webislam

Sabado 4 Julio 2020 | As-Sabat 13 Dhul-Qaadah 1441
2154 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

¡Trump ya ganó!

En Estados Unidos se desarrolla la campaña más ruin y degenerada de los últimos tiempos

07/11/2016 - Autor: Carlos de Urabá - Fuente: Envío público a Webislam
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Campaña electoral en Estados Unidos: Donald Trump vs Hillary Clinton
Campaña electoral en Estados Unidos: Donald Trump vs Hillary Clinton

Astutamente el multimillonario republicano ha utilizado la candidatura a la presidencia de EE.UU para promocionarse no sólo a nivel nacional sino también mundial. Los diarios, las televisiones, la radio, las redes sociales, Twitter, WhatsApp, la prensa, las revistas del mundo entero solo hablan de este un tipo de carácter bronco e irreverente que tiene contra las cuerdas al “establishment”.

“Truhán, mentiroso e hipócrita”, así le califican al magnate muchos de sus detractores mientras él se sonríe socarrón. Dios apuesta por Trump. Un revolucionario capitalista cuya fortuna se calcula en toneladas de millones de dólares.

Por su personalidad extrovertida y desquiciada se ha ganado la antipatía de millones pero también el respaldo de otros tantos millones. La crisis económica ha dejado hondas heridas sociales tras ocho años de obamismo. El más grande charlatán,  megalómano y ególatra encarna a la perfección su papel de encantador de serpientes. Con todo su poderío el majadero se alza altivo en el trono de oro en el que lo endiosan.

Trump es implacable con las razas inferiores: mexicanos, chicanos, hispanos, latinos  indios malolientes, árabes “terroristas” que se atreven a poner en tela de juicio la supremacía anglo-aria-caucásica. Hay que preservar la pureza racial de esos seres rubios de ojos azules y metro noventa de estatura que han conquistado y sometido los cinco continentes. Es intolerable que un mulato cuarterón como Obama sea el inquilino de la Casa Blanca.

“El ogro del Ku Klux Klan” está decidido a levantar un muro de separación en la frontera entre EE.UU y México para frenar la invasión de los Pieles Rojas que amenazan la soberanía patria. Que vuelva el Séptimo de Caballería para que haga el trabajo sucio –La población inmigrante es como una plaga de langostas que se reproducen desmesuradamente y pronto serán mayoritarios. La batalla demográfica está a punto de estallar. Igual que en la época del far west es necesario domar esos forajidos, delincuentes, narcotraficantes, émulos del chapo Guzmán que vienen a (paradójicamente mano de obra barata también que ha sabido explotar en sus empresas para elevar la plusvalía) demoler los cimientos del imperio.

La propaganda multiplica por los medios de comunicación: "¡Trump, Trump, Trump! ¡Make America Great Again!" hasta en la sopa. El verdadero objetivo de este magnate es elevar a la enésima potencia el nivel de ganancias de sus empresas.

El máximo peligro para USA (y la humanidad) -según Trump- son los musulmanes. A estos habría  que expulsarlos en masa de la tierra prometida pues no se sabe en qué momento el alacrán te clava al aguijón. De ahí que sea un admirador de la política de exterminio que aplica su amiguito Putin en  Siria– Putin le ha enviado mensajes de apoyo: “Súper Trump, ánimo muchacho que eres uno de los nuestros”.

La yihad pronto no solo será musulmana sino también latina, y hasta negra pues esas razas se van a aliar con el propósito de destruir a EE.UU”. Él sabe utilizar la estrategia del miedo, del terror que es la mejor táctica para recoger una inmensa cosecha de votos. Este gánster es el nuevo héroe de la clase media norteamericana. El as escondido debajo de la manga de la ultraderecha USA. Es un narcisista admirador de Mussolini y de Hitler. No se cansa de repetir que si gana repartirá armas entre todos los ciudadanos para que se defiendan de la amenaza terrorista. Energúmeno y psicológicamente desequilibrado según los siquiatras. “No es un loco, es un verdadero patriota”- responden sus incondicionales.

