webislam

Martes 12 Diciembre 2017 | Az-Zulaza 23 Rabi al-Auwal 1439
1147 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Breve biografía de los Qutbs de la Orden Nimatullahi Sultan Alishahi

Uno de los Santos en la historia del Sufí fue Shâh Ni’matullâh Walî, y todas las órdenes del sufismo shiíe remontan su ascendencia, la cual posteriormente se ha conocido como la Orden Ni’matullâhî.

08/05/2017 - Autor: Yibril ibn al-Waqt - Fuente: Weblog Tashayyu
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


La Orden Sufi Nimatullahi Sultan Alishahi

Uno de los vicerregentes y sucesores del Shâh Ni’matullâh es Haŷŷ Mulla Sultan Muhammad Gunabadi, cuyo título espiritual es Sultân ‘Alîshâh, quien fue uno de los más afamados sufíes y sabios iraníes y el renovador de la cadena espiritual de la Orden Ni’matullâhî Sultân ‘Alîshâhî, que es la más popular cofradía sufí actual en Irán. Su sucesor fue Hadrat Haŷŷ Mullâ Nûr ‘Alîshâh, quien a su vez fue sucedido por Hadrat Haŷŷ Muhammad Hasan Sâlih ‘Alîshâh, autor del tratado los Pand-i Salih, seguido por Hadrat Haŷŷ Sultân Husayn Tâbandeh Ridha ‘Alîshâh, bisnieto de Hadrat Sultân ‘Alîshâh, quien ha escrito muchos libros, incluyendo comentarios coránicos. Le sucedió su hijo Hadrat Haŷŷ ‘Alî Tâbandeh Mahbûb ‘Alîshâh, autor del tratado Khorshid-e Tabandeh, una detallada biografía de su padre junto a una introducción al sufismo. El presente Qutb (Polo) de la Orden Ni’matullâhî Sultân ‘Alîshâhî es Haŷŷ Nûr ‘Alî Tâbandeh, cuyo título espiritual es Hadrat Maŷdhub ‘Alîshâh.

HADRAT SULTAN ‘ALISHAH GUNABADI

El 36° Qutb y Maestro de todos los gnósticos, orgullo de todos los sabios, líder de todos los jurisprudentes, el perfecto asceta y gran moralizador, Su Santidad Haŷŷ Mullâ Sultân ‘Alishâh Gunabadi, renovador de la Orden Ni’matullâhî Sultân ‘Alîshâhî.

Su noble nombre fue Haŷŷ Sultân Muhammad hijo de Mullâ Hydar Muhammad un personaje importante de Baydujt, en Gunabad (región iraní del Jurasán). Su honorable y estimado padre, fue llevado cautivo en una de las incursiones hechas por los turcomanos que habían llegado a Gunabad para robar y saquear. Después de algún tiempo en cautiverio, sus parientes pagaron el rescate y fue puesto en libertad, eligiendo vivir en la granja de Noodeh. Durante el mismo tiempo, tuvo el honor de conocer al Shayj de los Shayjs, Su Santidad Nûr ‘Alishâh I y fue iniciado en el sufismo. Luego en el año 1254 de la hégira (1838 de nuestra era) con la intención de visitar los Sagrados Santuarios de los Imames en Iraq y proponerse visitar y estar en la presencia de Su Santidad Husayn ‘Alî Shâh, renovó el pacto e inició un viaje a la India sin retorno, pues nunca fue visto nuevamente.

Su Santidad Sultân ‘Alishâh nació el día 28 del mes de Yumada al-Awwal del año 1251 de la hégira (1835 de nuestra era), y desde la edad de tres años fue privado de ver a su padre; Su Santidad a la edad de seis años creció bajo el cuidado de su madre, quien era una creyente devota, entonces su madre le confió a una escuela, donde desbordó en inteligencia y de una memoria intensa capaz de recitar todo el Corán y de leer los libros en menos de seis meses.

Su Santidad después de leer algunos libros tuvo que abandonar la escuela por razones financieras, y comenzó a ayudar a su hermano mayor Mullâ Muhammad ‘Alî, quien había tomado la responsabilidad del hogar. Para ganarse la vida solía ayudar a su hermano y por un tiempo estuvo ocupado en el pastoreo de corderos. Su Santidad, de esta manera ayudó a su hermano a la edad de siete años, hasta que un día por causalidad con la intención de buscar a su hermana se dirigió a la aldea de Baylond que está a unos doce kilómetros de Baydujt, y pasando por la escuela recordó aquellos años en que estudiaba. El entusiasmo por estudiar volvió nuevamente en él y al regresar a Baydujt le expresó a su madre el deseo de estudiar en la escuela. Su madre acepta su petición sujeta al permiso y consentimiento de su hermano mayor, cuando éste regresa a casa por la noche, su madre le informa los deseos de estudiar de Su Santidad, y el hermano mayor le dice: “mi querida madre, usted sabe que no tenemos la capacidad económica de contratar a un pastor para cuidar a los corderos, y tenemos que hacer todo el trabajo nosotros mismos y necesitó que mi hermano me ayude.” Luego de unos días, Su Santidad insiste de nuevo ante su madre, y al fin, su madre persuade a su hermano mayor y Su Santidad comienza a ir a la escuela en el pueblo de Baylond.

En nombre de Su Santidad, se ha narrado que dijo: en el tiempo de la escuela tuve cuidado en la ejecución de los deberes religiosos, en la adoración y siempre en mi interior había una inquietud, que sería mejor que mis propias ideas fueran examinadas y de no limitarme a permanecer en la condición de imitador (siguiendo a un maestro religioso). En presencia de uno de los maestros comenzó a leer un capítulo sobre Hadi Ashar, y un día el maestro estaba en una posición de probar la unicidad de Allâh y se refirió al noble versículo del Corán: «Si hubiera en ellos dos otros dioses aparte de Allâh, ambos se corromperían. Así pues ¡Glorificado sea Allâh, Señor del Trono, por encima de aquello que le atribuyen» (Suratul-Anbiyâ’ 21: ayat 22).

Involuntariamente en esta cita, en mi opinión, parece haber una complejidad y le dije al maestro, que estamos aún en el rango de probar la Unicidad de Allâh, y después de probarlo, está la necesidad de hacer probar nuestras demandas, y es, en ese momento en que llegaremos a la prueba de la profecía común y especial, hasta que la verdad y la plenitud del Corán nos sea conocida, es sólo entonces, que podemos razonar y buscar tales versículos, pero aún estamos en el principio de probar la Unicidad de Allâh. Por lo tanto, deducir los versículos del Corán no es permisible y lógico para nosotros. El maestro permaneció confundido con la respuesta, su desamparo me sacudió, y me dije que son estos los maestros y eruditos que se desconciertan como yo, entonces medité ¿cuál es el camino para llegar a la verdad?

Este pensamiento creó un temor en mí, que agitado y angustiado fui tras la verdad buscándola en todas las ciencias, y si encontré algo extraordinario en la ciencia, lo puse a resguardo como recompensa hasta que tal vez el propósito se obtuviera, pero el rostro del propósito entre la escuela y los libros de ciencias no se manifestaba aún, hasta que las bendiciones de Allâh permitió que reciba la ayuda de los Santos golpeando la puerta del corazón y me apoderé de la fuente del conocimiento y del rostro brillante del propósito. Gracias a Allâh.

Sin embargo, Su Santidad adquirió el dominio en la ciencia externa de la jurisprudencia religiosa y sus principios, de la lógica, de la retórica y de la teosofía que se convirtió en una aliada contemporánea en esa área. Pero al mismo tiempo se dedicó a estudiar y mirar a su corazón, siempre hacia la dirección del Todopoderoso, tenía la plena atención para el cumplimiento de los más mínimos deberes religiosos, incluso de mantenerse despierto y recitar el Corán durante las noches y de la realización de las oraciones adicionales. Por esta razón,  algunas personas solían presenciar señales en él, el portero de la madrasa donde Su Santidad solía estudiar había dicho a uno de los maestros llamado Shayj Ziyaddin, que la mayoría de las noches solía ver una luz desde la habitación de Mullâ Sultân Muhammad, pero cuando solía ir detrás de la puerta, no había ninguna luz. No obstante, hasta el tiempo en que pudo obtener el conocimiento de las ciencias de las autoridades religiosas de Gunabad, Su Santidad preparó sus maletas y habló con su madre para obtener el permiso de poder viajar fuera de Gunabad por estudios adicionales.

