webislam

Viernes 23 Junio 2017 | Al-Yuma 28 Ramadan 1438
2301 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Los Compañeros más distinguidos del Mensajero de Allah VI

Episodios que ilustran la grandeza de Umar Ibn Al-jattab (que Allah se complazca con él)

08/06/2012 - Autor: Mohamed Bellahcen
  • 5me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


¿Desde cuando esclavizáis a los hombres, puesto que sus madres los trajeron libres a este mundo? (Caligrafía: Khalid Ben Abdelouahab Chiairi)

‘Umar Ibn Al-Jattab (que Allah se complazca con él) (II)

Queridos hermanos, continuaremos hablando el día de hoy sobre ‘Umar Ibn Al-Jattab (que Allah se complazca con él). En el episodio anterior vimos la historia de su islamización así como algunas tradiciones proféticas que ilustran la grandeza de este hombre y su suma importancia. En cuanto al día de hoy pues conoceremos las cualidades de ‘Umar Ibn Al-Jattab  con sus parientes, con los gobernadores de las distintas provincias que trabajaban bajo su mando así como su actitud con sus súbditos. Es cierto que no vamos a poder detenernos con cada uno de los episodios de su vida especialmente a partir de ser elegido  como califa de los musulmanes, dado que son muchísimos y el tiempo es escaso y no permite un análisis detallado de todos los sucesos que tuvieron lugar en su vida en general y en su califato en particular. No obstante, en el sermón de hoy arrojaremos luz sobre algunos episodios que consideramos más importantes y que creemos que serían los que iluminarían nuestro camino y ilustrarían la relevancia de este hombre con el que Allah, Exaltado sea, fortaleció el Islam y mejoró la vida de los musulmanes en su época.

1) Episodios que ilustran su valentía y coraje:

Nada más abrazar el Islam, decidió sentarse siendo creyente en cada sitio en el que se había sentado antes siendo idolatra y no temía las consecuencias de semejante actitud. ‘Umar jugó un papel importante en  propagar el Islam, empezando los musulmanes a partir de su islamización a adorar a Allah abiertamente. Dijo después de hacerse musulmán: “No adoraremos a Allah clandestinamente a partir de hoy”.

Quiso (que Allah se complazca con él) que le tocara algo de sufrimiento y daño al igual que sus hermanos en la fe sobre todo los más débiles y pobres tales como Bilal, Jabbab, ‘Amar y Suhaib entre otros. Como consecuencia, solía pasar por la gente noble de Quraísh y los retaba, pidiendo que peleasen con él, pero todo el mundo lo evitaba e incluso Abu Yahl. Sin embargo, ‘Umar insistió en encontrarse con los idolatras quraishíes, juntos, en el Santuario Sagrado y dejemos a ‘Umar que nos cuente lo que pasó: “Vino la gente al lugar donde estaba y empezaron a golpearme, y yo también los golpeaba hasta que vino mi tío y dijo: '¿qué es lo que sucede?' Dijeron: 'éste es Ibn Al-jattab'. Entonces dijo él: 'mi sobrino quedará bajo mi protección'. Entonces, la gente me soltó. No obstante, seguía viendo los que pegaban a los más débiles y a mí nadie me pegaba así que dije: '¿Por qué no me ocurre lo que les ocurre?' Entonces fui a mi tío y le dije: 'No quiero tu protección…' Dijo: 'No lo hagas mi sobrino'. Dije: 'Te devuelvo tu protección'. Entonces dijo: 'haz lo que quieras' así que seguía golpeando y siendo golpeado hasta que Allah fortaleció el Islam.

Cuando quiso emigrar a Medina se dirigió  a los líderes quraishíes y les dijo: 'quien quiere que su madre lo eche en falta y derrame lágrimas por él que venga atrás de este valle a pelearse conmigo', pero nadie se atrevió a enfrentarse a él dado que todo el mundo lo temía y evitaba pelearse con él.

