webislam

Miercoles 13 Noviembre 2019 | Al-Arbia 15 Rabi al-Auwal 1441
866 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Los Hermanos Musulmanes: anatomía de un fracaso

Hassan al-Banna, a la edad de 21 años, fundó en 1.928 la Sociedad de los Hermanos Musulmanes, en un pequeño pueblo egipcio, Ismailía, donde ejercía como maestro

22/04/2016 - Autor: Ángel Álvarez Hernández - Fuente: Webislam
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


En junio del 2.012, Mohamed Morsi fue elegido Presidente de Egipto.

Hassan al-Banna, a la edad de 21 años, fundó en 1.928 la Sociedad de los Hermanos Musulmanes, en un pequeño pueblo egipcio, Ismailía, donde ejercía como maestro. En la misma época aparecieron en Europa el fascismo y el nazismo, tras la primera Guerra Mundial.

1.- Las similitudes de la Hermandad con el fascismo y el nazismo europeo

Hassan al-Bannā era partidario de la creación de un Califato basado en la fe islámica. La Alemania de Hitler aspiraba a la creación de una gran Germania que estaría integrada por todas las regiones habitadas por alemanes que abarcaría, además de Alemania, las regiones francesas de Alsacia y Lorena, Austria,  los Sudetes de Checoslovaquia y el corredor de Danzig y del mismo modo que el nazismo se internacionalizó durante la segunda guerra mundial al admitir en sus filas a voluntarios de otros países que se adherían a su doctrina racista, la Hermandad se internacionalizó desde sus orígenes interviniendo en Siria, Libia o Jordania.

Para la Hermandad, los regímenes de los países musulmanes eran apóstatas, por aplicar las leyes seculares y laicas en lugar de la sharia. El nacional-catolicismo, espina dorsal del fascismo Español, convirtió al catolicismo en religión de estado.

El nazismo y el fascismo son considerados una tercera via o tercerismo, frente a la división entre izquierda y derecha. Los Hermanos Musulmanes quisieron superar esta división ideológica recogiendo lo que consideraban mejor del capitalismo y del comunismo. Mustafà as-Sibâ‘i, sistematizó la doctrina del “socialismo islámico”, donde se garantizaba la propiedad privada, (como en el nazismo), y cuya función estaba al servicio de la comunidad. El socialismo islámico de Mustafà as-Sibâ‘i, como la economía nazi, no abolía la propiedad privada ni privatizaba las fuentes de riqueza. La propiedad privada es un derecho pero tiene una función social delegada ya que Allah es el único verdadero propietario.

Para Sayyid, se había producido una degeneración en el seno de la comunidad del islam, de la que eran responsables los regímenes autoritarios que se habían impuesto a los musulmanes y, como consecuencia de esto, se había producido una vuelta a la Yahiliyyah, época anterior a la Revelación, ya que muchos musulmanes por su decadencia, negaban las esencias del islam y se habían convertido en kuffâr.  De forma muy similar, el nazismo elaboró el mito de la pureza racial, partiendo de la presunta existencia de una raza superior a la que llamaron aria, compuesta por humanos nórdicos de ojos azules y pelo rubio, inteligentes, bellos, hábiles y con poderes psíquicos que degeneraron al mezclarse las mujeres arias con personas-animales, vagos, sin inteligencia y monstruosos.

El nazismo y el fascismo, entre los años 20 y 3,0 creó organizaciones paramilitares, (las Fuerzas de Asalto, conocidas como SA y los Camisas Negras), que atacaban a sus opositores (personas de origen judío, liberales, izquierdistas o simplemente intelectuales) y luchaban por el control de las calles propagando el terror con matones, pistoleros y atentados. Hassan al-Bana creó una estructura paramilitar, paralela a la Hermandad, que se denomino "aparatos especiales", que realizó una ola de atentados, asesinatos y ataques con bombas contra intereses británicos y judíos, siendo acusada esta organización del asesinato del primer ministro Mahmoud al-Nuqrashi en 1.948, hecho que negó Hassan al-Bana, y que provocó la disolución de la Hermandad.