Ella le dijo: un viaje como éste implica gastos, y sabes que no tenemos los medios para pagarlo, pero finalmente, como resultado de su insistencia, su madre consintió y le dio una suma de siete riales como un presente, y con las bendiciones y sus súplicas se despidió. Su Santidad partió a la ciudad santa de Mashhad a pie, e ingresó a la renombrada escuela llamada Madrasa Mirza Yaffar, en donde se dedicó a estudiar y aprender la ciencia de la jurisprudencia y los principios de la misma, de las interpretaciones y tradiciones de los Imames, lo más que pudo al lado de maestros distinguidos, y durante el periodo de sus estudios se sometió a la mortificación y se contentó con asimilar pocos alimentos.

De los siete riales que le fueron dados por la amabilidad de su madre, en el primer mes ofrecí un rial y recibí ochenta yandak por el cambio de moneda de aquel tiempo, solía poner el yandak debajo de la alfombra y todos los días lo utilizaba para gastar un poco de alimentación, y durante el final del mes solía tener unos pocos yandak. Su Santidad solía vivir de esta manera y continuaba sus estudios con la noción de no abrumar a su hermano pidiéndole su ayuda, su esfuerzo y la renuencia de su alma le bastaba para continuar su sustento. Incluso se negó a recibir el salario habitual de los estudiantes religiosos de la madrasa y nunca hizo uso de ello, hasta la cantidad total que había determinado, pasando unos días de suma dificultad.

Durante este tiempo, un grupo de estudiantes religiosos de la madrasa de la que Su Santidad se encontraba entre ellos fue invitado a una casa privada en un pueblo cercano a la ciudad para almorzar. Su Santidad partió temprano por la mañana para ir al banquete con sus amigos, pero en las afueras de la puerta de la ciudad, vio a un grupo de personas recogiendo trigo de los campos y a otro grupo en reunirlas. Su Santidad dijo: al verlos me dije a mi mismo, para que ir a esta invitación cuyas intenciones desconozco y de donde proviene el dinero. ¿Qué aspecto tiene todo esto? Mi corazón no accedió a ir a esta reunión y lentamente me mantuve alejado de mis amigos. Mientras ellos llegaban, empecé a recoger el trigo hasta la noche y cuando mis amigos regresaron del agasajo, me oculté de ellos. Por la noche con una cantidad de trigo recogido me dispuse ir a la ciudad y dejé el trigo con un panadero. Durante algún tiempo y a cambio del trigo utilizado para obtener el pan, recibí una suma de dinero desde Gunabad.

En pocas palabras, completó la mayor parte de las ciencias islámicas convencionales adquiridas en la madrasa de Mashhad, pero para completar estas ciencias formales, el fervor interno y la inquietud del corazón no lo mantuvo tranquilo, pues su propósito deseado no era visible y no encontraba la luz interior que buscaba. De este modo, el ardor de su búsqueda se volvió más intenso y su mente se perturbaba agudamente. En ese estado –dijo, pensé en viajar a uno de los campos de Mashhad. Y como estaba en duda sobre la distancia de ¿cuándo las oraciones se acortan o se recitan completas? me referí a uno de los jurisconsultos, quien estaba entre los eruditos y le hice esta pregunta.

Mi juicio en esta materia es tal –me respondió, aunque estaba familiarizado con la jurisprudencia religiosa, la respuesta de esta persona me impactó severamente. Fue extraño, le estaba pidiendo el decreto de Allâh y me estaba diciendo que mi juicio es tal. Deseaba escuchar el decreto divino y no oír el juicio de otros. Este asunto me desalentó y me desconcertó completamente de las ciencias islámicas regulares y adquiridas que había ganado hasta ese día y de ese modo aumentó mi ansiedad.

En estas circunstancias, escuché que en la ciudad de Sabzawar hay un teósofo llamado Haŷŷ Mullâ Hâdî, y que era un maestro contemporáneo en la ciencia de la teosofía, su escuela difería de los principios de las otras escuelas de jurisprudencia. El afán de conocerlo y de estudiar en su escuela de Teosofía, me llevó a Sabzawar en presencia de este maestro. Durante mucho tiempo estuve dedicado a los estudios de teosofía, porque veía en sus enseñanzas una superioridad a las enseñanzas que recibí y que eran muy cercanas a la verdad. Estaba seguro de que había llegado a la vía principal y la vía para llegar a la verdad, es la vía de la teosofía. Por lo tanto, con total reverencia estaba a sus servicios del maestro, y con diligencia y conexión me dediqué a los estudios e hice de tal manera el esfuerzo que muy pronto capté la atención del maestro y el favor del resto de los estudiantes. Su Santidad estuvo bajo los servicios del Haŷŷi Sabziwâri y se convirtió en un hábil maestro en la teosofía Mashsha’i (peripatética) e Ishraqi (iluminativa), escribió notas anexas sobre el libro Asfar de Mullâ Sadra, y en todos los sentidos tomó precedencia de otros.

Luego, hizo un viaje a los Santuarios de los Imames y alcanzó las ciencias islámicas externas hasta el más alto grado de perfección. Al retorno de los Santos Santuarios se detuvo en Teherán y estableció una sesión de estudios. La mayoría de los estudiantes religiosos, descubrieron de su sabiduría y de un carácter fuerte que la de sus maestros anteriores, y como una mariposa alrededor de una vela solían reunirse alrededor de él, hasta el punto que causó la envidia de los maestros y teólogos contemporáneos, y debido a que solía enseñar teosofía, hicieron de ello una excusa para acusarlo de ser un seguidor del Bahaismo, la cual era una secta de entonces. Su Santidad, por lo tanto, se vio obligado abandonar Teherán y retornó a su maestro Haŷŷi Sabziwâri comenzando adquirir conocimiento en su presencia.

Durante este tiempo que fue el año de 1280 de la hégira lunar (1863 de nuestra era), Su Santidad Haŷŷ Muhammad Kâzim Sa’âdat ‘Alîshâh con un grupo de sus discípulos y líderes de las tribus Bakhtiari partió hacia Mashshad y llegó Sabzawar. Haŷŷi Sabziwâri durante una sesión de enseñanza informó a sus estudiantes que un sabio y místico de una alta y digna posición ha venido desde Teherán y permanece en una posada en Sabzawar. Sería interesante que todos vayan a verlo, pero por favor, cuando estén en su presencia, tengan mucho cuidado de los modales y la modestia. Algunos estudiantes de Haŷŷi Sabziwâri incluyendo a Su Santidad Sultân ‘Alîshâh decidieron ir a su encuentro, y vieron a un grupo de personas sentadas en silencio en disciplina, sumisión y humildad ante su presencia. Naturalmente, aquellos que acababan de llegar se sentaron en forma disciplinada y silente. El grupo de estudiantes susurrando se dijeron que sería bueno preguntar a esta eminencia la pregunta que le hicimos a Haŷŷi Sabziwâri, hasta que el grado de la perfección de este santo sea conocido por nosotros. Luego se pidió permiso para hacer una pregunta, y el asunto fue presentado.

Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh dijo al principio: No soy muy versado en lengua árabe y no tengo mucha información en ciencias externas de esta respuesta, los estudiantes se miraron y sonrieron. Entonces, ¿pero qué fue lo que Haŷŷi Sabziwâri dijo al respecto? Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh dijo inmediatamente: pero ustedes leyeron el pasaje exacto del Libro, hasta que llegue a mí mente daré mis puntos de vista. Estas palabras fueron sobre todo sorprendentes con la confesión hecha de no tener mucho conocimiento sobre el árabe, y ahora Su Santidad dice, pero ustedes leyeron el pasaje exacto.

Aunque en uno o dos encuentros, Su Santidad Sultân ‘Alîshâh fue atraído a Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh por su discurso elocuente, pero a través de la fuerza espiritual, la paciencia y la conservación innata de sí mismo no se entregaría esta vez en Sabzawar como un  buscador, sino después de que Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh deje Sabzawar. El fuego anhelante de su corazón ardió y el que anhelaba ver había viajado, dejándolo desamparado. Luego con el permiso de su maestro Haŷŷi Sabziwâri partió hacia Mashhad y cuando preguntó a la gente de la calle por su anhelante pedido, finalmente encontró su deseo y le declaró su sumisión. Por causa del destino, al mismo tiempo, un mensajero enviado por la madre de Su Santidad desde Gunabad llegó en Mashhad para llevarlo a casa, y encontró a Su Santidad en la presencia de Sa’âdat ‘Alîshâh, quien al ser informado por este asunto, y en respuesta a la petición de su declaración a la sumisión dijo: Es necesario obedecer los mandatos de tu madre, cumplir las órdenes de tu madre e ir a Gunabad, Inshallah nos veremos de nuevo. Su Santidad de acuerdo a las órdenes, partió hacia Gunabad y cuando llegó su madre le insistió que se casara, pero Su Santidad no estaba de acuerdo, pues sólo tenía en su cabeza el deseo de volver a ver a Sa’âdat ‘Alîshâh, hasta que finalmente obedeció las órdenes de su madre y accedió con la condición de que después de llevar a su esposa a su casa, emprendiera el viaje que tenía en mente, tras ello se preparó para casarse con la digna hija del Mullâ ‘Alî Baydujti, quien fue la honorable madre de Su Santidad Nûr ‘Alîshâh II. Después en el año 1280 de la hégira lunar (1863 de nuestra era), partió hacia Isfahán para visitar a Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh. Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh había dicho en una reunión a los fieles fuqara en Isfahán que un fuego de ansiedad desde Jurasán se ha vuelto muy ardiente, el cual pronto llegará aquí.

