webislam

Lunes 1 Septiembre 2014 | Al-Iznain 06 Dhul-Qaadah 1435
1346 usuarios en linea | Español English عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=20000

Los tratados eróticos árabes

Amor, Locura Muerte. Las dos caras del amor en la tradición árabe (4 de 4)

23/07/2011 - Autor: Waleed Saleh Alkhalifa - Fuente: Alarde
  • 16me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


enamorados

Los tratados árabes eróticos

El erotismo ha tenido una tradición rica y variada en la vida de los árabes que no podemos dejar de lado. Dada su relación directa con el tema que nos ocupa, intentaremos ofrecer una visión global sin detenernos en detalles. Pese a la libertad sexual casi absoluta de la época preislámica, la literatura erótica árabe no cuajó hasta varios siglos más tarde de la eclosión del Islam. Los juristas empiezan a escribir tratados legales basándose en el Corán y en la Sunna para organizar las relaciones sexuales de la sociedad islámica.

Aparte de la necesidad de normativas que ordenen las relaciones entre los dos sexos, hubo otros motivos que animaron a algunos autores árabes a componer libros sobre erotismo, ente los cuales se menciona el contacto directo con otras culturas como la india y la persa, que tenían abundantes obras de este tipo. Pero la proliferación de esclavas procedentes de distintos países del mundo, con sus diferentes costumbres sexuales, obligó a los hombres de religión a adoptar medidas ya a marcar los límites. A partir de la época omeya aparece una clase social acomodada ya ansiosa de todo tipo de lujos y libertades, incluida la sexual que las autoridades intentan controlar mediante leyes que sean reconocidas por toda la sociedad. De ahí que los tratados eróticos de los árabes estén muy ligados a la religión islámica. Partiendo, pues, de su legislación, los autores trataron de interpretar y comentar, en general, los distintos fenómenos de la vida social, y, en particular, la actividad sexual de los individuos.

Seguidamente comentaremos de forma sucinta algunos tratados representativos de esa literatura que aún sigue siendo poco conocida incluso para los propios árabes.

Nuzhat al-albab fi ma la yuyad fi kitab

Nuzhat al-albab fi ma la yuyad fi kitab (“El recreo de los corazones que no existe en ningún libro”), de Sihab al-Din Ahmad al-Tifasi. Ésta es una obra insólita por su contenido peculiar y poco habitual en la literatura erótica anterior. Su autor, nacido en el año 1184 en Tifas, dependiente de la ciudad tunecina de Qafsa antaño, y a la ciudad argelina de Constantina en la actualidad, desempeñó el cargo de juez a lo largo de varios años, primero en su país, Túnez, durante la época de los Hafsíes, y en Egipto más tarde. Realizó varios viajes a Oriente en los que llegó hasta el Iraq y Persia en busca de metales y piedras preciosas que estudiaba, fruto de los cuales fue su libro titulado Azhar al-afkar ri yahwar al-ahyar (“Opiniones florecientes sobre las piedras preciosas”).

Este tratado presenta una serie de actividades sexuales clandestinas, practicadas por la sociedad islámica de su época, de las que nadie se atrevía a hablar. Los comentarios que hace el autor van acompañados de textos poéticos ilustrativos, con noticias que guardan relación con el tema expuesto. A pesar del carácter científico del libro y de la seriedad de sus análisis, su lectura resulta muy amena y divertida por la cantidad de anécdotas graciosas que contiene. La Nuzhat al.albab consta de una introducción y de doce capítulos. En la introducción explica el autor los motivos de la obra, citando algunos dichos del Profeta, de sus compañeros y de otros personajes históricos en alabanza de la broma, el humor y la jovialidad, que forman parte esencial del libro, mezclados con el análisis serio y científico de los fenómenos que comenta. A continuación justifica el título del libro y de su contenido, diciendo que aunque algunas palabras son malsonantes, no carecen de un objetivo y una utilidad nobles. Además, según el autor, constituyen datos e informaciones reales tomados de la vida cotidiana, tanto de la experiencia personal como de la ajena, de los que sucede en Occidente y en Oriente. Los capítulos del libro son los siguientes:

Sobre abofetear y lo que hay en ello de provecho y utilidad. Es éste realmente el único capítulo que no tiene relación directa y clara con el contenido de la oba. Se trata de enumerar las bonanzas de los abofeteados, una función que desempeñaban algunos sujetos en las cortes de califas y reyes, los cuales descargaban su ira propinando bofetadas a estos personajes. O quizás fuese simplemente un modo de que la autoridad estuviese entretenida practicando este sádico juego.

