webislam

Sabado 25 Octubre 2014 | As-Sabat 01 Muharram 1436
2186 usuarios en linea | Español English عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=17806

Mecanismos de manipulación de las Iglesias

Muy generalizada en nuestros días es la teología de la sumisión incondicional, una teología de la autoridad absoluta (del apóstol, profeta, o pastor) que condena y prohíbe toda critica

20/11/2010 - Autor: Dos creyentes evangelicos de Costa Rica - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Los fieles son susceptibles de caer en la manipulación orquestada por la influencia de algunos líderes religiosos.
Los fieles son susceptibles de caer en la manipulación orquestada por la influencia de algunos líderes religiosos.

El siguiente programa es un resumen elaborado por 2 creyentes evangélicos de Costa Rica, y es el resultado de un Foro Bíblico para Líderes de las Iglesias Evangélicas de ese país, realizado en julio 2010 y patrocinado por las Sociedades bíblicas de Costa Rica.

No ha sido hecho por mi persona, ni por algún otro musulmán o por un creyente católico, sino por líderes evangélicos creyentes y practicantes, como una certera y profunda autocrítica.

El tema: Mecanismos de manipulación en las Iglesias, cuyos autores: Juan Stam y Carlos Sánchez, son ampliamente conocidos en Costa Rica. El estudio por ellos realizado es más amplio y este trabajo es tan solo un resumen, el cual se ha adaptado al tiempo máximo de 10 minutos disponibles en este programa.

He aquí su estudio “En sentido literal, según el Diccionario de la Academia Real, “manipular” significa “operar con las manos o con cualquier instrumento” (¿algo así como “manosear”). En la acepción que nos interesa, se define como “acto de intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares”. Esencial al concepto es el irrespeto a la persona, al derecho y la autodeterminación de su victima. Manipular es jugar con el pensamiento, sentimiento y conducta de otras personas.

Un buen punto de partida puede ser un análisis sicológico del fenómeno de la sugestión. Aquí el sentido de “sugestionar” que nos interesa es el proceso sicológico mediante el cual una persona busca dominar la voluntad de alguien, llevándolo a pensar o actuar de determinada manera. Según La Guía de Psicología, “la sugestión es un estado psíquico provocado, en el cual el individuo experimenta las sensaciones e ideas que le son sugeridas y deja de experimentar las que se le indica que no sienta.”

Las formas extremas de la sugestión son el hipnotismo y el lavado de cerebro. Pero una mucho mas común, que permea toda nuestra sociedad moderna, es la propaganda, tanto comercial como política, a veces subliminal (inconsciente; “por debajo del umbral de la conciencia”). La ciencia de la propaganda fue perfeccionada por Adolfo Hitler y su ministro de propaganda, Paúl Joseph Goebels, para llevar el Mundo a la guerra. El mandamiento de Jesús, “Mirad, pues, como oís” (Lc 8.18; Mr 4:24); nos impone el deber de estar alerta y no dejarnos engañar por ninguna propaganda. Cuando uno se despierta a estas realidades, comienza a ver que en las Iglesias también hay sugestión, métodos de propaganda y técnicas hipnotizantes. A veces, una prolongada repetición rítmica de determinada frase, a gritos o con variaciones de tono, produce su deseado resultado de una histeria colectiva. Creo que cualquier sicólogo, competente en estos temas, lo podría reconocer y analizar.

Por otra parte, las maratónicas de TV Enlace son un constante ejemplo de sugestión. ¿Como es posible que cada maratónica, los locutores y predicadores puedan anunciar invariablemente que “hay una tremenda unción aquí, se siente poderosamente la presencia de Dios aquí”? Cabe la sospecha legítima de que es más bien sugestión, con miras a crear la impresión de algo misterioso y maravilloso para que la gente envíe sus ofrendas. Queda sumamente vago en qué consiste esa “unción”, ¿Cómo saben que está presente? ¿Y cómo puede ser tan predecible e invariable? Jesús dijo que el Espíritu Santo actúa donde quiere, lo que Lutero parafraseó: “El Espíritu Santo actúa, cuando, donde y como él quiere” y no cada vez que nosotros lo decidamos; y después producimos por sugestión las sensaciones correspondientes.

