webislam

Jueves 21 Agosto 2014 | Al-Jamis 24 Shawwal 1435
1761 usuarios en linea | Español English عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=12424

El hiyab en el Islam (Quran y Sunna)

El uso del pañuelo (jimar) como parte de la vestimenta modesta (hiyab) ha sido ordenado por Dios en el Qur’an y la práctica del Profeta (Sunna)

09/03/2009 - Autor: Karamy - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El velo islámico.
El velo islámico.

بِسۡمِ ٱللهِ ٱلرَّحۡمَـٰنِ ٱلرَّحِيمِ
En el nombre de Dios, el Misericordioso, el Compasivo

El velo الحجاب

Temas

Introducción

Quran y Sunna, eso es lo que los musulmanes queremos, y no opiniones personales.

El uso del pañuelo (jimar) como parte de la vestimenta modesta (hiyab) ha sido ordenado por Dios en el Qur’an y la práctica del Profeta (Sunna).

Desgraciadamente, algunos individuos, por ignorancia, y por un intento de no ser “discriminados” por la sociedad en la que viven, hacen voluntario lo que Dios ha hecho obligatorio y permiten lo que Dios ha prohibido, ignorando que con esa actitud se ponen en posición de divinidades, y es a eso a lo que se refiere Dios cuando dice: “han tomado a sus rabinos y a sus monjes -y también al Ungido, hijo de María- por señores suyos junto con Dios, cuando se les ordenó que no adorasen sino al Dios Único” 9:31, de acuerdo a la narración (hadiz), transmitida por el Imam Ahmad, en que el Profeta dijo: “¿acaso no prohibían los rabinos y los monjes lo que Dios había permitido y permitían lo que Dios había prohibido, y les obedecían?”. También definió Dios a los creyentes verdaderos cuando dijo que “no temen la censura de quien les censure” 5:54.

En honor a la verdad, he decidido recopilar los versos del Qur’an y los dichos del Profeta (ahadiz) en los que se toca el tema del hiyab, así como algunas narraciones en las que se ve claramente qué aplicación hicieron los Compañeros del Profeta del orden de utilizar el hiyab. También he señalado algunas conclusiones finales a las pruebas del Qur’an y la Sunna. Obviamente, el Islam (sumisión a Dios) es la religión que practicaron el Profeta a quien fue revelada su forma final y sus Compañeros; y no la religión como entienda cada uno las cosas, de acuerdo a sus deseos. Por ello dijo el Profeta: “que aquel que interprete el Qur’an en base a su opinión, tome su morada en el Fuego”. Y también mencionó, como recopiló el Imam at-Tirmidhi -al igual que la narración anterior- que la “secta” salvada del Islam sería “aquella a la que yo y mis compañeros pertenecemos”, es decir, la forma original de esta Religión. Por ello es de especial importancia mencionar, junto con los versos del Qur’an y los dichos del Profeta, otras narraciones de la Sunna en que se refleja el proceder de los Compañeros del Profeta.
He añadido a las evidencias del Qur’an y la Sunna (e.d. las pruebas irrefutables) lo que dijeron al respecto algunos comentadores clásicos del Qur’an y algunos eruditos (‘ulama).