Qutb, que vivió un periodo de tiempo en Estados Unidos, tras pasar por la cárcel en 1.954, se radicalizó, y llegó a la conclusión de que la sociedad occidental estaba enferma por el individualismo y que la sociedad musulmana necesitaba limpiar cualquier tipo de influencia para no contagiarse. Para el nazismo, el individuo estaba supeditado a la comunidad racial, de igual forma que para Qutb el individuo estaba supeditado a su visión de la religión (en lo que coincide con el fundamentalismo evangélico o el integrismo católico). Una sociedad entendida como un cuerpo en donde el individuo y su individualidad no contaban apenas nada y en la que era necesario curar o extirpar a los miembros enfermos (generalmente opositores ideológicos y minorías o colectivos vulnerables).

En 1941, Hassan al-Bana fue encarcelado por los británicos, ante el peligro de que  colaborara con los nazis y, en 1.949, fue asesinado cuando la Hermandad contaba con dos millones de miembros y representaba ya un peligro para la monarquía egipcia. Antes ser asesinado, Hassan al-Bana fundó escuelas, asociaciones de caridad, dispensarios médicos, bibliotecas y pequeñas empresas, creando un contrapoder paralelo al del Estado, con ciertos grados de semejanza a las organizaciones nacional-catolicas, que también promovían una sociedad basada en la caridad y no en el estado del bienestar.

2.- La Hermandad en el Egipto post colonial

En 1952 un golpe de estado protagonizado por los autodenominados "Oficiales de la Libertad", y encabezado por Gamal Abdel Nasser, puso fin al dominio colonial y la Hermandad volvió a salir a la luz, como una organización no política, pero fue de nuevo disuelta en 1954 y muchos de sus miembros fueron encarcelados al descubrirse los planes para el asesinato de Gamal Abdel Nasser, que mantenía una fuerte pugna con el General Muhammad Naguib, Presidente de Egipto. La represión en las cárceles y el laicismo de Gamal Abdel Nasser, radicalizó aún más a la Hermandad, que se extendió por todo el mundo de mayoría musulmana convirtiéndose en una auténtica transnacional, enemiga feroz del el laicismo y del socialismo, con sedes en Líbano, Jordania y otros países del área.

En 1965, el gobierno egipcio recrudeció la persecución contra la Hermandad y un año después ejecutó a Qutb, que fue elevado a la categoría de mártir.

La mano de los Hermanos Musulmanes apareció en el reclutamiento de voluntarios para luchar en la guerra de Afganistan contra la Union Soviética, en los intentos de desestabilización de Libia y Siria en los 70 y 80 y, tras la muerte de Gamal Abdel Nasser, su sucesor Anuar Sadat, colocó a Egipto en la órbita de Estados Unidos, lo que permitió la salida de prisión de una gran cantidad de Hermanos Musulmanes que penetraron en medios de comunicación, partidos políticos y universidades.

Anuar Sadat impidió a la Hermandad que se organizara políticamente, siendo asesinado en octubre de 1.981 por la Yihad Islámica, (una escisión de la Hermandad), en venganza por la firma de los acuerdos de paz con Israel. Hosni Mubarak, (sucesor de Anuar Sadat), toleró a los Hermanos, aunque continuaron ilegalizados, y fueron presentados como el islam tolerante frente a los grupos terroristas que asesinaron a Sadat.

En  1984 la Hermandad entró en el Parlamento en alianza con el partido laico Al-Wafd. En 1987, con los partidos Al-Amal y Al-Ahrar, formó la “Alianza Islámica”, que obtuvo 36 escaños. Los Hermanos no participaron en los comicios de 1990 junto a las principales fuerzas políticas, deslegitimando el proceso electoral. Las críticas de los Hermanos a la intervención egipcia en la primera guerra del Golfo en Irak y la rápida actuación de la congregación islámica tras el terremoto de 1992 frente a la lenta intervención de los servicios del Estado, llevaron al régimen a decir “basta”.

