webislam

Miercoles 11 Diciembre 2019 | Al-Arbia 13 Rabi al-Zani 1441
1451 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3734

Musulmanes en España: Crónica de una Federación

15/09/1995 - Autor: Abdennur Coca - Fuente: Verde Islam 2
  • 7me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Abdennur Coca

¿Disolución? No, gracias.

El día 11 de Noviembre, en el Centro Cultural Islámico de Madrid, tenía lugar la Asamblea General Extraordinaria de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas, FEERI. Este reportero fue enviado por Verde Islam a cubrir la información. Teníamos noticias contradictorias acerca de la reunión. Entrañables adversarios de la FEERI, nos decían, aconsejaban la disolución de las dos Federaciones existentes y la convocatoria de una gran Asamblea de las Comunidades para elegir a los representantes en la Comisión Islámica de España, CIE. ¿Se disolverían? Otras informaciones, sin embargo, preveían cambios radicales para acomodarse a la nueva situación. Nueva situación, nuevo escenario. Cambios, novedades en el mundillo religioso islamo-español. Cuando leí el Orden del día comprendí que no había voluntad ninguna de disolverse, ni de desintegrarse sino todo lo contrario: apiñarse, apañarse para salir airosos de una prueba tan fuerte como modificar en profundidad los Estatutos, el punto álgido del Orden del día.

...Causa principal de este deplorable estado de cosas es, en nuestra opinión, la propia estructura de la FEERI, sus increíbles Estatutos que la hacen inoperante, sin agilidad ninguna para moverse. Todos sabemos que fueron redactados para conseguir la unidad de acción precisa para la negociación y firma del Acuerdo de Cooperación y que para eso han servido bien, lo que no es poco, pero una vez firmados queda por delante una tarea para toda la vida: el seguimiento y desarrollo de la ley y evidentemente para esto no sirven los actuales Estatutos. Necesitamos, si queremos responder a nuestro compromiso, la urgente tarea de modificarlos radicalmente y convertir así este trasto en el que se ha convertido, en una Federación plural, que lo es, coordinada, capaz y ágil...

Así expresaba Mansur Abdussalam a la Asamblea General la conveniencia de reorganizarse en base a nuevas consideraciones, mayormente eligiendo a un Presidente dotado de atribuciones tales que pueda gobernar holgadamente el buque remozado de la FEERI, cuya ejemplar historia y el positivo balance que ofrece a los seis años de su fundación, no conviene que quede oculto por algunos lunares malévolamente magnificados.

Elogio de la FEERI

Me encantaría ser Biógrafo de Entidades Verdaderamente Democráticas y escribir una Vida de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas, la plural FEERI.

Lo haría, si yo tuviera ese arte, empezando por rastrear en su genealogía: sus padres, abuelos, tíos: de los arroyos crecidos se nutren los grandes ríos.

Los padres son los Constituyentes: dieciocho Comunidades inscritas en el Registro del Ministerio de Justicia, cada una de su padre y de su madre, representativas de diferentes sensibilidades, diseminadas por distintos puntos del territorio nacional. Algunas muy nutridas, consolidadas. Otras incipientes. Algún fantasma...

Los abuelos de la criatura deben ser muy influyentes, porque ¿cómo se explica si no, que en 1.989 se constituya en España, sí, ha leído bien, en España, una Federación Islámica que tiene como propósito la negociación, firma, seguimiento y desarrollo de un Acuerdo de Cooperación entre el Estado Español y el Islam? En España, donde las Capitulaciones, nunca cumplidas, jamás derogadas, fueron empleadas como señuelo para engañar a los sitiados musulmanes de Garnata. En España, donde matamoros hincan en mitad de la Gran Mezquita de Córdoba una catedral tenebrista llena de tumbas, de pelos votivos y de turistas. Si en España, en mi hermoso país de agitada historia, se prepara un Acuerdo con el Islam, me dije, es que los abuelos son muy poderosos. Me puse a buscarlos y pronto di con ellos. Primero conocí a la abuela paterna, que es la Carta Magna, la Constitución Española que garantiza la Libertad Religiosa y que, aún siendo laica, no es laicista, de manera que permite a las religiones de notorio arraigo, como es el caso del Islam, suscribir Acuerdos de Cooperación con el Estado. La abuela era entrañable y estaba que bebía los vientos por su nietecito. No pude departir con el abuelo paterno, el Pueblo Español, porque estaba en los toros. Quedé en volver una tarde que no hubiera corridas, ni fútbol, ni rebajas en los grandes almacenes del consumo para hablar con él de libertad de conciencia, de democracia y del Islam.