Sobre los alcahuetes y alcahuetas y lo que sobre ellos hay de anécdotas y poesía.

Condiciones de los adúlteros y características de las prostitutas.

Sobre las prostitutas ordinarias, sus noticias anecdóticas y la poesía jocosa en torno a ellas.

Noticias anecdóticas de los adúlteros y la poesía festiva sobre ellos.

Condiciones y señales de los homosexuales.

Sobre los homosexuales lampiños y la poesía jocosa sobre ellos.

Noticias anecdóticas de los homosexuales y la poesía jocosa sobre ellos.

Literatura de al-dabb (“asalto”), sus noticias anecdóticas y su poesía festiva. Al-dabb es una práctica en la que un hombre (dabbab) aprovecha la oscuridad de la noche para asaltar a un mozo o a un adulto y obligarle a realizar el acto sexual. Esto sucedía normalmente cuando dormían juntas varias personas en casos de viajes, visitas, fiestas, etc. El fenómeno parece que viene de muy antiguo, porque al-Yahiz lo cita en sus obras en más de una ocasión. Al-Tifasi describe detalladamente las condiciones del dabbab, las herramientas que utiliza en su faena y las maniobras que tiene que efectuar para alcanzar su propósito.

La práctica del coito anal con las mujeres y lo que hay sobre ello de anecdótico, noticias y poesía jocosa. Analiza el tema y el autor desde un enfoque jurídico y médico, partiendo de los dichos del Profeta y de la aleya coránica que dice: “Vuestras mujeres son campo labrado para vosotros. ¡Venid, pues, a vuestro campo como queráis”. (Cor, II, 223)

Sobre la literatura del lesbianismo y las lesbianas, sus anecdóticas noticias y la poesía festiva sobre ellas. En este capítulo se estudian las causas físicas y psicológicas del fenómeno, exponiéndose opiniones de médicos y sabios de la época. Acaba en dos subcapìtulos: uno en alabanza y a favor de esta práctica, y otro en su contra.

Sobre el afeminamiento y los afeminados y lo que hay sobre ellos de noticias anecdóticas y poesías jocosas. Largo capítulo dividido en ocho parte, en la última de las cuales se tratan las causas y los remedios, según el médico árabe de origen persa al-Razi.

Tuhfat al-´arus wa-mut´at al-nufus

Tuhfat al-´arus wa-mut´at al-nufus (“ El regalo de la novia y el solaz de las almas”), de Mamad ibn Ahmad al-Tiyani. Literato y escritor nacido en Túnez, al-Tiyani desempeñó el cargo de secretario de chancillería en el reino hafsí durante mucho tiempo. Es autor de varios libros, entre ellos una fila (relación de viaje) en la que describe su gira a Trípoli occidental en el año 1306, Ahkam al-nikah (“Normas para el casamiento”), y al-Dur al-nazim ("Las perlas ensartadas”), que trata temas de literatura y biografías de autores.

La Tuhfat al-´arus está considerada como una enciclopedia sobre la mujer árabe, donde se incluye una serie de noticias, anécdotas, poesías, dichos e informaciones históricas, lingüísticas y religiosas sobre la mujer en sus aspectos físicos, psíquicos y sentimentales. Arroja luz sobre un período bastante amplio, que comienza en los tiempos anteislámicos y llega hasta la época del autor.