De todos modos, Su Santidad Sultân ‘Alîshâh, desde la carretera de Tabas y Yazd partió para Isfahán a pie, ya cerca de Isfahán, se encontró y viajó con Sayyid Hedayatullah custodio del Sagrado Santuario en Mahan y quien estaba entre los fuqara. Entre el viaje y el movimiento lento de sus compañeros, el cual no estaba conforme a su deseo, se separó de ellos y comenzó a marchar hacia su ardiente propósito.

Tras haber ingresado a Isfahán y de haber encontrado la residencia de Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh, se dijo así mismo que Su Santidad es consciente de mi condición, y no tocaré la puerta para informar de mi llegada, hasta que Su Santidad salga por sí mismo. Este pensamiento estaba todavía dentro de él, cuando la puerta se abrió y Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh salió de su casa. Involuntariamente, cae a los pies redimido a Su santidad y comienza a llorar. Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh con una sonrisa le dijo: teólogo gunabadi ¿qué quieres de mí? Con gran entusiasmo declaró su sumisión y con el ardiente deseo de su corazón pidió ser iniciado en el camino del Faqr (pobreza espiritual). Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh le dice: que por el momento debe ir a una de las escuelas y alojarse allí para atender los asuntos de los fuqara, luego vienes y pides tú petición para ser iniciado. No obstante, Su Santidad incrementa su llanto, hasta que es iniciado en el camino del Faqr. Se comenta que al tercer día de la iniciación de Su Santidad Sultân ‘Alîshâh, Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh dice en una reunión a los fuqara que el camino que atraviesa un fiel faqir en sesenta años, este jurasaní lo ha atravesado en tres noches.

Sin embargo, Su Santidad Sultân ‘Alîshâh, solía pasar las noches en la madrasa y durante el día solía pasar en compañía de su honorable Maestro. Tras la búsqueda del camino sufí, se despidió de la presencia de Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh y retornó a Gunabad y se estableció en Baydujt llevando a su esposa a casa, y se ocupó de la agricultura que se considera como una de las mejores ocupaciones. Hasta el año de 1284 de la hégira lunar (1867 de nuestra era), cuatro días después del nacimiento de su hijo Su Santidad Nûr ‘Alîshâh II, con la intención de visitar los Santuarios de los Imames y de tener el honor de estar en presencia de su honorable Maestro partió desde Gunabad hasta los santuarios y tras la visita se fue a Isfahán para estar cerca de su noble maestro Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh.

Durante algún tiempo, estuvo bajo la instrucción de Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh para cultivar con cuidado y esfuerzo la purificación y el brillo del corazón hacia una plena capacidad. Obtuvo el decreto de ser el sucesor de Su Santidad y tomó la guía de los fieles fuqara dándosele el título espiritual de Sultân ‘Alîshâh. Su amigo y compañero de viaje Su Eminencia Mirza Abdul-Husayn aparece su nombre escrito y designado en el mismo decreto como asistente del Califato espiritual de Su Santidad Sultân ‘Alîshâh como una guía para los buscadores. Entonces Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh ordenó a Su Santidad Sultân ‘Alîshâh que regresará a Gunabad. Su Santidad con la mayor pena y con un corazón desgarrado por el amor de su Maestro y de acuerdo por lo ordenado de Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh regresó a Gunabad.

Su Santidad tras regresar a Gunabad se encontró por un lado con la muerte del Haŷŷ Mullâ ‘Alî, el padre de su esposa quien era el guía de las oraciones del viernes en Baydujt, y se vio obligado a aceptar por algún tiempo ser el guía de las oraciones de los viernes. Y por otra parte, con la muerte de su honorable esposa, tuvo que asumir la plena responsabilidad de cuidar  a sus dos hijos y los asuntos de su hogar. Así mismo, atendía a aquellas personas del pueblo por cuestiones religiosas y del flujo constante de los fuqara de varias provincias y de grandes ciudades que lo visitaban para estar en su presencia y de ocuparse de sus asuntos exteriores en una aldea que carecía de todo. Su Santidad prestó atención a sus solicitudes espirituales y dirigirlos bajo su responsabilidad.

Lo más difícil y penoso fue el alegato y hostilidad de los infieles, y la envidia de los celosos traidores hacia Su Santidad. Aunque, a través de su sabiduría en las ciencias islámicas externas y de su perfección en el ascetismo y la virtud intelectual, fue el foco de atención y la causa de los celos y la hostilidad de los enemigos, especialmente de las autoridades religiosas, quienes abiertamente comenzaron la oposición y el conflicto contra Su Santidad.

No obstante, cansado de los muchos enredos en su contra, se propuso realizar y planear un viaje con su familia, hasta que gradualmente su intención se hizo realidad permaneciendo en Gunabad. Había transcurrido siete años desde la muerte de su esposa, y Su Santidad se casó con la hija de Mirza Abdul-Husayn Riyabee quien fue nombrado guía y asistente por Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh. Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh, tras nombrar a Su Santidad Sultân ‘Alîshâh como su sucesor, rara vez solía iniciar a los buscadores y los enviaba a Gunabad hacia Su Santidad Sultân ‘Alîshâh, quien por respeto a su Maestro se abstenía de iniciarlos y los devolvía a su honorable Santidad, hasta que en el año 1293 de la hégira lunar (1876 de nuestra era), Su Santidad Sa’âdat ‘Alîshâh falleció dejando el manto de la guía a su sucesor. Su Santidad tomó el asiento de la guía, dedicándose a dirigir a sus fieles fuqara, y en el mes de Shaban del año 1305 de la hégira lunar (1887 de nuestra era), partió con algunos discípulos y seguidores hacia la Ka’aba y desde el Hiyaz visitó los Sagrados Santuarios. En aquellos sitios se reunió y discutió con algunas autoridades religiosas importantes, tales como el Haŷŷ Shayj Zainul-‘Abidin Mazandarani, el Ayatullah Haŷŷ Mirza Hasan Shirazi y otros juristas. En el mes de Yumada al-Zani del año 1306 de la hégira lunar (1888 de nuestra era) retornó a su patria, y en poco tiempo con una moral virtuosa, con amplio conocimiento, con compasión paternal hacia la gente, con atención a las condiciones de los pobres, indefensos y necesitados, con devoción y autocontrol, con la alegría y firmeza en las relaciones sociales, atrajo el corazón de la gente, no sólo de los habitantes de Gunabad sino de otras partes en donde su nombre fue mencionado. En los tiempos de dificultad lo reconocían como el refugio y el asilo, y consideraban su umbral como un lugar de seguridad.

Su Santidad en el año 1308 de la hégira lunar (1890 de nuestra era) visitó Mashhad, el santuario del octavo Imam ‘Alî ibn Musa al-Ridhâ (as), y en aquel viaje de las manos de un incrédulo comió un pan seco que estaba envenenado, sufriendo una fiebre severa, de tal manera que sus discípulos se pusieron inquietos y expresaron su ansiedad. Pero como no era aún la hora de la muerte, fue tratado y curado al regreso en Baydujt.

Su Santidad además de dedicarse a la agricultura fue un experto solucionando las dificultades para aquellos campesino, aldeanos, etc., que lo buscaban, y para arreglar la provisión a su conveniencia y comodidad exterior, prestaba la atención a la instrucción espiritual de los fuqara que en gran número venían de los pueblos de Baydujt. Su Santidad tenía cada día, dos programas ordenadamente. En primer lugar, en las primeras horas de la mañana al amanecer, solía comenzar la práctica médica, atendiendo a los enfermos, quienes solían venir desde muy lejos para ser tratados. Su Santidad pasaba dos horas examinando a los pacientes y les daba prescripciones de medicamentos basado en hierbas caseras. Si un paciente provenía de otra aldea y no estaba en condiciones de llegar al consultorio, solía llevarlo a su casa para prescribirle su medicina y comida; y durante un día o dos, era su anfitrión hasta que estaba en buenas condiciones de retornar. Trataba a los pacientes sólo con una receta y no había necesidad de una segunda receta.

