webislam

Miercoles 8 Abril 2020 | Al-Arbia 14 Shaban 1441
2013 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Diario de Viaje por Bosnia

Quinto día, Sarajevo

17/08/2015 - Autor: Suleyman Matos - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Vista de Sarajevo
Vista de Sarajevo desde el Castillo Amarillo

Hola otra vez. Hoy he empezado el día perdiéndome el desayuno en el hotel, ya que estuve escribiendo la anterior crónica hasta muy tarde, por lo que me voy derecho  a una pastelería-cafetería: porción de tarta y baklava acompañados de café turco. El dueño habla italiano y mantenemos una pequeña conversación sus años en Italia. Muchas personas de su generación, entre 40 y 50 años de edad, salieron del país al finalizar la guerra y regresaron cuando pudieron abrir un pequeño negocio.

Poco después el cielo, que ya era gris al amanecer, se vuelve negro y cae un chaparrón de mucho cuidado, así que me refugio en el hotel. Tras un rato el aguacero cesa y sale el sol. Marcho a la mezquita de Gazi Hushrev para el rezo del viernes. El sitio está a reventar de fieles y empiezan a sacar esterillas para cubrir parte del patio y aumentar el espacio de rezo. Pero, como el enlosado aun está mojado por el chaparrón y las esterillas son algo fuleras, mientras escuchamos el sermón previo al rezo tengo tiempo de que mis pantalones y calcetines se empapen a conciencia. El rezo, por lo tanto, estuvo acompañado de piernas, pies, manos y frente mojados. Remata el rezo y salgo pitando para el hotel deseando cambiarme de ropa. Tras un rato dándole duro a las zapatillas con el secador me veo preparado para salir a comer. Escojo un lugar pequeño y pido kebapçi, que es como le llaman en los Balcanes a una especie de albóndigas de ternera alargadas, servidas dentro de un pan de pita.

Mientras mastico la étnica combinación de proteína e hidratos de carbono considero mis posibilidades. Así a ojo de buen cubero creo que tengo un 50% de posibilidades de que llueva… o de que no llueva. Me arriesgo y decido subir hasta el llamado Castillo Amarillo, un bastión del antiguo sistema defensivo de la ciudad al que se le supone una de las mejores vistas sobre Sarajevo. Por el camino visito dos de las torres-puerta de la antigua muralla. Ya había visto grabados representando la entrada a sangre y fuego de las tropas austro-húngaras por estas puertas durante la denominada “anexión”. Son una serie de grabados bastante naive en los que se puede ver a aguerridos bosnios con fez y pantalones bombachos y sables en la mano siendo eficazmente masacrados por el ordenado ejército centroeuropeo.

Una vez en el bastión las vistas, efectivamente, no decepcionan. A pesar de que el día está nublado el espectáculo de la ciudad abigarrada a los pies de la colina es magnífico. A esa altura hace bastante frío y en la cafetería que hay en el mismo mirador ofrecen mantas a los clientes. Yo no la tomo porque, recordando los calores de los días anteriores, decido disfrutar del aire fresco.

Mientras bajo paso junto a un edificio moderno y aceptablemente bonito en su intento de remedo de arquitectura otomana. Varias banderas turcas y bosnias ondean en el lugar. Es una supuesta tekke mevlevi, un casa de reunión sufí, financiada por el gobierno turco y en colaboración con el ayuntamiento de Konya, lugar donde nació esta cofradía sufí de la mano de Yelaleddín Mevlana Rumi. No deja de ser irónico este esfuerzo por fijar en el horizonte un remedo de una tekke que, efectivamente, existió en la zona y fue derruida en la época comunista, ya que esta cofradía, cuya imagen ya tópica de danzantes giróvagos vestidos de blanco no sobrevivió a la prohibición de Atatürk de las actividades de los sufíes y es hoy en día, en realidad, una mera atracción turística.

Regreso al hotel francamente cansado y decido echar una merecida siesta, porque acumulo ya bastante cansancio. Cuando despierto bajo a cenar algo. Tengo capricho de pide, la alargada pizza turca y, como he visto un restaurante donde la ofertan, allí que voy. Cuando se la pido al camarero pone cara de sorpresa y me indica, de palabra y con ostensibles gestos con las manos, que mide un metro de largo. Me ofrece tomar una porción. Acepto. Cuando me la traen no me cabe casi en el plato. Nota mental: al regresar a Galicia, pescado, mucho pescado.

Por fin me retiro a mi habitación para preparar la maleta para mañana y descansar todo lo que pueda, ya que a las 09:30 tengo que recoger el coche que he alquilado y regresar con él al hotel a por el equipaje. No es que el sitio de recogida esté lejos, pero la mayor parte de las calles de la zona vieja están empedradas con cantos de río y no me apetece destrozar las ruedas de la maleta.

Mañana será otro día, Inshallah.


Anuncios
Relacionados

Inmigración y conflicto en Cataluña

Artículos - 11/06/2002

Racismo - El costo oculto del 11 de Septiembre

Artículos - 21/09/2002

Convivencia con el Islam

Artículos - 26/05/2005



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/102019-diario_de_viaje_por_bosnia.html