En el año 2000, a través de candidatos independientes, consiguieron 17 escaños en la Asamblea Popular, y en 2.005 sus candidatos lograron el 20% de los escaños parlamentarios.

El diario egipcio Al-Masry Elium públicó que, en abril de 2.009, una delegación oficial de la Hermandad Musulmana fue recibida en secreto por el presidente Estadounidense Barack Obama en la Casa Blanca. Mohamed Elibiary, miembro de la Hermandad Musulmana, estaba como miembro del Consejo Consultivo de la Seguridad de la Patria, (Homeland Security), estadounidense.

3.- La Hermandad y la Revolución de Egipto en 2.011

La Primavera Árabe estuvo precedida, en el mes de enero del 2.011, por un atentado terrorista en Alejandría contra la comunidad cristiana que costó la vida a 23 personas y la inmolación de 4 jóvenes en protesta contra el gobierno de Hosni Mubarak.

El 25 de enero de 2011 (llamado Día de la Ira) se iniciaron las protestas, siguiendo el mismo modelo que en Túnez, y estas se extendieron por El Cairo, Alejandría, Suez e Ismailia, y se prolongaron hasta el 11 de febrero de 2.011, con la dimisión de Hosni Mubarak. Entre el 25 de enero y el 16 de febrero murieron 846 manifestantes, 26 policías y 189 reclusos. Según el Consejo de Derechos Humanos egipcio, resultaron heridos más de 5.000 manifestantes, 263 reclusos y 30 policías. El hecho más sangriento se produjo el 2 de febrero, cuando miles de seguidores de Hosni Mubarak, irrumpieron armados en la plaza Tahrir, en lo que se conoce como la “batalla del camello”. La primavera egipcia fue sangrienta, dolorosa y cruel. Desalojar del poder a Hosni Mubarak no fue gratuito.

4.- Las elecciones parlamentarias y presidenciales en Egipto

Tras la caída de Hosni Mubarak, el ex-presidente del Tribunal de Casación Adel Qura, en representación de una comisión de juristas, emitió un informe en que señalaba como prioridades:

a) La elaboración de una nueva Constitución que garantice la democracia

b) La emisión de normas que criminalicen cualquier discriminación política, racial y religiosa

c) La revisión del sistema educativo

d) La reforma de los impuestos aplicados a empresarios

e) La revisión de las leyes que limitan las libertades

Las primeras elecciones parlamentarias, celebradas en noviembre de 2.011, tras el derrocamiento de Hosni Mubarak, fueron ganadas por el Partido de la Libertad y la Justicia, creado por la Hermandad Musulmana, que controlaba el 50% de los escaños, a los que se debía sumar otro 20% de escaños ganados por el partido salafista Nur, (al que se asocia con Arabia Saudí), lo que sumaba el 70% y les permitía controlar el nombramiento de los miembros de Asamblea Constituyente, que estaría formada por 50 representantes del parlamento y otros 50 de la sociedad civil.

En marzo del 2.012, Emad Gad, diputado del Bloque Egipcio y abogado especializado en derechos humanos, dijo sobre el proceso de elección de los representantes de la Asamblea Constituyente que era una “farsa”, porque los partidos islamistas “ya habían decidido los nombres, y votar solo legitima el proceso”. De los 50 legisladores nombrados por el parlamento, 25 pertenecían al Partido de la Libertad y la Justicia, (Hermandad Musulmana), 11 a Al Nur (salafista apoyados por Arabia Saudi), y 14 al resto de partidos. Entre los otros 50 representantes de la sociedad civil, mas de una veintena eran claramente islamistas, por lo que las minorías y el Egipto laico, quedaban al margen de la elaboración de la Constitución.