2) ‘Umar (que Allah se complazca con él) autocriticándose

Dice Al’ahnaf Ibn Qays: 'estaba yo con ‘Umar y vino un hombre y se dirigió al califa con estas palabras: “Oh Emir de los creyentes, ven conmigo y auxíliame contra fulano que fue injusto conmigo. Entonces ‘Umar levantó un palo que tenía en la mano y golpeó la cabeza del hombre diciéndole: "cuando el Emir de los creyentes está ocupado procurando resolver algún problema de los problemas de los musulmanes, venís a distraerle diciendo: auxíliame, auxíliame". Entonces se marchó el hombre enojado y dolido. ‘Umar dijo: traedme al hombre y cuando se presentó ante él le extendió el palo con el que le había pegado y le dijo: “toma el palo y pégame al igual que te pegué” Dijo el hombre: Por Allah que no, se la dejaré a Allah y se marchó. Dijo Al’ahnaf: Y volví con ‘Umar a su casa, entonces rezó dos unidades y luego se sentó y empezó a autocriticarse y decía: "Oh hijo del Al-jattab, eras humilde y Allah te elevó, eras humillado y Allah te ha enorgullecido y te dio poder poniendo la gente bajo tu responsabilidad y te vino un hombre pidiéndote auxilio y le pegaste, ¿qué es lo que le dirás a tu Señor el día de mañana?"

Una vez entró a la casa y encontró a su hijo ‘Abdu Allah comiendo unos trozos de carne y se enoja con él diciéndole: "eres el hijo del Emir de los creyentes y por eso comes carne mientras que la gente pasa necesidad y no encuentra qué comer… Come pan y aceite o pan y sal que es mejor para ti".

Una de las veces se subió al mimbar y era un año de hambruna. Estando sobre el púlpito empezó a sentir  que su estomago se revolvía, entonces se dirigió a su vientre con estas palabras: 'revuélvete oh barriga o no, por Allah que no saborearás la carne hasta que los niños de los musulmanes llenen sus vientres con ella'. ‘Umar solía comer el aceite y se alejaba de la margarina ya que está era muy cara y él debía igualarse a los demás musulmanes. Entonces solía hablarle a su vientre y le decía: 'Te acostumbraré oh vientre al aceite mientras la margarina se vende con monedas de oro'.

Deducimos de esto, oh hermanos, que si tienes a un hijo que va al colegio o  a la guardería y tú eres una persona adinerada y le das a tu hijo una fruta muy cara, y dices deja que coma y disfrute comiendo y esto es un gran pecado, puesto que si tu niño desea algo y tú si lo das y los niños que están a su alrededor, no pueden tener lo mismo. De modo que no le des a tu hijo sino lo que puede comprar todo el mundo. El profeta (que Allah le conceda paz y bendiciones) dijo: “si compras fruta regálale algo de ella, es decir a tu vecino, y si no lo haces pues, cuando entras con ella hazlo de forma secreta”.

Los primeros musulmanes escondían la fruta en una sesta y la envolvían en una trapo, pero hoy un día, muchas veces, la llevamos un bolsas de plástico tranparente y la ve el necesitado y el pobre y esto es un pecado.

3) ‘Umar siendo un ejemplo de la verdad y de la justicia

Cierto día, ‘Umar se subió al púlpito con la intención de hablarles a los musulmanes de un asunto de mucha importancia. Entonces alabó a Allah y pidió bendiciones y paz por el Mensajero de Allah y luego dijo: “Oh musulmanes, escuchad, Allah sea Misericordioso con vosotros”. Pero uno de entre los musulmanes lo interrumpió diciendo: “Por Allah que no escucharemos nada de ti” y la dijo dos veces. Entonces ‘Umar preguntó deseosamente: “¿Por qué no escucharán nada de mí oh Salman? Respondió Salmán: Porque te has concedido privilegios sobre nosotros en esta vida.

