webislam

Sabado 25 Octubre 2014 | As-Sabat 01 Muharram 1436
1767 usuarios en linea | Español English عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Sobre la peregrinación a la Meka

El secreto de los secretos, capítulo XVIII

07/12/2011 - Autor: Sheikh Abdelkader al-Yilani
  • 2me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Peregrinos

La Peregrinación, de acuerdo a los preceptos religiosos, es la visita a la Ka'ba en la ciudad de Mecca. Existen ciertos requisitos conectados con esta Peregrinación: el de vestir el hábito del peregrino: dos piezas de tejido blanco sin costuras, que representan el dejar atrás todas las ataduras mundanas; el llegar a la Mecca en estado de ablución; la ejecución de siete circunvalaciones alrededor de la Kaa'bah - un signo de completa rendición; el correr siete veces entre Safa y Marwa; el ir a la llanura de 'Arafat y pararse esperando hasta la puesta del sol; el pasar la noche en Muzdalifa; el hacer un sacrificio en Mina; el ejecutar otras siete circunvalaciones alrededor de la Ka'ba; el beber de la fuente de Zamzam; y el hacer dos ciclos de plegaria cerca del lugar donde el profeta Abraham (Quiera Allah ser complacido con él) se paro, cerca de la Kaa'bah. Una vez que todo esto ha sido hecho, la Peregrinación está completa y su recompensa garantizada, y si algo está faltante en este ritual, su retribución es cancelada.

Allah El Más Elevado dice:

Y completa la peregrinación y la visitación para Allah.

Sura Al-Baqarah, 2:196)

Cuando todo esto está completo, muchas conexiones con el mundo que durante el ritual estaban prohibidas, se hacen permitidas nuevamente. En nuestro estado normal, hacemos una última circunvalación, y retornamos a la vida diaria.

La recompensa por la peregrinación es anunciada por Allah:

Y quienquiera que ingrese se halla seguro, y la Peregrinación a la Casa es un deber que los hombres adeudan a Allah, quienquiera que puede hallar un medio de hacerlo.

Sura Al-Imran, 3:96

Aquél que logra llevar a cabo la Peregrinación encontrar seguridad del fuego del infierno. Esta es su recompensa.

La Peregrinación interior necesita de muchas y prolongadas preparaciones y el aprovisionamiento de vituallas antes de emprender el viaje. Lo primero es encontrar un guía, un maestro, alguien que uno ame y respete, alguien de quien uno depende y al que obedece. El es quien suministrará las provisiones que necesita el peregrino.

Luego uno ha de preparar su propio corazón. Para despertarlo, se recita la sagrada frase La illaha illa Llah - "no hay dios sino Allah" - y recuerda a Allah al contemplar el significado de esa frase. Con esto el corazón despierta, se hace vivo. El corazón también recuerda a Allah, y continúa en Su recuerdo hasta que el ser interior esté íntegramente purificado y limpio de todo lo demás, excepto El.

Después de la purificación interior, uno debe recitar los Nombres de los atributos de Allah, los que encenderán la luz de la belleza de Allah y Su gracia. Es esa luz que uno confía en ver la kaa'bah de la esencia secreta. Allah ordeno a Sus profetas Abraham e Ishmael (Quiera Allah ser complacido con ellos) esta purificación al decir:

No asocies nada con Mi, y purifica Mi Casa para aquellos que la circunvalan.

Sura Al-Hall, 22:26

Ciertamente la Kaa'bah material en la ciudad de Mecca es mantenida limpia para los peregrinos. ¡Cuánto más limpia ha de preservar uno la Kaa'bah interna, que ha de ser escrutada por la Verdad! Después de estos preparativos, el peregrino hacia su interior se envuelve en la luz del espíritu santo, transformando sus formas materiales en la esencia interior, y circunvala la Kaa'bah del corazón, recitando internamente el segundo Nombre divino - ALLAH, el adecuado nombre de Dios. Ha de moverse en círculos porque el sendero de la esencia no es recto, sino circular. Su terminación es su comienzo.

Entonces él va al 'Arafat del corazón, el lugar interno de la súplica, ese lugar donde uno espera conocer el secreto de "No hay dios sino El, Quien es Uno y Quien no tiene iguales." Allí él permanece de pie, recitando el tercer Nombre, HU - no solo, sino con El, porque Allah dice:

Y El está contigo dondequiera que tú te halles.

Sura Al-Hadid, 57:4

Luego él recita el cuarto Nombre - HAQQ, la Verdad, el nombre de la luz de la Esencia de Allah - y luego el quinto Nombre, HAYY - la divina vida, eterna, de la cual emana toda vida temporal. Luego él enlaza el divino Nombre del Siempreviviente con el sexto Nombre - QAYYUM, el Auto-existente Uno de quien depende toda existencia. Esto lo lleva a uno al Muzdalifa del centro del corazón. A continuación el peregrino interior es llevado a la Mina del secreto sagrado, la esencia, donde recita el séptimo Nombre - QAHHAR, El que lo sobrepuja todo, el Todo-dominador. Con el poder de este Nombre, el ego y el egoísmo son sacrificados. Los velos del descreimiento son aventados lejos y las puertas del vacío se baten abiertas.

Concerniente a los velos que separan al creado del Creador, el Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él), dice: "La fe y el descreimiento existen en un lugar más allá del Trono de Allah. Ellos son velos que separan al Señor de la visión de Sus servidores. Uno es negro y el otro blanco."

