webislam

Jueves 27 Febrero 2020 | Al-Jamis 03 Rajab 1441
511 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Charlas con Sheij Mohammad Abdullah: El camino de acción (3)

El amor real no es una emoción sino una frecuencia que nos conecta con la energía divina y la guía de Dios

25/02/2016 - Autor: Sheij Mohammad Abdullah - Fuente: Blog Sufi Ansari
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

عوذُ بِٱللَّهِ مِنَ ٱلشَّيۡطَٰنِ ٱلرَّجِيمِ
بِسْمِ اللهِ الرَّحْمنِ الرَّحِيمِ

Tu tarea no es buscar amor, sino buscar y encontrar dentro de ti mismo todas las barreras que has construido en contra del amor”.
Mevlana Jalaluddin Rumi (1207-1273 AD)

Por haber perdido la conexión íntima y directa con Dios por el apego a este mundo material y por haber creado una personalidad imaginaria, una imagen de ser, un ego, la gente inconscientemente se siente perdida y llena de miedo.  Para aliviar esa sensación busca una forma de amor, el amor emocional.  Esa forma de amor, en muchos casos, conduce al sufrimiento porque está basada en la satisfacción del ego, en una necesidad personal egocéntrica.  Ese no es el amor de que habla Hazrat Rumi en la cita de arriba.  El amor real no es una emoción sino una frecuencia que nos conecta con la energía divina y la guía de Dios.  En términos prácticos, es decir, en la práctica, el amor real es como el amor emocional pero sin interés, sin buscar algo como respuesta, sin recompensa.  Es amor por Dios expresado a través del amor al prójimo.  Amamos a Dios a través de Su creación.  Al no buscar nada en el amor, algo interesante sucede: cuanto más amamos, más nos aman los demás.  Como hemos dicho, el amor es la ausencia del ego.

En la senda espiritual nuestra primer tarea es adquirir conocimiento, debemos buscar de manera intelectual para saber qué es la realidad de este mundo, así como la nuestra, y para saber qué debemos hacer para experimentar personalmente la verdadera realidad: conocer, sentir y ver a Dios.  Una vez que tenemos una idea de cómo son las cosas, debemos trabajar para conocernos a nosotros mismos, es decir,  eliminar todas las barreras que en nosotros están bloqueando la esencia fundamental, el amor divino que todos tenemos dentro.  Nuestra realidad es divina pero no nos sentimos nada divinos porque hemos construido una irrealidad encima. Y la prueba está en eso mismo, en que no nos sentimos divinos y no actuamos como divinos, de modo que algo está obstaculizando la realidad.

Todo en el universo es orgánico.  Todo nace, crece y cambia de forma, y nosotros, los seres humanos, no somos excepciones.  Dios nos sacó de Su esencia y nos envió hacia un proceso de desarrollo.  Nuestra alma empezó de una forma embriológica con el potencial para crecer.  Fuimos por un viaje a través de diferentes mundos, etapas de desarrollo (que por ahora no recordamos) hasta que llegamos aquí al mundo material, la forma más densa de energía.  Llegamos todavía incompletos con todavía mucho que hacer para completar nuestro desarrollo y llegar a ser humanos reales y completos (insan-i-kamil).  El mundo de energía densa nos brinda una oportunidad tangible para encontrar la Verdad y experimentar la realidad de Dios.

Tal como fue explicado en las partes anteriores de esta serie, nuestro progreso se interrumpe por la propia naturaleza de este mundo tan atractivo y tentador.  Nos enamoramos del mundo y olvidamos nuestra misión y nuestra realidad intrínseca. Pero la lucha contra los obstáculos es la misma razón por la cual estamos aquí, la fricción de la lucha, el choque entre lo positivo y lo negativo produce energía, y la energía nos alimenta como la comida alimenta el niño y lo hace crecer, la energía producida por la lucha, tanto interna como externa, hace crecer el alma, el cuerpo energético con el que vamos a continuar la próxima etapa de nuestro viaje espiritual, ya sea de regreso a la tierra o hacia otros mundos o dimensiones.

La parte anterior de esta serie terminaba diciendo: “…Pero aun así, algunas personas, en algún momento de sus vidas, empiezan a sentir ese miedo (aún si no lo reconocen como miedo) y empiezan a cuestionar y preguntarse, pues sienten que algo está mal y quieren saber…”  “Quieren saber…”  “Querer” implica intención, búsqueda, elección.  Este mundo es el mundo del libre albedrío.  Nada pasa hasta que tomamos una decisión.  Continuaremos…

La Tariqa Sufí Islámica Qadiri-Rifai Ansariyya
mojamadabdula@gmail.com  mohammad.abdullah.18041@facebook.com
sufiansariblog.blogspot.mx     sufiansari.com

Anuncios
Relacionados

Los siete niveles del ser

Artículos - 24/01/2001

Del Creador del Infinito venimos y hacia Él vamos

Artículos - 09/10/2003

¿Quién es un Derviche?

Artículos - 19/11/2003



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/109156-charlas_con_sheij_mohammad_abdullah_el_camino_de_accion_3.html