Como sus predecesores, al-Tiyani escribe su libro con la mentalidad de un jurista islámico, con el fin de aportar datos científicos de gran utilidad y de divertir a las almas y alegrar los corazones. No es un libro de pornografía, como lo ha entendido la censura en algunos países árabes, por más e una razón, entre ellas porque el autor era uno de los imanes más brillantes del malikismo en el Norte de África, y porque su obra está basada en un gran número de fuentes de la literatura árabe anterior. La primera edición se hizo en El Cairo en 1881. Se trata de una edición comercial, deformada e incompleta. Posteriormente apareció una traducción completa en francés en 1848 y, más tarde, en inglés, alemán, etc.

El libro consta de 25 capítulos que taran temas tan amplios y variopintos como el deseo que sienten los hombres hacia las mujeres, alabanzas a la virtud, la necesidad de reprimir los instintos, de fomentar el casamiento, y de embellecerse y perfumarse, tanto para las mujeres como para los hombres, los derechos de la mujer, las esclavas, la edad apropiada para las nupcias, las vírgenes y las no vírgenes, la obesidad y la delgadez, las altas y las bajas, descripción de la belleza de las partes del cuerpo de la mujer, la cópula, sus ventajas e inconvenientes, tipos de cópula, los celos, etc. En el último capítulo, que es el más extenso, se recogen una serie de noticias y versos anecdóticos sobre la cópula y la relación sexual.

Al-Rawd al-´atir fi nizhat al-jatir

Al-Rawd al-´atir fi nizhat al-jatir (“El jardín perfumado”), de al-Nafzawi. Este libro fue escrito en la segunda mitad del siglo XIV por un juez de la ciudad de Túnez llamado al-Nafzawi. En el prólogo se advierte que el “Jardín perfumado” no es más que un traado complementario de otro texto anterior, resumido, con el título de Tanwir al-waqqa´fi asrar al-yama´(“Aclaración sobre el coito y los secretos de la cópula”), tarea que realiza su autor por encargo del visir Mamad b ´U´anaal-Zuwawi. (Yumu´a 1992: 21)

“El jardín” consigue pronto fama internacional como el tratado erótico árabe por excelencia, junto a otros de diversas culturas, como al Kama Sutra y el Ananga-Ranga de la India, o el Ars Amandi de Ovidio. Se ha traducido a muchas lenguas como el francés, el inglés y el alemán desde finales del siglo pasado, en cambio, hasta hace pocos años no se han publicado de este tratado en lengua árabe más que algunas ediciones de baja calidad sin indicación de lugar ni fecha.

La primera edición europea aparece en Francia en 1850, con una tirada de 35 ejemplares. En el año 1912 se publica de nuevo en Francia, y en 1927 sale una edición inglesa. Se publica también en Alemania y Dinamarca en los años 1905 y 1939 respectivamente. Pero estas dos últimas ediciones arrastraron una situación particular por causa del nacismo que las prohibió y mandó quemar junto a otros mucho libros de diversa índole.

El autor trata la actividad sexual en “El jardín” de forma sincera y clara a través de un discurso religioso, de tal manera que los antiguos lo consideraban como cualquier otro libro de jurisprudencia, como un libro de adab al-nikah (“instrucciones para el casamiento”).

El libro, en su totalidad, puede considerarse como un tratado de normas para una correcta educación sexual, partiendo de un discurso religioso basado en el Corán y la Sunna del Profeta. El-Nafzawi aporta su punto de vista sobre las prácticas sexuales desde su experiencia personal y la de otros que conoció de cerca por su condición de juez, pues formalizó contratos matrimoniales durante muchos años. Relata casos extraños dentro del marco de la relación sexual y receta remedios para la impotencia, la esterilidad, el aborto, etc. Los conocimientos del autor parecen ser científicos. A grandes rasgos, podemos dividir su contenido en tres partes que recogen: 1º) Recomendaciones médicas. 2º) Instrucciones para la realización del acto sexual. 3º) Relatos sobre el sexo y sobre todo aquello que afecta a las relaciones sexuales libres.