El abuelo materno era el Consejo de Países Islámicos que, aunque por ser extranjeros no iban a intervenir ejecutivamente, sí que eran escuchados por las autoridades competentes como asesores muy cualificados. Este era el típico abuelito un poco despistado, duro de oído pero bueno como él sólo. Con una generación de esa potencia ya salí de mi asombro y me explico la buena salud de la que goza la FEERI. En ella anidaron los que querían avanzar sustancialmente en el Movimiento Organizativo Religioso Islámico y era un buen nido, un cuartel estupendo, una instrucción adecuada para librar las batallas legales que se avecinaban: lograr un buen Acuerdo de Cooperación. Allí se reunían Bahich y Tatary, Mansur, Raisuni, Jalifa, Muhammad Chakor, Quiles, Tarik, Muhammad Ali, Machordom Comins, Jadicha Candela, Hassan Salama, Paladini, Eyman y hasta Muhammad Mubin.... Es decir todos los que entonces vieron la necesidad de sentarse a discutir un texto legal que ampliase la base jurídica que otorgaba la Constitución.

A este respecto convendrá aflorar una crítica que se le hacían a los Acuerdos -y que todavía hoy algunos hacen- y que viene a decir que el Acuerdo de Cooperación no es nada porque todo lo que contiene está ya en la Constitución. Pero mi querido amigo, si no estuviera en la Constitución -en germen- no podría convertirse en Ley de Cortes y ser promulgada por el Rey. Todas las leyes están en potencia en la Constitución, pero hace falta una voluntad jurídica y política para que se articulen. Es como decía Platón de la escultura: que la figura ya está dentro del bloque de piedra y que el escultor se limita a quitar lo que sobra. De acuerdo, pero mientras el artista no actúe, allí delante sólo tendrá un bloque de granito...

Hay otras críticas: las carencias del Acuerdo en lo tocante al derecho de familia islámico, la poligamia y la herencia y también que no se contemple una financiación directa por parte del Estado para que el Acuerdo eche a andar y no se convierta en papel mojado por falta de recursos para desarrollarlo. Estas son críticas propia de gente voluntarista e impaciente. No se puede, en justicia, minimizar un Pacto como el alcanzado porque no esté recogida en él toda la Sharia, sino que, muy al contrario, se debe más bien considerar las relaciones de poder existentes y congratularse por tener en el Acuerdo una plataforma operativa ancha y perfectible, siendo responsabilidad de cada Comunidad, de cada uno de nosotros, profundizarla y desarrollarla.

Prioridades musulmanas

La crítica, cuando se propone superar la enfermedad, es medicina, que aunque disguste la ingieres y la digieres convirtiéndola en parte de tu química. Cuando la crítica se propone hundir es como el veneno, que se rechaza. Para los críticos positivos y para conocimiento de todos los que están interesados en saber a qué se dedica la FEERI se relacionan a continuación las tareas que la Federación considera prioritarias a últimos de 1.995 y que se ha propuesto desarrollar en el seno de la Comisión Mixta Paritaria entre representantes de la Administración del Estado y la Comisión Islámica de España son las que siguen:

1. Financiación de la CIE y de las diferentes áreas de aplicación del Acuerdo de Cooperación.

2. Convenio para la financiación de la Enseñanza Religiosa Islámica y oferta obligatoria de la misma en los Centros Docentes Públicos y Privados Concertados con el Estado.

3. Reglamentación y disponibilidad de la alimentación Halal en los Centros       Públicos.

4. Formas de colaboración con el Estado en la conservación y fomento del patrimonio histórico artístico y cultural islámico en España. Realización del catálogo e inventario del referido patrimonio. Formas de participación en Patronatos, Fundaciones u otro tipo de instituciones   relacionados con el patrimonio cultural islámico.

5. Convenios a suscribir para la asistencia religiosa a refugiados e inmigrantes y en los Centros Públicos y Penitenciarios.

6. Regulación del derecho de familia islámico.

Éstos son las objetivos identificados como principales por la Federación. Algunos están recogidos en el Acuerdo de Cooperación y se trata de profundizar en ellos y desarrollarlos. Otros no los hemos alcanzado todavía: financiación y herencia y poligamia. Han formado parte de las sucesivas propuestas que FEERI ha hecho a la Administración desde que se iniciaron las negociaciones y seguiremos en la brecha, como cuña que la abre, sabiendo que son objetivos que los quiere la gente y que, si no legítimos aún, sí que son justos.