Otra forma de manipulación, el chantaje, consiste en emplear promesas o amenazas para someter a las personas. En el sentido más amplio, “el evangelio de las ofertas” y “la teología de la prosperidad”, cuando se emplean para provecho personal (que ocurre no infrecuentemente), califican como chantaje o extorsión.

Casi siempre estas promesas y amenazas apelan al egoísmo, como cuando se “profetiza” un gran futuro de fama y éxito para personas inseguras. Muy comúnmente estas promesas producen confusión en sus víctimas y les hacen mucho daño.

Muy relacionada con esto chantajes es la intimidación, cuya más grave son las frecuentes maldiciones que se lanzan contra las personas. Estas maldiciones son el colmo, el acabose del chantaje: “o te sometes, o te maldigo”. Por falsas que sean, estas maldiciones tienen una tremenda fuerza para infundir terror y arruinar la vida de las personas.

A veces estos “profetas” convalidan hechizos venidos del espiritismo en la vida anterior de los acusados. (y yo agrego: la maldición cuando las ofrendas son pequeñas o se dan billetes de un dólar).

Muy generalizada en nuestros días es la teología de la sumisión incondicional, una teología de la autoridad absoluta (del apóstol, profeta, o pastor) que condena y prohíbe toda critica. Produce pastores que son dictadores, que pretenden controlar toda la vida de los creyentes: para enamorarse, casarse, comenzar un plan de estudios (o dejarlo), aceptar un empleo (o dejarlo), para todo se necesita el visto bueno del soberano pastor (apóstol, profeta).

Se olvida que Mateo 7:1 condena la criticonería de los fariseos, que pretendían juzgar a los demás sin ser juzgados ellos, que juzgaban la paja en el ojo ajeno sin reconocer la viga en su propio ojo.

Lejos de prohibir la crítica sana y responsable, en seguida el pasaje nos llama a guardarnos de los falsos profetas, lobos vestidos de ovejas y a conocer a todos por sus frutos, no por su palabrería espiritual.

Con su supresión anti-bíblica de la sana crítica, estos líderes se aseguran un espacio casi ilimitado para la manipulación de sus feligreses. Y es curioso, estos lideres (profetas, “apóstoles”), igual que los fariseos, se atribuyen la más amplia libertad para criticar a otros, sin que otros los puedan criticar a ellos.

Pensar con cabeza propia es a veces arriesgado e incómodo, y en la confusión de los cambios rápidos de nuestra época muchas personas buscan la seguridad en autoridades que pensarán por ellos. Pero eso no es sano y no es la voluntad del Señor. El autoritarismo no tiene futuro.

Una expresión especial de este autoritarismo manipulador es la supuesta autoridad incuestionable de los “profetas”. Casi siempre, estos “profetas” comunican un actitud autoritaria, que su profecía es de origen divino y sería pecado cuestionarla. A menudo, la expresión de su cara dice, “Yo soy profeta, que no me cuestione nadie”. Pero lo bíblico es todo lo contrario. Se repite muy livianamente la fórmula “en el Nombre del Señor”, como si el Señor estuviera a la orden y disposición incondicional de estas personas. La profecía auténtica, como palabra viva del Señor para la iglesia y las naciones, es un don precioso, muy importante y necesario para hoy, pero jamás debe pervertirse para manipular a la gente.

Algunos ejemplos más: Cuando reconocemos nuestra responsabilidad como pueblo de Dios y comenzamos a analizar lo que está pasando en el iglesia, descubrimos muchos ejemplos de manipulación, algunos inconscientes o por costumbre, pero otros con clara intención de engañar. Cuando se pregunta, “¿Cuántos dicen Amén”, se esta presionando a la gente a expresar su acuerdo con lo dicho, reduciendo su posibilidad de discrepar o aún de asentir espontáneamente. En una táctica para inducir asentamiento artificialmente. Hoy día “la cultura del Amén” está haciendo mucho daño a la iglesia. A veces uno ve en las congregaciones que dicen su “Amen” antes de que el predicador haya terminado la frase que está pronunciando, para poder saber que es lo que están afirmando con su Amén. “Amen” es un signo de exclamación, y nunca debe ser una pregunta con signo de interrogación.

