webislam

Viernes 19 Julio 2019 | Al-Yuma 16 Dhul-Qaadah 1440
696 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

El cura verdugo de Ocaña y el cortador de cabezas de Alepo

No se debe confundir la religión con los delitos de dos verdugos psicópatas o fanáticos

11/11/2016 - Autor: Ángel Álvarez Hernández - Fuente: Webislam
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


El Padre Rodríguez con los presos de Ocaña.

Hay dos historias paralelas que se funden en la distancia. La historia de dos verdugos sin alma que vivieron iluminados por una espúrea y criminal idea de Dios. El primero se decía cristiano y el segundo se decía musulmán, pero ninguno de los dos eran inocentes, ni conocían la fe que decían practicar. Dos almas gemelas llenas de fanatismo y separadas por 70 años de distancia, pero que se alimentaban del mismo odio destructor y de la misma crueldad sádica.

Cuando terminó la guerra civil española, en el penal de Ocaña, se concentraban prisioneros y presos políticos republicanos, que eran fusilados y torturados, todos los días. El que se encargaba, por decisión propia, de dar el tiro de gracia a estos pobres desdichados, era el cura del presidio, el Padre Rodríguez, que previamente los había confesado y absuelto de sus pecados.

La mayoría de las veces, el Padre Rodríguez les disparaba un tiro en la nuca para rematarlo, con su pistola star, y otras veces los golpeaba con un martillo en la cabeza.

Este asesino de masas, ejecutó a cientos de personas que, después de ser fusiladas, conservaban todavía un aliento de vida, y los presos le escribieron un poema en el que decían:

Muy de mañana, aún de noche,
Antes de tocar diana,
Como presagio funesto
Cruzó el patio la sotana.
¡Más negro, más, que la noche
Menos negro que su alma
El cura verdugo de Ocaña!

Addurahman, alias Kokito, era conocido como el cortador de cabezas de Alepo, aunque cortó cabezas por toda Siria y cometió otros muchos crímenes. Kokito se sentía orgulloso de su trabajo de verdugo y grababa en video sus decapitaciones para difundirlas por internet, igual que si fuera un idolatrado cantante de rap, mostrando al mundo su arte para degollar a personas indefensas. Kokito, debutó como matarife en 2012, con un video que subió a Youtube, en el que aparecía, distante y seguro de sí mismo, leyendo el Corán al lado de un muerto desangrado, y desde entonces sus videos snuff no dejaron de hacerse famosos en las redes sociales, entre gente morbosa, desequilibrados y adolescentes con acné.

Dos monstruos y un solo amor, la muerte, por eso Kokito le regaló a su prometida como dote, un cinturón de explosivos, y los presos de Ocaña le recitaban al Padre Rodríguez:

Diecisiete disparos taladraron la mañana
Y fueron en nuestros pechos
Otras tantas puñaladas.
Los pájaros lugareños
Que sus plumas alisaban,
Se escondieron en los nidos
Suspendiendo su alborada.
La Luna lo veía y se tapaba
Por no fijar su mirada
En el libro, en la cruz
Y en la “star” ya descargada.
¡Más negro, más, que la noche
Menos negro que su alma

El Padre Rodríguez participaba en los interrogatorios dándoles palizas a los presos y el día en que los iban a fusilar les decía:

“¡Valor, hijos míos, que así Dios lo manda!”

Kokito, tapaba su sucia y mezquina conciencia, si la tenía, diciendo:

"La degollación está permitida en el islam. Allah nos ha permitido y autorizado degollar a una cierta categoría de individuos como los apóstatas y los traidores".

Cualquier parecido con una espiritualidad sana sería un error. Kokito y el Padre Rodríguez no conocieron mas fe que la de su propia soberbia y su locura. Kokito, podría haber sido un digno monaguillo del Padre Rodríguez, y el Padre Rodríguez podría ver en Kokito a un digno sucesor suyo, al hijo fiel que nunca tuvo y que seguramente hubiera deseado tener.

Solo Dios sabe quién irá al Infierno, la Yahannam y quién ira al Paraíso, la Yanna. Solo Dios sabe quien comerá el fruto amargo del albor que crece en la Yahannam. Quizás Kokito y el Padre Rodríguez se den cita en el infierno y quizás el recuerdo de sus víctimas les busque y les señale, con sus cuerpos torturados, desmembrados, rotos y ensangrentados. Quizás en el infierno ambos vivan atados al fuego eterno por sus crímenes, reviviendo a cada instante el horror que ellos mismos crearon, sin poder librarse de las voces y el llanto de los muertos, que quizás corran detrás de ellos en sus pesadillas sin que puedan escapar.

No se debe confundir la religión con los delitos de dos verdugos psicópatas o fanáticos. De dos cobardes que escondidos en su miseria no dejaron de amar a la muerte.

Enlaces

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/112144-el_cura_verdugo_de_ocana_y_el_cortador_de_cabezas_de_alepo.html