En los meses de enero y febrero de 2.011, la inmensa mayoría del pueblo egipcio se había manifestado en la Plaza de Tahir exigiendo la dimisión de Hosni Mubarak y la sustitución de su régimen corrupto y autoritario por la democracia y los derechos sociales, y ahora una gran parte de ellos se sentía abandonado. En aquel momento, el Alto Tribunal Administrativo ratificó la decisión del Alto Tribunal Constitucional, declararon ilegales las elecciones celebradas para la elección de la Asamblea Popular, (Parlamento), que debía nombrar a los miembros de la Asamblea Constituyente, y decidieron que se debían repetir las elecciones. Algo a lo que se opusieron Mohamed Morsi y la Hermandad Musulmana, ante el temor de no poder repetir los buenos resultados electorales que habían conseguido. Lo que ocurrió a partir de este momento lo explica “Aceproject, Red de conocimientos electorales”, de la siguiente manera:

"De acuerdo con el sistema electoral establecido por la ley relativa a la Asamblea Popular de octubre de 2011, esta debía formarse mediante un sistema mixto según el cual dos terceras partes de los 498 escaños se elegirían a partir de un sistema de representación proporcional con listas cerradas; el resto de los diputados se elegirían por medio de un sistema mayoritario de dos miembros por circunscripción (escaños correspondientes a candidatos independientes). Sin embargo, se autorizaba a los candidatos del sistema de partidos a presentarse como candidatos independientes, de manera que los candidatos de los partidos políticos tenían la posibilidad de optar a todos los escaños del Parlamento, mientras que los candidatos independientes solo podían aspirar a un tercio de los asientos parlamentarios."

Las elecciones a la Asamblea Popular se impugnaron ante los tribunales al considerarse inconstitucional el hecho de que los candidatos de los partidos pudieran optar a los escaños independientes, cuando los candidatos independientes no podían aspirar a ocupar los escaños reservados para los afiliados a los partidos. El 14 de junio de 2012, el Alto Tribunal Constitucional invalidó las elecciones basándose en tres artículos inconstitucionales de la ley electoral y en uno del decreto 123/2011. Según el Tribunal, el principal motivo de inconstitucionalidad fue el carácter discriminatorio de la ley, ya que permitía que los candidatos de los partidos se presentaran a los escaños independientes, pero no que las agrupaciones de candidatos independientes se presentaran a los escaños reservados para los representantes de los partidos.

A pesar de que la segunda vuelta de las votaciones para elegir al presidente debía celebrarse unos días más tarde, el CSFA aprobó un decreto por el que se disolvió la Asamblea. Tras su nombramiento en junio de 2012, el 8 de julio el presidente Mohamed Morsi intentó sin éxito reinstaurar la Asamblea de forma provisional mediante la anulación del decreto inicial del CSFA. Esa decisión requería la celebración de nuevas elecciones legislativas.

Posteriormente, en septiembre de 2012, el Alto Tribunal Administrativo ratificó la decisión del Alto Tribunal Constitucional referente a la disolución de la Asamblea, aunque el debate político sigue abierto. Un asesor jurídico del Partido de la Libertad y la Justicia, que contaba con una mayoría simple en la Asamblea Popular disuelta, describe la sentencia como “una catástrofe histórica del Poder Judicial egipcio”; otros, entre ellos el excandidato presidencial Amr Moussa, pidieron respeto para los fallos judiciales. http://aceproject.org/ace-es/topics/lf/lfc/lfc_eg

En junio del 2.012, Mohamed Morsi fue elegido Presidente de Egipto, tras vencer en segunda vuelta a Ahmed Mohamed Shafik, militar retirado y último Primer Ministro nombrado por Hosni Mubarak el 29 de enero de 2011.  Mohamed Morsi tenía la misión de democratizar un régimen feroz.

El jueves 22 de noviembre del 2.012, Mohamed Morsi anunció un decreto-ley, por el cual "no se permitía que las decisiones presidenciales fueran suspendidas o canceladas por el Alto Tribunal Constitucional", y acto seguido concentró en su persona los poderes ejecutivo y legislativo, ya que la Asamblea Constituyente y la Cámara Alta no podían ser disueltas por el Alto Tribunal Constitucional, garantizándose la inmunidad personal.

