webislam

Domingo 26 Octubre 2014 | Al-Ajad 02 Muharram 1436
1795 usuarios en linea | Español English عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=15236

Ley de planificación familiar en Guatemala, una visión desde el Islam

Todas las religiones monoteístas, incluyendo el Islam, plantean el principio básico de respeto a la vida del ser humano, este es un valor supremo

18/02/2010 - Autor: Julio Abdel Aziz Valdez - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Mujer indígena de Guatemala.
Mujer indígena de Guatemala.

Era de esperarse, el conflicto se armó con esta discusión desde hace cuatro años, cuando originalmente fue aprobada la Ley de Acceso Universal y Equitativo de Servicios de Planificación Familiar y su Integración en el Programa Nacional de Salud Reproductiva. La Iglesia Católica, otrora poderosa, vuelve a dirigir sus críticas contra dicho instrumento, incluso un grupo de abogados católicos asume un rol activo y decide plantear recursos de amparo para que esto no se llegue a concretar y no dudan de calificarla de anticonstitucional.

Dicha ley, que poco difiere de otras normativas a lo largo de América Latina define tres aspectos a saber, educación y acceso a métodos de planificación familiar, novedosamente hay un mea culpa del Estado descrito en el texto, que contradictoriamente muestra una realidad en medio de la discusión surgió, el poder de la cooperación internacional por medio de las ONGs.

Artículo 1. Objeto. La presente Ley tiene como objeto asegurar el acceso de la población a los servicios de planificación familiar, que conlleve la información, consejería, educación sobre salud sexual y reproductiva a las personas y provisión de métodos de planificación familiar. Además establecer mecanismos dirigidos a la consecución de nuevas fuentes de financiamiento local, reduciendo la dependencia histórica de los servicios de planificación familiar de donantes internacionales.

Artículo 2. Observancia. Las disposiciones de la presente Ley deben ser aplicadas en el ámbito nacional en todos los establecimientos de educación primaria y secundaria, y en todos los establecimiento de la red pública de salud, incluyendo al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, en adelante denominado IGSS, entidades privadas y las Organizaciones No Gubernamentales, en adelante denominadas ONG s, que prestan servicios básicos de salud en el primer nivel de atención.

Artículo 3. Destinatarios /as. Son destinatarios de la presente Ley: la población en general, especialmente las mujeres, adolescentes, parejas y hombres del área rural, que no tengan acceso a servicios básicos de salud, promoviéndose y asegurándose el acceso equitativo de servicios de planificación familiar.

Como mucho en el tema de las iniciativas destinadas a los cambios actitudinales que respondan al “concepto occidental de desarrollo” mucho de las campañas publicitarias, estudios e incluso apoyo financiero para entidades de desarrollo no gubernamental que se convierten en “contratistas”, giran en torno a apoyos millonarios provenientes de países europeos, especialmente de Países Bajos.

Los argumentos de la iglesia católica son una interesante combinación entre moral y planteamientos científicos, pensando que con estos argumentos la moral pueda no estar desamparada, se llegó a calificar a los métodos anticonceptivos como abortivos y con ello la condena hacia el principio de preservación de la vida era nítidamente pisoteado, por último se llego a acusar al Estado de probables manejos de corrupción en la contratación de las empresas proveedoras de dichos métodos, a un lado se hicieron las amenazas de excomunión que en antaño prevalecían, bueno, hay que recordar que actualmente Guatemala posee casi un 40% de población que profesa alguna religión cristiana protestante, dicho balance se conserva en el Congreso y el Estado por definición es laico, aun cuando en la práctica sea diferente.

Por su lado las instancias de coordinación de algunas iglesias protestantes se pronunciaron en contra de la Ley, pero la diferencia con los católicos que convergen en una sola iglesia, estos tuvieron una actitud más introspectiva y menos dirigida a la población en su conjunto.