Es común en Hollywood para explotar el sentimentalismo crear un protagonista de las películas pobre; un latino o un negro. Pero ahora el argumento es totalmente inusual: se sublima al triunfador, el patrón capitalista. Trump a pesar de su baja formación y casi nulo nivel cultural con mucha caradura y arrogancia sabe que la mejor defensa es el ataque. Lo acusan de abusador y hasta de violar mujeres y él responde altanero sin inmutarse: “Ellas me aman. El culo, las tetas, la vaginas la ha hecho Dios para algo”. “Las que me odian son las más cerdas, gordas y feas”. El organizador del concurso de belleza Miss Universo ha afirmado sin ruborizarse: “Si pudiera yo saldría hasta con mi propia hija”.

“EE.UU está en decadencia por culpa de los negros, de los latinos (la mejor reserva de trabajadores domésticos) o de los árabes. Se tiene que hacer una limpieza a fondo si se quiere iniciar un renacimiento”, profiere el aspirante a la Casa Blanca.

El reconocido y confeso racista se ha autoproclamado el redentor de la América blanca anglosajona y contra viento y marea sigue en la brega. Incluso tras haber sido defenestrado por su propio partido republicano. El muy soberbio no tiene ningún reparo en disparar a quemarropa improperios y groserías contra sus contrincantes.

Su rival Hillary lleva marcado en su frente ese humillante estigma de cornuda y apaleada. Y todo por culpa de los devaneos sexuales de su marido el expresidente Bill Clinton. Esto es algo que nos deja estupefactos. El Partido Demócrata presenta a una mujer sumisa y tolerante con el adulterio, una mujer que se deja pisotear por un macho. Algo que contradice los ideales feministas que ha defendido históricamente. ¿Dónde quedan los derechos de la mujer y su lucha por la emancipación? Al Parecer a Hillary poco le importa  compartir su cama con otras damiselas y barraganas. “Si Hillary no es capaz de satisfacer a Bill, que le hace pensar que pueda satisfacer a los americanos” –Trump le lanza un misil a bocajarro.

En esta campaña no existe ni la ética ni la moral ni mucho menos la honra pues lo único que interesa a los candidatos es alcanzar el poder. El uno por convertirse en el patrón más poderoso del universo; y la otra por convertirse en la primera presidenta de los EE.UU. Y harán lo imposible por conseguirlo aunque tengan que venderle el alma al diablo. Así es como funciona este decadente sistema que pisotea sin clemencia la dignidad humana. Jamás había caído tan bajo la clase política; esto es algo sucio, apestoso, que revuelve las tripas. Trump es el becerro de oro ante el que adoran sus más fanáticos seguidores. El misógino y machista se alza cual estrella fulgurante del firmamento. Ya ha ganado la partida aunque el veredicto de las urnas le otorgue la victoria a la cornuda de Hillary.

Rusia, el principal rival del imperio yanqui, le está ganando la partida. En Ucrania ha  devorado la península de Crimea donde ha instalado las baterías de misiles con cabezas nucleares que apuntan directamente a las bases de la OTAN.  En Siria la diplomacia norteamericana ha sido sigilosamente engatusada por el maquiavélico Rasputín ruso interesado en expandir su poderío por Oriente Medio y el Mediterráneo Oriental. Y Barak Obama débil y timorato no ha sabido reaccionar a tiempo y ha caído en la trampa. 

Los gringos necesitan un tipo fuerte y enérgico, es decir, un macho que dé un puñetazo encima de la mesa y diga basta. Es urgente la recuperación económica porque el poder adquisitivo de la clase media se ha ido a pique. La crisis social no admite atajos ni soluciones temporales. La mayoría de los ciudadanos mantienen su poder adquisitivo gracias a los préstamos que piden a los bancos y cuyos intereses tendrán que pagar de por vida. En EE.UU todo el mundo está endeudado o empeñado pues prefieren pagar a crédito con tal de mantener su estatus incólume aunque tengan que esclavizarse y trabajar a destajo horas extras incluidas. Esta es una sociedad de consumo complemente macdonalizada dispuesta a devorar la basura que le echen. Pero ¿qué dirán esos 40 millones de miserables excluidos del gran banquete capitalista?

