webislam

Lunes 20 Noviembre 2017 | Al-Iznain 01 Rabi al-Auwal 1439
814 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

¿Te sientes afligido?

Una pequeña mirada a nuestro infinito mundo interior.

18/10/2017 - Autor: Natalia Céspedes Arjona - Fuente: WebIslam
  • 10me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


aflicción

Vivimos tiempos difíciles, tiempos donde el desorden impera en una población que trata de mantener el equilibrio, nadando a veces a contracorriente y donde la mayor parte de la población mundial enfrenta una pobreza extrema, el hambre, los conflictos, luchando a diario contra la tristeza y la preocupación a veces desesperante. Otros, sin embargo, no aprecian lo agraciadas que son sus vidas, premiadas con riquezas de las cuales no son conscientes, sin ser capaces de hacerle frente al miedo, al estrés y a la ansiedad. Entonces, ¿por qué nos sumimos en la soledad y la desesperación?

Acumular posesiones materiales en medio de tanta confusión no es una solución capaz de reparar corazones y almas rotas. Por muchos logros que obtengamos en la vida, no debemos olvidar de dónde venimos. Este olvido nos desconecta de nuestra esencia, de nuestra mayor pureza y en definitiva, de nuestra Creación. Si olvidamos nuestros comienzos daremos lugar a la arrogancia, al orgullo, la autosuficiencia y el egocentrismo, convirtiéndose estos en nuestros peores enemigos.

La constancia es la única premisa que nos conduce a donde verdaderamente deseamos llegar:

 Como seres humanos tenemos la capacidad de poder elegir y de tomar decisiones. Las diferencias entre una u otra persona dependen de factores tan relevantes tales como la familia, la genética, la educación, el entorno… Las consecuencias de nuestras elecciones serán el resultado de nuestros pensamientos, de cómo sintamos a cada momento y de cómo vivamos la vida según nuestros actos. Convertirnos en alguien grande en todos los sentidos depende pues de todas esas pequeñas cosas en las cuales hemos venido trabajando a lo largo de nuestras vivencias o experiencias.

Cuando nos sentimos afligidos:

En ocasiones, nuestras expectativas son forjadas en base a nuestras propias ilusiones y si esas expectativas no se ven cumplidas, es entonces cuando aparece la frustración, la desgana, cuando nos afligimos y damos paso a una profunda tristeza, ocasionada también a veces por diversos factores de nuestro entorno. 

Y cuando estamos sumidos en estas emociones limitantes se torna muy difícil conseguir motivarnos para salir de ese estado que tan mal nos hace sentir. Pero a veces, para ganar, debemos asumir primero las pérdidas. Esa tristeza también puede ser una puerta abierta hacia la grandeza, un paso indispensable para continuar creciendo internamente y convertirnos en seres mucho más gigantes; cuando nos sentimos afligidos, sin fuerzas, cuando todo se desmorona en nuestro mundo, es el momento de pararnos para dar cabida a esta nueva emoción y preguntarnos qué nos está queriendo mostrar, qué necesitamos para cambiar esta situación limitante y qué debemos aprender antes de poder regresar de nuevo a nuestro equilibrio natural.

Quizás llegados a este punto deberíamos hacer una reflexión interna: ¿Qué debo cambiar de esta situación para liberarme de mi sufrimiento? Aunque parezca mentira, es el momento ideal para realizar aquello que llamamos renovación, para cambiar aquello que ha dado paso a esta aflicción y sólo cuando abrimos de nuevo esa puerta que se había cerrado, es cuando comenzamos a recibir todo lo que antes era impensable en nosotros…

Debemos dejar a un lado aquellas cosas que son innecesarias en nuestra vida, que nos hacen sentir encerrados. La depresión no es otra cosa que ira reprimida y la vida a veces nos enfada cuando no resulta como nosotros deseamos…

 

Por más que uno se esfuerza en realizar aquello que quiere, parece           que lo único que sucede es que todo se complica y es cuando nos sentimos frustrados, desesperados, tristes o deprimidos.

 

Pasea con tu tristeza, agárrala de la mano y otórgale la cabida que se merece pues te está mostrando algo mucho más profundo de lo que puedas ser capaz de identificar en ese momento. Está tocando tu corazón y el corazón tiene la facultad de saber por sí mismo. El corazón es nuestro órgano de percepción, es el centro del ser humano, el la proximidad al espíritu. Démosle pues a esa tristeza, la importancia que la ocasión merece.

¿Cómo alejarnos del precipicio?

En el islam, la respuesta es asombrosamente simple: Volviéndonos hacia nuestro Creador. Dios sabe en cada momento lo que es mejor para Su creación. Él es conocedor de el dolor, de la desesperación, de la tristeza que sentimos. Cuando retornamos a Dios, el dolor comienza a ceder.

“Aquellos que creen, sus corazones se sosiegan con el recuerdo de Allah” (Corán 13:28)

Fuimos creados para adorar a Dios y Dios en Su infinita misericordia y sabiduría, no nos abandona en este mundo lleno de pruebas. Dios nos ha dado armas, mucho más poderosas que todos los ejércitos del mundo juntos. Dios nos dio el Corán y las tradiciones auténticas de Su Profeta Muhammad (saws). Es la mejor guía para orientarnos cuando nos sentimos perdidos, para volver a nuestra conexión con Dios. Él es lo único que permanece estable ante tanto desorden. Aceptar la total sumisión a Allah es volver de nuevo a nuestra esencia, a nuestro origen; reconocer que Dios es la única constante en nuestras vidas y que Su promesa es verdadera. Volvernos a Dios aliviará nuestras preocupaciones y tristezas y obtendremos los medios  y la capacidad para superar cualquier desesperación.

Recordemos entonces que en el islam encontramos la respuesta para todos los problemas que afligen a la humanidad y miremos más allá de la necesidad de adquirir posesiones, donde esta vida no es más que el paso hacia el camino de la vida eterna. Comprender esto es aceptar que la vida está llena de momentos de alegría y felicidad, pero también de penas y tristezas.

“Y por cierto que os probaré con algo de temor, hambre, pérdida de bienes, vidas y frutos, pero albricia a los pacientes que recibirán una hermosa recompensa. (Corán 2:155)

“Recordadme pues, que Yo os recordaré, agradecedme Mis mercedes y no seáis ingratos”. (Corán 2:152)

“Si Allah os socorre nadie podrá venceros. Pero si os abandona, ¿quién sino Él podrá auxiliaros? Que los creyentes se encomienden a Allah”. (Corán 3:160)

 


Anuncios
Relacionados

Las bodas del Nilo

Artículos - 28/10/2000

El Tono

Artículos - 17/12/2002

Silencio y soledad

Artículos - 06/08/2003



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/114685-te_sientes_afligido.html