De nuevo miles de jóvenes se concentraron en la Plaza Tahir a partir del 23 de noviembre del 2.012 para protestar contra el decreto-ley con el resultado de al menos un muerto y más de 400 heridos en enfrentamientos entre los manifestantes y fuerzas de seguridad.

El continúo aumento de protestas, y la masiva afluencia a la Plaza Tahir, obligó el 8 de diciembre a Mohamed Mors, a retirar el Decreto-Ley, pero el proyecto Constitucional siguió a delante a pesar de que según el Alto Tribunal Constitucional se debían repetir las elecciones, y el Parlamento (Cámara Alta) que nombró a la Asamblea Constituyente que había elaborado la Constitución de Mohamed Morsi estaba deslegitimado.

El Frente de Salvación Nacional, formado por la oposición, consideró que la retirada del Decreto-ley era insuficiente, al no haberse llegado a ningún acuerdo sobre la Constitución, que fue aprobada posteriormente el 22 de diciembre de 2.012, mediante un Referéndum, en el que solo participaron el 32´9% del censo electoral, con un rechazo del 35% de los votantes. Solo un 20% del censo electoral aprobó la Constitución de Mohamed Morsi.

Sobre la Constitución de Mohamed Morsi, la asociación de Derechos Humanos Amnistia Internacional, emitió un comunicado de protesta en el que entre otras cosas manifestaba:

… sigue vigente la “ley que protege la revolución” que permitirá prologar las detenciones “hasta seis meses” para “proteger la revolución” mientras se investiga a personas acusadas de delitos relacionados con la prensa y los medios de comunicación, organización de protestas, huelgas laborales y “matonismo”.

Por otro lado, está el proceso de redacción de una nueva Constitución, viciado desde el principio y cada vez menos representativo. Este proceso ha derivado en un nuevo texto constitucional en el que se prohíben las críticas a la religión, se consiente expresamente que la población civil sea juzgada ante tribunales militares, se tolera el trabajo infantil y no tiene en cuenta los derechos de las mujeres, por mencionar solo algunas restricciones de derechos.

https://www.es.amnesty.org/actua/acciones/egipto-presidente-morsi-nueva-constitucion/

El Papa de los cristianos coptos, Teodoro II, manifestó su oposición a la Constitución de Mohamed Morsi, lo que se tradujo en una oleada de ataques contra los cristianos coptos por parte de seguidores y miembros de la Hermandad Musulmana que supuso el asesinato y robo de cristianos en sus propias casas y el incendio de 49 iglesias, según Amnistía Internacional.

5.- El neoliberalismo económico y Mohamed Morsi

En el plano económico al igual que en su día hiciera Hosni Mubarak, el ahora Presidente de Egipto Mohamed Morsi, decidió seguir los mandatos del Fondo Monetario Internacional, que exigió reformas económicas y medidas de austeridad, como condición para conceder un crédito de 4.800 millones de dólares. Las reformas se concentraron en reducir las subvenciones en productos de primera necesidad como gasolina, butano o harina y que suponían el 25% del presupuesto nacional.

El resultado de estas reformas supuso que la población que no conseguía la alimentación suficiente a diario pasara de un 14% en 2.009, a un 17% en 2.013, y que la tasa de malnutrición infantil pasara del 25% en 2.009 a un 31% en 2.013. El desempleo alcanzo el 32%. La deuda externa pasó de 34 a 45 mil millones de dólares. La deuda interna se incrementó en 365 mil millones de libras egipcias.

Los cortes de electricidad se hicieron frecuentes por la falta de carburante en las centrales. Los alimentos y el combustible escaseaban. Colas interminables se formaban en las panaderías y gasolineras. Una familia humilde, tenía que pagar 15 libras por una bombona de butano en el mercado negro en lugar de las 8 libras oficiales (0,90 euros).