Su otro programa, era por la tarde cerca de dos horas a la puesta del sol en donde iba a la madrasa para enseñar a los fuqara la interpretación del Sagrado Corán y el libro de los Principios del Kafi. Sin embargo, aunque Baydujt era una aldea alejada y desconocida de las grandes ciudades y de los grandes conocimientos, su fama se extendió a través de su excelencia y de sus virtudes, por sus logros externos y espirituales, por sus conocimientos de las ciencias islámicas, por su moral, carácter, bondad y sociabilidad, y por su especialización en la medicina, lo que lo hizo conocido en todas partes y su nombre llegó hasta los países cercanos y fue mencionado con respeto y afecto.

Por otra parte, el fuego de la envidia y de la enemistad aumentó y alcanzó rebasar a través de la instigación de un grupo que llegó a Gunabad y que estuvieron bajo el amparo de Su Santidad. En la madrugada de un 26 del mes de Rabi al-Awwal del año 1327 de la hégira lunar (1909 de nuestra era), mientras realizaba sus abluciones en el jardín que estaba conectado a su casa, Su Santidad fue atacado y martirizado por las manos pecaminosas de sus enemigos, que tomaron su bendita garganta, estrangulándolo en el acto. Durante este tiempo, su venerable edad era de 76 años, de los cuales, 34 años de su vida se había sentado sobre el mimbar de la guía a la cual estaba comprometido en la conducción de los buscadores y fieles fuqara.

Su Santidad Sultân ‘Alîshâh en el año de 1314 de la hégira lunar (1896 de nuestra era), y de acuerdo con su propia escritura nombró a su hijo Su Eminencia Mullâ ‘Alî como sucesor de su califato espiritual con el honorable título de Nûr ‘Alîshâh II.

Aquellos relacionados con el misticismo y del camino espiritual y dignatarios de otras órdenes en el tiempo de Su Santidad fueron: Haŷŷ Agha Muhammad conocido como Munawar ‘Alîshâh, Haŷŷ Mirza Hasan llamado Safi ‘Alîshâh, Haŷŷ Muhammad Karim Jan Kermani conocido como Sarkar Agha de la Escuela Shayjí, Aghakhan Mahallati guía de los ismailíes, y Mirza Muhammad Husayn de la Orden Dhahabi.

HADRAT NUR ‘ALISHAH II

El 37° Qutb de la Orden Ni’matullâhî Sultân ‘Alîshâhî es Su Santidad Haŷŷ Mullâ ‘Alî Nûr ‘Alishâh II, la manifestación de los misterios, la fortaleza y la inspiración de Allâh, el veraz eminente, el guardián firme, y el místico glorificado.

Su noble nombre fue ‘Alî y su título espiritual Nûr ‘Alishâh II, hijo de Su Santidad Sultân ‘Alishâh. Nació en Baydujt, y su ilustre fecha de nacimiento fue el 17 del mes de Rabi al-Zani del año 1284 de la hégira lunar (1867 de nuestra era). Su madre era la hija del fallecido Haŷŷ Mullâ ‘Alî Baydujti, quien tras su padre fue famoso por su conocimiento y su práctica, por su devoción y piedad.

Su madre murió dos años después de su nacimiento y fue encargado bajo el apoyo de su honorable padre, quien lo formó en la instrucción religiosa y espiritual hasta que alcanzó la edad de la madurez. Luego continuó la educación religiosa en Mashhad, y ya para el año de 1300 de la hégira lunar (1883 de nuestra era), emprendió un viaje sin el permiso de su noble padre para investigar y profundizar en la religión islámica. Al comienzo viajó al Turkestán, luego hacia Afganistán, Cachemira, India, Hiyaz, Iraq, Yemen, Egipto, Siria y el resto de las provincias otomanas. En todas partes tenía debates con autoridades religiosas haciendo uso de la investigación, y en cada jardín recogía una flor y en cada cosecha un racimo.

En Irán, sus parientes estaban inquietos y perturbados por su ausencia, su condición y su falta de comunicación, pero su honorable padre solía decir: que estaba bien, mientras no complete su viaje, su fervor interior no se extinguirá y lo reafirmará, pero al final volverá. En el mes de Dhul-Hiyya del año 1305 de la hégira lunar (1887 de nuestra era), incidentalmente Su Santidad visitó La Meca cuando Su Santidad Sultân ‘Alishâh también visitaba el santo lugar. En Arafat Su Santidad Nûr ‘Alishâh II pasó frente a la tienda de su padre y lo reconoció, y al ver a su padre lo transformó de emoción, pero como su investigación y su búsqueda estaban incompletas, todavía no estaba listo para entregarse totalmente al camino. Venció su amor exterior por los sentimientos religiosos y se restringió en reconocer a su noble padre, y esta paciencia le mostró la fuerza de su alma y de su potencial interior.

Su Santidad después de concluir el Haŷŷ fue a Medina y luego a Damasco, y de esta manera lograba conversar con varias autoridades religiosas y con shayjs de las órdenes espirituales, obteniendo algo de información sobre su condición y su estatus. Más adelante viajo a Iraq y visitó los Sagrados Santuarios de los Imames, debatió con los sabios y autoridades que emitían decretos religiosos y ellos se beneficiaron de su presencia. Durante todo este viaje, no dejó de prestar atención a su educación en las ciencias islámicas y continuó su investigación en los diversos caminos de la religión. Solía ganarse la vida, siempre y cuando sea conveniente, haciendo plumas de escribir, escritura de las oraciones, inscripciones, grabados, sastrería, y participaba en el resto de las artes que conocía.

Hasta el año de 1307 de la hégira lunar (1889 de nuestra era), Su Santidad Sultân ‘Alishâh escribió una carta al recordado difunto Haŷŷ Shayj Abdullah Haeri ibn al-Shayj, quien era devoto seguidor de Su Santidad y que vivía en Karbala, de que su hijo Mullâ ‘Alî debía de estar buscándolo en aquel momento. Haŷŷi Haeri nombró al Haŷŷ ‘Alî Khadem para encontrar a Su Santidad Nûr ‘Alishâh II. Accidentalmente se encontraron con Su Santidad en el mercado, pero aún no estaba listo para volver a Gunabad, hasta que visitó el Santuario del Imam Husayn (as) en donde su condición espiritual era atrayente y de ese modo estaba destinado a Gunabad. Tras un largo viaje, recibió una bienvenida adecuada a su llegada a tierra natal.

Durante la iniciación en presencia de su padre, cayó redimido al suelo y se postró en alabanza y agradecimiento, que el poeta Saraie quien estaba presente en la ceremonia recitó un cuarteto en alabanza de Su Santidad Sultân ‘Alishâh para esta ocasión: Tu hijo, quien es distinguido, vino; Quien por algún tiempo buscaba su objetivo; Y encontró que usted es el destino en todas partes; Retornó a su casa.

Después de algún tiempo, Su Santidad bajo las órdenes de su padre se dedicó a la autodisciplina y luego de haberlo logrado, se casó con la hija de su tío Haŷŷ Mullâ Sâlih, y en el mes de Dhul-Hiyya del año 1308 de la hégira lunar (1890 de nuestra era), su primer hijo, Su Santidad Haŷŷ Shayj Muhammad Hasan Sâlih ‘Alishâh puso el pie en la arena de la existencia. Más tarde, cumplió cuarenta días más de retiro espiritual por orden de su honorable padre, y dedicándose a la glorificación de su alma, hasta que finalmente su autodisciplina le dio los frutos. A mediados del mes de Ramadhan del año 1314 de la hégira lunar (1896 de nuestra era), su honorable padre le autorizó guiar a los buscadores y le fue dado el título espiritual de Nûr ‘Alishâh II.

En el año 1317 de la hégira lunar (1899 de nuestra era), Su Santidad viajó a la sagrada ciudad de Mashhad y al año siguiente viajó por segunda vez a La Meca. Al retornar a Gunabad se dedicó a la agricultura y a la enseñanza de ciencias islámicas, también asistía a las enseñanzas espirituales de su noble padre, hasta que fue martirizado en el mes de Rabi al-Awwal del año 1327 de la hégira lunar (1909 de nuestra era). De esta forma, le sucedió para llevar a los fieles en presencia del Altísimo. Su Santidad, tras el martirio de su honorable padre, estuvo agotado por la dureza y los sucesos de aquel tiempo, en la que los enemigos del sufismo causaban inconveniencias y molestias que fueron provocadas hacia Su Santidad.

No más de cincuenta días que habían pasado tras el martirio de su noble padre, cuando la instigación y la trama de los enemigos se hicieron presentes en Gunabad. Salar Khan, un asesino de Baluch vino con sus partidarios a Gunabad y saquearon la casa de Su santidad que junto con sus parientes fueron encarcelados en la estación de vivienda del gobierno. Los criminales después de haber tomado el dinero ofrecido, trasladaron a Su Santidad a través de los bosques con la intención de llevarlo hacia Mashhad y entregarlo a sus enemigos.

