webislam

Jueves 2 Octubre 2014 | Al-Jamis 07 Dhul-Hiyyah 1435
1888 usuarios en linea | Español English عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=16667

El velo islamico (el hiyab)

El objetivo fundamental del hiyab es proteger a la mujer musulmana y proporcionarle una mayor libertad para participar en la sociedad

25/07/2010 - Autor: Muhammad Abdullah - Fuente: Diario Córdoba
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El velo no tiene nada que ver con la integración.
El velo no tiene nada que ver con la integración.

Estamos viviendo en la actualidad española un debate en relación con el llamado "velo islámico" en el que la mayor parte de las opiniones ponen en evidencia un desconocimiento profundo de las tradiciones islámicas, de cuál es el papel de la mujer, y cuál es la función del hiyab o velo. Se suele partir de la idea errónea de que el hiyab es un distintivo del islam, incompatible con la cultura y la sociedad occidental, que reprime la libertad e igualdad de las mujeres musulmanas en Europa e impide su integración. Desde el punto de vista del islam, consideramos preciso rebatir estas afirmaciones.

Las raíces profundas del hiyab

El uso del velo se remonta al siglo 13 antes de Cristo en la antigua Asiria (Mesopotamia). La ley exigía a todas las mujeres asirias, salvo a las prostitutas, cubrir sus cabezas en público. Del mismo modo, los antiguos objetos de artesanía griegos y romanos nos indican que el uso del velo no era una práctica infrecuente. Con el judaísmo, el empleo del velo adquirió un significado religioso. Era símbolo de modestia y decoro. El velo elevaba el estatus de la mujer de la alta sociedad judía y en la actualidad algunas mujeres ortodoxas siguen practicando estas enseñanzas mediante el uso de pañuelos o pelucas. De igual manera la Biblia, Génesis 24:64-65 y Nuevo Testamento , 1 Corintios: 11: 5-6, encomendaban el uso del velo mucho antes del Islam. La Virgen María se representa a menudo en las obras de arte con la cabeza cubierta. Hasta hace unos años era obligatorio que las mujeres católicas se colocaran un pañuelo en la cabeza durante su asistencia a la iglesia, al igual que las monjas cristianas de hoy día. De igual manera, las mujeres hindúes tradicionales también se cubren la cabeza cuando se hallan en compañía de otros hombres, dejando así patente que el hiyab no es exclusivo del Islam.

La fuerza liberadora e igualitaria del hiyab

La reacción contra del hiyab nace en gran medida como respuesta a las enseñanzas originales del Antiguo Testamento, ya que San Pablo enseñaba: "El hombre no debe cubrirse la cabeza, ya que él es imagen y gloria de Dios, mientras que la mujer es gloria del hombre. De hecho, el hombre no procede de la mujer sino la mujer del hombre; ni tampoco fue creado el hombre a causa de la mujer, sino la mujer a causa del hombre. Por esta razón, y a causa de los ángeles, la mujer debe llevar sobre la cabeza señal de autoridad" (1 Corintios, 11:7-10). Por lo tanto, según San Pablo, el velo es un signo de la autoridad del hombre sobre la mujer. Una mujer cristiana cubierta solo sería piadosa en la medida en que acepta su papel inferior al hombre. Probablemente debido a esta explicación, muchos en Occidente ven al velo como un símbolo de inferioridad, servidumbre y degradación.

Sin embargo, la justificación islámica para el hiyab está totalmente en desacuerdo con este estigma. En el Islam hiyab significa "modestia" y es un medio de protección. Existen multitud de referencias en el Corán que dan fe de la igualdad entre la mujer y el hombre. El requisito del hiyab, por tanto, no pretende encarcelar a la mujer o hacerla susceptible a la dominación masculina. En el Islam, la fe se basa en la premisa de que Dios creó a los hombres y mujeres con el propósito de establecer una sociedad pacífica.

