webislam

Sabado 14 Diciembre 2019 | As-Sabat 16 Rabi al-Zani 1441
656 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Mar Mediterráneo: una fosa para derechos y personas

España en 2014 recibió 65 millones de turistas internacionales, cifra récord, pero a la vez se declara incapaz de recibir 4100 refugiados en dos años

11/06/2015 - Autor: Jaime Costa - Fuente: Blog Sin Permiso
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El sábado, 30 de mayo, cuatro mil quinientas personas refugiadas procedentes de las costas libias fueron rescatadas en el canal de Sicilia, frente a Italia, navegando a la deriva a bordo de precarias naves, algunas de ellas de goma. Son ya 38 mil los rescatados en lo que va de año y más de 700 los muertos por el mismo motivo. Se calcula que una cifra superior a doscientas mil personas han intentado atravesar el Mediterráneo en lo que llevamos de 2015 y que más de 30 mil han perecido al hacerlo en los últimos 10 años.

El Mediterráneo se ha transformado en una de las travesías más peligrosas del mundo. Sólo en 2014, según señala NNUU, se contabilizaron 3.419 muertes.

La Agencia para los refugiados de NNUU, ACNUR, calcula que en la actualidad existen más de 51 millones de personas refugiadas en el mundo, la mayor cifra tras la Segunda guerra mundial. La inmensa mayoría se hallan asentadas en situaciones muy precarias en los Estados frontera con los diversos países en los que existe un conflicto. A las puertas de la Unión Europea han llegado, sólo este año, una media de 80 mil personas al mes solicitando protección internacional. De mantenerse el ritmo, la cifra será, a final de año, de 1 millón. Un millón de personas para una zona con el PIB medio más alto del mundo y con una población de más de 450 millones de habitantes. Pensemos que 1 millón, número que sólo representa a personas provenientes de Siria, es precisamente la cifra de refugiados que soporta Líbano, cuya población es de 4.500.000 habitantes.

Las medidas de la UE

Desde hace aproximadamente dos semanas se habla sin parar del conjunto de iniciativas que la Unión Europea tomará para encarar la situación que acontece ante sus puertas. Resumidamente, las medidas que finalmente ha adoptado la Comisión Europea y que se van someter al Consejo Europeo del mes de junio, por procedimiento de mayoría cualificada, y para un periodo de dos años son las siguientes:

1.     Acoger a 40 mil solicitantes de protección internacional, exclusivamente eritreos y sirios, que se encuentren en Italia y Grecia antes del 15 de abril de 2015. 24 mil de los 40 mil, serán personas que se hallan en Italia; 16 mil serán de las ubicadas en Grecia.

2.     La distribución de estas personas de la que debe hacerse cargo cada Estado del territorio UE se realizará siguiendo unos porcentajes en los que se ponderan los siguientes criterios de valor: 40% por el PIB del país, 40% por población, 10% por tasa de desempleo y 10% en función de esfuerzos de acogida anteriores.

3.     La dotación presupuestaria para tal distribución será en dos años de 240 millones de euros procedentes del Fondo de Integración de Migración y Asilo Europeo (AMIF por sus siglas en inglés). Cada persona acogida estará acompañada de una dotación de 6 mil euros.

4.     Para acoger las 20 mil personas que se hallan hoy refugiadas en terceros países (Jordania, Egipto, Túnez y Marruecos), se destinan 50 millones de euros.

5.     Paralelamente, se revisará de manera restrictiva la Tarjeta Azul que, desde el año 2009, facilita la entrada en el mercado laboral y la reunificación familiar de los inmigrantes provenientes de fuera de la UE. Por ejemplo, España, entre 2014 y 2015, otorgó 774 de estas tarjetas, mientras Bélgica entregó 16.516, según consta en Eurostat.

6.     Asimismo, se llevará a cabo una batería de medidas que, en tres fases, persiguen aparentemente atacar el tráfico ilegal de personas: a) se compartirá información entre los Estados miembros, b) se inspeccionarán los buques y se tomarán las huellas dactilares de los solicitantes de protección internacional y c) se destruirán los barcos que hayan servido para traer personas. Se ha llegado a hablar, abiertamente, de operaciones de bombardeo en las costas de Libia.

