webislam

Viernes 31 Octubre 2014 | Al-Yuma 07 Muharram 1436
1733 usuarios en linea | Español English عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=15619

Discriminación racial en Europa

La discriminación contra los musulmanes en el ámbito laboral, especialmente la que sufren las mujeres que utilizan indumentaria religiosa, es generalizada en toda Europa

02/04/2010 - Autor: Francisco Javier Fernández - Fuente: elcomerciodigital.com
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

GASPAR MEANA
GASPAR MEANA

Millones de personas en Europa continúan siendo víctimas de exclusión y pobreza, entre otros abusos de derechos humanos, a causa de su origen étnico como ocurre con la comunidad gitana; por su orientación sexual, como los homosexuales, los bisexuales, las lesbianas y las personas transgénero; y por motivos religiosos, como los musulmanes y judíos; entre otros colectivos. Contribuir a silenciar la discriminación con medidas políticas escasas o ineficaces, es algo que no se puede permitir la Unión Europea.

Con 12 millones de personas y una larga historia de discriminación, la población gitana constituye la principal minoría de la Unión Europea. Su día a día es una lucha continua por sortear los obstáculos que le impiden alcanzar un nivel de vida digno, ya sea acceder a bienes y servicios básicos o conseguir la igualdad en el derecho a la vivienda, la atención a la salud, la educación o el trabajo. De acuerdo con un informe realizado en 2009 por la Agencia de Derechos Fundamentales, entre un 66 y 92% no denuncian los ataques discriminatorios que sufren porque afirman que nada va a cambiar.

Las barreras para obtener la documentación necesaria para acceder a los servicios públicos, la incapacidad de adaptar estilos de vida nómada, los prejuicios generalizados, así como la demanda cada vez menor de sus habilidades y ocupaciones tradicionales, han llevado a muchas personas de etnia gitana a caer en círculos viciosos de pobreza y exclusión en varios países de Europa Occidental.

Las comunidades gitanas apenas cuentan con representación en las estructuras políticas o administrativas y se encuentran con considerables dificultades para integrarse en la sociedad a la vez que conservan su identidad cultural distintiva. Las personas gitanas se encuentran en el extremo de la marginación: el trato que reciben constituye una grave afrenta a un continente que se ve a sí mismo como portador del estandarte de los derechos humanos en el mundo.

La mayoría de los países de Europa occidental han fracasado estrepitosamente a la hora de integrar a las nuevas minorías étnicas y a los inmigrantes de forma que se garantice su disfrute de todos los derechos humanos y se tengan en cuenta sus diferencias culturales, sociales y religiosas. De hecho, cada vez es más habitual que se ponga en duda la compatibilidad de ambas cosas, con llamamientos -en los que subyace una xenofobia apenas velada- para que se adopten en mayor medida los valores y las costumbres de las comunidades mayoritarias. Sin embargo, para que tengan sentido, la tolerancia y el respeto deben ser mutuos.

Aunque ya pertenezcan a la tercera generación y hayan adquirido hace tiempo la ciudadanía, millones de miembros de minorías étnicas continúan sufriendo discriminación, situación de desventaja y exclusión en todas las facetas de su vida. Según un informe del Observatorio Europeo del Racismo y la Xenofobia de 2008, la discriminación a causa del origen étnico continua siendo generalizada en los ámbitos de la vivienda, el empleo y el acceso a servicios, especialmente en el sector privado.

En España, Amnistía Internacional ha lamentado la reciente adopción de instrucciones a la Policía y Guardia Civil que favorecen la discriminación de las personas, especialmente de un colectivo especialmente vulnerable a sufrir abusos como el de los inmigrantes en situación administrativa irregular.

Solicitantes de asilo y trabajadores y trabajadoras migrantes han sido los más castigados por estas actitudes xenófobas. Para poner freno a la llegada de solicitantes de asilo y migrantes irregulares y acelerar su salida, se han introducido en toda Europa una serie de medidas que a menudo han dado lugar a graves violaciones de sus derechos humanos.

Mientras tanto, el resto de la sociedad saca provecho de su precaria situación: industrias enteras (especialmente la construcción, el turismo y la agricultura) han acabado dependiendo del suministro periódico de mano de obra barata y explotable que ofrecen estas personas.

Las mujeres víctimas de trata de personas también sufren habitualmente una doble discriminación: no sólo son explotadas como mujeres al obligarlas a ejercer la prostitución, sino que, por ser extranjeras, gozan de menor protección como víctimas de delitos que las ciudadanas del país en cuestión.

En España, Amnistía Internacional ha expresado su preocupación ante los obstáculos a los que se enfrentan las víctimas de trata para ser debidamente identificadas, bien por falta de normativa, o bien por falta de voluntad política. Además, la organización ha pedido a las autoridades españolas garantías para que las víctimas sean adecuadamente informadas de sus derechos, incluida la posibilidad de acogerse a mecanismos de protección internacional como el asilo.

Aunque a menudo es difícil distinguirla de la xenofobia en general, la islamofobia existe como fenómeno claramente diferenciado, que se ha visto considerablemente agravado por la reacción a los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos. El resultado son diversas violaciones de derechos humanos.
Incluso las comunidades musulmanas establecidas en Europa desde hace tiempo tienen dificultades para ejercer su derecho a la libertad de culto. Además, la discriminación contra los musulmanes en el ámbito laboral, especialmente la que sufren las mujeres que utilizan indumentaria religiosa, es generalizada en toda Europa.

Por otra parte, aunque hoy en día su manifestación pública es menos habitual que en el pasado, el sentimiento antisemita aún está muy extendido entre la opinión pública y no siempre recibe la enérgica respuesta que debe dársele. Los judíos europeos sufren abusos e incluso violencia por considerarlos responsables de la situación en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados.
 

Anuncios
Relacionados

El futuro de los hijos de la inmigración, la clave de la convivencia

Artículos - 13/10/2010

Las raíces del racismo

Artículos - 25/03/2002

Europa: la xenofobia en alza

Artículos - 20/11/2004



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

Certificados de calidad: XHTML, CSS, RSS, 508, TABLELESS, WCAG TAW

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/38535-discriminacion_racial_en_europa.html