A pesar de estas muestras de rechazo, incluso con llamados a desobediencia civil, la ley se echó a andar, esto más que mostrar una sociedad ampliamente convencida de la necesidad de la planificación familiar, lo que mostró fue la debilidad política de tanto la iglesia católica como las pocas coordinaciones de iglesias evangélicas, lo cual es contradictorio con una población marcadamente cristiana, en más de un 98%, por otro lado muestra también la creciente influencia que juegan las ONGs, en determinado momento, como extensiones de la influencia de gobiernos y tendencias políticas en Europa.

Preocupantes fue el tono de los contraataques de parte de esas organizaciones civiles, especialmente las de mujeres, que no dudaron en calificar a la iglesia de conservadora, carente de moral ya que en sus filas hay curas pederastas y fornicadores, y luego finalizaban con el ya conocido principio desarrollado por los liberales en el siglo XIX “separación total del Estado con la Iglesia” lo que evidentemente fundamenta la laicidad.

Tímidas fueron los comentarios de los exponentes de la Cosmovisión Maya que sobrevive hoy gracias a los mismos financiamientos externos, las comunidades judía y musulmana se mostraron ajenas a tal discusión.

Sin embargo, durante un programa de radio del Sistema de Información Islámico Centroamericano, el tema surgió y a partir de ello mostramos algunos de los elementos que se mostraron y que incluso sirvió como tema de discusión con algunos jóvenes.

Coincidencia de principio

Todas las religiones monoteístas, incluyendo el Islam, plantean el principio básico de respeto a la vida del ser humano, este es un valor supremo. Igualmente planteamos que la convivencia entre hombres y mujeres se debe de realizar en un marco de fraternidad, respeto, para lograr precisamente el principio de la vida con amor hacia Dios y su creación.

Tanto el Islam y el Cristianismo no reconocen relaciones entre hombres y mujeres que no se desarrollen en el marco de un contrato establecido, frente a Dios y la comunidad, atentan contra la voluntad de Dios y destruyen la armonía en una sociedad, esto se expresa así: “Y entre sus signos, está el de haberos creado esposa de vuestra misma especie, para que convivieses con ella, y os vinculo con el amor y piedad. Por cierto, que en esto hay signos para los sensatos” (30:21)

Tanto para el hombre como para la mujer se demanda el control sobre su sexualidad ya que en ello reside el triunfo de la moral del creyente.

No son aceptables las relaciones sexuales fuera del contrato y por supuesto, aquellas relaciones que provienen de la mera satisfacción de un deseo o impulso básico. Bajo ningún punto de vista se condena a la actividad sexual per se, a pesar de que la iglesia católica posee una larga historia de condenas hacia las acciones que conllevaban placer, hoy por hoy, no existe como regla la condena a que como parte de la vida conyugal debe de poseerse una vida sexual sana.

En el contexto en el que surge la ley, se coincide en reconocer que esta sociedad posee graves problemas de formación humana y desarrollo de la convivencia con bases morales, entendiendo esta como las herramientas que guían la convivencia en paz y respeto, por lo tanto la ley solamente responde a los efectos de ese deterioro y no a sus causas, el plantear planes educativos que aborden el tema de la utilización de métodos anticonceptivos es abordar solamente el efecto, ejemplo: en el sistema de educación se puede abordar el tema de la importancia de la democracia, pero el sistema político actual no solamente es clientelar sino fomenta ampliamente la demagogia como valor eso sin contar con la inexistente discusión ideológica, y la predisposición al enriquecimiento ilícito.

En este ejemplo, el Estado prefiere presentar a licitación proyectos financiados por la cooperación sobre cambios en sistema educativo, pero no cambia las reglas de las relaciones políticas en su seno; regresando al tema de la educación sobre el uso de anticonceptivos persiste la misma lógica, se cree que la persistencia del fenómeno social de los embarazos tempranos o la amplia existencia de enfermedades de transmisión sexual se debe a que los niños no tuvieron “educación sexual con énfasis en el uso de métodos anticonceptivos” que según las campañas de divulgación del VIH más que anticonceptivo el condón es un salvavidas.

