webislam

Lunes 9 Diciembre 2019 | Al-Iznain 11 Rabi al-Zani 1441
787 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3708

Foro de los lectores 2

15/09/1995 - Autor: CDPI - Fuente: Verde Islam 2
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Por boca de...
Me he visto en la necesidad de escribirles tras leer el artículo Comentario legal sobre la Poligamia en el Islam en la revista Verde Islam. Quisiera decirles que me ha resultado interesante poder leer lo que piensan los musulmanes sobre diversas cuestiones de actualidad ya que normalmente se emiten opiniones sobre el Islam por personas que no son musulmanas. Sin embargo me ha sorprendido mucho que pueda defenderse la poligamia en nuestro tiempo, ya que eso supone, a mi modo de ver, una injusta discriminación para nosotras y un obstáculo para nuestra equiparación de derechos con los hombres. También me ha chocado la cita del Corán que abre el citado artículo, en la que se hace referencia a que los hombres se casen con sus esclavas. ¿Es que aún existe la esclavitud en los países islámicos? Me resulta paradójico que un mismo sistema defienda al mismo tiempo la poligamia como forma de matrimonio y el derecho de la mujer al divorcio. Sobre esta última cuestión pienso que, aunque el divorcio para la mujer esté reconocido en la Ley Islámica, esto, en la práctica, no existe en la mayoría de los países islámicos en los que los derechos de la mujer se encuentran postergados. Estoy convencida de que poner en práctica cualquier sistema social es muy difícil, ya que los seres humanos somos rebeldes por naturaleza y es casi una utopía poder contentar a todos. En cualquier caso sí es interesante el que podamos saber sobre los temas del Islam por boca de los propios musulmanes.
Ana Ruiz. Cádiz.
Las falsedades de la Historia
Assalamu aleikun wa rahmatullahi wa barakatuhu. Ya era hora de que apareciera en el horizonte de las letras una publicación sobre temas islámicos dirigida por musulmanes. Quiero daros mi enhorabuena por el diseño y formato de la revista Verde Islam, así como por el contenido, que atiende tanto a los lectores musulmanes como a aquellos que, sin serlo, sienten un sincero interés por estos temas. Los musulmanes españoles deberíamos apoyar iniciativas como ésta, que nos ayudan a aclarar muchos puntos oscuros que la sociedad se plantea sobre nosotros. Empezando por la propia Historia de España que, por lo que sabemos, tiene todavía muchas sorpresas que darnos. La entrevista con la Duquesa de Medina Sidonia es sorprendente. Parece increíble que un tema al parecer tan importante como la presencia de musulmanes en Sudamérica antes de Cristóbal Colón no se haya desarrollado hasta el momento, sobre todo, si es cierto que existen las pruebas históricas suficientes. Parece ciencia ficción, el que un hecho así haya podido ocultarse durante tantos siglos. En cualquier caso no nos debe resultar tan extraño si tenemos en cuenta que la historia la cuentan siempre los que ganan, y aquí, los que ganaron no fueron precisamente los musulmanes.
En mi opinión es bueno que la revista sea abierta y plural, que dé cabida a diversas opiniones y sirva además como expresión de las inquietudes que vivimos los musulmanes de hoy en España. Personalmente me gustaría que la sección de hadices fuera más extensa, pues no existen publicaciones en catalán ni en castellano donde puedan encontrarse, aún siendo una fuente de conocimientos tan necesaria.
Pienso que era necesaria una revista de pensamiento y opinión donde los musulmanes se mojaran. Personalmente no me gustan las revistas religiosas, y en ese sentido creo que Verde Islam ha acertado con el tratamiento de los temas y con su selección. A primera vista puede resultar una revista densa aunque no lo digo como una crítica ya que se puede entender fácilmente que deba serlo una revista de estas características. Sin embargo ese hecho probablemente va a limitar el número de lectores. Como sugerencias, podría desarrollarse un Rincón de Contactos, que incluyera a los coleccionistas, a los que buscan amistades, matrimonios, puestos de trabajo, etc. Espero, si Dios quiere, poder leer muchos números más.
AbdurRahmán Castellví.Barcelona.
Una publicación necesaria