La organización Tamarud creada en abril del 2.012, elaboro una lista de quejas, recogiendo 15 millones de firmas, en la que se señalaban los siguientes puntos:

a) La seguridad no ha sido restaurada desde la revolución de 2011.

b) Los pobres "no tienen un lugar" en la sociedad.

c) El gobierno ha tenido que "mendigar" al Fondo Monetario Internacional un préstamo de 4.800 millones de dólares para ayudar a apuntalar las finanzas públicas.

d) "No hay justicia" para las personas que murieron por la acción de las fuerzas de seguridad durante el levantamiento y en las protestas contra el gobierno que se han llevado a cabo desde entonces.

e) "No han dejado ninguna dignidad" a los egipcios ni a su país.

f) La economía se ha "derrumbado", registrando un pobre crecimiento y un alza de la inflación.

g) Egipto está "siguiendo los pasos" de EE.UU.

6.- La destitución de Mohamed Morsi

Durante las manifestaciones masivas que precedieron a la destitución de Mohamed Morsi, un niño de 12 años, Ali Ahmed, de 12 años, al ser entrevistado por la cadena de television El Wady News, resumió la situación que vivía su país de la siguiente manera:

"Hoy estoy aquí para ayudar a prevenir que Egipto se convierta en un producto propiedad de una persona y protestar contra la confiscación de la Constitución por un solo partido. No nos deshicimos de un régimen militar para reemplazarlo por una teocracia fascista", dijo el menor…. se trata de la "manipulación de la religión para imponer normas extremistas en nombre de la religión, a pesar de que la religión no manda eso".

El sábado 29 de junio varios manifestantes organizados por la red Tamarod, se congregaron y al final del dia el jefe de las Fuerzas Armadas de Egipto, Abdul Fatah al-Sisi, emitió un ultimátum de 48 horas para responder a las demandas del pueblo egipcio. El ejército egipcio también amenazó con intervenir si el conflicto no se resolvía entonces:

"Si las demandas de la gente no se realizan en el periodo definido, entonces corresponderá a las Fuerzas Armadas anunciar una hoja de ruta para el futuro".

El 30 de junio, millones de egipcios se manifestaron en todo el país y la Plaza de Tahir volvió a llenarse hasta desbordar. El deseo de destitución de Mohamed Morsi, se convirtió en un clamor popular. Varias sedes del Partido de la Libertad y la Justicia fueron asaltadas y quemadas, por manifestantes desesperados que no aguantaban lo que ellos consideraban provocaciones de los Hermanos Musulmanes. La desesperación y el hambre eran más fuertes que el miedo.

El 1 de julio, los manifestantes anti-Morsi saquearon la sede nacional de los Hermanos Musulmanes en El Cairo y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se desentendía de Mohamed Morsi, manifestando:

"Nuestra prioridad número uno ha sido asegurarnos de que nuestras embajadas y consulados estén protegidos. Número dos, en lo que hemos insistido constantemente es en que todas las partes involucradas —ya sea los miembros del partido del Sr. Morsi o de la oposición— que sigan siendo pacíficas."

El 3 de julio de 2013, sin la oposición de Estados Unidos, el ejército destituyó a Mohamed Morsi, y se produjo un estallido de felicidad por todo el país. El General Al Sisi se dirigió por televisión al pueblo egipcio junto con El-Baradei, El-Tayeb, Teodoro II, Badr y otros, anunciando:

- El derrocamiento oficial de Mohamed Morsi y su gobierno.

- La suspensión de la Constitución y la convocación de elecciones.

- El nombramiento del jefe de la Corte Constitucional, Adli Mansour, como presidente provisional de Egipto.

El 8 de julio, los Hermanos Musulmanes intentaron dar un golpe de mano que les permitiera alcanzar el poder de nuevo asaltado el club de oficiales de la Guardia Republicana, que resultó un fracaso y ocasionó una batalla con 50 muertos y 450 heridos. Tras la intentona, Mohamed Morsi, expresó que todo el mundo debía permanecer en paz y evitar el "derramamiento de sangre".

El 14 de agosto, el Ejército disolvió por la fuerza las acampadas masivas que habían instalado los partidarios de Morsi en las plazas de Nahda y Raba al Adawiya,  lo que derivó en enfrentamientos que causaron la muerte de 595 civiles, 43 policías y 2 periodistas extranjeros, según el Ministerio de Sanidad.