“El tema de la salud reproductiva es tan importante como para dejárselo a los doctores”

El flamante Ministro de Salud de Guatemala, al ser cuestionado por la entrada en vigencia de la ley y sobre los puntos de vista vertidos de la iglesia, expuso con lujo de detalles la cantidad de mujeres menores de edad que están siendo atendidas por embarazos, e incluso menciona a algunas que tenían menos de doce años, y luego de ello las estadísticas sobre proliferación de ETS, se menciona incluso que el 21 de los embarazos se producen en adolescentes 15 de muertes maternas entre jóvenes, el 43 de los VIH positivos se encuentran entre el 15 y 30 años de edad.

Este pequeño detalle de su presentación nos hizo pensar en la necesidad que tenía el Ministro de justificar la ley a pesar de que se olvidó que el hecho que una niña estuviera embarazada mostraba otra categoría jurídica, una violación per se, tal vez lo que lo faltó señalar era que estas niñas habían consentido la relación, por lo tanto si había que mostrarlas como un ejemplo de lo necesario que haya libre acceso a condones, nada más contradictorio, bajo este razonamiento si hubiera suficiente acceso a condones y los muchachos supieran usarlo se evitarían los embarazos, que le preocupa al Estado por la carga financiera que tiene. Ese mismo razonamiento se puede utilizar en el caso de las ETS, si hay condones no hay porque llegar a un centro de salud por dosis de penicilina y no digamos en el caso del VIH así ya no tiene que gastar en antirretrovirales.

La lógica de salud-enfermedad en el razonamiento médico, al menos de los guatemaltecos, se aplica en una política pública de salud reproductiva.

El occidente liberal sigue planteando que la religión no tiene que ver con la sexualidad porque se utiliza como modelo a la iglesia católica, esta llegó a carecer de solvencia cuando persistió con el celibato de sus agentes multiplicadores más importantes como son los sacerdotes y monjas, pero el asunto se complicó aún más en las últimas décadas cuando salieron a luz una serie de abusos sexuales que estos mismos religiosos tuvieron con niños y mujeres, claro que no representan a la totalidad, pero si define el rompimiento de la regla.

El liberalismo que penetra en las conciencias de izquierda, ahora hacen causa común y plantean como objetivo de lucha el expulsar a la iglesia a su recinto de oración, sin tomar en cuenta el como la conciencia religiosa determina el desarrollo cultural de la nación, pero para el tema del acceso a los métodos anticonceptivos nada como una buena conciencia liberal.

De las divergencias

El joven amigo con el que platicábamos nos mostro su cara de hastío cuando escuchó que el planteamiento de la no aceptación, bajo ningún punto de vista, de las relaciones fuera de la relación matrimonial era el mismo que el de los cristianos y, recordó el porqué organizaciones como la suya defienden la separación de la iglesia del Estado, sin embargo, le comentábamos, que el uso de los anticonceptivos que existen en el mercado, no era de motivo de cuestionamiento, de hecho no veíamos porqué se debería poner en juego la salud de una mujer con los embarazos constantes, en ello no había virtud para una mujer, por el contrario ese tema se es perceptible de ser dialogado en pareja, por lo tanto si estábamos de acuerdo con el uso del condón como anticonceptivo, no como salvavidas, esto último es una trampa para que la sociedad se destruya a sí misma en la mentira, es permisible que el hombre tenga relaciones extramatrimoniales siempre y cuando use condón, y así evitar la propagación del VIH, y para las mujeres tomar pastillas o usar la T de cobre para que no tenga hijos antes o fuera de su matrimonio.

Por otro lado, hombres y mujeres no están obligados a sostener una relación que a su salud mental, física, e incluso económica. El Islam motiva a que los seres humanos deben buscar en el matrimonio un compromiso con la vida, con la sociedad y sobre todo con Dios, pero igualmente deja el camino de la separación o divorcio cuando las condiciones se han producido y su entorno familiar y social no han podido revertir la situación, y se permite que tanto hombre y mujer puedan seguir con sus vidas por aparte, después de haber salvado aspectos que la jurisprudencia defina.

