webislam

Jueves 21 Agosto 2014 | Al-Jamis 24 Shawwal 1435
1299 usuarios en linea | Español English عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=8665

El mensaje del corazón

Buscar al interior.

04/11/2007 - Autor: José Luis Molina Lledó
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

La bondad del corazón se pinta en el ojo y la descubre el otro.
La bondad del corazón se pinta en el ojo y la descubre el otro.

Mensajes de hombres y mujeres que nos hablan de la importancia del corazón.

Extracto del Principito, Antonine Saint Exupery:

En tu tierra -dijo el principito- los hombres cultivan cinco mil rosas en un mismo jardín... y no encuentran lo que buscan.

Seguramente- respondí.

Y el principito agregó:

- Pero los ojos están ciegos. Es necesario buscar en el corazón.

Lao Tse, dice:

El dios que habita en mi corazón
Puede conmover mis entrañas
Él es el dueño de todas mis fuerzas
Pero no puede mover nada al exterior.

Lao Tse, dice: el corazón es el señor del aliento, entendido como luz y espíritu.

Hermes Trismegistos dice:

El mundo es fuego y sangre y cada uno lucha por imponer su verdad a los demás, y en este mundo caído Hermes habla de reflexionar sobre las cosas esenciales de la naturaleza y elevar el corazón.

En la religión egipcia el corazón desempeña un papel fundamental: según la cosmología menfita el dios Ptah ha pensado el universo con el corazón antes de materializarlo por la fuerza del verbo creador.

En Egipto se representaba el corazón como un vaso, efectivamente el corazón se relaciona como el santo Graal.

Mihkail Naimy dice en el libro de Mirdad:

Para orar no precisáis tener lengua, ni labios, sino un corazón silencioso y despierto, pues las palabras nada valen si el corazón no está despierto y presente en cada sílaba.

En el libro de las Bienaventuranzas se dice:

Bienaventurados los puros de corazón pues ellos verán a Dios.

H.P Blavastki dice en la Doctrina Secreta:

La conciencia puramente animal está constituida por la conciencia de todas las células del cuerpo, menos las del corazón Este órgano es el más importante el rey de los órganos, hasta el punto de que el corazón de los decapitados sigue latiendo hasta treinta minutos después de separada la cabeza del tronco, y continúa palpitando durante algunas horas si el cuerpo se envuelve en algodón en rama y se coloca en un paraje de temperatura elevada. Hay en el corazón un punto, centro de la vida, que es el último en cesar de latir. Este punto central se denomina Sede de Brama y es el primer centro vital que funciona en el feto, y el último que muere en el organismo. A veces han sido enterrados algunos yoguis que se hallaban en estado cataléptico, y aunque todo el cuerpo era cadáver, subsistía la vida en este punto, por lo que es posible resucitarlo mientras viva este último centro del corazón, que contiene en potencia la mente, la vida, la energía y la voluntad. Durante la vida irradia este centro irisados colores de matiz luminoso opalescente. El corazón es el centro de la conciencia espiritual, como el cerebro es de la intelectual; pero la persona no puede guiar a esta conciencia ni dirigir su energía, mientras no esté a tono con los elevados principios de Bud.-Manas. Hasta entonces la conciencia guía a la persona, si esta se deja guiar. De aquí los aguijones del remordimiento y los escrúpulos de conciencia, que vienen del corazón y no de la cabeza. En el corazón reside el Dios único manifestado, que, con los otros dos invisibles forman la triada Atma-Buddi-Manas.

- Los hindúes consideran al corazón como Brahmapura, la morada del Brahma.

- En el vocabulario cristiano se dice que el corazón contiene el Reino de Dios.

- Ángelus Silesius doce que el corazón, es el templo. El altar de Dios lo contiene todo.

- La expresión de todo corazón quiere decir hasta el último suspiro,es el último en morir.

- El corazón del creyente se dice en el Islam es el trono de Dios.

- Para Ibn Arabí el corazón del místico es absolutamente receptivo y plástico y por esta razón reviste toda forma en la que Dios se revela.

- Los místicos se llaman entre los sufies, el hombre de corazón. Yo he visto a mi señor con el ojo del corazón dice al-Hallaj.

En un momento de oscuridad, estas frases me ayudaron a reflexionar y abrieron mi corazón endurecido por las circunstancias, tal vez en el momento actual le pueden servir a otras personas.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play

El problema en Ferguson

21/08/2014 | Pedro Miguel

España, españoles y Gaza: los nueve círculos del infierno

21/08/2014 | Agustin Velloso

Historia del Fiqh (1)

21/08/2014 | Abu Aminah Bilal Philips

El libro de los secretos

21/08/2014 | Farîd ad-Dîn ‘Attâr

CEAR condena la violencia contra las personas migrantes en nuestras fronteras

21/08/2014 | Cear

La cercanía a Allah (3)

21/08/2014 | Musulmanes Andaluces

El cosmos como teofanía

20/08/2014 | Sayyed Hossein Nasr

Monoteísmo - ABC DEL ISLAM

20/08/2014 | Dr. Armando Bukele Kattan

Tetuán celebrará el festival Voces de Mujeres

19/08/2014 | Salma El Azrak

¿Por qué EE.UU. regresa para bombardear a sus engendros en Irak?

20/08/2014 | Basem Tajeldine
Colabora


diseño y programación
Development and programming, professional translation services, positioning, servers, e-commerce, SEO, user support, mobile apps, video productions, print layout design and marketing.
grupo de comunicación

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

Certificados de calidad: XHTML, CSS, RSS, 508, TABLELESS, WCAG TAW

 

Junta Islámica
http://www.webislam.com/articulos/32465-el_mensaje_del_corazon.html