El 16 de agosto, Ibrahim Isaac, Patriarca de los coptos católicos declaró: "que el Señor proteja a Egipto de todo mal y lo custodie de todo daño" ante los enfrentamientos de estos días que han dejado más de 630 muertos y alrededor de 4 mil heridos. De estas víctimas un sector considerable son ciudadanos cristianos que han sido atacados por los autodenominados "Hermanos musulmanes".

https://www.aciprensa.com/noticias/masacre-en-egipto-hermanos-musulmanes-prosiguen-matanza-contra-cristianos-76962/

7.- Arabia Saudí contra Qatar por el control de la economía Egipcia

Qatar apoyó a los Hermanos Musulmanes durante todo el mandato de Mohamed Morsi y tenía previsto invertir 8. 000 millones de dólares en la compra de Deuda Pública, lo que le garantizaría enormes beneficios gracias a las medidas neoliberales de Mohamed Morsi. Tras la destitución de Mohamed Morsi, retiró todas sus inversiones y el jeque Yussuf al-Qaradawi, líder espiritual de la Hermandad Musulmana y «consejero espiritual» del canal de televisión qatari al-Jazeera, emitió una fatwa en la que llamaba al asesinato de los jefes militares, y reconocía como «el único poder legítimo en Egipto, el de Mohamed Morsi».

La cúpula militar de Arabia Saudita anuncó que invertiría 5.000 millones y Emiratos Árabes Unidos aportaría los 3.000 millones restantes. El 4 de julio la Constitución fue suspendida.

8.- Conclusiones sobre los sucesos de Egipto

Las políticas neoliberales de Mohamed Morsi habían llevado a una gran parte de la población a una situación desesperada y Estados Unidos cambió de aliado, apoyando a los militares, (Arabia Saudí) y dejando caer a los Hermanos Musulmanes, (Qatar).

Mas allá de un enfrentamiento entre islamistas y laicistas, conservadores y progresistas, derecha e izquierda, Hermanos Musulmanes y el Ejército, lo que había eran intereses, (Arabia Saudí, Qatar y Estados Unidos), a los que nos les importaba demasiado los derechos humanos, la democracia ni la justicia social. En todo el proceso que va desde el enero del 2.011 al 14 de agosto de 2.013, casi dos mil personas murieron en las calles en enfrentamientos, sin que sus demandas fueran atendidas.

Durante el período de tiempo en el que Mohamed Morsi y la Hermandad ocupó el poder en Egipto se produjeron los siguientes hechos:

a) La aplicación de políticas neoliberales que solo benefician a una oligarquía financiera, en perjuicio de toda la población, sacrificando todo sus derechos sociales y laborales, (dejar de subvencionar los alimentos de primera necesidad y permitiendo el trabajo infantil). Lo que representa una total ausencia de la población en la toma de decisiones económicas.

b) Una democracia vacía de contenido social, con un alto grado de represión, (para poder imponer medidas económicas impopulares).

c) Actitudes de intolerancia y discriminación de las minorías o colectivos vulnerables, que se convierten en ciudadanos de segunda, (coptos cristianos, la mujer…).

d) La creación de un régimen autoritario y presidencialista donde el poder ejecutivo goza de un alto grado de impunidad y no puede ser contradicho en sus decisiones por el poder judicial, acaparando amplios poderes legislativos, como fue el decreto-ley que Mohamed Morsi, intento que se aplicara.

e) La eliminación de la oposición por medios violentos. Lo que se produjo al quemarse 49 iglesias coptas por miembros de la Hermandad, después de que el Papa de los cristianos coptos, Teodoro II, manifestó su oposición a Mohamed Morsi.

f) La creación de un estado teocrático en la práctica, que se plasmó en el artículo 2 de la Constitución que establecía el islam como religión de estado y la sharia como la fuente principal de derecho. Durante el tiempo que estuvo en el poder.

g) Los Hermanos Musulmanes no dudaron en intentar dividir a la sociedad atacando a los cristianos y laicos para mantenerse en el poder.