Durante este tiempo y como resultado de los esfuerzos de las amistades de Gunabad, Mashhad y Teherán, enviaron un telégrafo a sus captores para la liberación de Su Santidad en la cual fue puesto en libertad, volviendo a Gunabad en donde se dedicó a la orientación de los fieles fuqara hasta el inicio de la primera Guerra Mundial en el año 1332 de la hégira lunar (1914 de nuestra era). Nuevamente la oportunidad para expresar rencor, enemistad, conspiración y complot cayó en las manos de los enemigos del Islam. Las acusaciones a través de las conexiones con los alemanes fueron realizadas contra Su Santidad, y la guarnición rusa que estaba en Torbat envió oficiales para arrestar a Su Santidad bajo una falsa acusación.

Los rusos cosacos al comienzo del mes de Ramadhan del año 1333 de la hégira lunar (1915 de nuestra era), irrumpieron en la casa de Su Santidad y lo arrestaron llevándolo a Torbat Hayderieh y no permitieron que nadie lo acompañara, sólo el añorado Shayj Taghi Allaf Tehrani, en un estado frenético se dispuso ir a pie hasta Torbat para acompañar a Su Santidad. Durante la noche, Su Santidad entró a Torbat y tras reunirse con el cónsul ruso, la falsa acusación de los enemigos fue aclarada y el cónsul se disculpó por el inconveniente causado.

Su Santidad se detuvo por unos días en Torbat para visitar la casa del difunto Shayj Nasrullah Sadrul-Ullama Torbati, luego retornó a Gunabad y con el honor extraordinario de los ciudadanos locales entraron en Baydujt. Pero nuevamente las inquinas hacia Su Santidad  no lo dejaron en paz, y los enemigos internos se reunieron y comenzaron la oposición total en Baydujt. Su Santidad en el año 1336 de la hégira lunar (1917 de nuestra era) partió de noche de Gunabad hacia Teherán, y luego a petición de sus fieles se trasladó a Arak (conocido entonces como Sultanabad), y a Kashan que aceptaron su invitación.

Desafortunadamente, en Kashan fue envenenando por las manos de sus enemigos en la madrugada del 15 del mes de Rabi al-Zani del año 1337 de la hégira lunar (1918 de nuestra era), en lo cual los criminales alcanzaron su meta, y Su Santidad sometió su alma al Amado. Su santo cuerpo recibió una escolta gloriosa de fieles y fue llevado al santuario del imamzadeh Hamzeh y sepultado junto a la tumba del honorable Sa’âdat ‘Alîshâh. Su Santidad, en el mes de Rabi al-Zani del año 1329 de la hégira lunar (1911 de nuestra era), había autorizado a su hijo Su Santidad Haŷŷ Shayj Muhammad Hasan para iniciar a los fieles buscadores y de ser el sucesor de la tariqa bajo el título espiritual de Sâlih ‘Alishâh, y en aquel año de 1337 de la hégira, cuando Su Santidad dejó vacía la túnica de orientación, Su Santidad Sâlih ‘Alishâh se sentó en el mimbar de la guía.

Aquellos dignatarios atribuidos al misticismo y al camino espiritual en la época de Su Santidad fueron: Haŷŷ Zaynul-‘Abidin Jan Kirmani de la Escuela Shayjí, Shayj Maŷdul-Asharaf de la Orden Dhahabi, Haŷŷ Mirza ‘Alishâh Agha Shirazi, entre otros.

HADRAT SALIH ‘ALISHAH

El 38° Qutb de los Gnósticos y el virtuoso de los fieles, es el maestro confiable, Su Santidad Haŷŷ Shayj Muhammad Hasan Sâlih ‘Alishâh de la Orden Ni’matullâhî Sultân ‘Alîshâhî. Su Santidad es el hijo y vicerregente de Su Santidad Haŷŷ Mullâ ‘Ali Nûr ‘Alishâh II, y nieto de Su Santidad Haŷŷ Mullâ Sultân ‘Alishâh (que su tumba sea fragante).

Nació el 8 del mes de Dhu’l-haŷŷ del año 1308 de la hégira (1891 de nuestra era), en el pueblo de Baydujt Gunabad, el cual fue el lugar de nacimiento y residencia de su honorable padre y de su abuelo. Hasta el inicio del año 1328 de la hégira lunar (1910 de nuestra era) cuando su honorable abuelo estaba vivo, él estuvo bajo la instrucción de su propio padre y de su abuelo en Baydujt dedicándose al estudio de las ciencias islámicas. Tras el martirio de su querido y noble abuelo, no pasó tanto tiempo que la seducción de los extranjeros y la orientación de los enemigos internos del sufismo, en la que un rebelde insurgente llamado Salarkhan Baluch llegó a Gunabad inesperadamente, y Baydujt el cual era el centro del misticismo fue saqueado y desmantelado, y el honorable Nûr ‘Alishâh II, el padre de Sâlih ‘Alishâh fue encarcelado junto con todos los habitantes del pueblo.

Su Santidad Sâlih ‘Alishâh durante este tiempo, no estaba al alcance de los enemigos y rufianes, y sobre las órdenes de su honorable padre se ocultaba, y fue durante una noche con ropa disfrazada que escapó hacia Teherán. Como resultado de sus acciones y esfuerzo del resto de los fuqara y amigos, su honorable Nûr ‘Alishâh fue liberado de las garras de los enemigos llegando también a Teherán. Padre e hijo se vieron y estaban asimismo encantados. Entonces, Su Santidad con su padre viajaron a Isfahán, y por órdenes de su padre junto con Haŷŷ Mirza Muhammad Bagher Sultani Gunabadi, se dedicó al estudio de las ciencias islámicas en la Escuela Sadr de Isfahán, durante algún tiempo en presencia de los grandes maestros como Akhund Mullâ Muhammad Kashani, Yahangir Khan Qashqaie y otros, donde se dedicó a estudiar las ciencias tradicionales y contemplativas hasta que su honorable padre lo convocó a Teherán. En el mes de Shaban del año 1328 de la hégira lunar (1910 de nuestra era) lo autorizó a dirigir las oraciones rituales de la congregación Ni’matullâhî Sultân ‘Alîshâhî e instruir la letanías a los fuqara. Tras ello, en el mes de Rabi’ath-thani del año 1329 de la hégira lunar (1911 de nuestra era), fue honrado con el título de Sâlih ‘Alishâh para iniciar y guiar a los buscadores de la verdad. En el mes de Ramadhan del año 1330 de la hégira lunar (1912 de nuestra era), fue nombrado sucesor y vicerregente de su honorable padre, y en el mismo año Su Santidad viajó a La Meca para la peregrinación.

Dos años después de este viaje, la Primera Guerra Mundial obligó al mundo hacia el desorden y la confusión. En Gunabad que por algún tiempo se podía tener seguridad y tranquilidad, cambió hacia la inquietud y a la inseguridad. Por lo tanto, Su Santidad Nûr ‘Alishâh, vino a Teherán dejando a su digno hijo para cuidar de los asuntos de la Orden. Y desde Teherán buscando a los fuqara se estableció en Kashan, y en esa ciudad fue envenenado por las manos de los enemigos, El 15 del mes de Rabi al-awwal del año 1337 de la hégira lunar (1918 de nuestra era) murió, y como se dijo, trasladó el trono de su guía y los asuntos de los fieles fuqara a su hijo Su santidad Sâlih ‘Alishâh.

Su Santidad Sâlih ‘Alishâh, en el año de 1337 de la hégira, visitó los Sagrados Santuarios de los Imames de Ahlul-Bayt y luego volvió a casa en Baydujt. En el año 1342 de la hégira lunar (1923 de nuestra era) nuevamente volvió a Teherán y tras cuarenta días regreso a Baydujt, hasta que en el año de 1373 de la hégira lunar (1953 de nuestra era) y debido a una enfermedad grave, se vio obligado a viajar a Teherán y desde Teherán hacia Ginebra para recibir el tratamiento. En el hospital de Ginebra se le confinó en cama y luego de tres meses de tratamiento, cuando se había recuperado relativamente volvió a Irán. Regresó a Baydujt alegre pero se sintió abrumado, aunque la enfermedad original fue curada, las huellas de la enfermedad permanecieron dolorosamente en las piernas y esta flebitis fue problemática para Su Santidad hasta el resto de su vida.