El velo (hiyab) en el Qur’an


قُل لِّلۡمُؤۡمِنِينَ يَغُضُّواْ مِنۡ أَبۡصَـٰرِهِمۡ وَيَحۡفَظُواْ فُرُوجَهُمۡ‌ۚ ذَٲلِكَ أَزۡكَىٰ لَهُمۡ‌ۗ إِنَّ ٱللَّهَ خَبِيرُۢ بِمَا يَصۡنَعُونَ وَقُل لِّلۡمُؤۡمِنَـٰتِ يَغۡضُضۡ مِنۡ أَبۡصَـٰرِهِنَّ وَيَحۡفَظۡنَ فُرُوجَهُنَّ وَلَا يُبۡدِينَ زِينَتَهُنَّ إِلَّا مَا ظَهَرَ مِنۡهَا‌ۖ وَلۡيَضۡرِبۡنَ بِخُمُرِهِنَّ عَلَىٰ جُيُوبِہِنَّ‌ۖ وَلَا يُبۡدِينَ زِينَتَهُنَّ إِلَّا لِبُعُولَتِهِنَّ أَوۡ ءَابَآٮِٕهِنَّ أَوۡ ءَابَآءِ بُعُولَتِهِنَّ أَوۡ أَبۡنَآٮِٕهِنَّ أَوۡ أَبۡنَآءِ بُعُولَتِهِنَّ أَوۡ إِخۡوَٲنِهِنَّ أَوۡ بَنِىٓ إِخۡوَٲنِهِنَّ أَوۡ بَنِىٓ أَخَوَٲتِهِنَّ أَوۡ نِسَآٮِٕهِنَّ أَوۡ مَا مَلَكَتۡ أَيۡمَـٰنُهُنَّ أَوِ ٱلتَّـٰبِعِينَ غَيۡرِ أُوْلِى ٱلۡإِرۡبَةِ مِنَ ٱلرِّجَالِ أَوِ ٱلطِّفۡلِ ٱلَّذِينَ لَمۡ يَظۡهَرُواْ عَلَىٰ عَوۡرَٲتِ ٱلنِّسَآءِ‌ۖ وَلَا يَضۡرِبۡنَ بِأَرۡجُلِهِنَّ لِيُعۡلَمَ مَا يُخۡفِينَ مِن زِينَتِهِنَّ‌ۚ وَتُوبُوٓاْ إِلَى ٱللَّهِ جَمِيعًا أَيُّهَ ٱلۡمُؤۡمِنُونَ لَعَلَّكُمۡ تُفۡلِحُونَ

Di a los creyentes que bajen la mirada y que guarden su castidad: esto conviene más a la pureza; ciertamente, Dios está bien informado de lo que hacen. Y di a las creyentes que bajen la mirada y que guarden su castidad, y no muestren de sus atractivos sino lo que de ellos sea aparente; así pues, que se cubran el escote con el velo. Y que no muestren sus atractivos a nadie salvo a sus maridos, sus padres, sus suegros, sus hijos, los hijos de sus maridos, sus hermanos, los hijos de sus hermanos, los hijos de sus hermanas, las mujeres de su casa, aquellas que sus diestras poseen, aquellos sirvientes varones que carecen de deseo sexual, o a los niños que no saben de la desnudez de las mujeres; y qué no hagan oscilar sus piernas a fin de atraer la atención sobre sus atractivos ocultos. Y ¡oh creyentes, volveos a Dios, todos, en arrepentimiento, para que alcancéis la felicidad! 24:30-31

يَـٰٓأَيُّہَا ٱلنَّبِىُّ قُل لِّأَزۡوَٲجِكَ وَبَنَاتِكَ وَنِسَآءِ ٱلۡمُؤۡمِنِينَ يُدۡنِينَ عَلَيۡہِنَّ مِن جَلَـٰبِيبِهِنَّۚ ذَٲلِكَ أَدۡنَىٰٓ أَن يُعۡرَفۡنَ فَلَا يُؤۡذَيۡنَۗ وَكَانَ ٱللَّ غَفُورً۬ا رَّحِيمً۬ا

¡Oh Profeta! Di a tus esposas, a tus hijas y a las demás mujeres creyentes, que deben echarse por encima sus vestiduras externas: esto ayudará a que sean reconocidas y no sean importunadas. Pero aun así, ¡Dios es en verdad indulgente, dispensador de gracia! 33:59

El velo (hiyab) en la Sunna

Narró ‘Aisha: “las esposas del Profeta -la paz y las bendiciones de Dios sean con él- solían ir a al-Manasi, un extenso lugar abierto (cerca de Baqia en Medina), para hacer sus necesidades por la noche. ‘Umar solía decirle al Profeta -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-: ‘que tus esposas utilicen el velo’, pero el Mensajero de Dios no lo ordenó. Una noche Sauda bint Zam’a, esposa del Profeta -la paz y las bendiciones de Dios sean con él- salió a la hora de la Oración de la noche, siendo ella una mujer alta. ‘Umar se dirigió a ella y dijo: ‘te he reconocido, oh Sauda’, y lo dijo porque deseaba con entusiasmo que los versos sobre el hiyab fueran revelados. Así pues, Dios reveló los versos del hiyab. Bujari