Si quisiéramos clasificar su contenido de forma más específica, podríamos distinguir los siguientes apartados:

1. Lo loable de los hombres y mujeres en cuanto a la sexualidad.
2. La naturaleza del acto sexual, sus placeres y su encanto.
3. Los nombres y las distintas cualidades de los órganos sexuales.
4. Los órganos sexuales de los animales.
5. Los trucos de hombres y mujeres para la satisfacción de deseo sexual.
6. La impotencia sexual, la impotencia transitoria y propuestas para su curación.
7. En torno al miembro viril
8. Cuestiones sobre la gestación y el parto.
9. Recetas para aumentar la potencia sexual.

Los que han estudiado el libro hablan de un capítulo perdido que giraba alrededor de la homosexualidad. El objetivo del tratado es humano y noble, propósito que el autor anuncia en el prólogo, deseando que sirva de guía a las personas casadas para que su vida sea un continuo placer y felicidad, en lugar de sufrir la tensión y el aburrimiento que llevan en muchas ocasiones a la pareja a buscar la satisfacción fuera del matrimonio.

Ruyu `al-sayj ilá sibah fi l-quwwa ´alá l-bah

Ruyu `al-sayj ilá sibah fi l-quwwa ´alá l-bah (“La vuelta del anciano a la mocedad en potencia sexual”), de Ahmad ibn Salmán, conocido por Ibn Kamal Basa. Es un libro polémico en cuanto a su autoría y contenido. En las distintas ediciones comerciales aparecidas en el Norte de África se atribuye a Ibn Kamal Basa, basándose para ello en una referencia que aparece en el Kasf al-zunun de Hayyi Jalifa, según la cual fue un juez de origen turco, muerto en 1534, quien lo escribe a instancias del sultán Salim Jan. Por el contrario, algunos investigadores, como George Sarton, en su Introduction to de History of Science, y Brockelmann, se lo adjudican a al-Tofaso (Yumu ´a 1992: 15): en lo relativo al contenido, muchos lo han considerado dentro de la literatura pornográfica, cuyo fin es excitar los apetitos sexuales. Sin embargo, su autor, como todos los que han escrito sobre el tema, hace hincapié en el prólogo en los aspectos prácticos del libro, que sirve, a su juicio, de orientación a hombres y mujeres para la mejora de su íntima relación, en ordena la procreación, tal y como recomienda el sagrado Corán.

El libro está dividido en dos partes. La primera se refiere a los secretos del hombre, los alimentos y medicinas que incrementan la potencia sexual. La segunda está dedicada a los secretos de la mujer y los principios de su belleza.

Ruyu´al-sayj es un compendio medicinal y jurídico sobre la relación sexual, basado no solamente en la medicina tradicional árabe, sino también en autores de otras civilizaciones, como Galeno, etc. El autor apoya su punto de vista con sentencias de sabios, versos y relatos de distinto tipo.

Entre los temas tratados más llamativos figura un subcapítulo sobre los anticonceptivos.

Conclusión

Resumiendo podemos subrayar que los griegos antiguos describieron varios tipos de amor, entre los que destaca el amor Eros o amor-pasión, un sentimiento no correspondido y un apetito sexual agudo. Otro es el amor Aagpé, una relación sentimental correspondida, coincidente con el amor cristiano que prohíbe la pasión amorosa. Un tercer tipo fue conocido con el nombre de Philia o amor-amistad, un amor humano y puro entre dos personas libres.

La poesía amorosa árabe más antigua expresa sobre todo nostalgia y dolor, describiendo, a veces con términos pasionales muy profundos, lo que sentían los poetas enamorados hacia sus amadas.

En la época omeya se desarrolla un amor conocido con el nombre de ´udrt, que es el paralelo del amor cortés. El enamorado gozaba con sus sufrimientos y trataba a la amada con muchísimo respeto. Su objetivo era el amor en sí, por lo que es conocido como amor casto o puro.

Esta tradición amorosa oriental pasa a la España musulmana y se manifiesta en la obra de Ibn Hazm, especialmente en “El collar de la paloma”. Su pensamiento, según los especialistas, está inspirado en la síntesis neoplatónica musulmana, acuñada enOriente entre los siglos VIII y X. Este cordobés ilustre, en más de una ocasión, ha asociado en su “Collar” el amor y la muerte, como han hecho muchos autores clásicos.