Los anglosajones se sienten agredidos e intimidados por la invasión de inmigrantes ilegales y clandestinos. EE.UU ha perdido su esencia y su pureza racial. Donald Trump es el sheriff  bravucón que desenfunda los pistolones y viene a poner orden en el condado. Aunque sea un defraudador de impuestos, un acosador, un abusador de mujeres, aunque explote a sus empleados y obreros, él encarna ese espíritu de superación que es el ejemplo a seguir por todo aquel que quiera hacer realidad el sueño americano. Dios lo ha elegido y los pastores más reaccionarios están unidos en cadena de oración para que se cumplan las profecías de las Escrituras. Los esclavos del capitalismo aman al amo triunfador y no les importaría ser crucificados en su nombre.  Sus incondicionales son capaces de votarle aunque se convirtiera en un asesino en serie. En este sistema de la eterna competitividad neoliberal hay que aplastar a los rivales con tal de alcanzar la gloria. Sin escrúpulos a los más débiles, a los fracasados sólo les espera una fosa común en el cementerio. Así son de crueles los postulados filosóficos capitalistas. “No es un loco, es un patriota”. “Si fuera pobre ya estaría en la cárcel, pero como es un ricachón, ¡arriba Trump!”

En USA se desarrolla la campaña más ruin y degenerada de los últimos tiempos. Un demoniaco vudú con un alto nivel de perversión y obscenidad.  Hay que echar toda la leña al fuego: corrupción, amantes, adulterios, drogas, violaciones, prevaricación, espionaje, escuchas telefónicas, WikiLeaks. Todo es válido con tal de desacreditar al rival.

Los correos electrónicos que enviaba Hillary mientras era Secretaria de Estado revelan  que ha puesto en peligro la seguridad de los EE.UU. El magnate le ha dicho en vivo y en directo que va a meterla en la cárcel por tan irresponsable proceder. Esos correos con información clasificada y confidencial  (en su cuenta personal) podrían ser usados por potencias enemigas. Mientras tanto Rusia provoca ciberataques con el propósito de desestabilizar la justa electoral. Una extraña coincidencia que deja entrever una inquietante conspiración.

EE.UU necesita reactivar su industria, sus exportaciones y conseguir así un balance comercial favorable. “el calentamiento global fue creado por y para los chinos con el fin de que la producción de Estados Unidos no sea competitiva”.  Hay que apretar el acelerador y poner en marcha la maquinaria industrial y tecnológica. El  nivel de vida de los americanos debe mantenerse a costa de la pobreza y la miseria del resto del planeta. (La mano de obra barata interna también que ha sabido explotar para elevar la plusvalía). Que se acabe con la Reserva Federal, hay que renegociar los Tratados de Libre Comercio y preparar a los soldados para una larga guerra.

“Hillary está enferma, se desmaya y no está capacitada para ocupar la presidencia”.  “Hillary es un títere de las petromonarquías árabes donde una mujer no vale un céntimo”.

Hay que elegir como heredero de tío Tom Obama entre el ogro racista del Ku Klux Klan o la cornuda y apaleada de Hillary. Este un enigma que no se va a resolver hasta que se contabilice la última papeleta de las urnas -según las encuestas publicadas existe un estremecedor empate técnico-. Las espadas están en alto. El voto oculto y la abstención decidirá quién será el próximo emperador (a) del imperio más grande del universo.

Carlos de Urabá 2016
*Las opiniones del autor no necesariamente coinciden con las de Webislam

Anuncios
Relacionados

A mi hijo le pondré Donald

Artículos - 14/11/2016

EAU: Rumbo a la democracia

Artículos - 19/12/2005

Ideologías y políticas hegemónicas

Artículos - 20/06/2008



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/112131-trump_ya_gano.html