Dijo ‘Umar: “coincidí con mi Señor en tres cosas. Dije: ‘Mensajero de Dios, si tomáramos la Estación de Abraham como un lugar de Oración…’, y luego fue revelado: ‘…y tomad la Estación de Abraham como lugar de Oración’ 2:215. Dije: ‘Mensajero de Dios, tanto la buena como la mala gente viene a visitar a nuestras esposas; si tan sólo les ordenaras llevar hiyab…’, y el verso del hiyab fue revelado. Las esposas del Profeta -la paz y las bendiciones de Dios sean con él- se unieron en los celos, y yo dije: ‘quizás su Señor, si os divorcia, le dará a cambio esposas mejores que vosotras’, y así mismo fue revelado Qur’an 66:5. Bujari

Narró ‘Aisha -Dios esté complacido con ella-: “Asma’, hija de Abu Bakr -Dios esté complacido con él- vino a ver al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él- llevando un vestido delgado, de modo que el Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él- se giró y le dijo: ‘oh Asma’, una vez la mujer alcanza la edad de la menstruación, ninguna parte de su cuerpo debe ser vista a excepción de esto’, y señaló su cara y sus manos.” Abu Dawud

‘Aisha -Dios esté complacido con ella- solía decir: “cuando ‘que se cubran el escote con el velo’ fue revelado, las mujeres cortaron los talles de sus sábanas por los bordes y cubrieron sus caras con los trozos cortados”. Bujari

Narró Umm Salama, madre de los creyentes: “cuando el verso ‘deben echarse por encima sus vestiduras externas’ fue revelado, las mujeres de los que auxiliaron a los que emigraron de Meca, e.d. de los ansar salieron como si tuvieran cuervos sobre sus cabezas, con las vestiduras externas”. Abu Dawud

Narró Dihyan ibn Jalifa al-Kalbi: “El Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él- trajo algunas piezas de lino egipcio fino, y me dio uno y dijo: ‘divídelo en dos; haz con uno de los trozos una camiseta y dale el otro a tu esposa para un velo’, y luego, cuando ya se había girado, dijo: ‘y ordena a tu esposa que lleve una prenda debajo y no muestre su figura’.” Abu Dawud

Usama ibn Zaid dijo: “el Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él- me dio como regalo una tela cóptica gruesa que había recibido él como regalo de Dahiah al-Kalbi, así que se lo di a mi mujer. Más adelante, el Profeta -la paz y las bendiciones de Dios sean con él- me preguntó: ‘¿por qué no vistes la tela cóptica?’, a lo que le contesté: ‘se lo di a mi esposa’. Dijo el Profeta -la paz y las bendiciones de Dios sean con él- entonces: ‘dile que lleve un vestido grueso debajo de ella, pues temo que pueda describir el tamaño de sus miembros’.” Ahmad, al-Baihaqi, al-Hakim

Ibn ‘Umar transmitió que el Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él- dijo: “en el Día de la Resurrección, Dios no mirará al hombre que arrastra su vestidura por arrogancia”. Umm Salama preguntó entonces: “¿qué deberían hacer las mujeres con sus vestiduras?”, y él respondió: “que las bajen un palmo”, a lo que ella replicó: “sus pies quedarían expuestos”, y dijo él entonces: “que las bajen en la medida de un antebrazo, pero no más”. At-Tabarani

Conclusiones de las pruebas del Qur’an y la Sunna

- El uso del velo (hiyab) es obligatorio, de acuerdo al Quran 24:30 y 33:59, y las narraciones de Bujari narradas por Aisha y por Umar.

- Parte de la modestia en la mujer, al igual que en el hombre, es que reduzcan su campo de visión, dejando fuera de este lo ilícito, y que guarden su castidad, de acuerdo al Qur’an 24:31.

- Las instrucciones respecto al cubrimiento de la desnudez (‘aura) son para la aparición de la mujer en público y ante extraños, debido a las excepciones mencionadas en el Qur’an en 24:31.

- La utilidad en el uso del hiyab está en que (1) las mujeres serán reconocidas como mujeres creyentes y castas, no interesadas en conductas indecentes, y (2) eso evitará que sean molestadas, de acuerdo al Qur’an 33:59.