Mitosis celular

Y una última nota para tener en cuenta cuando escriba, si la escribo, esa Biografía Apasionada de la FEERI: la cuestión de la quiebra de la unidad que se produjo cuando surgió, en 1991, la Unión de Comunidades Islámicas de España, UCIDE y que ha llegado a ser tanto freno para el desarrollo potente del movimiento organizativo islámico propiciado por el Acuerdo logrado con la Administración. Los musulmanes nos las prometíamos felices en la negociación: estábamos unidos en una sóla Federación y nos constaba que el Gobierno se hallaba decidido a tener listo el Acuerdo para las efemérides de 1992. Estas dos circunstancias nos hacían prever una negociación cómoda, nos daban una cierta fuerza para defender nuestras tesis. Pero ocurrió lo indeseable: una de las comunidades que componían la FEERI, una de las dieciocho células que la formaban, hizo una mitosis, se subdividió en siete u ocho y estas hijitas se apresuraron a formar otra Federación. La célula que hizo la mitosis es la Asociación Musulmana de España y la UCIDE fue el resultado buscado. Dos Federaciones con génesis diametralmente opuestas: la FEERI, que nace de la suma y la UCIDE, que surge de la división.

Nadie confunda lo que es constatación de hechos con una queja. Entiendo que la Asamblea General de la Asociación Musulmana de España es soberana para tomar las decisiones que considere más oportunas y considero legítimo que sus dirigentes tengan voluntad de liderazgo. El salto cualitativo que la FEERI dio el 11 de Noviembre pasado al modificar sus Estatutos para adaptarlos al nuevo escenario y la masiva afluencia de Comunidades para integrarse en la Federación, pondrá las cosas en su sitio y le dará a cada cual su estatura exacta...

Los nuevos Estatutos

Se votó la propuesta de Estatutos preparada, a instancias de la Asamblea, por la Comunidad Musulmana de Al Andalus y por Junta Islámica y fue aprobada por unanimidad. Básicamente los nuevos Estatutos son así: presidencial fuerte, presidente con atribuciones importantes, con la confianza otorgada de las Entidades federadas, primus inter pares, con autoridad, apoyado y asesorado por un Consejo de Gobierno que él mismo elige. Cada comunidad está representada en el Consejo Consultivo por uno de los suyos, designado y capaz. Este Consejo Consultivo es el ámbito donde el Presidente lima su política, corrige, informa, escucha y supervisa todas las actividades de quienes quieren y necesitan y ejercen el apoyo mutuo porque son similares sus intereses. La Asamblea General es lo máximo. Como es natural.

En el transcurso de la Asamblea, el Sheij Kamal Mustafa propuso la creación de un Consejo de Fatwa que ayude a resolver conflictos y emita opiniones cualificadas que se le soliciten o por su propia iniciativa. Las indicaciones de este Consejo son meras sugerencias, sin otro efecto vinculante para las Entidades y sus miembros que el que en conciencia acepten, consejos basados en el fiqh y que serán, insh´Allah, de gran utilidad para abastecer de datos y puntos de vista de indudable interés a la Asamblea General y al Ejecutivo. Fue acogida favorablemente la propuesta del Imam y puesta a votación se aprobó sin reservas.

El Presidente electo, Mansur Abdussalam, hizo un análisis de la actual relación con la Administración y mostró lo favorable de la coyuntura. Habló de sus conversaciones con Víctor Urrutia, Director General de Asuntos Religiosos, el departamento del Ministerio de Justicia que entiende en nuestros negocios con el Estado.

...Están dispuestos a firmar, por fin, el Convenio que regula la enseñanza de la Religión Islámica en la Escuela Pública y Privada Concertada con el Estado. Están dispuestos a financiar esta enseñanza. Están dispuestos a financiar proyectos concretos que desarrollen el articulado del Acuerdo de Cooperación. Están dispuestos a financiar un sucinto presupuesto para facilitar las tareas de la paupérrima CIE. Están decididos a colaborar en la necesaria modificación de sus Estatutos que ataje el mal que la postra y que es similar al que venía padeciendo la FEERI: descontrol, descoordinación, bicefalía que produce inoperancia, retrasos indebidos, desencuentros y para ello ofrecen los Servicios Jurídicos del Ministerio, para asesorar a la Comisión Permanente de la CIE, responsable de esa delicada tarea y de la reorganización consecuente y están asimismo dispuestos a tomar en serio nuestra reiterada solicitud de que esta Federación tenga un representante, un Vocal por el tercio de expertos, en la Comisión Asesora de la Ley de Libertad Religiosa...