El filósofo-médico al-Razi dedica buena parte de su obra, fundamentalmente médica, al estudio de problemas o enfermedades espirituales. Su formación se basa en gran medida en la cultura clásica, sobre todo en la griega. En su libro “La medicina espiritual” trata detalladamente el tema del amor-pasión, considerándolo una desdicha que afecta a las personas ordinarias que carecen de la finura que caracteriza a los sabios y filósofos. Gran parte de la culpa se la achaca a los poetas y literatos, acusándolos de dar malos ejemplos a quienes imitan sus actitudes amorosas.

Para al-Razi, los placeres del amor son algo extraordinario que escapan a lo natural. Es apetito despreciable que hay que evitar en la medida de lo posible porque no es, según él, una necesidad fundamentad del ser humano, como puede ser la comida o la bebida. la relación sexual debe estar, en su opinión, muy controlada, porque el abuso de la misma puede ser causa de grandes perjuicios para la salud.

Al-´Amiri al-Nisaburi, en su libro “Ser y hacer feliz”, no toma una postura tan radical sobre los enamorados y se muestra mucho más moderado en comparación con cualquier otro autor árabe medieval a la hora de tratar el tema amoroso.

El gran médico y filósofo Avicena, que ha sido más conocido en Occidente que cualquiera de los anteriormente mencionados, se ocupa de este tema en términos muy duros, clasificando el amor entre las enfermedades mentales. Describe el estado del enamorado minuciosamente, explicando los síntomas de la enfermedad y recetando los remedios adecuados, ente los que señala el papel que las viejas y afeminados pueden desempeñar para que el enamorado llegue e odiar al ser amado.

En cambio, Ibn´Arabi, poeta y místico sufí murciano, se extiende sobre el amor en todos sus aspectos, pero casi siempre con un fondo de dimensión divina. En ningún momento se opone al amor-pasión, aunque piensa que el enamorado está afectado por un desequilibrio de los humores.

Los tratados eróticos árabes más notables fueron escritos por personas dedicadas básicamente a la judicatura. Partiendo de una postura religiosa, y con un fin notable por la seriedad del tema y la necesidad que había de llenar un vacío, intentaban ofrecer a hombres y mujeres una especia de manual o guía práctica, que no solo contenía datos útiles, sino también mucha información anecdótica, divertida, con la sana un simple intención de entretener a las almas.


Anuncios
Relacionados

Marina Heredia canta a la tradición árabe

Artículos - 24/11/2007

La virginidad y el honor. Del teatro a la realidad

Artículos - 18/10/2008

Leyenda de un verdadero amigo

Artículos - 14/10/2000



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play

La manipulación de las masas en las democracias occidentales

01/09/2014 | Germán Gorraiz López

Balcanizar medio oriente

01/09/2014 | Pablo Jofré Leal

El trato del profeta Muhammad (saws) con la gente

01/09/2014 | Sheij Muhammad Al Ruwaili

Conocimientos ancestrales de montaña

01/09/2014 | Óscar Guerrero Bojorquez

Fatwa británica condena y califica de “hereje” al Estado Islámico (IS)

01/09/2014 | Redacción

Manifestación de solidaridad con Gaza en Sidi Bouzid-Túnez

01/09/2014 | Carlos de Urabá

Malasia podría ser el centro halal global en 2020

01/09/2014 | Redacción

¿En qué siglo estamos?

31/08/2014 | Juan Goytisolo

Perspectiva histórica de la masacre de Gaza de 2014

31/08/2014 | Ilan Pappe
play

Una entrevista sin velo

31/08/2014 | la guerrilla comunicacional
play

The Islamic State

31/08/2014 | Medyan Dairieh
Colabora


diseño y programación
Development and programming, professional translation services, positioning, servers, e-commerce, SEO, user support, mobile apps, video productions, print layout design and marketing.
grupo de comunicación

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

Certificados de calidad: XHTML, CSS, RSS, 508, TABLELESS, WCAG TAW

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/62083-los_tratados_eroticos_arabes.html