otro. Y con que no pueda celebrarse la fiesta del Id juntos, hecha toda la Umma un sólo cuerpo, un sólo hombre que se postra ante Allah. Un ayuno voluntario de mil millones de personas en el mundo durante los mismos días haría temblar al Sistema.
Quizá todos estemos de acuerdo en la importancia de la unidad. La polémica surge en el momento en que se determina la autoridad que debe decidir a nivel mundial el comienzo y el fin de Ramadán.
Hay muchos caminos dentro del Islam. Pero todos los musulmanes hacemos cinco veces al día salat en dirección a Mecca. Todos los musulmanes peregrinamos a Mecca. Entonces, ¿Por qué no empezamos y acabamos cuando se decida en Mecca? Mecca es nuestro centro espiritual y las decisiones primordiales se deciden en "el centro". Esto es el "huevo de Colón". Pero hay intereses creados para que no exista unidad entre nosotros. Hay quien piensa que esto daría más poder a Arabia Saudí. Nos parece que no tiene por qué ser así: determinar el principio y el fin de Ramadán es algo insignificante comparado con el volumen mundial de decisiones que hacen que un país sea más o menos importante.
Puede plantearse un problema de índole práctico: ¿Cómo un musulmán mexicano, uno bosnio y uno japonés sabrían cuando se comienza el ayuno en Mecca? Antes he dicho que Shaitán ha sido el inspirador de los Estados nacionales que dividen la Umma. Y así lo creo. E1 Profeta Jesús, que la paz sea con él, decía "sed inocentes como palomas y astutos como serpientes". Así, el musulmán debe saber utilizar los recursos del Sistema. En el caso que nos ocupa, el Sistema nos ha puesto al alcance de la mano un medio fácil: las Embajadas. Todas las Embajadas de Arabia Saudí del mundo estarían obligadas a tener el personal adecuado para que los días de comienzo y finalización de Ramadán se informase fidedignamente sobre esta cuestión. Y la obsesión de "ver la luna" acabaría con un par de llamadas telefónicas.
Es hora de explicar que el profeta Muhammad, que Allah le bendiga y dé paz, había previsto la "unión en el rito" de toda la Umma, es decir, salat, peregrinación, ayuno, y nosotros estamos impidiendo que sea posible. E1 día en que se produzca esta "unión ritual" de la Umma se estará a un paso de la unión real. Y es tan poco lo que se nos pide para lograrla: sencillamente que nos dejemos guiar en el ayuno por Mecca, como guía nuestros pasos en la peregrinación y como guía nuestros corazones en el salat.
"Ver la luna": como si esto importara algo en comparación con lo que está en juego: la unidad. La intención del ayuno es doble: por un lado individual (espiritual, psíquica y terapéutica), por otro lado social (la unión de la Comunidad de Muhammad). Ninguna de estas dos funciones se ve mermada un ápice si se hace unos días u otros, siempre que todos lo hiciéramos los mismos días. Se determinó que fuera cuando se viera la luna. Y éste nos parece el mejor criterio. Pero si nos preguntan "quién tiene que verla", respondemos "los hombres que están en ‘el centro’, los hombres que están en el corazón del corazón del Islam". Estamos en un tiempo en que la predicción astronómica se puede hacer con meses de antelación. ¿Es posible que esto de comenzar y acabar Ramadán haya llegado a dividir a la Comunidad de Muhammad, creando recelos, acusaciones y perdiendo la fuerza de la unión? ¿O simplemente es un símbolo de la desunión real de la Umma, de su desorganización en todo el mundo cuyo único beneficiario es Shaitán? ¿Es que no es suficiente que en Arabia, donde está la Kaaba, donde fue Revelado el Corán, donde está la tumba del Profeta, que Allah le bendiga y de paz, se diga que la luna se ve tal día para comenzar y tal otro para acabar?
Abdelmumin Aya. Sevilla
Felicitación
Ha sido realmente una gozosa sorpresa recibir su excelente revista Verde Islam y me apresuro a enviarle estas letras de felicitación con mis deseos de que tenga un largo y fructuoso futuro. ¡Cuánto echábamos de menos una revista escrita por musulmanes y con un espíritu libre y abierto! Pienso que eso es Verde Islam y pienso y deseo que esa sea la imprescindible aportación del Islam de España, algo muy distinto del Islam en España que hemos conocido y padecido estas últimas décadas.  
Emilio Galindo Aguilar. Madrid
Anuncios
Relacionados

Foro de los lectores 1

Artículos - 15/06/1995

Foro de los lectores 2

Artículos - 15/09/1995

Foro de los lectores 4

Artículos - 15/06/1996



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/17974-foro_de_los_lectores_3.html