Sin embargo, volvió a hacer un viaje a los Santuarios de los Imames en el año de 1375 de la hégira lunar (1955 de nuestra era), y en el mes de Rayab del año 1380 de la hégira lunar (1960 de nuestra era), realizó la peregrinación menor y visitó la tumba radiante de Rasulullâh (saww) viajando a las ciudades santas de La Meca y Medina. Tras ello, estaba muy frecuentemente sujeto a las condiciones débiles de salud y la enfermedad era gradual y sucesiva, hasta la noche del jueves 9 del mes de Rabi’ath-thani del año 1386 de la hégira lunar (1966 de nuestra era), a las tres y media de la mañana en el momento del inicio de la llamada a las oraciones rituales del fayr, en que su espíritu santo viajó al Mundo Sagrado entristeciendo a la comunidad de los fuqara.

Su Santidad, durante toda su vida, se dedicó a los asuntos de la agricultura y al cultivo, se esforzaba trabajando arduamente en la mejora y desarrollo de la vivienda y construcción, de la agricultura y excavación de canales subterráneos, de los reservorios y el establecimiento de la horticultura. Particularmente, al desarrollo y expansión de la edificación y el patio de la tumba de su honorable abuelo Sultan ‘Alishâh, hizo denodados esfuerzos sinceros dedicando establecer el agua hasta el santuario mediante excavación de canales subterráneos, y durante muchos años sucesivos este esfuerzo logró su objetivo, hasta que finalmente los canales se llenaron de agua saludable y esta agua entró al patio cerca de la tumba en la que ahora fluye y es conocido como el Canal de Salihabad, que por la gracia de Allâh es abundante.

La construcción del cual se puede ver alrededor de la tumba sagrada, es el vasto patio en donde se construyó numerosas habitaciones con hermosos jardines de flores y plantas comestibles para los fuqara durante su estancia de peregrinación a la honorable tumba. Su Santidad solía dedicar su tiempo antes del mediodía para ocuparse de los asuntos agrícolas y por las tardes se reunía con los visitantes fieles fuqara para la enseñanza del Bayan-o-Sa’adah (exégesis del Corán) compilado por Su Santidad Sultan ‘Alishâh.

Su Santidad Sâlih ‘Alishâh, en el mes de Dhul-qadah del año 1379 de la hégira lunar (1959 de nuestra era), designó a su distinguido hijo, Su Santidad Haŷŷ Sultân Husain Tabandeh como su sucesor y vicerregente con el título espiritual Ridha ‘Alishâh, que tras su honorable padre fue confiado a dedicar la guía para los devotos fuqara.

HADRAT RIDHA ‘ALISHAH

El 39° Qutb de la Orden Ni’matullâhî Sultân ‘Alîshâhî, la verdadera autoridad de la fe, el místico del conocimiento divino, el ornamento de los gnósticos y los ojos de los fieles, es Hadrat Haŷŷ Sultân Husayn Tâbandeh Ridhâ ‘Alîshâh, quien fue el hijo y sucesor de Hadrat Haŷŷ Shayj Muhammad Hasan Sâlih ‘Alîshâh y el bisnieto del Sultân ‘Alîshâh (que sus tumbas sean santificadas y fragantes).

Nació el 28 del mes de Dhul-Hiyya del año 1332 de la hégira lunar (1914 de nuestra era), de la generosa y honorable hija de Mollâ Muhammad Sadrul-Ulama. Tras la lactancia y sus días de infancia, se dedicó a aprender a leer y a escribir farsi bajo la atenta mirada de Mollâ Khodadad Khaibargi, luego comenzó a concebir el árabe en Baydujt bajo la instrucción de Mollâ Muhammad Rahmani Nowdahi conocido como Adibi y después de Mollâ Muhammad Ismael Raisul-Ulama, y la ciencia de retórica con Mollâ Muhammad Sadrul-Ulama. Tras ello empezó a estudiar los libros de jurisprudencia como el “Maalim“, “Sharayeh ul-Islam“, “Shar‘hi Lum’ih“, y sobre teosofía y lógica del “Shahr Manzumih” de Mullâ Sadra, bajo la presencia luminosa del gran maestro Su Santidad Sâlih ‘Alîshâh.

En el año 1350 de la hégira lunar (1931 de nuestra era), sobre las indicaciones de su noble padre partió a Isfahán para completar su educación y estudiar el libro de Ibn Sina “Esharat va Ghavanin“, bajo la mirada del Shayj Muhammad Gunabadi, el libro de Mollâ Sadra “Asfar” con el Haŷŷ Shayj Mahmud Mufid, Geometría y Astronomía con el Ayatullah Haŷŷ Rahim Arbab, el libro sobre los principios de jurisprudencia “Farayed al-Usul” con el Haŷŷ Sayyid Morteza Khorasani, y el libro de jurisprudencia “Kafayetul-Usul” con el Ayatullah Sayyid Muhammad Nayafabadi. Obtuvo el permiso para narrar las tradiciones y continúo sus estudios en Isfahán estudiando teosofía y misticismo del “Sharhe Fusus al-Hikam” y otras ciencias islámicas bajo la dirección del Shayj Assadullah Izad Goshasb. Luego de cinco años en Isfahán regresó a Teherán, e ingresó a la “Escuela de Ciencias Intelectuales y Transmisibles”, beneficiándose notablemente de maestros como los profesores Assar y Meskat y del Sayyid Ashtiyani y otros maestros respetados.

Recibió su Beca en Teherán que residió por algún tiempo, retornando finalmente a Baydujt, y bajo la guía y el cuidado de su honorable padre comenzó a ejercer la autodisciplina, la purificación del alma y el refinamiento del espíritu. En el año 1356 de la hégira lunar (1937 de nuestra era), se casó con la honorable hija de ‘Ali Nûr al-Hukama, y en el día séptimo del mes de Dhul-Hayy del año 1364 de la hégira lunar (1945 de nuestra era), el Altísimo le favoreció con un hijo llamado ‘Alî quien era el tercero entre sus vástagos. El segundo hijo de Su Santidad llamado Muhammad nació el 3 del mes de Rabi al-Zani del año 1374 de la hégira lunar (1954 de nuestra era).

En el año 1364 de la hégira lunar (1945 de nuestra era), se dirigió a visitar los Santuarios de los Imames en Iraq, logrando reunirse también con reconocidos jurisconsultos y profesores religiosos, tales como el Ayatullah Sayyid Abul-Hasan Isfahani, Ayatullah Haŷŷ Agha Hasan Ghomi, Haŷŷ Shayj Abdul-Karim Zanjani, Sayyid Habatudin Shahrestani, Haŷŷ Shayj Muhammad Hasan al-Kashif al-Ghitah, y venerados por todos ellos. En el año 1368 de la hégira lunar (1948 de nuestra era) viajó a la noble ciudad de Nayaf tras ser examinado por el Ayatullah al-Kashif al-Kutah, sosteniendo discusiones sobre algunos puntos difíciles de la jurisprudencia, obteniendo una autorización formal para practicar la jurisprudencia del iytihad (esfuerzo de interpretación racional).

Después de haber comprendido plenamente y haberse beneficiado de la peregrinación de los Sagrados Santuarios, en el año 1364 de la hégira lunar (1945 de nuestra era), se dirigió hacia Siria y en Damasco visitó el Santuario de Hadrat Zaynab (as) y a los Sagrados Santuarios del resto de la familia del Profeta Muhammad (saww). Tras visitar las ciudades de Hamas y Halab, fue a Beirut y desde allí hasta Egipto. En El Cairo y Alejandría visitó los centros históricos de las ciencias islámicas, luego fue hasta Palestina y visitó las mezquitas de al-Aqsa y Saghreh. Al retornar por Iraq, visitó el Sagrado Santuario del séptimo Imam Musa ibn ‘Alî al-Kâzim (as) y por vía de la ciudad de Basora regresó a Irán.

Luego de una breve estancia en Qom, visitó el Sagrado Santuario de Hadrat Masumeh (as), reuniéndose también con los juristas islámicos de aquella ciudad. Desde Teherán marchó hacia Gunabad y bajo la instrucción de su honorable padre se inició en la mortificación de la lucha espiritual, la purificación del alma y del corazón, y del refinamiento del espíritu. En el mes de Shaban del año 1369 de la hégira lunar (1949 de nuestra era), logró obtener la autorización para dirigir la oración ritual en congregación e inspirar las letanías orales y la invocación en nombre de su honorable padre. El 11 de Dhul-Qa’dah en el mismo año, fue honrado con el título espiritual de Ridha ‘Alîshâh para guiar y ayudar a los fieles fuqara.