- Ninguna parte de la mujer debe quedar al descubierto excepto la cara y las manos, de acuerdo a la narración de Abu Dawud, narrada por Aisha. Algunas mujeres de los Compañeros del Profeta dejaron tan sólo los ojos al descubierto; algunas, sólo un ojo.

- La mujer, al igual que el hombre, no debe arrastrar sus vestiduras en señal de arrogancia pero, aún así, tampoco debe llevarlas a una altura que deje sus pies al descubierto (es decir, sus pies son ‘aura), de acuerdo a la narración de Ibn Umar, compilada por at-Tabarani.

- Es un requisito del hiyab que los miembros de una mujer, así como sus siluetas, no queden al descubierto, de acuerdo a la narración de Usama ibn Zaid, compilada por Ahmad, al-Baihaqi y al-Hakim; y la narración de Dihyan ibn Jalifa al-Kalbi, compilada por Abu Dawud.

- Los compañeros del Profeta entendieron el orden de utilizar el hiyab y lo llevaron a la práctica, hasta el punto de que las mujeres utilizaron sus sábanas para hacerse los velos, y cuando salieron a la calle parecía que llevaban cuervos sobre sus cabezas, de acuerdo a la narración de Aisha compilada por Bujari y a la narración de Umm Salama, compilada por Abu Dawud.

Lo que se ha dicho sobre los versos del velo (hiyab) en la exégesis del Qur’an (tafsir)

¡Oh Profeta! Di a tus esposas, a tus hijas y a las demás mujeres creyentes, que deben echarse por encima sus vestiduras externas: esto ayudará a que sean reconocidas como mujeres decentes y no sean importunadas. Pero aun así, ¡Dios es en verdad indulgente, dispensador de gracia! 33:59

- En cuanto a 24:31…

قُل لِّلۡمُؤۡمِنِينَ يَغُضُّواْ مِنۡ أَبۡصَـٰرِهِمۡ وَيَحۡفَظُواْ فُرُوجَهُمۡ‌ۚ ذَٲلِكَ أَزۡكَىٰ لَهُمۡ‌ۗ إِنَّ ٱللَّهَ خَبِيرُۢ بِمَا يَصۡنَعُونَ وَقُل لِّلۡمُؤۡمِنَـٰتِ يَغۡضُضۡنَ مِنۡ أَبۡصَـٰرِهِنَّ وَيَحۡفَظۡنَ فُرُوجَهُنَّ وَلَا يُبۡدِينَ زِينَتَهُنَّ إِلَّا مَا ظَهَرَ مِنۡهَا‌ۖ وَلۡيَضۡرِبۡنَ بِخُمُرِهِنَّ عَلَىٰ جُيُوبِہِنَّ‌ۖ وَلَا يُبۡدِينَ زِينَتَهُنَّ إِلَّا لِبُعُولَتِهِنَّ أَوۡ ءَابَآٮِٕهِنَّ أَوۡ ءَابَآءِ بُعُولَتِهِنَّ أَوۡ أَبۡنَآٮِٕهِنَّ أَوۡ أَبۡنَآءِ بُعُولَتِهِنَّ أَوۡ إِخۡوَٲنِهِنَّ أَوۡ بَنِىٓ إِخۡوَٲنِهِنَّ أَوۡ بَنِىٓ أَخَوَٲتِهِنَّ أَوۡ نِسَآٮِٕهِنَّ أَوۡ مَا مَلَكَتۡ أَيۡمَـٰنُهُنَّ أَوِ ٱلتَّـٰبِعِينَ غَيۡرِ أُوْلِى ٱلۡإِرۡبَةِ مِنَ ٱلرِّجَالِ أَوِ ٱلطِّفۡلِ ٱلَّذِينَ لَمۡ يَظۡهَرُواْ عَلَىٰ عَوۡرَٲتِ ٱلنِّسَآءِ‌ۖ وَلَا يَضۡرِبۡنَ بِأَرۡجُلِهِنَّ لِيُعۡلَمَ مَا يُخۡفِينَ مِن زِينَتِهِنَّ‌ۚ وَتُوبُوٓاْ إِلَى ٱللَّهِ جَمِيعًا أَيُّهَ ٱلۡمُؤۡمِنُونَ لَعَلَّكُمۡ تُفۡلِحُونَ

