webislam

Miercoles 16 Octubre 2019 | Al-Arbia 16 Safar 1441
856 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

El ritmo en el universo

Existe un equilibrio en la naturaleza y un vínculo significativo entre los seres

05/06/2015 - Autor: Kemal Serçe - Fuente: Revista Cascada
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Los planetas se han estado moviendo como derviches alrededor del sol durante millones de años.

Este universo parece estar regido por un orden espléndido y una armonía increíble. Grande o pequeño, todo está incluido en algún tipo de movimiento, siguiendo un patrón regular o periódico que indica la existencia de un ritmo. Cada movimiento del universo depende de ciertas leyes que tratamos de explicar con fórmulas matemáticas. El ritmo es una expresión del movimiento mediante números, mediante el lenguaje de los números.

Es posible estudiar ciencias naturales gracias a este flujo ordenado en las leyes existentes y predominantes. Los ritmos que aparecen en los movimientos existenciales del universo son como sonidos armoniosos producidos al golpear instrumentos musicales en ciertos intervalos. Los electrones giran alrededor del núcleo, la luna alrededor de la tierra y ésta alrededor del sol. Al igual que los planetas se han estado moviendo como derviches alrededor del sol durante millones de años, la Vía Láctea y miles de millones de galaxias, en un universo cuyos límites no podemos definir, siguen girando constantemente en el espacio en un reino de éter.

A medida que la tierra completa el giro alrededor de su propio eje cada 24 horas, orbita alrededor del Sol a una velocidad de 30 km por hora sin retrasarse ni siquiera un segundo en completar su rotación anual. Una familia numerosa formada por otros mundos cercanos y sus satélites viajan hacia el sistema solar de Vega a una velocidad de 220 km. por segundo. Gracias a este orden rítmico se pueden predecir con años de antelación las órbitas de los planetas y sus posiciones, los eclipses lunares y solares y los cambios de duración de los días y las noches, o incluso calcularlos para tiempos históricos en una fecha determinada.

La naturaleza repetitiva de estos movimientos y la continuidad del orden presente, durante millones de años, muestran que todo depende de un determinado plan y de una ley, y que nada actúa independientemente. No hay lugar para la casualidad cuando las cosas suceden dentro de un marco de leyes donde existen el orden y el ritmo.

La continuidad de la existencia depende de la repetición de los movimientos existentes en un determinado intervalo de tiempo, es decir, del movimiento rítmico. El cese de movimiento en el cosmos significaría la no existencia de ritmo. No es posible hablar de ritmo sin movimiento y actividad. Este movimiento debe tener un significado y un propósito en la existencia.

Es muy difícil de explicar mediante las leyes físicas la razón por la cual la existencia llegó a ser, y el propósito de este movimiento. Además, el por qué se inició este movimiento y cuánto tiempo va a durar, no puede explicarse exclusivamente mediante leyes físicas. Sin embargo, existe un gran significado en este giro armonioso, un vínculo inquebrantable en la existencia, y una unidad. Todo ello utiliza un lenguaje silencioso para emitir un mensaje significativo a los corazones interesados. Entonces, ¿cómo se supone que ha de ser leído y entendido este mensaje?

Como sabemos por las Sagradas Escrituras, la existencia es algo que ha sido puesto al servicio de la humanidad. La existencia se presenta como un medio para la comprensión humana del significado interior. Una persona que pueda ver la existencia con los ojos de la sabiduría y sea capaz de escuchar la melodía silenciosa de la creación llega a quedarse embelesada con este ritmo y se siente como un derviche sobrecogido por la Divinidad.

El ritmo en la naturaleza

Existe un equilibrio en la naturaleza y un vínculo significativo entre los seres. Dado que todo funciona en armonía, los seres se ayudan y se compensan entre sí. El sol, fuente de luz y energía de la tierra y esencial para la continuidad de la vida, se hace dependiente de un cierto orden con su movimiento rítmico; la tierra y otros planetas se mueven de acuerdo con este ritmo principal. El día y la noche se suceden por la rotación de la Tierra alrededor de su eje, que es otro acontecimiento rítmico y constante. La ausencia de ritmo provoca incertidumbre y tal situación se define como caos. Si el futuro fuera completamente incierto, esto daría lugar al caos absoluto y la vida en la tierra no podría continuar.

La naturaleza holística e integrada de los seres se refleja en la biología humana y en todos los seres vivos. Los seres humanos perciben, en la vida cotidiana, que los movimientos del universo siguen un orden rítmico. Del mismo modo que una persona viene a este mundo conectada con estos ritmos, también puede sentir su efecto en todas las etapas de la vida y en su propio cuerpo. El movimiento circular que se produce con la repetición periódica de minutos, horas, días, estaciones y años nos influye. El ritmo interior al que denominamos «biorritmo» se ajusta de acuerdo con el orden exterior, de manera que hay un ritmo periódico de 24 horas en la vida diaria. A cada individuo se le ha dado un biorritmo innato, peculiar y distintivo, específico para la estructura biológica y espiritual de cada persona.