Igualmente cuestionable es la costumbre de decir, “Repita después de mí” o “Diga a la persona que esta a su lado” tal o cual cosa. Es tratar al público como a tontos, incapaces de pensar con la cabeza propia. A veces llega hasta lo ridículo. Una vez oí a un predicador decir “Wow” y después “Repitan todos conmigo, Wow”. En la misma categoría pondría “Den un buen aplauso para el Señor”. Si vamos a aplaudir, o vamos a decir “Amén”, debe nacer espontáneamente de nuestros corazones, no por manipulación ni por costumbre ciega. Muchas veces hoy día se emplea música de trasfondo durante el sermón o la invitación final para crear un ambiente o un “mood”. Es manipulación. La respuesta debe nacer del poder de la palabra misma y del Espíritu Santo, no del talento del tecladista. Mucho manipulan a la gente durante la invitación evangelística. Cantar “Tal como soy” (o otras canciones parecidas) 35 veces es sugestión y manipulación. Hace muchos años escuche a un famoso evangelista decir, “Levante su mano, nadie te está mirando, no le voy a pedir nada más”, para decir después, “Ahora no yo sino el Espíritu Santo le pide a usted pasar adelante al altar”. Personalmente creo inconveniente ofrecer cosas, como por ejemplo un libro, a todo los que pasen adelante. Es excelente dárselo, pero malo anunciarlo porque muchos pasaran adelante sólo para recibir el libro.

Como ejemplo final podemos mencionar la manipulación de las escrituras para que digan lo que queremos o lo que ayude más a nuestro sermón. A veces buscamos la traducción más bonita, o más de acuerdo con nuestro concepto, en vez de la más fiel. La meta principal de todo sermón, sea doctrinal o evangelístico, no es primordialmente impactar a los oyentes sino ser fiel y hacer escuchar la Palabra de Dios.

Utilizar las escrituras en servicio del éxito personal u otros intereses es manipular el texto sagrado. Las dos cualidades que deben caracterizar a todo siervo y sierva de Dios son: la humildad y la integridad. Ese carácter, y esas actitudes, jamás permitirían una vida de manipulación. Gracias a Dios, ha habido y hay muchos miles de personas cuya vidas y misterios son auténticos y fieles. Con tristeza tenemos que reconocer que los valores del mundo de hoy se han infiltrado en la iglesia, tanto de los predicadores y lideres como de los creyentes en las bancas. Aunque gracias a Dios hay excepciones muy notables, muchos (diría que la mayoría) de estas personalidades públicas parecen soberbias, con la arrogancia que les otorga su “éxito”: Muchos también dan la impresión de estar jugando algún papel, más como actores de teatro que como siervos del Señor de señores. Y finalmente terminan los expositores:

¡Como quisiéramos estar equivocados en este análisis tan poco halagador! De todas maneras, la iglesia de hoy necesita mucha oración.

Y nosotros agregamos: Que el Dios uno y único; el Dios de todo, todos y todas, ilumine al pueblo creyente y perdone a aquellos que se aprovechan de su liderazgo.

Amén.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play

Jutba del maqam de Musa 3

16/08/2002 | Hashim Cabrera

Palestina, tierra de los mensajes divinos

24/10/2014 | Roger Garaudy

En favor de la Paz y la Concordia entre todos los pueblos de la Tierra (1)

24/10/2014 | Esteban Díaz

Jawf y Jashya: Temor y Veneración

24/10/2014 | M. Fetullah Gülen

Argumentum ad Populum

24/10/2014 | Prof. Yahia Said Al Andalusí

La fe en los ángeles

24/10/2014 | Dr. Armando Bukele Kattan

El indigente trashumante

24/10/2014 | Reyna Carretero Rangel

El conocimiento: un mandato islámico (y coránico) I

23/10/2014 | Reina Mora

¿El fin de la Primavera Árabe? Una vecindad europea en crisis

23/10/2014 | Redacción
play

Yusuf Islam lanzará nuevo disco

23/10/2014 | Redacción

Aumenta en EEUU cifra de hispanos que se convierten al Islam

23/10/2014 | Redacción
Colabora


Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

Certificados de calidad: XHTML, CSS, RSS, 508, TABLELESS, WCAG TAW

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/40408-mecanismos_de_manipulacion_de_las_iglesias.html