Di a los creyentes que bajen la mirada y que guarden su castidad: esto conviene más a la pureza; ciertamente, Dios está bien informado de lo que hacen. Y di a las creyentes que bajen la mirada y que guarden su castidad, y no muestren de sus atractivos sino lo que de ellos sea aparente con decencia; así pues, que se cubran el escote con el velo. Y que no muestren nada más de sus atractivos a nadie salvo a sus maridos, sus padres, sus suegros, sus hijos, los hijos de sus maridos, sus hermanos, los hijos de sus hermanos, los hijos de sus hermanas, las mujeres de su casa, aquellas que sus diestras poseen, aquellos sirvientes varones que carecen de deseo sexual, o a los niños que no saben de la desnudez de las mujeres; y qué no hagan oscilar sus piernas a fin de atraer la atención sobre sus atractivos ocultos. Y ¡oh creyentes, volveos a Dios, todos, en arrepentimiento, para que alcancéis la felicidad! 24:30-31

Tafsir al Yalalayn:

…“y no muestren de sus atractivos sino lo que de ellos sea aparente”, es decir, la cara y las manos, que pueden ser vistas por un extraño, cuando no existe peligro de tentación, y esta es una de dos opiniones. La segunda es que incluso mostrar la cara y las manos está prohibido porque existe una presunción de que estas partes causarán tentación, y esta es la opinión preferida, en caso de que hubiera que zanjar el asunto. “Así pues, que se cubran el escote con el velo”, es decir, que cubran sus cabezas, cuellos y pechos con velos; “y que no muestren sus atractivos”, es decir, todo cuanto haya, a excepción de la cara y las manos…

Ibn Kathir:

Este es un mandato de Dios a las mujeres creyentes, y celo por Su parte hacia las esposas de sus siervos creyentes. También tiene como fin distinguir a las mujeres creyentes de las mujeres de la época de la Ignorancia, y de las acciones de las mujeres paganas. La razón para la revelación de este verso fue mencionado por Muqatil bin Hayyan, cuando dijo: “solíamos oír -y Dios sabe mejor- que Jabir bin Abdullah al-Ansari narró que Asma’ bint Murshidah estaba en una casa suya en Bani Hariza, y las mujeres empezaron a entrar sin sus vestiduras externas de modo que los tobillos de sus pies eran visibles, a parte de sus pechos y sus mechones. Asma’ dijo: “¡qué feo es esto!”. Y luego Dios reveló: “di a las creyentes que bajen la mirada”.

Al-Qurtubi:

Las mujeres en el pasado solían cubrir sus cabezas con el jimar, dejando caer sus extremos sobre sus espaldas. Esto dejaba el cuello y la parte superior del pecho al descubierto, al modo de los cristianos. Entonces Dios les ordenó que cubrieran esas partes con el jimar.

- En cuanto a 33:59…

يَـٰٓأَيُّہَا ٱلنَّبِىُّ قُل لِّأَزۡوَٲجِكَ وَبَنَاتِكَ وَنِسَآءِ ٱلۡمُؤۡمِنِينَ يُدۡنِينَ عَلَيۡہِنَّ مِن جَلَـٰبِيبِهِنَّۚ ذَٲلِكَ أَدۡنَىٰٓ أَن يُعۡرَفۡنَ فَلَا يُؤۡذَيۡنَۗ وَكَانَ ٱللَّهُ غَفُورً۬ا رَّحِيمً۬ا
¡Oh Profeta! Di a tus esposas, a tus hijas y a las demás mujeres creyentes, que deben echarse por encima sus vestiduras externas: esto ayudará a que sean reconocidas como mujeres decentes y no sean importunadas. Pero aun así, ¡Dios es en verdad indulgente, dispensador de gracia! 33:59

Tafsir al Yalalayn:

‘Di a tus esposas, a tus hijas y a las mujeres de los creyentes, que deben echarse por encima sus vestiduras externas’ (yalabib es el plural de yilbab, que es un vestido que cubre a la mujer totalmente), en otras palabras, que estiren una parte de ella sobre sus caras, dejando un ojo, cuando necesiten dejar la casa para algo.

Ibn Abbas:

‘Deben echarse por encima sus vestiduras externas’ significa que cubran sus cuellos y pechos.