Tras la muerte de su honorable padre Su Santidad Sâlih ‘Alîshâh, y de acuerdo a sus mandatos y voluntad, la sede de la guía, la iluminación y el liderazgo de la Orden gloriosa Ni’matullâhî Sultân ‘Alîshâhî, encontró la elegancia y el adorno con la sagrada presencia de Ridha ‘Alîshâh, que dedicó los asuntos de los fieles fuqara hacia la iluminación e iniciación. Asistió también a los asuntos agrícolas, y completó y expandió el patio del Santuario del Sultân ‘Alishâh en Baydujt. Desarrolló la zona, la excavación, y el recorte de los canales de agua, y construyendo también una amplia habitación para huéspedes con sus propios ingresos y gastos para el alojamiento de los peregrinos al Sagrado Santuario de Baydujt.

En Baydujt, Su Santidad usualmente solía ir al patio del Santuario Sagrado para interpretar el luminoso libro del Bayan Sadeh, escrito y compilado por Su Santidad Sultân ‘Alishâh, con una explicación compresiva que incluso los intelectuales y los ignorantes se beneficiaban de ello, al mismo tiempo, según la ocasión, aconsejaba e instruía los deberes y la moral religiosa. Los viernes por la noche, tras cumplir los deberes religiosos obligatorios, solía narrar el tratado sobre la Salihiyeh. Su Santidad Ridha ‘Alîshâh desafortunadamente durante la madrugada del 11 del mes de Rabi al-Awwal del año 1413 de la hégira lunar (1992 de nuestra era), deja este mundo para unirse con el Altísimo Amado. Su sucesor fue su hijo mayor, Su Santidad Haŷŷ ‘Alî Tâbandeh Mahbûb ‘Alîshâh, cuyo período de guía de los fieles fuqara fue corto de tan sólo cuatro años y algunos meses. El día 6 del mes de  Ramadhan del año 1417 de la hégira lunar (1996 de nuestra era), fue liberado del vínculo corporal y su espíritu sagrado se unió con el Altísimo. Su sucesor fue su gran y honorable tío, Su Santidad Haŷŷ Nûr ‘Alî Tâbandeh Maŷdhûb ‘Alîshâh, el presente Qutb (Polo) y guía espiritual de la gloriosa Orden, la cual es adornada por su presencia.

HADRAT MAHBUB ‘ALISHAH

El 40° Qutb de la Orden Ni’matullâhî Sultân ‘Alîshâhî, es el amado de Allah, la manifestación de los misterios y ornamento de los gnósticos, el místico glorificado del conocimiento divino, Su Santidad Haŷŷ ‘Alî Tâbandeh Mahbûb ‘Alîshâh.

Su Santidad Mahbûb ‘Alîshâh nació el 17 del mes de Dhul-Hiyya del año 1364 (1945 de nuestra era) en Teherán. Asistió a la escuela primaria en Gunabad, y al mismo tiempo percibió los estudios islámicos básicos bajo los eruditos religiosos de la localidad, aunque su primer maestro fue su honorable padre. Se trasladó a Teherán para asistir a la escuela secundaria, luego a Mashhad durante un año en la universidad de la ciudad y completando su educación universitaria en la Universidad de Teherán, donde estudió literatura persa con el profesor Sayyid Ya’far Shahidi con énfasis en los textos sufíes. Su tesis de bachiller se tituló “La vía del sufismo a través de la Literatura de los siglos VI y VII de la hégira lunar.” Durante sus estudios universitarios enseño literatura persa en las escuelas secundarias, y tras graduarse en la universidad, de acuerdo con las instrucciones de la Orden para ejercer una actividad remunerada, comenzó a trabajar como director de relaciones públicas para el Ministerio del Petróleo, donde se empleó hasta el año 1989, cuando se le concedió la jubilación a su solicitud, según con el mandato de su honorable padre. Se casó en el año 1977, y tuvo dos hijos, Reza y Rahmatullah.

Durante todo este período, estuvo bajo la tutela de su noble padre, quien le dio instrucciones antes de su iniciación en la Orden, tales como la manera de observar la oración, el ayuno adicional, lectura diaria del Corán, conservación de la pureza ritual, vigilias, etc. Fue a la edad de sus dieciocho años, antes de ingresar a la universidad de Mashhad, mientras estaba en verano en Gunabad, que le pidió a su abuelo Haŷŷ Muhammad Hasan Salih ‘Alîshâh, entonces Qutb de la Orden, para ser iniciado. Su honorable abuelo le echó una mirada distante que le afectó tanto que después de la habitual sesión de los jueves por la noche, le dijo a su madre lo que había pasado y le pidió que interviniera en su nombre. Ella se dirigió a su noble suegro, quien le respondió que no era el momento adecuado, porque era demasiado joven y su padre estaba enfermo en Mashhad.

Durante el año de estudios en Mashhad, Su Santidad ‘Alî Tâbandeh hizo viajes frecuentes a Gunabad para pedir la iniciación y cada vez lo reprendían. Al siguiente verano, le pidió al Haŷŷ Shayj Sayyid Hibbatullah Yazbi que intercediera, a quien el Qutb le respondió con silencio. En este punto, el joven aspirante decidió que dejaría de hacer solicitudes. Al mediodía siguiente, cuando Su Santidad Sâlih ‘Alîshâh fue hacer la ablución, vio a su nieto, quien no le dijo nada. ¿Por qué no dices algo? –le preguntó su honorable abuelo. Esta sentencia movió al joven tan profundamente que cayó en lágrimas a los pies de su abuelo desmayándose. Cuando llegó a casa, se encontró en compañía de su madre y de su abuela quienes lloraban con profunda emoción que marcaba las horas antes de su iniciación, que tuvo lugar en la noche. Tanto su honorable padre y el Shayj Yazbi fueron invitados por el Qutb para estar presentes en la sala de la iniciación.

Después de su iniciación, se trasladó a Teherán para continuar sus estudios universitarios, y fue puesto a cargo del Shayj Yazbi para la instrucción de los estudios islámicos y el camino espiritual. Tras graduarse en la universidad, su noble padre ordenó al Shayj Yazbi que le proporcionara más instrucciones en las ciencias religiosas y en la disciplina espiritual. El Shayj Yazbi murió en el año 1985, y hasta ese momento él estaba bajo su dirección.

En el año de 1386 de la hégira lunar (1966 de nuestra era), Su Santidad hizo su peregrinación obligatoria, y en los años siguientes tuvo la bendición de hacer otras peregrinaciones a La Meca. En ese año su honorable abuelo falleció, y con la sucesión de su padre a la posición de Qutb, su instrucción espiritual se hizo más fuerte. Tras quince años de intensa disciplina espiritual, su noble padre tuvo la intención de darle permiso para dirigir las oraciones de la congregación, pero el Qutb dudó hasta que en un sueño le dijo a su padre, Su Santidad Salih ‘Alîshâh, que concediera el permiso a su nieto. En el sueño, estaban en la sesión asidua, y Su Santidad Salih ‘Alîshâh preguntó dónde estaba ‘Ali. Le llamaron y Su Santidad Salih ‘Alîshâh le dio un manto a su nieto y le dijo que dirigiera la oración, y que orarían detrás de él.

Cuatro años más tarde, en el mes de Ramadhan del año 1405 de la hégira lunar (1985 de nuestra era), fue autorizado por su honorable padre como shayj, para servir a través de la orientación e iniciación de los novicios fuqara.

Después de su nombramiento como Shayj comenzó a ocuparse de los asuntos de los fieles fuqara. Empezó a visitar varias ciudades tanto dentro de Irán como fuera, con el propósito de guiar a los fuqara y buscadores del camino, hasta que gradualmente alcanzó la capacidad de servir como vicerregente de su noble padre. En una carta al Shayj Yazbi, Su Santidad Ridha ‘Alîshâh menciona su decisión sobre la situación de su hijo. Su padre estaba temeroso de nombrarlo como su sucesor nominado. Una noche, en Cachemira (India), Su Santidad Ridha ‘Alîshâh tuvo un sueño en el cual vio a su padre Su Santidad Sâlih ‘Alîshâh, preguntándole por qué no escribía el decreto para nominar a su hijo como su sucesor. En el sueño Su Santidad Ridha ‘Alîshâh respondió que tal vez algunos se opondrían a él y peligre su vida. Su Santidad Sâlih ‘Alîshâh respondió que Allâh, los Imames Inmaculados (as) y los awliya’ lo preservarán. Este sueño fue como una inspiración, pero aun así vaciló. Así que decidió hacer la istijarah (consulta coránica) con el Sagrado Libro y leyó el siguiente versículo: «Y dijo el rey: ¡Traedlo a mí y le haré libre! Y cuando habló con él le dijo: En verdad, hoy has encontrado entre nosotros un puesto de honor y de confianza» (Suratu Yusuf 12 ayat 54). Así, tras las inspiraciones del corazón y las reafirmaciones divinas, Su Santidad escribió el decreto para que su hijo fuera su sucesor en el día de Id al-Ghadir del año 1406 de la hégira lunar (1986 de nuestra era).

