webislam

Lunes 26 Agosto 2019 | Al-Iznain 24 Dhul-Hiyyah 1440
641 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Historia del islam (VI)

Los ayyubíes en Egipto

05/06/2015 - Autor: Loli Soler - Fuente: Musulmanes Andaluces
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Saladino fundó la dinastía ayyubí.

La unidad política de los musulmanes duró poco más de un siglo. Las grandes inquietudes por preservar la doctrina revelada y las enseñanzas del Profeta acarrearon disputas y enfrentamientos y el mundo del Islam se fraccionó en varios estados. Pero eso no supuso el fin de la expansión islámica. Muy al contrario, ya el Corán había sido llevado por nuevos conquistadores a gran parte del mundo: Por el occidente se extendió, debido a las conquistas llevadas a cabo en el norte de África, hasta el Océano Atlántico. Se propagó por Asia central y el área del Volga, debido a la conversión de los kanatos mongoles y turcos. Se extendió por parte de la India y debido al auge comercial, comenzó a difundirse en Malasia y Sumatra.

Los ayyubíes en Egipto

Concluye en Egipto el califato fatimí, en el año 1171 cuando el kurdo Saladino, que había acudido a la zona enviado por el sultán de Alepo, Nur al-Din, para ayudar a los fatimíes en sus luchas contra los cristianos cruzados, se hizo con el poder y fundó la dinastía ayyubí, restaurando en la zona el pensamiento sunní.

Tras la muerte de Nur al-Din, ocurrida en 1174/ 569, Saladino inicia la conquista de Siria y se apodera de Damasco, Alepo y Mosul.

Salah ad Din Yusuf ibn Ayyub, conocido por Saladino, nació en el seno de una importante familia turca en el año 1137/531. Era muy inteligente, amante de la cultura y muy aficionado a la literatura. Poseía gran talento militar y fue valeroso, justiciero y respetuoso con los vencidos. Supo gobernar sabiamente su amplio imperio que se extendía desde Trípoli  hasta el Tigris y desde las montañas de Armenia al océano Índico.

En Palestina, se enfrentó Saladino a los cristianos cruzados y les arrebató Acre y otras plazas fuertes. Se enfrentó al rey Guy de Jerusalén y lo venció en le batalla de Hattin, apoderándose de Jerusalén en 1187/583. Años después los cristianos logran reconquistar Acre, pero a pesar del empeño por recuperar Jerusalén, no lo consiguieron. En el año 1192/588, Saladino firma una tregua con el rey cristiano de Inglaterra Ricardo I. El rey inglés abandona la lucha en Palestina y a cambio logra que los peregrinos puedan entrar en Jerusalén. Murió Saladino en Damasco en el 1193/589.

Continuaron los cruzados sus ataques con el objetivo de conquistar Jerusalén y el sultán ayyubí al-Kamil, sobrino de Saladino, para evitar un gran derramamiento de sangre, en el año 1229/626, firmó con el emperador cristiano de Alemania Federico II, una tregua de 10 años en la que acordaron que Federico ostentaría el poder absoluto en Jerusalén Belén y Nazaret. En 1244/642, los ejércitos musulmanes reconquistaron Jerusalén.

Al-Kamil fue un hombre culto, estudioso de la gramática y las leyes, a la vez que poeta. Fundó en El Cairo una escuela para el estudio de las ciencias y las tradiciones. El imperio ayyubí gozó de prosperidad y floreciente cultura.

Los mamelucos

Los ayyubíes compraron esclavos (mamluc) jóvenes, procedentes del sur de Rusia y de las regiones del Cáucaso. Estos jóvenes mamluc recibían preparación militar y educación islámica en una escuela de El Cairo. Cuando completaban su formación, salían siendo hombres libres y se enrolaban en el cuerpo de mamelucos reales. Recibían unas tierras para poder mantenerse y además un caballo y equipamiento. Este ejército que destacaba por su valor, fue alcanzando poder y llegó incluso a escoger a sus propios jefes. Este fue el origen de los mamelucos que años mas tarde se harían con el poder.

Abd al-Rahmán Ibn Jaldún, gran filósofo e historiador musulmán describió la técnica de combate de estos soldados que eran excelentes arqueros. Decía que su orden de batalla consistía en una formación de líneas sucesivas que, agachados, de rodillas, o de pié, se protegían unas a otras mientras lanzaban sus flechas contra el enemigo.

Los cristianos cruzados continuaban atacando las posesiones musulmanas. Luis IX rey de Francia, al frente de un numeroso ejército, atacó Egipto durante el mandato del sultán ayyubí al Salih y en el 1249/647 tomó Damieta. Se dio la circunstancia que el sultán ayyubí murió ese mismo año y su esposa Shayar ad-Durr, mujer inteligente, dándose cuenta de las fatales consecuencias que su muerte podría tener en momentos tan críticos, redactó un documento en el que el sultán nombraba heredero a su hijo Turá Shah y comandante del ejército a Fakhr ad Din y lo firmó falsificando la firma del sultán.

Shayar ad-Durr, con la ayuda de ad-Din, dirigió la resistencia musulmanas contra los cristianos cruzados. Capturó al rey francés que para ser liberado, tuvo que pagar un rescate de 400.000 dinares y ceder Damieta.

Tras la victoria y la muerte de Turá Shah que fue ejecutado acusado de cobardía y corrupción, fue nombrada Shayar ad-Durr, sultana del imperio ayyubí. Se hizo cargo de los asuntos de estado, se acuñó un sello real con su nombre y en todas las mezquitas se pronunciaba el sermón del viernes en su nombre. Su mandato fue muy breve pues se casó con el comandante mameluco al Mansur Aybak y abdicó. Fue pues Aybak el primer sultán mameluco.