Nos diste a cada uno de nosotros una camisa mientras que, por el contrario, tú tomaste dos, por Allah que no escucharemos nada ti, por Allah que no escucharemos nada de ti. Mirando ‘Umar (que Allah se complazca con él) en los musulmanes presentes realizó la siguiente pregunta: ¿Dónde está ‘Abdu Allah Ibn ‘Umar´?, es decir su hijo. Éste se puso de pie y dijo: “Aquí estoy oh Emir de los creyentes” y delante de todo el mundo ‘Umar le preguntó: ¿De quién es la segunda camisa? ‘Abdu Allah respondió: es mía oh Emir de los creyentes. Entonces ‘Umar se dirigió a Salmán y a los demás musulmanes diciendo: sabéis vosotros que soy un hombre alto y de talla grande así que ‘Abdu Allah me dio su capa y con ella he podido alargar la mía. A estas alturas Salmán que se había opuesto y mostrado su disconformidad, con lágrimas de regocijo y confianza dijo: Alabado sea Allah, y ahora te escucharemos oh Emir de los creyentes y obedeceremos.
La pregunta que nos plantea en este momento: ¿hay alguien de nuestros gobernadores musulmanes que escucha a los consejos de los que aconsejan y presta atención a la oposición de los opositores? Hoy en día, si alguien se opone a la decisión u opinión de un gobernador o de alguien que ocupa un puesto influyente, será encarcelado y castigado severamente. De facto, las prisiones de los musulmanes están llenas de gente que fue encarcelada por dar su opinión y por oponerse a la opresión y la injusticia. Esta gente que no quiso sino hacer el bien y, como consecuencia, fueron arrojados en las cárceles, y esto es algo que conoce todo el mundo.

Un episodio que demuestra la grandeza de ‘Umar es que en cierta ocasión quiso ampliar la mezquita de Medina, pero para hacerlo tenía que sumar un solar que se encontraba muy próximo a la mezquita y dicho solar pertenecía al ‘Abbas, el tío del profeta. ‘Umar al encontrarse con al ‘Abbas un día le dijo: “Escuché al enviado de Allah (que Allah le bendiga y otorgue paz) decir que deseaba ampliar la mezquita y el terreno que está muy próximo a la misma es tuyo y queremos que nos lo des para que con él podamos ampliarla. Te daremos a cambio un terreno más grande. ‘Alabbas dijo: “No lo haré”. Dijo ‘Umar: “Entonces lo expropiaré. Yo tengo poderes para hacerlo” Le respondió Al-Abbas: “No tienes ese derecho así que nombra a alguien para que arbitre entre nosotros con la verdad” Dijo ‘Umar: ¿A quién eliges?” Dijo Al-Abbas: “A Hudhayfa Ibn Alyaman”. En vez de que el califa envíe en busca de Hudhayfa se dirigió él mismo con Al-Abbas a Hudhayfa y le relataron el motivo de su discrepancia. Dijo Hudhayfa: Escuché que el profeta de Allah Dawud (David) (que Allah le bendiga y otorgue paz) quiso ampliar la mezquita de Jerusalén, encontrando una casa cerca de ella que pertenecía a un huérfano. Después de habérsela solicitado, éste se negó, por lo que David, quiso usar la fuerza para quitársela. Entonces Allah le reveló: “Ciertamente que la casa que debe estar más distanciada de la injusticia es Su casa”, es decir la mezquita. Entonces Al-Abbas le miró a ‘Umar y le dijo: “¿Todavía piensas expropiarme el terreno?” Dijo ‘Umar: “Por Allah que no” Entonces dijo Al-Abbas: “ Y aun así yo te doy el terreno para que amplíes la mezquita del Mensajero de Allah. Te lo doy como regalo pero que me lo quites por la fuerza pues ni lo sueñes.