Soy un hombre de 53 años, casado y padre de tres hijos. Mi vida transcurre dentro de la más cotidiana normalidad. Leo más de lo que lee la mayoría de la gente, y en mis manos ha caído casi por un azar la revista que editan ustedes los musulmanes. No quiero ocultar mi asombro por lo que considero un descubrimiento insólito. A saber: lo que se desprende de los artículos y entrevistas que publica Verde Islam es algo muy diferente de la idea que nos hemos formado del Islam y de los musulmanes. He llegado a pensar que tal vez, ese espíritu de apertura y tolerancia que ustedes muestran, es tan sólo una excepción dentro de la marea integrista que hoy invade de forma abrumadora el panorama de las revistas, las publicaciones y los noticieros. Lo que ustedes hablan sobre la poligamia, por ejemplo, me parece de lo más razonable, sobre todo, teniendo en cuenta la hipocresía que tanto abunda en la sociedad en que vivimos. Muy lejos están esas consideraciones de protección a la mujer, -a las viudas, a las irremisiblemente solteras etc.- de las imágenes de harenes y árabes lujuriosos que nos muestran en el cine y en la literatura. Yo no sé realmente cual es la realidad del Islam hoy en día, pero me parece necesario que ustedes los musulmanes nos hablen al público en general de lo que piensan, sienten y creen, porque si no, hablan otros, y hablan de lo que no es lo suyo y hablan a su manera. Pienso que para que las distintas culturas se conozcan deben de expresarse desde ellas mismas, sin intermediarios. De ahí la importancia que puede tener su publicación para que los lectores de habla española que no somos musulmanes, tengamos un punto de vista más real. Cuando presenciamos un debate, siempre es bueno oír las diferentes versiones, los distintos puntos de vista. Hoy, que tanto se habla de lo islámico en los medios de comunicación, es necesario que sean los propios musulmanes, es decir, ustedes, los que hagan oír su voz en esos medios. Hasta no hace muchos años, yo siempre había tenido una idea bastante positiva de los musulmanes, pues había leído algunos libros de historia que hacen referencia a la cultura que el Islam desarrolló en España durante la Edad Media. Sin necesidad de ser erudito o intelectual especializado, cualquiera puede darse cuenta de los importantes logros que esa civilización produjo en nuestro país: Agricultura, Matemáticas, Medicina, etc, así como la calidad de vida que, según los historiadores que hablan del tema, se disfrutaba por la generalidad de las personas. Luego nos han venido con la historia esa del integrismo, del fanatismo y todo eso. Estoy convencido de que detrás de todas esas informaciones se esconden otros intereses. Yo me considero un demócrata convencido, y es por eso, por lo que me parece necesario el hecho de que podamos convivir todos, y de que hablar y expresarse es un medio para que nos conozcamos todos cada día un poco mejor.
Pedro A. Borrego.Ciudad Real.
Las otras Medicinas
Estoy totalmente de acuerdo con el artículo del Dr. Mansur Abdussalam Escudero referente a la medicina que se practica hoy en los hospitales y centros oficiales. He sido durante toda mi vida una persona con buena salud, pero desde hace ya casi tres años vengo arrastrando problemas. Al principio fueron unos simples resfriados que se fueron complicando hasta convertirse en una grave neumonía. Los antibióticos que me mandaron me curaron de eso, pero me dejaron el estómago bastante mal, así que me recetaron otros medicamentos para ello. Desde esas fechas no he conseguido librarme de las pastillas. Cuando no es el hígado es el estómago, y cuando se calma el dolor aparecen los virus. Yo me pregunto si un simple resfriado tiene necesariamente que convertirse en un estado permanente de mala salud. Estoy muy de acuerdo con que la medicina debería tener más en cuenta a la persona, pero ¿qué sería entonces de las multinacionales del medicamento que viven precisamente de mantenernos a todo enganchados a sus productos? Todos sabemos lo que le cuesta al Estado, es decir a los contribuyentes, mantener la producción de esas empresas. Bien está que se diga, aunque difícilmente podremos cambiar esa y otras cosas que en nada nos ayudan. Demasiados intereses creados, demasiado dinero en juego, y muy poca voluntad de hacernos más grata la existencia. La medicina integral o alternativa, como bien dice el señor Escudero, no es un nuevo invento. Muchos podemos acordarnos todavía de los médicos que había antes en los pueblos, que además de recetarnos los medicamentos, nos hablaban de dietas y regímenes, de remedios naturales, y que, sobre todo, se ocupaban de sus pacientes, los conocían a ellos y a sus familias y no estaban todavía inmersos en el baile de los incentivos económicos por recetar éste o aquel producto. Entiendo que es irreal querer revivir otros tiempos. Hoy en día sería muy difícil volver al ritmo de vida de hace treinta o cuarenta años, pero yo me pregunto si, hablando meramente en términos económicos de lo que cuesta en pesetas la enfermedad, no sería mucho más rentable curar a las personas. Si para curar un resfriado basta con un cambio de dieta y una aportación vitamínica al organismo, parece totalmente inmoral que se receten unos preparados tan potentes que ponen al paciente enfermo de otra cosa que no padecía antes. Con el sistema actual, no ganan ni los ciudadanos ni el Estado, sólamente las empresas químicas, a las que les interesa que haya cada vez más enfermos y que cada uno esté enfermo de más cosas a la vez.