Muchas veces el horror en la juventud occidentalizada es que el impedimento de parte del catolicismo al divorcio se traduce en el impedimento al rompimiento de una relación no viable, o en el peor de los casos al supuesto derecho a “probar suerte con otras parejas”, por lo tanto es cuestionable.

La Sura 65 de Corán At Talaq o del Divorcio plantea: ¡Oh, Profeta! Cuando divorciéis a las mujeres, divorciadlas al terminar su período y observad el tiempo de espera y sed temerosos de Dios, vuestro Señor. No las expulséis de sus casas y que ellas no salgan, a menos que cometan un pecado evidente. Al existir un apartado especial para ello el Islam asume como válida la posibilidad del rompimiento de la relación, y plantea una serie de aspectos que evidentemente benefician a la mujer, como el amparo al embarazo cuando acontece el rompimiento y la preservación de sus bienes, y condena las acciones como el adulterio tanto para hombre como para mujeres, ambos pierden los beneficios de una separación legal.

Las normas que rigen la relación entre hombres y mujeres en sociedad y en familia están establecidas para mantener la salud mental y espiritual de la colectividad, y reforzar el convenio con Dios. Al reconocer los derechos de la mujer su principal obligación se centra en contribuir a que el matrimonio sea una empresa exitosa en todos los aspectos que conlleva, esto evidentemente no se reduce a engendrar hijos, o como mencionan algunos religiosos cristianos “los hijos que Dios mande”, por lo tanto en sociedades más complejas donde la mayor el Islam es una religión predominante no es un problema la utilización de los métodos anticonceptivos bajo prescripción.

El papel del Estado es clave en el desarrollo de valores morales, aun cuando se considere lo contrario, en principio como referencia, pero hay que entender que los Estados como el Guatemalteco están fundados en la concepción liberal de que ellos triunfaron sobre la moral conservadora en el siglo XIX, por lo tanto esta ha sido mandada “a donde tiene que estar” en el plano privado, el Islam como propuesta política se plantea el cambio de las estructuras de poder público que no es una invasión al plano de lo privado, sino al desarrollo de una valores de relaciones sociales que hagan posible el convenio con Dios y los seres humanos. No se trata de la invasión a lo privado sino al cambio de las condiciones que destruyen la conciencia humana.

El Islam como sistema de vida no aboga por el celibato para nadie de la Umma (comunidad islámica) no hay virtud en que el hombre y mujer se priven de una vida sexual que incluso trasciende de la función de procreación, las virtudes de los musulmanes están en el cumplimiento de totalidad de normas de comportamiento, que tienen que ver con ser respetuosos de los padres, huérfanos, pobres, mujeres, con la rectitud en los negocios, con la actitud inquisitiva hacia la producción de conocimiento, incluso con la forma de relacionarse con personas de otras religiones; la vida sexual se convierte en una fase que no tendría que determinar la totalidad del compromiso e identidad del musulmán porque se ha normado que el sexo es una forma de comunicación entre un hombre y mujer en el contexto de un matrimonio, fuera de él se convierte en fornicación propiamente dicho, no puede haber amor sino satisfacción de impulsos es por eso que es ampliamente condenable para el hombre y mujer por igual, no hay disparidad para la condena social, un hombre infiel es señalado y no se le regocija su “hombría”.

Métodos anticonceptivos y su impacto social

En efecto, la serie de métodos en sí no representan el problema en la vida del ser humano cuyo marco de relación social sea desde la religión, el problema reside cuando ese marco se hace más opaco.

Las pastillas anticonceptivas se popularizaron durante el boom del rompimiento de tabús en cuanto a la sexualidad en occidente, especialmente en Estados Unidos, durante la década de los sesentas. Se evitaron embarazos más no así la propagación de ETS, por su parte las mujeres comenzaron a experimentar el impulso de mantener relaciones sexuales sin el miedo al quedar embarazadas, más mujeres a temprana edad y otras fuera de matrimonio, no sabríamos determinar cuánto el porcentaje de la incidencia de las pastillas realmente se produjeron en el espaciamiento de embarazos dentro del matrimonio, y no se puede establecer porque el acceso de las pastillas es universal, tan sencillo como ir a cualquier farmacia.

