webislam

Miercoles 20 Noviembre 2019 | Al-Arbia 22 Rabi al-Auwal 1441
1210 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Poemas arábigoandaluces

Analectas de los mejores poemas de Al Ándalus de los siglos VIII al XIII

26/09/2016 - Autor: Dr. Juan-Alberto Kurz - Fuente: Revista de Occidente, XXI, 62. 1928
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Escena pictórica de la época
Escena pictórica de la época

POEMAS ARÁBIGOANDALUCES

Justificación

Cuando se siente en Europa un soterrado pero creciente desprecio, si no odio, hacia el Islam, te preguntas que es lo que está sucediendo. Nosotros no éramos así: el muro de Berlín era escarnio y vergüenza ajena, los líderes comunistas orientales títeres de Moscú unos asesinos... Ahora hay muros, alambradas por toda Europa. La religión musulmana es odiada y asimilada a unos ateos engendros del infierno. Los musulmanes y cristianos que huyen del horror son estigmatizados – al menos los musulmanes – como terroristas en potencia, hombres, mujeres, niños, bebés incluso y se les abandona como apestados en campos rodeados de alambradas.

No voy a decir qué es el Islam en verdad. Quienes lean estas líneas lo conocen sobradamente, lo llevan en su corazón. Sólo quiero contribuir a que, Dios lo quiera, se conozca un poco el esplendor de la cultura musulmana en mi país, España -Al Ándalus durante los seiscientos años que coexistimos en paz todos-.

Me gustaría dar a conocer en esta edición de Webislam y en sucesivas algunas analectas de los mejores poemas de Al Ándalus de los siglos VIII al XIII.

Prólogo

Emilio García Gómez (1928)

En el año 1928 el ilustre arabista español Emilio García Gómez publicó en la Revista de Occidente (XXI, nº 64) un artículo sumamente interesante sobre la copia de un manuscrito que, para traducir y editar en España, le ofreció en Egipto el notable Ahmed Zeki Bajá. Es –al decir de nuestro estudioso- un precioso manuscrito de poetas arábigoandaluces, desconocido y único, conservado en la rica librería de uno de los palacios del sultán mameluco el Guri.

El texto de la introducción a la selección de poemas andaluces es muy interesante, de manera que expurgándolo de cuestiones técnicas y filológicas, voy a copiarlo  brevemente aquí:

“Leyéndolo me sentía verdaderamente en Oriente –ya puro sólo en los libros– y podía imaginarme con facilidad la vida en la Andalucía medieval.

La obra se titula, de acuerdo con el estilo hiperbólico con que rotulan los árabes sus producciones, Libro de las banderas de los campeones y de los estandartes de los selectos. Su autor es el célebre Abulhasan Alí ben Musa ben Abdelmélic, nacido en Alcalá la Real, cerca de Granada en los primeros años del siglo XIII. Era un mestizo del Oriente y del Occidente. En su mismo carácter de letra –en la Biblioteca Nacional del Cairo se conserva otra obra suya, autógrafa– se mezclan gallardamente, al resuelto trazado oriental, no pocos resabios magrebíes. La principal ocupación de toda su vida fue recoger por todo el mundo musulmán cuantos textos poéticos alcanzaban justa celebridad.

Tan copiosos materiales se apretaron después en numerosas antologías, que son fuente importante en la historia de la literatura arábiga. Hizo -a más de otras pequeñas– don grandes antologías, dedicada una al Oriente y otra al Occidente. De tanta práctica en la composición de analectas debieron de salir éstas, dedicadas exclusivamente al Occidente y desconocidas hasta ahora.