Rafael Moreno.Almería.
Visión tergiversada
En relación a la entrevista con la Duquesa de Medina Sidonia que han publicado en su revista, me gustaría puntualizar varias cosas. En primer lugar, me parece una zafiedad mezclar en la misma pregunta dos realidades tan diferentes como son la Masonería y la Iglesia. Como bien dice la Duquesa, la Masonería fue una de las más bellas creaciones de la historia moderna y ha servido hasta el presente para que gentes de muy diversa creencia e ideología pudieran encontrarse en un proyecto común de sociedad y en un mismo marco de pensamiento. Está más que demostrada la oposición que ésta noble institución encontró en muchos momentos por parte de la Iglesia de Roma. Aquí tengo que aclararles que la Masonería y la Iglesia tienen métodos y objetivos diferentes y se mueven en planos distintos. En segundo lugar, es totalmente falsa la relación que se establece entre las finanzas del Vaticano y la Masonería, ya que la logia P-2 no es una logia masónica -regular o irregular-, sino un grupo secreto que, como se ha publicado en varias revistas y periódicos, sirve a los intereses de la mafia organizada. Mezclar a una institución tan limpia e intachable como la Masonería con estos asuntos es, además de una falta a la verdad, una tremenda injusticia. La Masonería -y la española no es un caso aparte- se ha caracterizado siempre por su apoyo a las causas nobles y cultas y, pese a toda la leyenda negra, nada tiene que ver con asuntos de economía sumergida o con poderes en la sombra. En ese sentido, el hecho de que el señor Mario Conde, ex presidente de Banesto, haya hecho pública su condición de masón, no implica necesariamente que todos los francmasones sean políticos o banqueros. La francmasonería es una institución que recibe en su seno a personas de muy distinta procedencia social y no sólo a los que disponen de un patrimonio señalado. En la historia hay abundantes ejemplos de masones que fueron gentes humildes y sencillas, que dedicaron su esfuerzo a tareas filantrópicas y culturales. Tristemente hay todavía mucha incomprensión hacia esta noble institución que ha animado secularmente la vida intelectual y moral de muchos países y muy especialmente del nuestro.
M.J.S. Madrid.
Occidente y el Mundo Islámico
Una de las cuestiones que más preocupan hoy, es la de la relación entre Occidente y el mundo islámico. Algunos sentimos el Islam como un salto atrás en las conquistas de la Civilización. Cuando vemos en la televisión los horrores que causa el terrorismo islámico o leemos en la prensa las declaraciones de algún líder integrista se nos pone a muchos la carne de gallina. ¿Cómo vamos a volver a épocas que están históricamente superadas? ¿Qué sentido tendría esa regresión? Hoy en día, cuando vemos la positiva situación que han alcanzado las mujeres en nuestra sociedad, donde son iguales a nosotros, liberándose por fin de la ingrata tarea de atender al marido y cuidar a los hijos, nos resulta sorprendente ver a las mujeres islámicas con la cabeza cubierta y deseosas de traer al mundo a nuevos hambrientos. Algunos no podemos entenderlo. Cuando por fin las mujeres se han librado de nuestra tiranía aquí en Occidente, y caminan libres por nuestras calles mostrando sus encantos a quien los quiera ver, algunos nos quieren hacer volver a la oscuridad y a la represión. En la reciente Conferencia de Pekín, ha podido verse el abismo que separa a unos y a otros. Por un lado, Occidente no tiene ningún problema en reivindicar el derecho de las mujeres homosexuales, a reivindicar su causa públicamente, frente a un colectivo de musulmanas cubiertas anacrónicamente. ¿No es mucho mejor dejar que cada uno haga lo que quiera? La libertad es una conquista a la que los occidentales no podemos ni queremos renunciar. El derecho que todos tenemos a ejercerla. ¿Por qué no se va a permitir a los homosexuales que se besen en público o que adopten hijos? ¿Por qué las mujeres tienen que ocuparse de los hijos y no nosotros? Muchos tal vez no sepamos qué es el Islam en realidad, pero lo que vemos cada día nos induce a considerarlo como algo peligroso para nuestra manera de vivir. ¿Por qué hay que penalizar el adulterio si existe el divorcio, y menos aún, hacerlo con la pena de muerte? ¿No es mejor que cada uno se acueste con quien quiera? Yo no tengo hijos porque considero que es una gran responsabilidad y me parece que la actitud madura hoy en día es no tenerlos, pero estoy seguro de que preferiría que vivieran en una sociedad como la nuestra, a que lo hicieran bajo un régimen de represión y control. No entiendo como pueden traerse hijos al mundo sin saber qué será de ellos. Hoy por hoy, pienso que es muy difícil un entendimiento entre Occidente y el Islam. Y como yo, estoy convencido que piensan muchos.