Dinamarca ya ha asegurado que no acogerá a ninguno de los 40 mil refugiados previstos, Gran Bretaña e Irlanda pueden optar por hacerlo o no y, el resto, incluido el Reino de España (1), pugnan por rebajar la cifra que “les toca en el reparto”, aduciendo una difícil situación social y altas tasas desempleo.

Confusión interesada: refugio versus migración

Existe una confusión interesada entre los conceptos de migración y refugio que se extiende por gobiernos, funcionarios y medios de comunicación hasta llegar, como no podía ser de otra manera, a la ciudadanía. Dicha confusión persigue básicamente profundizar estereotipos y prejuicios tendentes al racismo, a la división entre las personas, a la fragmentación social y finalmente, a la justificación de leyes y medidas de segregación, así como de recorte de derechos.

Para explicar lo anterior, conviene mencionar brevemente y de acuerdo con la Convención de Ginebra, qué es un refugiado: un refugiado es una persona que "debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país; o que careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores no quiera regresar a él"(2).

Como puede verse, en lo único en que coincide la definición de un refugiado con la de un migrante es en el hecho de que ambos han tenido que abandonar su país de origen. Dicho de otra manera, no es lo mismo una persona que legítimamente deja su país para buscar trabajo en Alemania, Australia o EEUU que aquella que, empujada por el bombardeo de su casa, la muerte de sus seres queridos o la ocupación de su país, huye del mismo en busca de su seguridad jurídica. Más allá de que, individualmente, esa persona esté perseguida por alguna de las razones antes referidas.

Quienes llegan hoy a Europa en cantidad creciente son personas que sufren hambre y privaciones, pero no por falta de oportunidades económicas en su país o comunidad de origen, sino por situaciones de guerra y conflicto. Por tanto, lo que hay a las puertas de Europa son refugiados más que inmigrantes.

Las guerras alentadas por la política imperialista comercial de las empresas europeas y su ansía de dominio de recursos económicos, están en la raíz de profundas opresiones que, en este mundo globalizado, fuerzan el desplazamiento de millones de seres humanos.

Las cataplasmas peligrosas de la UE

De adoptarse en el Consejo de junio las iniciativas y el discurso propuestos por parte de los jefes de la UE, se estarán aplicando simples paños calientes además de peligrosas medidas de índole militar, a problemas que exigen decisiones sustentadas en los derechos de las personas, en los derechos humanos.

Las ONG y las entidades defensoras de éstos y del asilo y refugio en Europa, alertan sobre esa realidad y animan a tomar medidas en una dirección totalmente opuesta a la de la Comisión, exigiendo:

1.     El desarrollo de una verdadera e integral política de inmigración basada en derechos.

2.     El diseño de operaciones de rescate y salvamento eficaces para evitar que siga fallecido gente en el Mediterráneo.

3.     Habilitar vías legales y seguras que garanticen el derecho de asilo para las personas refugiadas evitando que deban emprender travesías mortales.

4.     Reforzar los programas de reasentamiento que, coherentemente con el número de refugiados realmente existente, represente un reparto equitativo y solidario entre Estados.

5.     Garantizar la posibilidad de pedir asilo en embajadas y consulados en países de origen y tránsito.

6.     Activar políticas de concesión de visados por razones humanitarias.

7.     Eliminar la exigencia del visado de tránsito para las personas que proceden de los países en conflicto.

8.      Abordar las causas reales que provocan los desplazamientos forzosos y trabajar para que puedan ser evitados.

Sin duda, estas medidas no representan la solución definitiva, pero en todo caso, avanzan por el lado del respeto y la profundización de los derechos de las personas y su igualdad, frente a las que propone la UE, que van justo en el sentido contrario.

Notas:
(1) España en 2014 recibió 65 millones de turistas internacionales, cifra récord, pero a la vez se declara incapaz de recibir 4100 refugiados en dos años.
(2)http://www.acnur.org/t3/a-quien-ayuda/refugiados/quien-es-un-refugiado/
Jaime Costa es activista por los DDHH

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/100792-mar_mediterraneo_una_fosa_para_derechos_y_personas.html