Abensaid –su nombre de familia– confiesa ser de gustos difíciles. Aunque en general en toda la poesía árabe hay una verdadera pasión por la búsqueda de raras metáforas, ésta está exacerbada en Abensaid. En realidad, esta antología como todas las suyas, es una colección de frases felices con arreglo al gusto oriental... Encontramos con frecuencia la metáfora peregrina y espléndida: la barca es una pupila que mira al cielo, rodeada por las pestañas de los remos; la noria es el amante abandonado que da vueltas en el lugar de las antiguas citas, llorando tanto que, insuficientes los lagrimales, los costados se le estallan como párpados, para dar paso al llanto, el lunar de la mejilla es un jardinero negro en un jardín de rosas; el surtidos apedrea el suelo con estrellas errantes que saltan como acróbatas. Y a través de esta retórica complicada y lujosa –zarabanda de soles, lunas y Pléyades; amontonamiento de materias duras y brillantes: perla, topacio, cornalina- entrevemos la vida de la Andalucía musulmana, en las fiestas báquicas, donde se describe lo infinitamente pequeño –las burbujas de vino– hasta la embriaguez del escanciador, a quien “el temblor del vino no dejó mano, ni la vejación del curvarse para llenar los vasos, cadera”; en las escenas amorosas, vistas al ralentí de los largos versos monorrimos; entre las flores y los frutos –alhelí, rosa, nenúfar, nuez, berenjena, alcachofa- o los menudos objetos –espejo, tintero, cota de mallas, cazoleta de incienso– de que nos dan los poetas traducciones poéticas, en especie de adivinanzas al revés ¡Admirable mundo ideal, que comprende desde la reminiscencia de las cosas del lejano desierto, como el abrevadero o el camello, hasta las cosas que están delante de los ojos, como cuando los poetas valencianos nos hablan de la noria o de la naranja!

Proverbial es la dificultad de la poesía árabe: la complejidad de los metros, la opulencia del léxico, en el que los curiosos han contado a veces las palabras que designan el vino, la espada, el león o el ruiseñor, la riqueza de alusiones, el artificio de la máquina metafórica, el boato gongorino; eso sin contar las contorsiones del anagrama o del acróstico y el empleo del tadmin o la intercalación de los versos de otros poetas. Es una lengua distinta de la habitual en prosa. Aún en estas sencillas composiciones me he visto precisado a desmontar las metáforas y a usar de perífrasis para hacer inteligibles en castellano los versos. ¡Qué lejos quedan del original las versiones! No pueden presentar otro valor que el puramente informativo: hacernos ver, siquiera sea de lejos, lo que era la poesía arábigoandaluza en los siglos X al XIII. Bastante, sin embargo, si es verdad la sentencia de la antigua retórica, de que a veces unos cuantos versos muestran mejor el alma de un pueblo que largas páginas de historia.

Si algún mérito pueden tener estas versiones es el de su novedad, que es a la par su peligro. Sólo dos o tres han sido traducidas, en ensayos infelices, al castellano; en España toda la poesía árabe es –puede decirse completamente nueva-.

En aras de la brevedad voy a dar a conocer hoy el primer poema seleccionado por E. García Gómez. Es del sevillano Abuáhmed ben Hayún, que vivió en tiempos del sultán almohade Yúsuf ben Abdelmúmen (1152 – 1184)

La bella de los lunares

Era tan blanca, que la juzgarías una perla que se fundía, o estaba a punto de fundirse, con sólo nombrarla.
Pero tenía las dos mejillas – blancas como alcanfor – puntuadas de almizcle. ¡Encerraba toda la verdad y algo más!
Una vez que sus lunares se hubieron metido en mi corazón, tan hondo como yo me sé, le dije:
“¿Es que toda esa blancura representa todos tus favores, y esos puntos negros algunos de tus desdenes?”
Me contestó: “Mi padre es escribano de los reyes y, cuando me he acercado a él para demostrarle mi amor filial,
“temió que descubriese el secreto de lo que escribía y sacudió la pluma, rociándome el rostro de tinta.”

--------------------

Téngase en cuenta que esto fue escrito en  1928, por lo que muchas de los comentarios del autor sobre temas temporales –ediciones, versiones– pueden haber cambiado. Sin embargo. he conservado este prólogo –siquiera parcialmente– por su frescura y por publicar la todavía mejor versión del maestro Emilio García Gómez


Anuncios
Relacionados

Poemas arabigoandaluces IV

Artículos - 14/10/2016

Borges, el Islam y la búsqueda del otro

Artículos - 23/08/2008

Una saudí conquista el Operación Triunfo poético

Artículos - 09/04/2010



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/111658-poemas_arabigoandaluces.html