José M. Aranda. Baena.
La perspectiva de una católica
He tenido la oportunidad de leer su revista de información y análisis Verde Islam y he sentido una gran pena. Pena porque creía que los tiempos de las cruzadas habían terminado ya. Cuando leo cosas como “quizás el factor intelectual más importante que impidió la regeneración religiosa de Europa fue el concepto de Jesucristo como hijo de Dios”, me siento transportada a otros tiempos. Yo soy una católica creyente, que he leído su revista porque considero que todos los creyentes somos hijos de Dios, y por tanto me interesaba leer las opiniones de otras personas con una creencia diferente a la mía, aunque también crean en Dios. Pero no puedo admitir una cosa así. Los católicos creemos en Jesucristo, Dios y hombre verdadero, y eso quiere decir que no dudamos en que sea el Hijo de Dios. El autor del artículo en cuestión, el señor Muhammad Asad, tal vez sepa mucho de historia, pero no puede pasar por alto los sentimientos de muchos católicos y católicas que, como yo, estaríamos dispuestos a dar la vida por nuestra fe. Para nosotros, Jesucristo es Dios. Esto no admite ninguna discusión. ¿Cómo puede eso impedir la regeneración religiosa de Europa? Jesucristo es el Hijo querido de Dios, la forma que Dios toma para que los seres humanos podamos comprenderlo. Si no, sería imposible hacerlo. Yo no puedo entender que nadie crea en Dios y no tenga una imagen para adorarlo. Ahí tenemos los cristianos el regalo de Su Misericordia.
También me ha dado mucha pena leer las declaraciones de la Duquesa de Medina Sidonia en las que habla del Opus Dei como si fuera la masonería. El Opus Dei, que significa el Camino de Dios, es una organización transparente que no tiene nada de secreto. Su fundador, cuya beatitud ha sido reconocida por la Iglesia de Roma, que lo ha elevado a los altares como todo el mundo sabe, llevó una vida de entrega y dedicación a los demás, hizo voto de pobreza manifiesta a lo largo de toda su vida y nos dejó un bello ejemplo de lo que debe ser un creyente. Me apena que una señora tan culta como la Duquesa de Medina Sidonia, pierda el tiempo en atacar a una obra que tanto esfuerzo y sacrificio ha necesitado para llegar a ser lo que hoy es. Sin embargo ya estamos acostumbrados a este tipo de ataques y no nos importa. Forman parte del sacrificio que Dios nos exige para llevar adelante nuestra fe, para probarnos cada día. No creo que la línea escogida por ustedes para lograr un acercamiento sea la más adecuada, si siguen empeñados en admitir que se publiquen cosas así, porque muchos nos sentimos realmente ofendidos en nuestra fe. Desde esta carta les invito a que cambien de tono, para que así sea más fácil para todos encontrar algo en común.
M.J.B.. Sevilla.
Al pan, pan y al vino, vino
Felicidades por la excelente presentación de su revista, que aúna el buen diseño con el interés del contenido. Ya era hora de que se dijeran algunas cosas que hoy nadie se atreve a mencionar. La entrevista de la Duquesa de Medina Sidonia, aunque un poco difícil para los que no somos especialistas, no tiene desperdicio, y los demás artículos, todos ellos tienen un gran interés. Llamarle al pan pan y al vino vino en nuestro tiempo tiene todavía más valor porque aunque, afortunadamente y desde hace tiempo disfrutamos de la libertad de expresión, nadie se atreve a cuestionar los dogmas establecidos. Resulta lamentable el hecho de que hoy en día, para atraer la atención del lector medio, la prensa tenga que echar mano del sencillo recurso al sensacionalismo, lo cual no ayuda en nada a elevar el nivel de comprensión de las cosas que nos rodean, sino que las hacen más opacas. Por eso he recibido con gusto su revista, porque trata temas de interés desde una óptica poco frecuente y bien fundamentada, y eso sí que nos puede ayudar a entender nuestro tiempo, que falta nos hace, ya que estamos de acuerdo en que nuestra época, además de ser apasionante es especialmente