Los mamelucos, que eran guerreros experimentados y valientes, supieron frenar el avance de los mogoles y lograron reconquistar Siria y Palestina a los cristianos cruzados que desanimados, no predicaron nuevas cruzadas.

Durante el mandato de los mamelucos, se mantuvieron intercambios culturales y comerciales con los musulmanes del norte de África. Sus expediciones comerciales las aprovechaban para difundir el Islam. Los habitantes del archipiélago indonesio empezaron a convertirse al Islam en el siglo XIII con la llegada de los comerciantes mamelucos.

Fueron los mamelucos excelentes arquitectos. Buena prueba de ello dejaron en las mezquitas de El Cairo, donde desarrollaron un estilo arquitectónico musulmán, con características originales.

Durante el tiempo que estuvieron en el poder, gobernaron el amplio imperio dos dinastías de mamelucos. En la dinastía Bahrí que estuvo en el poder desde 1250/648 a 1382/784, se sucedieron 27 sultanes que consiguieron que Egipto y Palestina gozaran de gran prosperidad, a la vez que conquistaron nuevos territorios.

Destacó en esta etapa el sultán Ruknuddin Baibars que era un esclavo de raza turca diestro en el manejo de las armas y gran guerrero. Fue también un buen gobernante, hizo construir hospitales, escuelas y embalses y canales  en el valle del Nilo. Se preocupó por los necesitados, a los que atendía distribuyendo anualmente bolsas de alimentos. También se preocupó de que sus súbditos cumplieran con las normas de la religión: Prohibió la prostitución y las bebidas alcohólicas, bajo pena de muerte y denunciaba los problemas de la época y recomendaba soluciones.      

Durante su mandato (1260/658- 1277/675) se enfrentó a los mongoles en varias ocasiones y siempre salió victorioso. A los cruzados les logró conquistar enclaves considerados inexpugnables. En 1266/664, se apoderó del castillo de Safed y dos años después, conquistó el enclave de los templarios Beufort que estaba situado al sur del Líbano. En el 1271/669, conquistó el famoso Krak de los Caballeros en Siria. También conquistó importantes ciudades, como Arsuf, Cesárea, Jafa, Haifa, Antioquia y Torón y  destruyó el castillo de los nizaríes en Siria.

En el año 1260/658, El sultán Qutuz y Baibar, derrotaron en el norte de Paletina en el oasis de dunas de Ayn Yalut, a un poderoso  ejército mongol enviado por Hulagú, nieto de Gengis Kan y que estaba al mando de Ketboga. Fue la estrategia de los mamelucos la que les dio la victoria. Los ejércitos de Qutuz, aguardaron fuera de la vista de los mongoles. Baibar y sus hombres fingieron un ataque e inesperadamente se retiraron.

Los mongoles les persiguieron y Baibar los condujo al lugar donde esperaba Qutuz, cayendo  los mongoles en el engaño. Se dice que fue esta una victoria muy importante para el imperio musulmán y para la historia del mundo, pues la victoria de los mongoles  hubiera supuesto la decadencia de la civilización  islámica  y esto hubiera cambiado el curso de la historia en el Mediterráneo

Murió Baibar en Damasco en el año 1277/675. Le sucedió el sultán Qalawun al Alfil, que logró rechazar a un gran ejército de mongoles y armenios y sus aliados hospitalarios. Este ejército estaba mandado por Mangu Timur y el rey León de Armenia. La batalla se libró a las afueras de Homs, en Sicilia en el 1281/680. Los invasores que sufrieron grandes pérdidas (el general mongol cayó herido de muerte), se retiraron al otro lado del Eúfrates.

Los mamelucos supieron contener el avance de los mongoles y evitaron que éstos arrasaran Egipto, Siria y Palestina.

En una ofensiva contra los cristianos, al Alfil reconquistó Trípoli, donde perdieron la vida muchos soldados francos. También le arrebató a los templarios la fortaleza de Margat y mandó restaurar Alepo y Damasco, casi destruidas por los cristianos.

Cuando se dirigía a Acre, murió el sultán (1290/689) y le sucedió su hijo al Jalil que tomó Acre en el año 1291/690. Los cristianos desanimados por tantas derrotas, abandonaron las ciudades de Tiro, Sidón, Beirut y el castillo templario de Tortosa.

En el año1341/741, Egipto inicia una decadencia que se vio agravada por la epidemia de peste negra que sufrió en el año 1348/749, que asoló el territorio y mermó la población.

La segunda dinastía de los mamelucos, los buyíes, eran de origen circasiano y gobernaron desde 1382/784 a1517/923. Los sultanes de esta época no supieron imponer su autoridad y se vieron envueltos en disputas, rebeliones y contiendas civiles, para conseguir y mantener el poder. En este clima de revueltas y gracias a su habilidad para rechazar las invasiones exteriores, los mamelucos mantuvieron Egipto y Siria.

Entre los buyies, destacó el sultán Bursbaid Ashraf Saif ad-dín que gobernó entre los años 1422/825 y1438/832, atacó Chipre y capturó al rey Janus, declarándose vasallo del sultán, Juan II hijo del rey Janus.

En el año 1517/910, el sultán turco Salim I invadió y conquistó Egipto, que quedó integrado en el imperio otomano.


Anuncios
Relacionados

Nuevo status quo en Oriente Próximo e Irán

Artículos - 16/11/2009

El Cairo y Jerusalén

Artículos - 19/02/2011

El Baradei insta a la difusión de un islam moderado

Noticias - 09/08/2011



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/100691-historia_del_islam_vi.html