Para una Historia de la Libertad en España

Convendría ahora detenerse, siquiera un poco, en el significado de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa de 1.980 y el cambio radical que su promulgación introduce en la vida de nuestra nación. Bien es sabido que España y Libertad han sido, durante el período comprendido entre 1492 y 1978, realidades que se excluían: si había libertad no había España y si había España no había libertad. La Constitución de 1.931, la única de las promulgadas que garantizaba la Libertad Religiosa, de un laicismo agresivo, duró cinco críticos años y desembocó en una de las más crueles guerras civiles de la historia mundial moderna: España ha dejado de ser católica, no es eso, no es eso, que inventen ellos, viva la muerte, el laicismo militante, el anticlericalismo soterrado que emerge, el nacional catolicismo imperial con su cohorte de terratenientes feudales y sus siervos de la gleba, sus obispos felones, los espadones, la cruz y la espada contra españoles sofocados, 1936-1.939. Después, el silencio extendido, suspendido sobre la descarnada piel de toro puesta a secar...

El silencio, sólo interrumpido por las voces que pedían libertad y por los golpes secos de las porras policiales que estampaban cardenales preconciliares en el cuerpo de los subversivos. Ese era el panorama. La cuestión religiosa se desarrollaba según un precepto fundamental, el Principio II de la ley de Principios del Movimiento Nacional de 17 de Mayo de 1.958 que decía así:

La nación española considera como timbre de honor el acatamiento a la Ley de Dios según la doctrina de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, única verdadera y fe inseparable de la conciencia nacional, que inspira su legislación.

Sin embargo, durante los sesenta una corriente de libertad imparable y deseada por los ciudadanos recorre España y la Tolerancia, jovencita entonces, proyecta su compasiva sombra sobre la estirada piel de toro que se pone turgente y se conmueve. El Mercado, libre por naturaleza, acude a aquella explosión de libertad el primero, con la Industria Turística y la Construcción y el Metal, que proveía de artefactos electrodomésticos a las desabastecidas familias espoleadas por la Publicidad y el Marketing, ansiosas ya por parecerse al modelo propuesto por la Televisión Única (aunque haya muchísimas cadenas, la televisión es siempre única, amiga mía), felices de haber abandonado las alpargatas, los racionamientos, la escasez. La Universidad clasista fenece arrasada por el aumento del número de alumnos y alumnas: todos quieren estudiar. El Campo se despuebla. España deja de ser católica, deja de ser agrícola, deja de ser una nación triste de señores y siervos humillados y ofendidos y robados y la Clase Media se abre en abanico y se convierte en la Niña Mimada del Mercado. España es diferente, contamos contigo, vente pa España. Este Antonio era un tipo que estaba emigrado en Alemania, girando religiosamente moneda fuerte y que adoctrinaba en vacaciones al cónclave familiar: la démocrasia, don Eduardo, es ¿cómo le diría?... superior a la dictadura. Simplezas así...).

En 1.968 se inscribe en el Registro General de Asociaciones Religiosas la primera agrupación islámica legal, la Comunidad Musulmana de Melilla. ¿Qué había pasado en el entramado jurídico español de entonces, como hemos visto tan romano, tan apostólico y católico, para que se permita el registro de asociaciones islámicas?

Era en el 68, ya recuerdan: Kennedy, Juan XXIII, el dichoso mayo francés, Kruschev, la irrupción de los Beatles que borran del mapa a los franceses e italianos, celentanos y aznavures, el coshe, las vacaciones pagadas, los servicios de una sociedad que despega en base al auge económico mundial de aquellas décadas. El Concilio Vaticano II, con su decidido apoyo al reconocimiento jurídico de los derechos humanos y en especial al derecho de libertad religiosa, situó al Régimen Franquista en una difícil situación. La hasta entonces estrecha relación entre Iglesia y Estado sufrió una quiebra convirtiéndose en fuente de tensiones y conflictos. Para responder a esta situación, el Régimen Franquista aprueba la Ley de Libertad Religiosa de 28 de Junio de 1.967, con el objetivo de armonizar -vano intento- la confesionalidad del Estado con el derecho de libertad religiosa que ahora exigían Roma... y el Mercado. La Iglesia y Don Dinero pidiendo, ellos también, libertad, libertad, libertad. El franquismo se abría al desmoronarse y por esas grietas entraron los primeros musulmanes a legalizarse ante la Justicia Española. Aunque aquella fue una legalización restrictiva, vergonzante, tolerada de mala gana. El artículo 1.3 de la Ley de Libertad Religiosa de 1.967 establecía:

El ejercicio del derecho a la libertad religiosa, concebido según la doctrina católica, ha de ser compatible en todo caso con la confesionalidad del Estado español proclamada en sus leyes fundamentales.

Algo es algo y era lo primero desde 1492. Empezaba un camino que se haría ancho y ameno en 1.978 con la promulgación de la Constitución y de rosas para los musulmanes en 1.992, fecha del Acuerdo de Cooperación entre la Comisión Islámica de España y el Estado.

La plena Libertad Religiosa se alcanza con la promulgación de la Ley que la regula en 1980. Si en otros países la libertad religiosa, aun siendo fundamental, no es traumática su promulgación, en España por el maridaje habido durante 5 siglos entre la Iglesia y el Estado, la libertad religiosa es un bien democrático de primer orden que interesa preservar y enriquecer. Para velar por ella está la Comisión Asesora de la Ley de Libertad Religiosa y es ahí donde esta Federación quiere estar representada en una Vocalía por el tercio de expertos. Si hemos hecho esta incursión por la historia de la libertad en España ha sido para situar bien nuestra solicitud, que pide estar presentes en esas altas instancias, donde corresponden a la Comisión las funciones de estudio, informe y propuesta de todas las cuestiones relativas a la aplicación de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa y, particularmente, con carácter preceptivo, la preparación y dictamen de los acuerdos o convenios de cooperación que se establezcan con las distintas Confesiones. Ahí hay que estar, si el señor Ministro de Justicia lo ve conveniente.

Haciendo números

La sorpresa fue cuando llegados al punto del Orden de día que trataba sobre la admisión de nuevas Entidades, la Asamblea se encontró con 14 solicitudes de otras tantas Entidades Religiosas Islámicas legalmente inscritas en el Registro General.

El presidente, hizo uso de las cuatro reglas y de los números se desprendían certezas y esperanzas:

...14 mas 13 que somos hacen 27. 27 Comunidades repartidas por todo el territorio nacional componen en este momento la FEERI, 27 Comunidades impulsadas por dos reactores: la voluntad de unidad entre los musulmanes y la cuenta que les trae el Acuerdo. Según el Registro General, las Entidades Musulmanas inscritas son 60 chispa más o menos. Según nuestras estimaciones, a esas 60 hay que sumarle otras que no están inscritas todavía pero que llevan mucho tiempo dando servicio religioso y asistencial en pequeñas mezquitas: para nosotros 100 es el número más aproximado a la realidad de las Comunidades Islámicas en España. La UCIDE está compuesta por 16. 27 de la FEERI mas 16 son 43. De 43 a 100 pongamos que van 60. 60 Entidades que están fuera del paraguas jurídico del Acuerdo. Hay que llegar a ellas y decirles que se informen, por obligación y después que se afilien a la FEERI, por devoción. Hay que decirles, tenemos que saber, que una Federación nutrida de Comunidades trabajadoras es la garantía mejor para el desarrollo del Acuerdo de Cooperación, nuestro gran programa de acción, nuestra particular Constitución en cuanto que ciudadanos españoles de religión islámica y la cuerda legal a la que todos podemos agarrarnos sin que a nadie se le caigan los anillos...

Se levantó la Asamblea ya de madrugada y había en los rostros de los participantes el gesto de una honda satisfacción por haber sabido acordar una manera funcional de trabajar, por la cantidad de nuevas Comunidades federadas y por la coyuntura tan favorable, próxima la firma del trascendental Convenio sobre la Enseñanza del Islam en la Escuela Pública y dispuesta la Administración a progresar en el desarrollo del Acuerdo.

Camino del hotel, a la altura del Tanatorio, se me vino al pensamiento la idea de disolución y debía ser que tenía sueño.


Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/17966-musulmanes_en_espana_cronica_de_una_federacion.html