Otro objetivo del hiyab es proteger a las mujeres de cualquier daño injustificado. En el Occidente observamos a menudo la tendencia a deshumanizar a las mujeres considerándolas como objetos sexuales. La pornografía genera en el mundo ingresos que superan la escalofriante cifra de 57 mil millones de dólares. Las consecuencias perniciosas de esta degradación sexual son bien conocidas. De hecho, la verdadera mujer musulmana no tiene nada que ver ni con la mujer explotada de Occidente, ni con la mujer bloqueada de los regímenes árabes totalitarios. Además, no hay ninguna ley en el Islam que castigue a una mujer por no cumplir con el hiyab. El objetivo fundamental del hiyab es proteger a la mujer musulmana y proporcionarle una mayor libertad para participar en la sociedad. Allá donde el hiyab no consigue lograr este objetivo, el Islam permite la flexibilidad de la norma.

El papel integrador del hiyab

Se suele pensar erróneamente que la prohibición del hiyab facilitará la integración y la cohesión social en Occidente. Francia ha declarado fuera de la ley a los pañuelos sobre la cabeza en las escuelas. Turquía prohibió el uso del velo en lugares públicos. Sin embargo, estas medidas no han tenido éxito de cara a la "integración" y la razón es obvia: el velo no tiene nada que ver con la integración. Las barreras a la integración real son la pobreza y el desempleo. Además, los esfuerzos para la integración no deben realizarse a expensas de restringir el derecho a la libertad religiosa. Forzar a una mujer musulmana a "quitarse el velo" es una medida contraproducente que no solo viola los derechos humanos, reconocidos por la Constitución, sino que también impide que la sociedad occidental comprenda y tal vez incorpore las ventajas de las tradiciones islámicas.

Muhammad Abdullah es Iman de la Mezquita Basharat de Pedro Abad.
 
Anuncios
Relacionados

Ni imponer ni prohibir el hiyab

Artículos - 24/04/2010

El velo musulmán, la escuela y más

Artículos - 24/04/2010

En defensa de la tolerancia

Artículos - 28/04/2010



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play

Islam: Imperio de Fe. Capítulo 2, El Despertar

02/10/2014 | Robert Gadner

Hayy, el bendito encuentro

02/10/2014 | Redacción

¿Cuáles son las virtudes del día de Arafat?

02/10/2014 | Sheikh Muhammed Salih Al-Munajjid

Sukuks, los bonos de deuda del mundo islámico

02/10/2014 | Redacción

El mérito del Día de Arafat

14/10/2013 | Rashed Ben Muid Al Udwani

Abc del islam : responsabilidades sociales (2)

02/10/2014 | Dr. Armando Bukele Kattan

Se intenta balcanizar el mundo

02/10/2014 | Ismail El Alaoui

La orquesta “Alturaz Al Andalusi” ofrece un concierto con motivo de la fiesta del cordero

02/10/2014 | Shahinez Hadj Zoubir

Aprovecha la oportunidad de tu vida

01/10/2014 | Tijani El Bouji

El conocimiento es mejor que el dinero

01/10/2014 | Dicho de Ali bn Abi Talib

Sohbet de Sheikh Abdul Rauf en el Magrib : ¿Cuál es el sentido de mi vida?

01/10/2014 | Sheij Abdur Rauf Felpete

Introducción al Islam

01/10/2014 | Prof. Yahia Said Al Andalusí

Abren embajada de derechos humanos islamicos para denunciar los crimenes de Israel

01/10/2014 | Asociación Argentino Islámica (ASAI)
Colabora


diseño y programación
Development and programming, professional translation services, positioning, servers, e-commerce, SEO, user support, mobile apps, video productions, print layout design and marketing.
grupo de comunicación

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

Certificados de calidad: XHTML, CSS, RSS, 508, TABLELESS, WCAG TAW

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/39434-el_velo_islamico_el_hiyab.html