Esto evidentemente impacto dentro de la feligresía católica, sobre todo cuando la postura de las entidades financieras a nivel internacional como el Banco Mundial señalaron como uno de los grandes problemas del subdesarrollo es el poco control de la natalidad, y urgieron a las naciones a las esterilizaciones en masa como las producidas en la India, o a la distribución de pastillas y condones, la iglesia por su parte responde con la utilización de un método poco confiable como el Bilings que se basa en el autocontrol dentro de una sociedad que comenzaba a perder el control sobre su propia sexualidad.

El condón posee una historia similar, dos son los hitos en su uso, primero la propagación masiva de las ETS después de la Segunda Guerra Mundial y en especial en esos años sesentas, que igualmente no diferenciaba mucho con los años y años de complacencia con las relaciones sexuales fuera de matrimonio que se produjeron después con el avance del colonialismo, la posesión de la mujer como botín de guerra, incluso con el beneplácito a la prostitución que se planteaba como una necesidad social, que beneficiaba sobre todo a los hombres. El otro hito lo plateo el VIH en la década de los ochentas, cuando se determinó que esta no era la plaga de los homosexuales, sino más bien la mutación genética de otras enfermedades que luego encuentran como medio idóneo de transmisión las relaciones sexuales y el uso de jeringas y transfusiones de sangre contaminada.

Actualmente el condón pobremente se publicita como método anticonceptivo sino como una alternativa de vida, es casi un producto de consumo básico, se vende en gasolineras, en las cajas de supermercados, se regala durante actos políticos, es el Woodstock nuevamente puesto en escena, no importa tener todo tipo de relaciones sexuales si se hace con un preservativo a la mano, el Estado no le incumbe él como siempre y cuando se haga con este método. El condón es la antorcha que prenden los feligreses frente a su iglesia y la que se dice “viva la libertad”. Se reafirma que el hombre en su incapacidad de frenar sus impulsos básicos sexuales, y siendo uno de los principales vectores de las ETS hay que brindarle la protección debida. La sociedad liberal parte entonces de que los derechos a la vida sexual también están regidas por el libre mercado, si un hombre es capaz de encontrar diversas parejas, para que este comportamiento no afecte la salud física de la sociedad hay que proporcionarle el condón, de hecho para sociedades más “abiertas” a este precepto, el uso del condón se ha extendido a las mujeres (y en su forma femenina) sino como una exigencia hacia el hombre con el que comparte el acto sexual, las pastillas anticonceptivas dejaron de ser suficientes, eso evidentemente ha llevado al incremento de actos de infidelidad femenina que suelen ser más determinantes en la finalización de una relación matrimonial que la infidelidad masculina.

Epílogo

La entrada en vigencia de la ley, muestra el desarrollo del sistema liberal instaurado desde hace más de cien años. En otras latitudes del hemisferio el avance de legislaciones que reconocen el matrimonio homosexual y la legalización del aborto comienzan a definir una nueva forma de configuración social que se reviste de discursos emancipadores hacia las mujeres sobre todo, pero en el afán de resolver las inequidades que el mismo sistema creo comienza a resquebrajar el tejido social. Los anticonceptivos en sí mismos son instrumentos, y por lo tanto no deberían ser definidos como los causantes del problema, al igual que las armas por sí mismas no matan a las personas sino las personas que las usan y el contexto que facilita su uso y la impunidad del castigo para el que lo hace, de esta manera los anticonceptivos y su uso deben ser considerados como un derecho que incremente la salud sexual en matrimonio. El aborto jamás puede ser considerado como un método anticonceptivo.

 

Anuncios
Relacionados

Una perspectiva islámica de la sexualidad

Artículos - 15/12/1997

El Camino libre del Islam

Artículos - 15/02/1995

Sobre la Hermandad

Artículos - 15/02/1995



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

Certificados de calidad: XHTML, CSS, RSS, 508, TABLELESS, WCAG TAW

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/38226-ley_de_planificacion_familiar_en_guatemala_una_vision_desde_el_islam.html