webislam

Lunes 9 Diciembre 2019 | Al-Iznain 11 Rabi al-Zani 1441
796 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Libro del ayuno (3)

07/07/2015 - Autor: Imam Malik - Fuente: Muwatta
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Al Muwatta

18.13 LA PROHIBICIÓN DE AYUNAR DOS DÍAS CONSECUTIVOS O MÁS, SIN ROMPER EL AYUNO ENTRE ELLOS (WISAL).

38. Yahya me relató de Malik, de Nafi, de Abdallah Ibn Umar, que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, prohibió ayunar dos días consecutivos, o más, sin romper el ayuno entre ambos. Dijeron: “Pero, Mensajero de Allah, tú practicas wisal.” Él, que Allah le bendiga y le conceda paz, respondió: “Yo no soy como vosotros. A mí se me da de comer y de beber.”

39. Yahya me relató de Malik, de Abu’z Zinad de al-Aray, de Abu Huraira, que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: “¡guardaos de wisal! ¡Guardaos de wisal!” Dijeron: “Pero tú practicas wisal, Mensajero de Allah.” Él, que Allah le bendiga y le conceda paz, respondió: “Yo no soy como vosotros. Mi Señor me alimenta y me da de beber.”
 

18.14 EL AYUNO DE QUIEN MATA POR ERROR O PRONUNCIA LA FORMULA DHIHAR DE DIVORCIO

40. Yahya me relató, y yo mismo oí a Malik decir: “Lo mejor de cuanto yo he oído acerca de alguien que debe ayunar dos meses consecutivos a causa de haber matado a alguien por error o haber pronunciado la fórmula dhihar de divorcio, cuando cae gravemente enfermo y tiene que romper su ayuno, es que si se recobra de su enfermedad y está lo suficientemente fuerte como para ayunar, no debe posponer la reanudación de su ayuno. Reanuda su ayuno a partir del punto en que lo dejó.”

“Del mismo modo, una mujer que tiene que ayunar a causa de haber matado a alguien por error, no debe posponer la reanudación de su ayuno en cuanto haya quedado pura después de su período. Ha de reanudar su ayuno a partir del punto en que lo dejó.”

“Nadie que, según el Libro de Allah, tenga que ayunar durante dos meses consecutivos, puede romper su ayuno a no ser por razón de enfermedad o menstruación. No debe viajar y romper su ayuno.”

Malik dijo: “Esto es lo mejor de cuanto yo he oído acerca del asunto.”

18.15 LO QUE HACE UN HOMBRE ENFERMO QUE ESTÁ AYUNANDO.

41. Yahya dijo que él había oído a Malik decir: “Lo que yo he oído decir a la gente de cono- cimiento es que si un hombre se ve afligido por una enfermedad que le hace el ayuno muy difícil, que le fatiga y le extenúa, puede romper su ayuno. Este es el mismo caso que el de un hombre enfermo en la oración, a quien le resulta demasiado difícil y agotador estar de pie, (y Allah sabe mejor que el esclavo que eso es una excusa para él y que no puede ser realmente descrito). Si el hombre se encuentra en tal estado, reza sentado, y el din de Allah es fácil.”

“Allah ha permitido al viajero romper el ayuno cuando viaja, aún cuando tiene más fuer- za para ayunar que un hombre enfermo. Allah, el Exaltado, dice en Su Libro: 'Quien, de vosotros, esté enfermo o de viaje debe ayunar un número igual de días después', por tanto Allah ha permitido que un viajero rompa su ayuno en el curso de un viaje, y siendo así que es más capaz de ayunar que un hombre enfermo.”

18.16 LA PROMESA DE AYUNAR, Y AYUNAR POR EL DIFUNTO.

42. Yahya me relató de Malik que él había oído que a Sa’id Ibn al-Musayyab le preguntaron si un hombre que había prometido ayunar un mes podía ayunar voluntariamente, y Sa’id dijo: “Debe cumplir su promesa antes de hacer ningún ayuno voluntario.”