Otro episodio que demuestra cuán justo era el Emir de los creyentes ‘Umar Ibn Al-jat-tab (que Allah se complazca con él) es cuando se presenta un cóptico egipcio en Medina quejándose del maltrato que recibió por parte del hijo del gobernante de Egipto. Pues resulta que el joven cristiano le ganó en una carrera a Muhammad Ibn ‘Amr Ibn Al’as, y como consecuencia, este último lo fustigó diciendo: ¡Toma pues yo soy el hijo del hombre más respetado! Al oír esto, ‘Umar mandó a llamar a ‘Amr Ibn Al’as y a su hijo Muhammad y le dijo al cóptico: toma esta vara y golpea al hijo del hombre más respetado. Y luego le dijo ‘Umar: y ahora pega la cabeza calva de ‘Amr Ibn Al’as, pues, por Allah, que te pegó valiéndose de su autoridad. No obstante, el cóptico dijo: Oh Emir de los creyentes, ya he obtenido me derecho golpeando a quien me había golpeado. Luego ‘Umar si dirige a ‘Amr Ibn Al’as con estas palabras: ¿Desde cuando esclavizáis a los hombres, puesto que sus madres los trajeron libres a este mundo? 

Es la justicia que no hace distinción entre el débil y el fuerte, el pequeño y el de avanzada edad, el rico y el pobre, el ministro y el barrendero. Todo ellos son tan iguales ante la justicia como los dientes del peine y la equidad de ‘Umar no nos sorprende si tenemos en consideración que semejante equidad la aprendió y la heredó del humano más justo que anduvo sobre el planeta tierra, la aprendió de Muhammad (que Allah le conceda paz y bendiciones). De facto, una vez ‘Usama Ibn Zayd, que era  muy querido por el Mensajero de Allah, se presentó ante el último, intercediendo por una mujer que había cometido una gran infracción. Se trataba de  un hurto y ‘Usama intervino con el propósito de obtener el perdón por parte del profeta para la mujer que había robado. El profeta (que Allah le bendiga y conceda paz) se enojó tanto que subió al mimbar y dijo: ¡Por Aquél en cuyas manos está mi vida, si Fátima la hija de Muhammad robase, le cortaría la mano!

4) ‘Umar con sus parientes

‘Umar era más duro con su parientes y siempre los asustaba del hecho de caerse presas de los pecados. Era duro con ellos para que fueran ejemplo para el resto de los ciudadanos en el bien. Una vez reunió a su familia y les dijo: He prohibido a la gente tal cosa y la gente os mira como mira el pájaro a la carne y si vosotros pecáis, ellos también y si vosotros temáis, ellos también. Por Allah que si se me informase de que alguien de vosotros ha cometido alguna infracción, recibiría el doble del castigo por su parentesco conmigo así que quien quiere adelantar, que lo haga y quien quiere retrasar que lo haga.

A veces, tal y como señala el dr. Ahmed Ratib Annabulsi, el padre no le impone a su hijo más de su capacidad y siente pena por él pero, por el contrario, si se trata de una persona que trabaja por él en su fábrica o en su tienda pues le hace llevar lo que no puede soportar. Y luego el dr. dice: No hay una cualidad peor  en el humano que esta contradicción y el usar dos medidas distintas, pues su hija en la casa tiene un trato pero la esposa de su hijo tiene otro trato. La primera se le trata muy bien mientras que la segunda se le trata demasiado mal. La madre es muy flexible y dócil con su hija pero muy exigente y demasiado dura con la esposa de su hijo.

En todo caso, nos detendremos aquí y seguiremos el próximo viernes si Allah quiere. Todo lo que he dicho de bien ha de atribuirse a Allah, y cualquier error o lapsus que podéis encontrar es debido a la debilidad de mi ser y el último de mis palabras alabado sea Allah y la paz y las bendiciones de Allah sean con su profeta, su familia, sus compañeros y todos los que siguen sus pasos hasta el Último Día.

Nota: Sermón pronunciado el viernes 18 de noviembre del 2011 en la mezquita de Los Bienhechores de Puerto Rico. 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/73666-los_companeros_mas_distinguidos_del_mensajero_de_allah_vi.html