problemática y compleja. Me ha gustado especialmente el artículo del señor Coca en el que hace un análisis muy fino del concepto de tolerancia y su deseable sustitución por el reconocimiento. Estas cosas sí que nos pueden ayudar a entendernos, y pueden hacer posible el encuentro entre esos dos mundos tan diferentes en apariencia como son el islámico y el occidental. Es muy bello descubrir que aún existen musulmanes españoles, que tienen los mismos apellidos que nosotros, y que a pesar de los pesares, tras las inquisiciones y las intolerancias, nuestro país puede recobrar en el futuro la universalidad que llegó a tener en su día, precisamente cuando los musulmanes gobernaban estas tierras. Muy bello el que reaparezcan al hilo de la Medicina y de la Ciencia, del Pensamiento y de las Artes. Muy bello porque así lo hemos imaginado mucha gente, cuando nos hemos puesto en la situación de cómo pudo haber sido aquella época esplendorosa. Seguro que ese talante y esa valentía serán una aportación que contrapese tanto maniqueísmo como hoy abunda por todos sitios, y especialmente en los medios de comunicación. Espero que haya una continuidad y que el público sepa apreciar sus esfuerzos.
Pedro Atienza Solís. Murcia. 
La sabiduría de la Medicina Tradicional
He tenido ocasión de leer el número 1 de la revista Verde Islam, y me ha sorprendido sobre todo encontrarme con puntos de vista nuevos y coincidentes. En el trabajo denominado “El cuidado de la salud según las estaciones: el verano” he hallado algunas claves importantes y sorprendentes. En primer lugar, comprobar cómo ya en siglo XIV, existían científicos que sabían combinar una gran sencillez con una finura y una especialización que ni siquiera hoy en día existen. Cosas que, al leerlas, nos parecen evidentes no lo son en absoluto. Dentro de mi profesión -soy médico naturista- se manejan muchos textos antiguos e importantes, muchos de ellos procedentes de otras culturas, sobre todo las orientales. Sin embargo, un texto tan importante como el que se cita en su revista, escrito por un médico granadino, compatriota nuestro, nos ha pasado desapercibido a muchos de los que trabajamos en la profesión médica. Les confieso que no me ha resultado fácil encontrar la edición que se cita en la bibliografía que cierra el artículo. Finalmente, casi por una casualidad he podido hacerme con un ejemplar, y me he sumergido en el libro sin perder ni un minuto. Su lectura es apasionante e interesantísima desde el punto de vista científico.
¿Cómo es posible que unas conclusiones tan sagaces y útiles, tan ciertas en lo que atañe a la prevención y tratamiento de la enfermedad, se hurten a los estudiantes de medicina en las facultades españolas, siendo así que ese y otros textos que, de seguro existen, forman parte de nuestro patrimonio científico? Tal vez la respuesta a ello esté en el artículo que precede a éste: Medicina oficial, versus medicina dominante. Todos los que trabajamos en el campo de la Medicina Natural vivimos cotidianamente la contradicción que supone tener a mano las soluciones y comprobar la dificultad que existe hoy en día para poder aplicarlas. Pero el remedio empieza con la conciencia que tomamos sobre la realidad que nos rodea. En ese sentido quiero expresarles mi solidaridad profesional y mi sincero apoyo por la publicación de unos textos cuya vigencia y utilidad son indudables. Afortunadamente, hoy son bastante numerosas las personas que empiezan a darse cuenta de las trampas que existen en la forma de vivir actual y vuelven sus ojos a prácticas tradicionales que hasta hace poco tiempo habían caído en desuso. Combinar los conocimientos válidos de la ciencia moderna con aquellos que han demostrado su eficacia a lo largo de los siglos, es sabiduría, y esa sabiduría, aplicada a la curación, es útil a los seres humanos. La medicina preventiva empieza a tener una relevancia cada vez mayor y en ese sentido, trabajos como el de Abdullah Ibn al Jatib, tienen una actualidad indiscutible. ¿Qué más da que se hable en términos de humores, de miasmas o de bacterias, si lo que se está expresando es una visión coherente y acertada del organismo humano, una visión que tiene muy en cuenta el entorno, la alimentación, la pureza del medio ambiente, etc? La Medicina tiene que ayudar a que la gente se cure, si no no es medicina.
Vicente López Huertas. Cáceres.
Anuncios
Relacionados

Foro de los lectores 1

Artículos - 15/06/1995

Foro de los lectores 3

Artículos - 15/12/1995

Foro de los lectores 4

Artículos - 15/06/1996



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/17956-foro_de_los_lectores_2.html