Malik dijo: “Si alguien muere sin haber cumplido su promesa de liberar a un esclavo, de dar sádaqa o de dar un camello, y hace un legado de que se cumpla su promesa con su propiedad, entonces la sádaqa o el regalo del camello se toman de un tercio de su propiedad. Se le da preferencia a éste sobre los demás legados, excepto cosas de una naturaleza similar, porque, a causa de su promesa, éste se ha hecho necesario, mientras que no es el mismo caso con algo que él diera voluntariamente. Estas donaciones voluntarias y promesas se asignan de un tercio limitado de su propiedad y no de su totalidad, puesto que si el hombre muerto pudiera disponer de toda su pro- piedad podría retrasarse en asignar lo que le era necesario (es decir, cumplir sus promesas) y que nadie reclamaba (como deudas). Si esto (es decir, disponer libremente de su propiedad) se le permitiera, él retrasaría estas cosas (es decir, sus promesas), hasta que, estando cerca de la muerte, las designara, pudiendo consumir éstas toda su propiedad. No debe hacer esto.”

43. Yahya me relató de Malik que él había oído que le solían preguntar a Abdallah Ibn Umar: “¿Puede ayunar alguien por otro, o hacer la oración por otro?” y él respondía: “Nadie puede ayunar ni hacer la oración en nombre de otro.”

18.17 LA RECUPERACIÓN DE DÍAS PERDIDOS DE RAMADÁN Y EL KAFFARA.

44. Yahya me relató de Malik, de Zayd Ibn Aslam, de su hermano Jalid Ibn Aslam, que Umar Ibn al-Jattab rompió el ayuno en una ocasión en un día nublado, pensando que el atardecer había llegado y que el sol se había puesto. Entonces vino a él un hombre y le dijo “Amir al-muminin, el sol ha salido,” y Umar dijo: “Este es un asunto fácil. Fue nues- tra deducción (iytihad).”

Malik dijo: “De acuerdo con nuestro parecer, y Allah lo sabe mejor, a lo que se refe- ría cuando dijo: “este es un asunto fácil” era a recuperar el ayuno, y a cuán ligero era el esfuerzo y a cuán fácil era. Decía en realidad: “Ayunaremos otro día en su lugar.”

45. Yahya me relató de Malik, de Nafi, que Abdallah Ibn Umar solía decir: “Quien rompe el ayuno en Ramadán porque está enfermo o de viaje debe recuperar los días que ha perdido consecutivamente.”

46.Yahya me relató de Malik, de Ibn Shihab, que Abdallah Ibn Abbás y Abu Huraira dis- crepaban acerca de la recuperación de los días perdidos de Ramadán. Uno de ellos decía que se hacían por separado y el otro decía que se hacían consecutivamente. Él no sabía cual de los dos era el que había dicho que se hacían por separado.

47.Yahya me relató de Malik, de Nafi, que Abdallah Ibn Umar solía decir: “Si alguien se fuerza a sí mismo a vomitar, mientras está ayunando, tiene que recuperar un día, pero si no puede evitar vomitar no tiene que recuperar nada.”

48. Yahya me relató de Malik, de Yahya Ibn Sa’id, que él había oído como a Sa’id Ibn al- Musayyab le preguntaron acerca de la recuperación de los día perdidos de Ramadán, y Sa’id dijo: “Lo que yo prefiero, con respecto a los días perdidos en Ramadán, es recupe- rarlos consecutivamente y no por separado.”

Yahya dijo que él había oído a Malik decir, acerca de alguien que recuperaba por se- parado los días que había perdido de Ramadán, que no tenía que repetirlos. (Lo que había hecho) le era suficiente. No obstante era preferible que los hiciera consecuti- vamente.

Malik dijo: “Quien come o bebe por inconsciencia o por olvido en Ramadán, o du- rante cualquier otro ayuno obligatorio que tenga que hacer, tiene que ayunar otro día en su lugar.”

49. Yahya me relató de Malik que Humayd Ibn Qays al-Makki dijo: “Yo estaba con Mu- yahid cuando él estaba realizando el tawaf alrededor de la Kaaba, y un hombre se acercó a él y le preguntó si los días (de ayuno) por kaffara debían ayunarse consecutivamente, o bien podían hacerse por separado. Yo le dije: “Sí, se pueden hacer por separado, si la persona así lo desea.” Muyahid dijo: “No debe separarlos porque en la recitación de Ubayy Ibn Ka’b se habla de ellos como de tres días consecutivos.”

Malik dijo: “Lo que yo prefiero es lo que Allah ha especificado en el Qur'an, es decir, que se ayunan consecutivamente.”

