webislam

Domingo 31 Mayo 2020 | Al-Ajad 08 Shawwal 1441
5076 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Corazón noble

Desde una perspectiva islámica intentaremos hacer una de las mas hermosas interpretaciones de la obra parabólica de el cortés, filosófo, pensador, humanista, el compasivo, León Tolstoi.

27/12/2015 - Autor: Abbadehan - Fuente: Webislam
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Codicia

Desde una perspectiva islámica intentaremos hacer una de las mas hermosas interpretaciones de la obra parabólica de el cortés, filosófo, pensador, humanista, el compasivo, León Tolstoi. El autor de Ana Karenina, Guera y Paz. Sus libros han sido entre los mas vendidos en su tiempo. Renunció a los derechos de autor a favor de los pobres y los necesitados. Y acabó finalmente sin techo, abandonando su mujer y murió recostado en una linea de ferrocarril.

Primeramente el titulo de la obra “Cuanta tierra necesita un hombre” ya empieza a indicarnos que el hombre en si mismo se de cualquier indole no se conforma con nada. “Y es cierto que el destino final es hacia tu Señor “ Corán 53:41

Empieza los mensajes de Tolstoy con la frase “nosotros nunca seremos mas pero siempre tendremos suficiente para comer” queriendo señalar que no hay que confundir las necesidades básicas con el lujo, la riqueza y la ostentación. La búsqueda hacia nuevas tierras es resultado de la ambición humana y la extrema y peligrosa codicia. Sin embargo, resulta que no la necesita realmente para su vida ni para su desarrollo humano. Mientras que a unos les basta con satisfacer sus necesidades , a él lo único que le preocupa es acumular mas riqueza que luego de nada le valdrá.

La ambición y su egoísmo desembocan en una ceguera que ofusca lo que necesita realmente otros y que él podría ayudarles. Esta es una enfermedad detectada claramente por los grandes jeques sufíes. Y lo mas sorprendente de todo es que esta enfermedad la padecen las grandes entidades, élites  o multinacionales que buscan la expansión mediante la des-localización, conquistar nuevos territorios con leyes menos estrictas, fiscalmente favorables, protegiendo así sus patentes y con un  poder sindical débil y todo por el simple hecho de maximizar sus beneficios que es algo claramente equivalente a la ambición y codicia. Ambición y codicia que les han imposibilitado contribuir al desarrollo humanos y la satisfacción de las personas mas necesitadas realmente. Y es que lo mas triste es que esta enfermedad afecta al ciudadano de a pie también.

En el Islam, se habla en cada pasaje del hermoso Corán de esa gran día esperado, de la Gran Cita, de “Youm alqiyama”. Asi pues, el hombre tiene un tiempo decretado y limitado en el cual debe en cuanto finalice ese tiempo traer no un “maximización de beneficio” sino un “corazón noble”.

El día en que ni la riqueza ni los hijos servirán de nada. Sólo quien venga a Allah con un corazón noble. Corán 26:87.

El ser humano teniendo en cuenta este gran y dificil objetivo debe utilizar todos los medios necesarios para llegar a él recurriendo solo a sus necesidades básicas. A veces navega por la vida con solo un trozo de pan, un abrigo, un frasco de agua y unas botas porque sabe que no tiene tiempo y que cada minuto que pasa es un tiempo perdido. Lo demás es pura tentación. Y a veces incluso hay que renunciar a todo eso o en parte para poder acortar distancias hacia ese objetivo porque resulta que esos objetos resultan ser un obstáculo: “mientras mas lejos se va, mejor parece la tierra”.

Tan limitado está nuestro tiempo que ni un sorbo de agua nos importa aunque nos estemos muriendo de sed, ni siquiera necesitamos descansar: “Trabajo y superación”, “una hora de sufrimiento y toda una vida por delante”. La espiritualidad islámica nos enseña que nos encontraremos con todo tipo de obstaculo, sufrimiento, dificultades, oposiciones y adversarios pero tras muchas superaciones se consigue nuestro objetivo: la victoria sobre nuestro Ego. “A penas podía verse la gente”.

El Corán lo anuncia explicitamente a aquellos que luchan día a día contra ese maldito Ego: “Levantan su costado de los lechos para invocar a su Señor con temor y anhelo y dan de la provisión que les damos. Nadie sabe la frescura de ojos que les espera como recompensa por lo que hicieron “2:15.  “Y los que luchan por Nosotros, les guiaremos a Nuestro camino, es cierto que Allah están con los que hacen el bien” 29:68.

“Su pecho sonaba como el fragor de un herrero, su corazón latía como un martillo y sus piernas cedían como si ya no le pertenecían”, “todo mi trabajo fue en vano” “cuanta tierra ganó”.

Al fin y al cabo la vida no equivale a unas botas, la vida no es ropa, la vida no es coches, la vida no es lujuria, la vida no es renta per cápita la vida no es curriculums, la vida no es títulos universitarios, la vida no es autoridad.

Todo eso ya se fue con el ayer, todo son palabras vacías. Ninguna de ellas son necesidades básicas, pero por desgracia la mayoría de las personas son incapaces de determinar sus objetivos fundamentales en la vida.

De las cosas mas importantes, honradas y peligrosas en la vida es determinar nuestros fines. Algunas personas, las mayoría de sus fines es dañar y molestar a los demás, sabotear sus vidas y se contentan con ello. Esa es su vida, distorsionar la reputación de las personas.

Al fin y al cabo todo todo eso son palabras hermosas que deleitan el oído, pero son palabras, ahí se quedan.


Anuncios
Relacionados

Poema de Id y Arafat

Poesía - 26/10/2012

Dios es grande, pero ellos lo hacen tan pequeño…

Artículos - 14/11/2015

Lecciones sobre la vida Jesús / Isa (AS)

Audio - 05/01/2016



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/108416-corazon_noble.html