Ibn Kathir:

Aquí le dice Dios a Su Mensajero que ordene a las mujeres creyentes - especialmente a sus esposas e hijas, debido a su posición de honor- que dejen caer sus yalabib plural de yilbab sobre sus cuerpos, para que tengan una apariencia distinta a las mujeres de la Ignorancia (Yahiliyya) y de las sirvientas.

Lo que dijeron algunos eruditos (‘ulama) sobre el velo (hiyab)

Lo siguiente está citado en “ar-Radd al-Mufhim” del Sheij (erudito) Nasruddin al-Albani, en la introducción de su libro “Jilbaab al-Mar’ah al-Muslimah”.

Al-Baghawi dijo en su tafsir (vol. 3, p. 518): “el yilbab es la prenda con la que una mujer se cubre, llevada por encima del vestido y del velo”.

Ibn Hazm dijo (vol. 3, p. 217): “el yilbab en la lengua árabe en la que el Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él- nos habló, es lo que cubre el cuerpo entero y no sólo una parte de él”.

Ibn Hubayra al-Hambali dijo en su libro “al-Ifsah” que la cara no es considerada ‘aura en las tres principales escuelas de ley, y añadió: “también es una posición narrada del Imam Ahmad”.

E Ibn Qudama explicó en al-Mughni: “la cara y las manos no son desnudez, debido a la necesidad que requiere que la cara esté al descubierto para comprar y vender, y las manos descubiertas para dar y coger”.

Y dijo Ibn Muflih en “al-Adab ash-Shar‘iyya”: “¿es correcto regañar a las mujeres casaderas si no cubren sus caras en la calle? La respuesta depende de si es obligatorio para las mujeres cubrir sus caras o si es obligatorio para los hombres reducir su visión en cuanto a ellas. Hay dos posiciones al respecto. En cuanto al hadiz de Yarir en el que dijo: ‘le pregunté al Mensajero de Dios respecto a la mirada repentina e involuntaria y me ordenó desviar la vista’. Al-Qadi ‘Iyad comentó: ‘los eruditos, que Dios -el Exaltado- esté complacido con ellos, han dicho que hay una prueba en este hadiz de que no es obligatorio para una mujer cubrir su cara en la calle. En lugar de ello, es una sunna recomendada para ella, y es obligatorio para el hombre reducir su visión hacia ella en todo momento, excepto por algún propósito legislado. Sheij Muhyud-din an-Nawawi lo mencionó sin entrar en mayor explicación.’”
 


Anuncios
Relacionados

El velo y el terror

Artículos - 23/02/2001

Contra la utilización política del velo

Artículos - 12/11/2001

El hiyab, el velo

Artículos - 02/02/2002



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play

La Medicina Islámica y sus Fundamentos

15/06/1996 | Sheij Mansur Abdussalam Escudero

285 características del Profeta Muhammad (BPD) según Al-Gazali

20/08/2014 | Mahmud Husein

El cosmos como teofanía

20/08/2014 | Sayyed Hossein Nasr

Monoteísmo - ABC DEL ISLAM

20/08/2014 | Dr. Armando Bukele Kattan

Israel pone “a cero” la economía de Gaza

20/08/2014 | Bayan Abdel Wahad

Tetuán celebrará el festival Voces de Mujeres

19/08/2014 | Salma El Azrak

¿Por qué EE.UU. regresa para bombardear a sus engendros en Irak?

20/08/2014 | Basem Tajeldine

Un caso de racismo cotidiano en Alemania

19/08/2014 | Ángel Ferrero

Nasima Jan, luchadora por la salud de las mujeres en Pakistán

19/08/2014 | Médicos Sin Fronteras
play

El viaje interior

19/08/2014 | Espaipertu Granollers

Negros en campos nazis

19/08/2014 | Sonia Fernández Quincoces
Colabora


diseño y programación
Development and programming, professional translation services, positioning, servers, e-commerce, SEO, user support, mobile apps, video productions, print layout design and marketing.
grupo de comunicación

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

Certificados de calidad: XHTML, CSS, RSS, 508, TABLELESS, WCAG TAW

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/35721-el_hiyab_en_el_islam_quran_y_sunna.html