Le preguntaron a Malik acerca de una mujer que empezó el día ayunando, durante Ramadán, y, si bien estaba fuera de los días de su período, manaba sangre fresca de ella (es decir, sangre no menstrual). Entonces ella esperó hasta la noche para inten- tar ver lo mismo, pero no vio nada. Después, al día siguiente por la mañana, tuvo otra hemorragia, aunque más pequeña que la primera. Más tarde, algunos días antes de su período, la hemorragia se detuvo completamente. Le preguntaron a Malik que debía hacer acerca de su ayuno y su oración, y él dijo: “Esa sangre es como la sangre menstrual. Cuando la vea debe romper el ayuno, y después recuperar los días que ha perdido. Después, cuando la sangre menstrual se haya detenido completamente, de- be hacer gusl y ayunar.”

Le preguntaron a Malik si alguien que se hacía musulmán el último día de Ramadán debía de recuperar el Ramadán entero, o si debía simplemente recuperar el día en el que se había hecho musulmán, y él dijo: “No tiene que recuperar ninguno de los días que han pasado. Comienza a ayunar a partir de ese día. Lo que a mí me satisface más es que recupere el día en el que se hizo musulmán.”

50. Yahya me relató de Malik de Ibn Shihab, que Aisha y Hafsa, las esposas del Profeta, que Allah le bendiga y le conceda paz, empezaron una mañana un ayuno voluntario, y, más tarde, les dieron comida y ellas rompieron con ésta el ayuno. Entonces el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, entró. Aisha dijo: “Hafsa se anticipó a ha- blar antes que yo -pues era hija de su padre (Umar Ibn al-Jattab)- y preguntó: “Mensaje- ro de Allah, Aisha y yo empezamos un ayuno voluntario por la mañana y después nos trajeron comida y rompimos el ayuno con ella.” El Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: “Ayunad otro día para recuperar el que habéis perdido.”

Yahya dijo que él oyó a Malik decir: “Quien come o bebe por negligencia u olvido durante un ayuno voluntario no tiene que repetir su ayuno, pero debe continuar ayunando lo que quede de ese día en el que ha comido o bebido, estando haciendo ayuno voluntario, y no debe detener el ayuno. Alguien a quien le ocurre algo inesperado que le hace romper su ayuno voluntario, no tiene que romper su ayuno si lo ha roto por una razón justificada, y no simplemente por haber decidido romper su ayuno. Del mismo modo que no considero que alguien tenga que repetir una oración voluntaria si ha tenido que interrumpirla a causa de un escape (de gases u orina) que no haya podido evitar y que hiciera necesario repetir el wudu.”

Malik dijo: “Una vez que un hombre ha empezado a hacer cualquiera de las acciones rectas (al amal as-saliha) como la oración, el ayuno y el Hach, o acciones rectas semejantes a éstas, y de carácter voluntario, no debe interrumpirla hasta haberla completado conforme a la sunna de esa acción en concreto. Si pronuncia el takbir no debe parar hasta haber rezado dos rak'as. Si está ayunando no debe romper el ayuno hasta haber completado el ayuno de ese día. Si se pone el ihram no debe regresar hasta ha- ber completado el Hach, y si comienza a hacer tawaf no debe interrupirlo hasta no haber completado siete vueltas alrededor de la Kaaba. No debe interrumpir ninguna de estas acciones una vez que las ha comenzado, a no ser que le ocurra algo, como una enfermedad, o alguna otra cosa por la que se puede excusar a un hombre. Esto es así porque Allah, el Bendito y Exaltado, dice en Su Libro: “Y comed y bebed hasta que distingáis la raya del alba contra la oscuridad de la noche, y después completad el ayuno hasta la noche,” (Azora 2, aleya 187), y por tanto debe completar su ayuno como Allah ha dicho. Allah, el Exaltado, también dice: ”Y completad el Hach y el Umrra por Allah,.” de modo que si un hombre se pone el ihram para realizar un Hach voluntario, habiendo hecho ya un Hach obligatorio (en una ocasión anterior), no debe interrumpir su Hach, una vez que lo ha comenzado, ni quitarse el ihram cuando está en la mitad de su Hach. Cualquiera que comience un acto voluntario debe completarlo una vez que lo ha empezado, del mismo modo que ha de completarse un acto obligatorio. Esto es lo mejor de cuanto yo he oído.”



Anuncios
Relacionados

El libro del ayuno (1)

Artículos - 23/06/2015

Libro del Ayuno (2)

Artículos - 30/06/2015

Fiqh: ¿Es posible la doble intención de ayuno: Shawwâl y Recuperación de Ramadán?

Artículos - 16/07/2015



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/101254-libro_del_ayuno_3.html