La experiencia de los Hermanos Musulmanes, como un partido homologable a la democracia cristiana europea, no tuvo el resultado esperado ya que no fue capaz de llegar a un consenso con los sectores laicistas. Su propia política económica neoliberal, contradecía los postulados islámicos.

Samir Amin describió a los Hermanos Musulmanes de la siguiente manera:

"Aparentemente opositores históricos a Mubarak, fueron tolerados por su régimen y nunca fueron una verdadera oposición que promoviera cambios sustanciales a la dictadura…Se trata de un partido de corte totalmente fascista, con un líder a semejanza de un führer, el único con derecho a la palabra, el resto de la militancia debe acatar sus órdenes tal y como establecen sus estatutos. Los cuadros de la organización son reclutados de entre la clase media burguesa y los campesinos ricos. Logran ganarse a algunos sectores empobrecidos a través de sus políticas de caridad y no les falta el dinero de Arabia Saudí. Los Hermanos Musulmanes poseen una milicia que reclutan entre el lumpen, lograron la excarcelación de 17.000 delincuentes comunes a los que proveyeron de armas y dinero para que hicieran el trabajo sucio y participaran en la represión contra los manifestantes al lado de la policía."

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=127208

7.- La Hermandad una organización transnacional

La Red Voltaire la describió de la siguiente manera a la Hermandad, después de las primaveras árabes que comenzaron a finales del 2.010:

"La Hermandad Musulmana es una sociedad secreta notoriamente vinculada al MI6 británico. Esta cofradía ha organizado numerosas tentativas de golpe de Estado en los países árabes durante los últimos 60 años pero logró llegar al poder pacíficamente en Turquía (con Recep Tayyip Erdogan), en Túnez (con Rached Ghannuchi) y en Libia (con el gobierno de Trípoli, no reconocido por la comunidad internacional)."

http://www.voltairenet.org/article186835.html

Reino Unido y Qatar han sido señalados como aliados de la Hermandad Musulmana que ejerce el control en Gaza a través de Hamás, en la ciudad y el entorno de Tripoli, (Libia), y en el seno de la Coalición Nacional Siria bajo la fachada de diferentes organizaciones de la sociedad civil. Riad Chakfa, guía de la Hermandad Musulmana, criticó la decisión estadounidenses de incluir la organización Jabhabt al-Nusra en la lista de organizaciones terroristas.

El escritor libio Mohamed el Huni, en una entrevista concedida al canal de televisión por satélite Al Arabiya, señaló que los Hermanos Musulmanes tratan de establecer un emirato islámico en Libia. “Creo que van camino de ello”. 

http://elmed.io/el-nuevo-primer-ministro-libio-miembro-de-los-hermanos-musulmanes/

Hamás es considerada como una filial de los Hermanos Musulmanes. Fundado en Gaza en 1987, se hizo con el control de la franja en junio de 2007, tras expulsar por la fuerza a los leales a la Autoridad Nacional Palestina (ANP), de Mahmud Abás, que desde entonces solo gobierna en Cisjordania.

En Jordania, el partido político Frente de Acción Islámico y en Sudán del Norte, el líder islamista Hasan al-Turabi ham sido relacionado con  la cofradía de los Hermanos Musulmanes.

El Partido Justicia y Desarrollo (PJD, islamista) que encabeza el gobierno en Marruecos recibió a una delegación de los Hermanos Musulmanes egipcios, a pesar de que reiteradamente el Rey Mohamed VI ha manifestado su apoyo al régimen actual Egipcio.


Anuncios
Relacionados

Deconstrucción de la identidad muyahidín

Artículos - 24/05/2011

Justicia social en el Islam

Artículos - 27/06/2012

¿Cómo desbaratar la democracia?

Artículos - 09/07/2013



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/109768-los_hermanos_musulmanes_anatomia_de_un_fracaso.html