Al igual que en los seres humanos, se ha observado en muchos seres vivos un ritmo periódico en el metabolismo, en el ritmo cardíaco y en funciones corporales tales como la respiración y el sueño; esto se conoce como ritmo circadiano. Si los ritmos de los seres vivos se alteran, también se altera su equilibrio biológico, y esto puede dar lugar a una situación que a veces conduce a la muerte.

No hay lugar para la casualidad en el universo; todo funciona siguiendo un orden regular establecido por el Único de sabiduría infinita. Lo que trae el orden a la vida es la existencia de movimiento rítmico, y la continuidad de dicho orden otorga a las personas una sensación de seguridad y les hace la vida más fácil. Cualquiera puede hacer planes diarios, semanales o mensuales. Por ejemplo, el hecho de que el movimiento del sol dependa de ciertas leyes físicas que se pueden definir con fórmulas matemáticas, y que lo vemos salir a una hora determinada en la misma dirección todos los días, da una sensación de comodidad a nuestra mente y a nuestros sentimientos. La mayoría de la gente ni siquiera se preocupa si el sol saldrá al día siguiente. Una persona sensata no cae en contradicciones mientras observa los aconteceres y mira al futuro con confianza.

Gracias a estos acontecimientos periódicos, las personas encuentran la belleza en los propios recuerdos y en sentimientos del pasado. Estas estaciones cíclicas pueden ayudarnos a recordar cosas que, de otro modo, podrían ser olvidadas.

Como cualidad inherente a la naturaleza humana, las personas desean ver un orden en la vida social y un comportamiento coherente de los demás. Las personas con un comportamiento coherente son más idóneas como amigos e inspiran confianza en quienes las rodean. El orden formado como consecuencia de la vida de los individuos en armonía puede ser considerado como ritmo social. Del mismo modo, una vida social que respete los derechos de los demás y actúe de acuerdo con el orden existente, es una vida social pacífica y armoniosa; por el contrario, una vida social que va en contra de la idea de orden y de la mutua confianza puede conducir al caos y a la inquietud.

Las artes

Las leyes que prevalecen en la existencia pueden expresarse también con ecuaciones aritméticas. Las curvas matemáticas, fractales, series de números y muchas otras fórmulas reflejan un patrón rítmico y un plan. Por ejemplo, las obras ejecutadas mediante las proporciones de los números de la Serie de Fibonacci y la Proporción Áurea producen placer estético a los espectadores. El ojo percibe numerosos patrones y motivos formados por gamas de colores, y el oído percibe todas las melodías y sonidos como ritmo. Para una persona que ve la creación con los ojos de la sabiduría, las posiciones de las hojas de un árbol, un pájaro que se eleva, un río que fluye, y todas las flores coloreadas de la primavera son causa de admiración y entusiasmo. La belleza atrae a la naturaleza humana. Y lo que está en la esencia de todo arte es la belleza estética y la armonía, que provocan este sentimiento de admiración. La razón humana, el espíritu y las emociones participan en las misteriosas actividades observadas en la creación y las expresan a través del arte.

Un artista se inspira esencialmente en este orden y en esta armonía que existen en el Universo. Si el arte es la palabra que usamos para detectar este ritmo y esta armonía del Universo, entonces el artista es una persona que expresa este ritmo en su obra. Aquellos que comprenden bien el significado y la belleza estética de la creación pueden decir que han captado el verdadero espíritu del arte.

La música es el arte donde el ritmo se percibe mejor. En la música, los patrones y la armonía están perfectamente de acuerdo con la armonía de la naturaleza. Tal vez, cómo la música afecta a los sentimientos humanos y nos da placer sea consecuencia de dicha correspondencia. El reconocimiento de esta armonía y de este ritmo en el Universo hace que la persona se ajuste a los mismos y se unifique con la existencia.

Para concluir, los seres humanos no han sido abandonados en este mundo para vivir de manera salvaje; se necesita la existencia de un orden en su vida material y espiritual. El equilibrio, la armonía y la belleza existentes en la creación se reflejan también en la naturaleza humana. Sin un orden de trabajo rítmico, el equilibrio de la vida quedará alterado, aparecerá el caos, y tal vez el mundo llegaría a su fin.

Kemal Serçe es profesor de medicina veterinaria en Bursa, Turquía.

Anuncios
Relacionados

El Universo de los soles: la hormiga y la langosta

Artículos - 15/06/1996

El cosmos entero es un espejo de lo divino

Artículos - 18/07/2014

Acerca de la armonía divina

Artículos - 05/01/2002



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/100722-el_ritmo_en_el_universo.html