Luego la cabeza del espíritu santo es afeitada de todos los atributos materiales. Recitando el octavo Nombre divino, WAHHAB - el Donador de Todo, sin límites, sin condiciones - el peregrino ingresa al área sagrada de la Esencia. Allí él recita el noveno Nombre - FATTAH, el Abridor de todo cuanto se encuentra cerrado.

Entrando al lugar de la asiduidad, donde permanece en retiro, cercano a Allah, en intimidad con El y apartado de todas las demás cosas, él recita el décimo Nombre, WAHID - Allah el Uno Quien no tiene igual y nadie es como El. Allí el peregrino comienza a ver la manifestación del atributo de Allah de SAMAD, la Fuente. El ve los inicios de este tesoro inextinguible. Es una visión sin forma ni figura, que no se asemeja a nada.

Entonces comienzan las circunvalaciones finales: siete circuitos durante los cuales él recita los últimos seis Nombres y añade el undécimo Nombre AHAD - el Único Uno, el Uno Singular. Luego él bebe de las manos de la intimidad de Allah.

Y su Señor les hace tomar una bebida pura.

Sura Al-Dahr, 76:21

La copa en la cual este liquido es ofrecido, es el duodécimo Nombre, SAMAD - la Fuente, el Saciador de todas las necesidad, el Solo Recurso. Al beber de esta Fuente uno ve todos los velos  partándose de la faz eterna. Uno mira a Ella con la luz que proviene desde Ella. Este mundo no posee ningún paralelo, ninguna forma, ningún contorno. Es inconcebible, inasociable, ese mundo "al cual no hay ojos que lo hayan contemplado, no hay oídos que lo hayan escuchado, cuya descripción no recuerda el corazón de ningún ser humano." Las palabras de Allah no se escuchan mediante el sonido ni pueden ser vistas como la palabra escrita. El deleite que el corazón de ningún hombre puede saborear es el goce de contemplar la verdad de Allah El Más Elevado y escuchar a El hablar.

Después de la Peregrinación todos los errores se tornan en lo correcto. Durante la Peregrinación todo lo que es prohibido se transforma en cosas permitidas, y todo ello se encuentra dentro de la ahora lograda unidad, que es continua. Allah dice,

El que se arrepiente y cree y hace actos piadosos, para él Allah cambiará sus malas acciones en buenas.

Sura Al-Furqan, 25:70

Entonces el peregrino quedará emancipado de todas las acciones que sean provenientes de él mismo y liberado de todo los temores y los sufrimientos. Allah dice:

Ahora seguramente los amigos de Allah, no tienen, ni temores, ni ellos sufren.

Sura Yunus, 10:62

Finalmente se realiza la circunvalación de despedida, con la recitación de todos los divinos Nombres. Entonces el peregrino vuelve a su hogar, al hogar de su origen, esa tierra santa donde Allah creo al hombre en el mejor y el más bello de los modelos. Mientras está regresando, recita el duodécimo Nombre divino, SAMAD, la Fuente, el tesoro desde el que las necesidades de toda la creación son satisfechas. Ese es el mundo de la proximidad de Allah, allí es donde se encuentra el hogar del peregrino interior, y allí es donde él retorna.

Esto es todo cuanto es posible explicar, tanto como la lengua puede expresar y hasta donde logra la mente captar. Más allá de esto está lo imposible de percibir, lo inconcebible, lo indescriptible, y por ello no se pueden dar indicios. Como el Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él), dice: "Existe un conocimiento que permanece intacto como un tesoro escondido. Nadie lo puede conocer y nadie lo puede encontrar, excepto aquellos a los que ha sido dado el divino saber."

Pero cuando los sinceros escuchan acerca de la existencia de una sabiduría tal, no la niegan. El hombre de ordinario saber capta lo que apresa de la superficie. El que posee sabiduría divina extrae desde las profundidades. La sabiduría del sabio es el secreto mismo de Allah El Más Elevado. Nadie sabe lo que El sabe, fuera de El mismo. Allah dice:

Y ellos no abarcan nada de Su conocimiento, excepto lo que a El le complace. Su conocimiento se extiende por encima de los cielos y de la tierra, y la preservación de ambos a El no le fatiga.

Aquellos benditos con los que El comparte Su conocimiento son Sus profetas y Sus amados que anhelan llegar cerca de El.

El conoce los secretos y aquello que se encuentra aún más oculto.

Sura Ta-Ha , 20:7

Allah, no hay dios sino El, y Suyos son los Más Bellos Nombres.

Sura Ta-Ha , 20:8

Y Allah sabe mejor.


Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play

Jutba del maqam de Musa 3

16/08/2002 | Hashim Cabrera

Palestina, tierra de los mensajes divinos

24/10/2014 | Roger Garaudy

En favor de la Paz y la Concordia entre todos los pueblos de la Tierra (1)

24/10/2014 | Esteban Díaz

Jawf y Jashya: Temor y Veneración

24/10/2014 | M. Fetullah Gülen

Argumentum ad Populum

24/10/2014 | Prof. Yahia Said Al Andalusí

La fe en los ángeles

24/10/2014 | Dr. Armando Bukele Kattan

El indigente trashumante

24/10/2014 | Reyna Carretero Rangel

El conocimiento: un mandato islámico (y coránico) I

23/10/2014 | Reina Mora

¿El fin de la Primavera Árabe? Una vecindad europea en crisis

23/10/2014 | Redacción
play

Yusuf Islam lanzará nuevo disco

23/10/2014 | Redacción

Aumenta en EEUU cifra de hispanos que se convierten al Islam

23/10/2014 | Redacción
Colabora


Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

Certificados de calidad: XHTML, CSS, RSS, 508, TABLELESS, WCAG TAW

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/65543-sobre_la_peregrinacion_a_la_meka.html