Su Santidad Mahbûb ‘Alîshâh observó las reglas de la shari’ah con precisión, a pesar de que era un maŷdhub-e salik, significando que exige una atención completa al amor de Allâh más que los aspectos externos de la religión, como sucedió con el Profeta Jesús en contraste con el Profeta Moisés. En las sesiones, solía recordar a los fieles fuqara la necesidad de combinar los ahkam (mandatos) de la shari’ah con las adab (conductas) de la tariqah, y también los enfatizaba en sus proclamas. Sin embargo, el tema principal de sus discursos en las sesiones con los fuqara fue el amor. Ejemplo de ello, era cuando hablaba de la tragedia de Karbala, hacía hincapié que el Imam Husayn (as) era la manifestación más exaltada del amor, y cuando comentaba el Corán, por lo general hablaba de la historia del amor entre el Profeta José y Zulayka.

Se preocupaba por los problemas de los fuqara, y los visitaba a menudo en sus hogares, incluso después de la oración del fayr. De acuerdo con el decreto de su padre, siempre trató de mantener la bandera del Faqr. Le gustaba también estudiar las obras de los sufíes, escribiendo libros y dictando charlas en las sesiones, y en ocasiones como los servicios conmemorativos de Ashura por el martirio del Imam Husayn (as), algunos de los cuales han sido publicados.

Su Santidad presentía que su vida no duraría mucho, que al comienzo mismo de su vicerregencia, nombró a su tío, Haŷŷ Nûr ‘Alî Tâbandeh para ser su sucesor, con el título espiritual de Maŷdhub ‘Alîshâh.  Haŷŷ Nûr ‘Alî Tâbandeh era conocido por ser avanzado tanto en el aspecto exterior como en el interior del camino espiritual, y consultaba constantemente con su honorable padre. Por lo tanto, Su Santidad escribió el decreto de nombramiento al cuadragésimo día tras la muerte de Su Santidad Ridha ‘Alîshâh, aunque no lo hizo público en ese momento.

A principios del invierno del año 1996, debido a una enfermedad y a petición de los fuqara, viajó a Alemania para que reciba tratamiento. Este viaje duró tres semanas, y en la última reunión con los fieles fuqara en Alemania se despidió de ellos de una manera extraña, lo que parecía significar su salida de Alemania y el retorno a Irán, pero realmente significaba mucho más.

Regresó a Teherán antes del comienzo de Ramadhan. En la última sesión del viernes por la mañana antes del mes de ayuno, dijo a los fuqara: “Este es el último viernes que vengo a la sesión.” Aquellos presentes pensaron que se refería al hecho de aquellas sesiones no citadas de los viernes por la mañana durante el mes de Ramadhan. Unas pocas semanas antes de su muerte, entregó un sobre sellado a uno de los fuqara que se abriría en caso de morir. El sobre contenía seis telegramas con instrucciones de que fueran enviados a sus shayjs, en los cuales les informa de su muerte, diciéndoles que renueven sus pactos con Su Santidad Maŷdhub ‘Alîshâh.

Su Santidad Haŷŷ ‘Alî Tâbandeh era un maŷdhub-e salik, por el cual su título espiritual en la tariqah fue Mahbûb ‘Alîshâh. El amado maestro  de la Orden Ni’matullâhî Sultân ‘Alîshâhî falleció el día 6 del mes de Ramadhan del año 1417 de la hégira lunar (1997 de nuestra era) y fue enterrado junto a su honorable padre en Gunabad, de acuerdo con su última voluntad y testamento.

SU SANTIDAD QUTB MAYDHUB ‘ALISHAH

El 41 Qutb de la Orden Ni’matullâhî Sultân ‘Alîshâhî es el guía líder hacia la Shari’ah y a la Tariqah, quien ha alcanzado la cumbre del gnosticismo y la aniquilación, quien es el admitido de los Santos de Allâh, nuestro gran y digno maestro Haŷŷ Nûr ‘Alî Tâbandeh Maŷdhub ‘Alîshâh, el honorable hijo de Su Santidad, el Polo de todos los gnósticos, Sâlih ‘Alîshâh (que su tumba sea perfumada), puso el pie en la arena de la existencia un día 17 del mes de Rabi al-Zani del año de 1346 de la hégira lunar (1927 de nuestra era), coincidiendo con la misma fecha del nacimiento de Su Santidad Nûr ‘Alîshâh II.

Tras el paso de la edad adolescente, y recibiendo la instrucción bajo la atenta mirada de su honorable padre en Baydujt, Su Santidad concibió los principios de las ciencias islámicas, la astronomía tradicional y la astronomía moderna. Más tarde en Teherán adquiere un diploma de primer grado en Literatura, y un año más tarde obtiene un diploma en Ciencias Naturales en la Escuela Preparatoria de Ciencias en Teherán.

Ingresó a la facultad de derecho de la Universidad de Teherán y obtuvo la licenciatura en Derecho Jurídico, simultáneamente participó en el estudio y la investigación sobre las ciencias islámicas, especialmente la jurisprudencia religiosa y sus principios al lado del maestro Su Santidad Ridha ‘Alîshâh. Solía asistir a las clases de los grandes maestros como Shahabi, Sayyid Muhammad Mashkat y Shayj Muhammad Sangalayi, al mismo tiempo que se empleaba en el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Luego fue trasladado al Ministerio de Justicia y fue asignado como Jefe de la Oficina de los Tribunales de Teherán, posteriormente como asesor de los tribunales de la provincia de Teherán. Años después, bajo la guía de su noble padre Su Santidad Sâlih ‘Alîshâh accedió al camino del viaje místico, no obstante para finalizar su educación partió a Francia. Cinco años más tarde, finalizó su educación francesa obteniendo un doctorado en el campo jurídico, volviendo a Irán y seguir ocupándose en el Ministerio de Justicia.

Durante algunos viajes a Europa, se reunió asiduamente con Henry Corbin, el conocido orientalista francés, quien estaba muy interesado en las enseñanzas y métodos del Sultân ‘Alishâh e inició un estudio con el profesor francés sobre el tema del sufismo. Posteriormente y en paralelo a sus estudios, recibió una beca del gobierno francés, asistiendo a París para estudiar derecho judicial, participando en la investigación en el Instituto Internacional de Gestión, obteniendo éxito y un diploma sobre dicha materia.

Tras su jubilación, se ocupó como abogado, estudiando e investigando en París. Después de la Revolución Islámica en Irán, durante algún tiempo fue director de asistencia para el Ministerio de Orientación y un miembro del Consejo de Administración de la Organización del Haŷŷ (peregrinación). Posteriormente fue nombrado subdirector del Ministerio de Justicia, renunciando más tarde por su propia voluntad.

Durante todos los años de su ocupación laboral, fue muy conocido especialmente entre sus compañeros de trabajo por su fidelidad y solidez en su conducta, por la precisión de sus palabras, y el respeto a la ley y su ejecución. Su actitud de pensamiento liberal y sus actividades al respecto, lo hicieron prisionero aproximadamente durante dos años y medio, y estuvo confinado a la soledad.

El 11 del mes de Rabi al-Awwal del año 1413 de la hégira lunar (1992 de nuestra era), fue permitido la autorización en su nombre para dirigir las oraciones congregacionales por Su Santidad Mahbûb ‘Alishâh. El 9 del mes de Rabi al-Zani del mismo año, coincidiendo con la conmemoración de la muerte de Su Santidad Sâlih ‘Alishâh, se emitió un decreto para la guía bajo el título espiritual de Maŷdhub ‘Alîshâh, y el día 22 del mes de Rabi al-Zani del año 1413 de la hégira lunar, correspondiendo con el cuadragésimo año del fallecimiento de Su Santidad Ridha ‘Alishâh, un decreto fue publicado como el sucesor de Su Santidad. El día 6 del mes de Ramadhan del año 1417 de la hégira lunar (1996), tras la muerte de Su Santidad Mahbûb ‘Alishâh, se hizo a cargo oficialmente a Su Santidad Maŷdhub ‘Alîshâh para guiar a los fieles fuqara, que desde entonces es el Qutb de la Orden Ni’matullâhî Sultân ‘Alîshâhî hoy en día.


Anuncios
Relacionados

Shiismo y sufismo

Artículos - 15/03/2012

La tradición gnóstica del Viaje Celestial

Artículos - 05/12/2016

La renovada Orden Nimatullahi Sultan Alishahi Gunabadi en Irán

Artículos - 16/12/2016


play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/113302-breve_biografia_de_los_qutbs_de_la_orden_nimatullahi_sultan_alishahi.html